Estás en: Inicio > Alimentación del lactante
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Bromatología. Concepto
Evolución histórica de la ciencia de los alimentos
Importancia de la Bromatología
Concepto de alimento
Clasificación de los alimentos
Importancia de los alimentos
Aditivos. Concepto
Clasificación de los aditivos alimenticios
Calidad de los alimentos  
Textura de los alimentos
Olor, sabor y aroma
Modificadores de la textura de los alimentos
El agua en los alimentos
Conservación de los alimentos


Alimentación del lactante

 

Actualmente existe preocupación para establecer la práctica de la alimentación infantil sobre bases
científicas, pues sabemos que, a pesar de la gran demanda nutritiva de esta etapa de la vida, fruto del ritmo de crecimiento y desarrollo que experimenta su organismo, éste tiene grandes limitaciones.
En efecto, el recién nacido sano, o sea, con peso, talla y psiquismo adecuados,
no tiene completamente desarrollados:
· Los mecanismo de regulación del apetito.
· Los procesos digestivos (enzimáticos y de absorción).
· Las reacciones de interconversión metabólica.
· Las posibilidades de filtración y concentración renal.
· Los sistema inmunitarios, etc.
En 1980, la American Academy of Pediatrics (USA) definió las etapas de la alimentación del recién nacido y
la primera infancia, en base a estos conocimientos,
en los periodos siguientes:
A) Período lácteo, caracterizado por ser la leche el único alimento, sea ésta humana o, en su defecto, leche
artificial de fórmula adaptada. Durante este período, el lactante es capaz de succionar y deglutir, pero aún no ha desarrollado capacidad para digerir ciertas proteínas o para soportar cargas osmolares excesivas a nivel renal. Este período se estima que dura aproximadamente hasta los cuatro-seis meses.
B) Período de transición o diversificación progresiva, durante el cual se van introduciendo con prudencia
alimentos no lácteos, preparados de forma adecuada en consistencia y cantidad para no sobrepasar el ritmo de madurez digestiva y renal, así como del progresivo desarrollo neuromuscular. Este último
le permitirá conocer los alimentos, masticar y distinguir sabores, olores y colores de los mismos.
Este período debe favorece el desarrollo de los sentidos, aprovechando la ampliación alimenticia para pasar de succión a cuchara, lo que le permitirá paladear mejor y cambiar la textura, de líquido a triturado y
posteriormente, cuando ya tenga dientes, a troceado. De esta forma, hacia los 18 meses el niño.. es capaz de conocer los alimentos básicos y los gustos fundamentales: dulce, salado, ácido y amargo.
C) Período de maduración digestiva, durante el cual todos los mecanismos
fisiológicos e inmunitarios van
madurando hasta alcanzar niveles cada vez más eficaces.

 

©2005 Elergonomista.com