Preparando la Selectividad

Biología

   
Recomendación
Inicio > Cancer e inmunidad

Ya estudiamos que como consecuencia de mutaciones en los genes que controlan el crecimiento y reproducción de una célula, se desencadena en ésta una división rápida y sin control que da lugar a una masa informe de células llamada tumor. Este proceso se denomina cáncer y es causa de graves trastornos en el organismo.
Hay evidencias de que el S.I. puede detectar y destruir las células tumorales evitando el desarrollo del cáncer.
Una prueba de ello es que las personas inmunodeficientes, como, por ejemplo, los enfermos de SIDA, padecen con mayor frecuencia algunos tipos de cánceres
Se ha demostrado también que en las células tumorales, la expresión de los oncogenes, da lugar a proteínas que se desplazan a la M.P. y “marcan” a estas células.
Por esta razón, el S.I. no las reconoce como células propias y pone en marcha una respuesta inmunitaria para destruirlas. Esta respuesta se debe a la acción conjunta de células NK, macrófagos, linfocitos B y linfocitosT.
* Los linfocitos B producen anticuerpos que se fijan a los antígenos de las células tumorales; esta unión favorece:
*** el reconocimiento de las oncocélulas por las células NK, que produen la lisis de las mismas.
*** la activación del sistema del complemento por la vía clásica, lo que contribuye a la destrucción de la célula.
*** la captura de estas células por los macrófagos, que van a desplazar los antígenos tumorales a su membrana
* Los linfocitos Th, al reconocer los antígenos tumorales presentados por los macrófagos, interaccionan con los linfocitos T citotóxicos (Tc), que reaccionan lisando las células tumorales.
Los TH liberan mediadores como el TNF (Factor de Necrosis Tumoral), que aumenta la actividad de los macrófagos, linfocitos B y linfocitos Tc.

Mediante esta respuesta el S. I. eliminaría los tumores incipientes, de tal manera que el cáncer sólo aparecería como resultado de un fallo de esta “vigilancia inmunológica”. Entonces, ¿ por qué un tumor consigue desarrollarse?. No se conoce la causa exacta, pero las hipótesis más aceptadas son:
- Que las células cancerosas produzcan y segreguen moléculas que interfieren en la defensa inmunitaria, desactivando, por ejemplo, los linfocitos Tc o provocando la estimulación de los linfocitos Ts, lo cual disminuiría la eficacia de la respuesta.
- Que los antígenos tumorales no sean detectados por el S.I. debido a la falta de algún componente necesario para su reconocimiento o bien porque están ocultos por otras moléculas que impiden su identificación.
- Que la actuación del S.I. no tenga la rapidez y eficacia de actuación necesarias para impedir el crecimiento del tumor. Esto resulta evidente en casos de inmunodeficiencias debidas a la edad avanzada, a la infección por el VIH o incluso a algunos tratamientos que debilitan las defensas inmunitarias.
Debido al desconocimiento de las causas exactas que determinan el desarrollo del tumor, el tratamiento contra el cáncer se basa fundamentalmente en las siguientes técnicas:
• Extirpación quirúrgica del tumor.
• Radioterapia, en la que se aplican radiaciones letales sobre el tumor.
• Quimioterapia consistente en la administración de fármacos que destruyen las células que se dividen rápidamente. Al actuar de forma inespecífica, estos fármacos ocasionan también la destrucción de células sanas de división rápida, como las células del intestino, de la médula ósea y de los bulbos pilosos, con los consiguientes efectos secundarios (problemas digestivos, anemia, caída del pelo, etc.).
Sin embargo, se está comenzando a aplicar un conjunto de técnicas basadas en la acción inmunitaria, que se denomina inmunoterapia antitumoral, entre las que figuran las siguientes:
• Administración de interferón para tratar algunas leucemias.
• Extracción de linfocitos del enfermo que posteriormente se activan por medio de interleucinas y se reintroducen en el organismo.
• En la actualidad, se encuentra en fase experimental la utilización de anticuerpos purificados, específicos contra antígenos de las células cancerosas. De esta forma se podrá destruir selectivamente las células tumorales sin dañar las células sanas.

Más información:

Cáncer

Cáncer de pulmón

 

  2010 Elergonomista.com