Estás en: Inicio > Nutrición en el recien nacido
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Bromatología. Concepto
Evolución histórica de la ciencia de los alimentos
Importancia de la Bromatología
Concepto de alimento
Clasificación de los alimentos
Importancia de los alimentos
Aditivos. Concepto
Clasificación de los aditivos alimenticios
Calidad de los alimentos  
Textura de los alimentos
Olor, sabor y aroma
Modificadores de la textura de los alimentos
El agua en los alimentos
Conservación de los alimentos


Nutricion en el recien nacido

 

Objetivos de la nutrición infantil
· Cubrir las necesidades de mantenimiento más las que se derivan del ritmo de crecimiento.
· Evitar tanto las carencias como los excesos.
Nociones del ritmo de crecimiento y desarrollo. Ciertos parámetros antropométricos nos orientan y sirven para validar a la vez las grandes necesidades nutricionales de esta etapa y su cumplimiento. Citamos algunas:
·
Talla: Pasa de 45-50 cm al nacimiento, a 75-80 al año de vida, mientras que el segundo año sólo
aumenta unos 20-25 cm y después 7-10 cm por año.
Crecimiento óseo: El perímetro craneal pasa de 35 a 47 cm al año.
Cerebro: Los primeros 4 meses su volumen aumenta a razón de dos gramos al día.
Dentición: Normalmente comienza sobre los 6-8 meses. Junto con el desarrollo óseo, es indicador de un buen aporte de calcio.
Desarrollo psicomotor: Hacia los 12-14 meses permite al niño iniciar la marcha y relacionarse con el
entorno.
Desarrollo de los sentidos: Ya hemos valorado el papel de la alimentación y su influencia en el
desarrollo del gusto, olfato, vista e incluso tacto y oído.
·
ESTAS NOCIONES NOS HACEN COMPRENDER POR QUE LAS NECESIDADES DE ESTA ETAPA DE LA VIDA SON PROPORCIONALMENTE TAN SUPERIORES A LAS DEL ADULTO.
Necesidades nutricionales del recién nacido. Es preciso establecer unas necesidades medias partiendo de los estudios que definen el ritmo de crecimiento ideal en armonía con la maduración biológica de la especie humana. Se aprecia la necesidad de disminuir los aportes a medida que el crecimiento y maduración progresan, para ir llegando, a partir de la edad escolar, a las necesidades estimadas para el adulto, siempre referidas éstas al peso corporal

ASPECTOS PRACTICOS DE LA ALIMENTACION DEL RECIEN NACIDO
Dada su importancia, se estudia, por un lado, la leche y, por otro, el resto de alimentos que se introducirán con posterioridad en la alimentación infantil.
La leche. Es el primer alimento que la naturaleza ofrece a los recién nacidos de todos los mamíferos, elaborado por su madre. Es un alimento liquido para ser succionado, adaptado a sus posibilidades y con un contenido nutritivo adecuado a sus necesidades.
Salvo contraindicaciones por parte del niño o de la madre, la mejor leche es la humana. En su defecto se
utilizan otras leches que se denominan de fórmula adaptada y que se aproximan al máximo a la composición de la leche materna, parámetros ambos que se deben tener en cuenta al decidir la utilización de leches artificiales.
Diferencias entre la leche humana y la de vaca. Según Courpotin, la leche de vaca --utilizada en las leches de fórmula--comparada con la humana es cuantitativamente: 2 veces más rica en proteínas, 4 veces más rica en calcio y sodio, 6 veces más rica en fósforo, menos azucarada, pero presenta importantes diferencias cualitativas:
· presencia de proteínas que pueden ser alergénicas ([3-1actoglobulinas del lactosuero),
· excesiva cantidad de caseína (peor digestibilidad que las albúminas, que son solubles),
· ausencia casi total de inmunoglobulinas, pobreza en ácido linoleico y riqueza en esteárico, menos lactosa, con lo cual la producción de ácido láctico se ve disminuida.
La acidificación que se aprecia en el intestino del recién nacido gracias al ácido láctico es beneficiosa para la absorción del Ca, P y Fe, y también limita las infecciones.
·
ESTAS DIFERENCIAS HACEN A LA LECHE DE VACA NO APTA PARA SER UTILIZADA POR EL RECIEN NACIDO HUMANO SIN MODIFICACIONES PREVIAS.
Características de la lactancia materna. La lactancia materna es la más idónea, por lo que no se aconseja su sustitución, excepto por motivos muy justificados. Su superioridad respecto a la artificial se puede resumir en cuatro puntos:
· Aporta el equilibrio nutritivo ideal para la ración que precisa el recién nacido.
· Posee una alta acción antiinfecciosa.
· Permite una adaptación automática a las necesidades del niño.

Entre el cuarto y sexto mes, dependiendo de lo que se pueda alargar la lactancia, se introducen paulatinamente otros alimentos diferentes de la leche, ya que ésta por si sola no es suficiente para cubrir toda la demanda nutritiva.
Casi nunca está justificado hacer esta introducción antes de los tres meses, aunque tampoco es aconsejable
empezar más allá de los seis, porque la falta de diversificación es motivo frecuente de anorexia, a la vez que desaprovechamos una época muy válida para la educación del gusto y el conocimiento de los alimentos
básicos que permitirán asumir una alimentación equilibrada, variada y suficiente al niño. La introducción de
nuevos alimentos debe hacerse con prudencia y observando siempre la tolerancia a los mismos, antes de
hacer toda una sustitución láctea o de introducir algún otro nuevo alimento. Se utilizan las harinas (en principio sin gluten para evitar sensibilizaciones e intolerancias), frutas (por su aporte vitamínico), verduras (por el contenido en sales minerales) y, por último, productos proteicos animales como la carne, el pescado o los huevos.

 

©2005 Elergonomista.com