Preparando la Selectividad

Biología

   
Recomendación
Inicio > Fragmentación del ADN

El ADN de cualquier organismo puede ser cortado en fragmentos lo suficientemente cortos para ser analizados y manipulados, gracias a las enzimas de restricción o restrictasas. Éstas son endonucleasas presentes en muchas bacterias que las utilizan para cortar el ADN que los virus introducen en su interior. Lo cortan por sitios específicos denominados secuencias de reconocimiento, formadas por cuatro u ocho pares de bases, que, en la bacteria original, están protegidas para evitar que se destruya su propio ADN. Existen distintos tipos de enzimas de restricción, cada una de las cuales actúa a partir de una secuencia de reconocimiento específica.
Generalmente, estas enzimas, que actúan como auténticas “tijeras moleculares”, cortan el ADN de forma que en cada extremo queda un trozo monocatenario formado por las bases de la secuencia de reconocimiento. Estos extremos se denominan adherentes o cohesivos, ya que por ellos se pueden unir a otros fragmentos de ADN cortados por la misma enzima, al ser sus bases complementarias, como veremos luego.

Fragmentación del DNA

Para estudiar o manipular los fragmentos así obtenidos se separan, en función de su tamaño, mediante una técnica de electroforesis. Cortando las
bandas y poniéndolas en distintas soluciones se aislan los distintos fragmentos.

Una aplicación de esta técnica es la identificación del ADN de cada organismo, ya que estas bandas son distintas para cada persona, por lo que constituyen una huella genética.

  2010 Elergonomista.com