Preparando la Selectividad

Biología

   
Recomendación
Inicio > El sistema inmunitario

Lleva a cabo el reconocimiento selectivo de los microorganismo o agentes extraños, desencadenando contra cada uno de ellos acciones específicas con el fin de desactivarlos.
Sus componentes fundamentales son los GLÓBULOS BLANCOS o LEUCOCITOS.
Son células que circulan en la sangre y en la linfa, pero constantemente atraviesan la pared de los capilares y pasan al plasma intersticial (líquido que se encuentra entre las células) y a otros líquidos del medio interno.
Atendiendo a sus características morfológicas, se distinguen tres tipos de leucocitos:
a) GRANULOCITOS
Se llaman así por presentar numerosas granulaciones en su citoplasma. También se denominan leucocitos polimorfonucleares, por presentar en su núcleo estrangulaciones que le dan forma variada.
Se distinguen 3 clases, que se diferencian por la coloración que presentan al teñirlos y por su actividad:
a.1) Basófilos: llamados así porque sus gránulos se tiñen con colorantes básicos. Sus granulaciones son vesículas que contienen y liberan, al ser estimulados, mediadores de la reacción inflamatoria como la histamina
Cuando los basófilos pasan a los tejidos conjuntivos reciben el nombre de mastocitos.
a.2) Eosinófilos: sus gránulos se tiñen con colorantes ácidos como la eosina. Su número aumenta con la presencia de ciertos parásitos como las tenias; por ello se cree que sus granulaciones contienen sustancias que son liberadas para desactivar a estos parásitos. También actúan como inhibidores en los procesos alérgicos, secretando enzimas que destruyen la histamina.
a.3) Neutrófilos: sus gránulos se tiñen poco, tanto con colorantes ácidos como básicos. Son los leucocitos más abundantes y se cree que sus gránulos son vesículas cargadas de enzimas. Realizan una fagocitosis activa de bacterias y restos celulares.
b) MONOCITOS
Se caracterizan por presentar un núcleo grande con forma de riñón. Después de permanecer varios días en el torrente circulatorio, atraviesan la pared de los capilares y pasan a los tejidos, donde sufren cambios morfológicos convirtiéndose en los llamados macrófagos, adquiriendo mayor tamaño y gran actividad fagocitaria.
Fagocitan principalmente virus, hongos y protozoos. También intervienen en la destrucción de células muertas y células tumorales.
Los granulocitos neutrófilos y los macrófagos se denominan en conjunto FAGOCITOS, debido a su actividad fagocitaria.
c) LINFOCITOS
Se distinguen morfologicamente por poseer un núcleo grande, rodeado por una pequeña porción de citoplasma. Se originan a partir de unas células de la médula ósea roja llamadas linfoblastos.
Según el lugar donde ocurre la transformación de los linfoblastos, se originan 2 tipos de linfocitos, que se distinguen por sus receptores de membrana y también por su modo de acción:
c.1) LINFOCITOS B: se forman a partir de los linfoblastos en la propia médula ósea roja. Como veremos, actúan en la defensa del organismo liberando unas proteínas llamadas anticuerpos. La producción y actuación de los anticuerpos se conoce como RESPUESTA INMUNITARIA HUMORAL
c.2) LINFOCITOS T: se forman a partir de linfoblastos que migran de la médula ósea al timo, órgano linfoide situado entre el esternón y la tráquea; aumenta de tamaño hasta la pubertad, pero después se va reduciendo progresivamente, quedando sólo algunos islotes activos.
Existen dos estirpes de linfocitos T que realizan distintas funciones:
Linfocitos T citotóxicos (Tc o T8), matan específica y directamente a las células del organismo que han sido infectadas por un virus, con lo cual evitan la propagación de éste en el organismo. Se caracterizan por presentar en su membrana la glucoproteína CD8
Linfocitos T auxiliares o helpers (TH o T4), liberan mediadores químicos que activan a los demás linfocitos para que lleven a cabo una acción conjunta contra el antígeno. Se caracterizan por presentar en su membrana la glucoproteína CD4. El conjunto de acciones llevadas a cabo por lo linfocitos T se conoce como RESPUESTA INMUNITARIA CELULAR.
Tanto los linfocitos B como los T, una vez formados, abandonan sus lugares de formación (médula ósea y timo, respectivamente) y se almacenan en los órganos linfáticos, fundamentalmente en el bazo, ganglios linfáticos y amígdalas.
El timo y la médula ósea se conocen como órganos linfoides primarios; los demás órganos citados se denominan órganos linfoides secundarios.
El conjunto de todas las células que intervienen en la defensa del organismo constituyen el SISTEMA INMUNITARIO.
Todas ellas tienen un origen común, pues proceden de una CÉLULA MADRE PLURIPOTENCIAL (stem cell) que se encuentra en el hígado fetal y en la médula ósea roja.
A partir de ella se diferencian dos estirpes celulares:
* la línea mieloide, que conduce a la formación de los fagocitos y otras células sanguíneas que no tienen funcion inmunitaria (plaquetas y
eritrocitos)
* la línea linfoide, a partir de la cual se forman los linfoblastos que originarán los distintos tipos de linfocitos. A la línea linfoide pertenecen, además de los linfocitos, las células asesinas naturales o células NK, que detectan y destruyen las células cancesoras, por lo que constituyen la defensa natural contra el cáncer; asimismo también reaccionan contra las células
de órganos transplantados.

Más información

Leucocitos

Células sanguíneas

Hematopoyesis

Fagocitosis

Respuesta inmune

 

  2010 Elergonomista.com