Estás en: Inicio > Citoplasma > Retículo endoplasmático
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Historia de la Biología
El origen de la vida
Diversidad de los seres vivos
Mecanismos de la evolución
Conducta
Ecología
Genética
Histología animal
Tejido hemático  
Citoplasma



Retículo endoplasmático

 

Anteriormente a la existencia del microscopio electrónico se consideraba que el citoplasma estaba formado por una masa coloidal o hialoplasma, compuesta por agua y proteinas, en ocasiones se encontraban algunos orgánulos como mitocondrias o plastos con la idea de que se encontraban flotando en el hialoplasma. Con la aparición del microscopio electrónico se llego al descubrimiento de un sistema citoplasmático de membranas, las cuales se encontraban formando un retículo con una zona central de menor densidad, Porther lo llamó retículo endoplasmático. Anteriormente era conocido como una estructura filamentosa que se teñia con colorantes básicos. Tras los trabajos de Porther, otros autores mediante cortes finos hechos con ultramicrotomo llegaron a una caracterización más detallada del retículo endoplasmático. Estos estudios demostraban que el retículo endoplasmático es una estructura constante en la célula tanto vegetal como animal, la única excepción es que no estaban en los eritrocitos maduros y en procariotas. Indicar que el retículo endoplasmático puede observarse con la microscopía de contraste de fase.

Al microscopio electrónico veremos basicamente que consta de un sistema de membranas que se extienden por toda la célula conectada con la membrana nuclear y que era un sistema lábil. El retículo endoplasmático tiene variedad de formas: túbulos, vesículas, cisternas. En algunos casos en una misma célula se pueden observar los tres tipos. Al ver la célula en vivo se da cuenta de que el sistema lábil cambia de forma y esto significa que hay variaciones en el estado tanto fisiologicas como químicas, a nivel celular hay también diferenciación.

Desde el punto de vista embrionario puede decirse que el retículo endoplasmático ya se puede observar durante las primeras fases de desarrollo del embrion. En la fase de dos células se pueden diferenciar el retículo endoplasmático. Desde el punto de vista morfológico hay dos tipos: rugoso o granular (ergastoplasma) o liso. El retículo endoplasmático granular se caracteriza por la presencia de pequeñas partículas densas a los electrones, partículas unidas a la superficie externa del retículo endoplasmático. Estas partículas electrodensas están formados por ribonucleoproteinas y son los ribosomas. El retículo endoplasmático liso no presenta ribosomas en sus membranas y la gran cantidad de membrana hace que el citoplasma que lo rodea es acidófilo y esta acidofilia se debe a la ausencia de ribosomas. Por el contrario el citoplasma que rodea al retículo endoplasmático rugoso es basofilo y ello se debe a la presencia de los ribosomas. esta diferencia morfológica da lugar a diferencias funcionales y diferenciación en la estabilidad. El retículo endoplasmático rugoso interviene en la síntesis de proteinas, en las células que realizan poca síntesis proteica el retículo endoplasmático puede estar formado exclusivamente por tubulos que ocasionalmente presentan expansiones formando cisternas. Por el contrario en las células con gran actividad de síntesis (células glandulares del hígado) el retículo endoplasmático está formado por gran cantidad de redes de cisternas. El reticulo endoplasmático liso interviene en unas funciones más variadas, en el higado está relacionado con los procesos de acúmulo de glucógeno. En 1961 se pudo comprobar que este retículo era muy abundante en las células que sintetizaban esteroides (células intersticiales del ovario, así como del cuerpo lúteo). En 1964 se comprobó que el retículo liso era abundante en las glándulas sebaceas estableciendose relación con la síntesis de lípidos.

Hay diferencias en cuanto a su estabilidad, el liso es más inestable que el rugoso. El liso al poco tiempo de la muerte celular forma unas vesículas, mientras que el rugoso puede permanecer inalterado durante un cierto tiempo, esta mayor estabilidad es debida a los ribosomas (1972). En una misma célula pueden existir ambos retículos endoplasmáticos pero uno predomina sobre el otro. Dependiendo del tipo celular hay modificaciones de retículo endoplasmático liso: el retículo sarcoplasmático se encuentra en los músculos esquelético y cardiaco. A pesar de la variedad y complejidad de este retículo que incluye las diferencias entre las células de los músculos podemos establecer un patrón común de este tipo de retículo sarcoplasmático, el cual está formado por una serie de túbulos que se disponen de forma longitudinal. En las células pigmentadas de la retina de la rana encontramos otra modificación que está relacionada con el control de la migración del pigmento que hay en esas células, estas estructuras se llaman cuerpos mieloides, que tienen el tamaño de una mitocondria, se tiñen con colorantes basofilos y son positivos para la reacción de PAS, estas estructuras están formadas por pilas de membranas más densas, más gruesas. La membrana nuclear se halla unida a las membranas del retículo endoplasmático y su comportamiento durante la división celular nos indica que pueden ser una forma especializada de retículo endoplasmático sea liso o rugoso.

El retículo endoplasmático tiene aspecto polimorfo esto daría lugar a diferentes interpretaciones funcionales. Función mecánica, el retículo con el sistema de membrana proporciona la estabilidad del citoplasma, por otra parte la enorme superficie interna nos da idea del intercambio que se produce entre la matriz citoplasmática y el interior del retículo endoplasmático. Las membranas de los retículos poseen propiedades osmóticas, se produce transporte de sustancias el cual puede realizarse por transporte activo o pasivo. La presencia en el interior de la membrana nuclear y en el interior del retículo endoplasmático de glucosa 6 fosfatasa ayuda al proceso de degradación de las sustancias con alto poder energético. Aparecen también gradientes ionicos y potenciales bioelectricos en estas membranas intracelulares. Este hecho de flujo de membranas y las continuidades entre la membrana nuclear y el retículo endoplasmático sugiere que tiene que existir un flujo importante de sustancia que es en algunos casos el único mecanismo de intercambio de sustancia del citoplasma al nucleo

 

 

©2005 Elergonomista.com