Preparando la Selectividad

Biología

   
Recomendación
Inicio > Antígeno y anticuerpo. Reacción antígeno anticuerpo

Se denomina antígeno a cualquier agente extraño que al entrar en el organismo desencadena la producción de anticuerpos específicos contra él.
Los antígenos suelen ser moléculas grandes que se hallan formando parte de las estructuras superficiales de los microorganismos (cápsula o pared bacteriana, envoltura o cápside de los virus, etc) o de las toxinas que éstos segregan en el medio interno.
Para cada antígeno que puede entrar en el organismo, existen linfocitos B capaces de reconocerlo y de sintetizar proteínas que se unen específicamente al antígeno con el fin de desactivarlo. Estas proteínas se denominan anticuerpos.
Los anticuerpos son proteínas globulares que se designan también como inmunoglobulinas (Ig). Hay 5 clases que se diferencian por su
composición y función biológica: Ig G, Ig M, Ig A, Ig D, Ig E.
En todas ellas existe la misma unidad estructural que está formada por 4 cadenas de aa, 2 son largas y pesadas ("cadenas H", del inglés
heavy=pesado) y otras 2 más cortas y ligeras ("cadenas L", del inglés light=ligero). Estas 4 cadenas se unen entre sí, adoptando en conjunto la
forma de una Y; algunos de los enlaces son puentes disulfuro (-S-S-).
Dentro de cada clase de inmunoglobulinas, todas las moléculas tienen una región constante, cuya secuencia de aa es igual para todas ellas, y 2
regiones variables localizadas en los extremos de los brazos de la Y.
Las regiones variables constituyen los centros de unión del anticuerpo con el antígeno; cada anticuerpo sólo actuará sobre los antígenos que
puedan establecer enlaces con los aa de esas regiones. Por tanto, la unión antígeno-anticuerpo es específica.
Al unirse el antígeno con las moléculas del anticuerpo específico, se desencadena una REACCIÓN ANTÍGENO-ANTICUERPO que puede ser de
distintos tipos:
REACCIÓN DE AGLUTINACIÓN: puede ocurrir cuando las moléculas de antígeno se hallan en la superficie de células extrañas al organismo. A cada célula se fijan varios anticuerpos, cada uno de los cuales establece, a su vez, enlace con otra célula. El resultado es un entramado de complejos antígenoanticuerpo que será fácilmente reconocido y destruido por los fagocitos. Esta reacción también se puede producir con los virus.
Este tipo de reacción es la que se produce en una persona cuando recibe sangre de un grupo distinto al suyo: los glóbulos rojos del donante son
aglutinados por anticuerpos presentes en la sangre del receptor.
REACCIÓN DE NEUTRALIZACIÓN: los anticuerpos al unirse a los antígenos bloquean su entrada en las células del organismo, impidiendo así su actuación.
REACCIÓN DE PRECIPITACIÓN: los antígenos se hallan disueltos en la sangre, (p.e., toxinas bacterianas) y al unirse con el anticuerpo forman
complejos insolubles que precipitan y que serán posteriormente fagocitados.
OPSONIZACIÓN: consiste en que la superficie de las bacterias u otros gérmenes patógenos es recubierta por anticuerpos; la región constante de cada anticuerpo se fija a receptores presentes en la membrana de los fagocitos, con lo que se facilita la captura y destrucción del germen invasor.
Sin embargo, una de las funciones principales de los anticuerpos es la activación del sistema de complemento, de la que hablaremos más adelante.

Reacción antígeno anticuerpo

Antígeno - Anticuerpo

Shock Anafiláctico

Anafilaxia

Componenes del sistema inmunológico

 

  2010 Elergonomista.com