Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Biografías > Aristóteles

Aristóteles de Estagira (384-322 a. C.) se regaló una buena muerte, después de haber vivido una buena vida. Según nos cuenta Diógenes Laercio, se auxilió de un compuesto a base de uva lupina, una hierba que, adecuadamente tratada, proporciona una muerte rápida e indolora: un veneno de experto, digno de quien tanto interés puso en conocer todas las cosas naturales.
Durante veinte años, Aristóteles fue alumno e incluso profesor en la Academia de Platón; de modo que tuvo la oportunidad de conocer en profundidad la teoría de las ideas y los problemas que esta teoría presentaba.
Aristóteles pensó que la aritmética y la geometría no eran de gran utilidad para averiguar cómo son las cosas. Las matemáticas con útiles para medir, pero no nos informan sobre el qué, ni el cómo. Para conocer esto último, hay que observar, y pensar lo que se observa. Y esa será la base del método de Aristóteles. Recoger datos y ordenarlos.
Aristóteles distingue cuatro tipos de causas: causa material, causa formal, causa eficiente y causa final.
Define el ser natural como aquél que tiene en sí el principio de su propio cambio, esto es, aquél que contiene una finalidad inmanente, es decir, el que tiene en sí su propio fin.
Los seres naturales se distinguen por la finalidad y por el cambio. Aristóteles desarrolla una teoría general del cambio, donde éste incluye varios procesos naturales: el movimiento, el crecimiento, la disminución, la alteración, la generación y la corrupción. Aristóteles distingue dos tipos de movimiento: el movimiento natural y el movimiento violento. Los movimientos naturales son aquellos en que algo se dirige hacia su lugar natural. Un movimiento violento sería aquél en el que las cosas se trasladan hacia el lugar que no les corresponde, forzadas por algún agente.
Otro de los conceptos centrales del aristotelismo es: la idea de substancia. El término “substancia” significa en Aristóteles lo que las cosas son de verdad, su esencia, aquello de lo que decimos que es esto o aquello, el sujeto de toda atribución. La substancia o esencia es lo que hace que algo sea lo que es. Aristóteles se inclina por lo que algo sea lo que es, es su forma. Así pues, la naturaleza, la substancia, la esencia, es, sobre todo, forma; ahora bien, se trata de una forma que no está separada de una materia. De ahí que a esta doctrina de Aristóteles se la conozca con el nombre de “hilemorfismo”, porque considera que la realidad está constituida por substancias individuales compuestas de materia y forma.
Aristóteles señala que hay un consenso general en que la felicidad es el fin principal de la acción humana, pero que no lo hay a la hora de concretar y explicar en qué consiste la felicidad.
Para poder descubrir lo que es la felicidad, debemos centrarnos en lo que de distintivo tiene la vida humana. Sólo en las actividades peculiares de la vida humana descubriremos la capacidad peculiarmente humana de ser feliz.
La felicidad estriba en una cierta actividad conforme a la virtud, una actividad que se alargue durante toda la vida de un hombre suficientemente provisto de bienes externos y satisfactoriamente trufados de placeres inteligentes.
Lo que nos distingue a los hombres de los animales es la inteligencia, de modo que nuestra felicidad la obtendremos en la medida en que nos dejemos guiar por esa maravillosa facultad.
Aristóteles se consideraba a sí mismo un hombre prudente y por eso se atrevió a ofrecer un detallado estudio de las virtudes que conforman la felicidad humana. La virtud o término medio está en la templanza.
Lo que conviene es dejarse guiar por la inteligencia práctica, por lo que Aristóteles llamaba la prudencia.
La amistad, en opinión de Aristóteles, es la más importante de las virtudes morales y la más necesaria para la consecución de una vida plena. Podemos vivir sin amores, pero no sin amigos. Eso sí, como cualquiera de la virtudes, la amistad no está al alcance de todo el mundo. Los hay que conocen a mucha gente, pero no consiguen un solo amigo en toda su vida.
En último lugar, estarían las virtudes teoréticas. La ciencia teórica no es medio para nada, sino que es el fin último del ser humano intelectualmente bien dotado, pues en ella consiste la máxima felicidad que puede alcanzar.
El ideal de vida feliz que propone Aristóteles consiste, pues, en tener solucionados los problemas materiales inmediatos y dedicar el ocio disponible a la ciencia teórica, a la contemplación de lo que de universal y necesario hay en la realidad.
Para remate de todo, Aristóteles engarza la ética con la política. Según nuestro autor, el mejor régimen político sería aquel que posibilita que todos aquellos que tengan ganas, talento y disposición para la vida intelectual puedan disfrutar de las condiciones de ocio, tranquilidad y recursos que hagan posible el florecimiento de ese tipo de vida, y entendió que esas condiciones se cumplirían en una democracia, mejor que en cualquier otro tipo de régimen.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet