Preparando la Selectividad

Biología

   
Recomendación
Inicio > Obtención de ADN recombinante

Actualmente es posible unir fragmentos de ADN de distintos organismos; se obtiene así un ADN recombinante, técnica que tiene muchas aplicaciones en Ingeniería Genética.
El proceso es el siguiente:
1º. Se cortan la moléculas de ADN utilizando la misma enzima de restricción.
2º. Los fragmentos obtenidos tienen extremos cohesivos, é decir, con secuencias de bases complementarias.
3º. Al poner en contacto estos fragmentos, se unen formando un ADN recombinante.
Esta técnica permite introducir genes de un organismo en el ADN de otro y para ello es muy frecuente la utilización de plásmidos.
Recordar que los plásmidos son pequeñas moléculas circulares de ADN bicatenario que se encuentran en algunas bacterias y que se replican independientemente del cromosoma bacteriano. Muchos plásmidos contienen genes que confieren a las bacterias resistencia a determinados antibióticos; esta característica es importante en Ingeniería
Genética, como veremos.
El proceso es el siguiente:
- De una especie bacteriana (A) se aislan los plásmidos y se “cortan” mediante una enzima de restricción que actúe sólo en un punto.
Supongamos que esos plásmidos contienen un gen que confiere a la bacteria resistencia al antibiótico ampicilina.
- De otra célula (célula donante) se extraen las moléculas de ADN y se “cortan” con la misma enzima de restricción, con lo que se consigue que los fragmentos resultantes tengan bases complementarias a las del plásmido cortado.

- Estos fragmentos de ADN se meclan con los plásmidos cortados; por acción de una ADN LIGASA, los fragmentos de ADN se sueldan con los plásmidos; se forman así plásmidos recombinantes.
- Los plásmidos recombinantes se añaden a un cultivo de bacterias de otra especie (B). Algunas de estas bacterias captarán los plásmidos recombinantes, adquiriendo así genes que no tenían, los que van en el fragmento de ADN de la célula donante y los que pertenecen al plásmido, entre ellos, el que confiere resistencia a la ampicilina.
- A continuación, se extiende el cultivo de bacterias B sobre una placa que contenga el antibiótico; en dicha placa, todas las bacterias B se mueren, excepto las que incorporaron los plásmidos recombinantes. De este modo, quedan seleccionadas las bacterias portadoras de fragmentos de ADN de la célula donante.
Al extender el cultivo sobre la placa, las bacterias quedan suficientemente separadas para que, al reproducirse, cada una de ellas dé lugar a una colonia.
Por tanto, las bacterias de cada colonia tienen la misma información genética; es decir, son portadoras de plásmidos con el mismo fragmento de
ADN de la célula donante.

  2010 Elergonomista.com