Estás en: Inicio > Modos derivativos de adquirir la propiedad
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Introducción
Conceptos generales
Roma primitiva
República romana
Augusto y la instauración de poderes.
El derecho arcaico
Jurisprudencia. Concepto
La ley
El edicto del pretor  
Derecho posclásico
Compilación justinianea
La persona
Status libertatitis
La familia romana


Modos derivativos de adquirir la propiedad

 

Mancipatio

Modo de adquirir la propiedad del ius civle arcaico. Era un acto formal para transformar el dominium ex iure quiritium. Era un negocio per aes et libram.

Hacía falta la presencia de cinco testigos que fueron ciudadanos romanos y púberes. También se requería la presencia de otras personas que era el libripem que sostenía la balanza. El ritual consistía en que el adquirente, que se llamaba mancipio accipiens, golpeaba uno de los platillos de la balanza con un trozo de bornote y lo entregaba como precio después de pronunciar una fórmula solemne y el transmitente, que se llamaba mancipio dans, lo recibía y no estaba obligado a hacer ninguna manifestación.

En derecho arcaico la mancipatio era un vente real y en ella se producía el intercambio inmediato de cosa y precio. La cosa tenía que estar presente y el comprador tenía que cogerla con la mano cuando era mueble; si era inmueble tenía que llevar algo que lo simbolizase. Con la acuñación de almoneda, ésta sustituyó al metal y el precio pasó a ser un símbolo; una sola monea. De esa forma la mancipatio se convirtió en una venta imaginaria; un negocio para satisfacer las necesidades económico-sociales y la mancipatio se aplicaba a la transmisión de propiedad de la res mancipi para adquirir la potestad en la familia para el testamento.

Efectos

El más importante es la transmisión del a propiedad de la res mnacipi para poder transmitir la caridad propiedad el enajenante tenía que ser propietario; si no lo era, el adquirente sólo podía serlo usucapión. El transmítete podía realizar una declaración solemne sobre la cosa venida. Esa declaración constituía una lex privata con fuerza obligatoria entre las partes.

Si se transmitía un fundo se acostumbraba a manifestar su cabida. Si después resultaba que la cabida era menor, el adquirente podía entablar contra el transmítente una acción que era la actio de modo agri. Esta actio tenía carácter penal y servía para pedir el doble del valor de la extensión que faltaba.

Otro defecto era la posibilidad de plantear la actio auctoritatis que iba dirigida a reclamar el doble del precio de la cosa cuando el vendedor no hubiera prestado su auctoritas durante el proceso o aun habiéndolo prestado, el comprado se hubiere visto privado de la cosa por la reivindicatio del verdadero propietario.

En época clásica empezó a caer en desuso la mancipatio y en época justinianea se abolió formalmente. En el corpus iuris civilis, en todos los textos aquellos que llevaban la palabra macipatio fueron modificados y se cambió por la palabra traditio.

In iure cessio

Acto formal y abstracto y era a imagen y semejanza de la legis actio sacremento in rem. Servia para transmitir la propiedad de la res mancipi y de la res nec mancipi. Era un proceso de reivindicación y sólo accesible a ciudadanos romanos.

El ritual consistía en la comparecencia ante el pretor del transmitente y el adquirente como demandado y demandante respectivamente. El adquirente hacía una afirmación solemne de su derecho y el adquirente no contestaba. Entonces el pretor hacía una atribución formal del derecho al que lo reclamaba, una addictio.

La in iure cessio se utilizaba menos que la mancipatio y se aplicaba para transmitir la propiedad de la res mancipi y de la res nec mancipi. Parece constituir un usufructo o derecho reales, para constituir servidumbres rústicas y urbanas, para constituir derechos de personas y para la transmisión de la herencia.

Traditio

Era le modo más antiguo y natural de transmitir res nec mancipi porque por la simple entrega se transfería el dominio in iure quiritium. Si se entregaba una res mancipi únicamente se transmitía la propiedad bonitaria.

El que enajenaba se llamaba tradens y era el propietario pero había casos que esto no era sí: era el procurator, el tutor y el curator. La persona que adquiría se llamaba accipiens y tenía que tener capacidad para adquirir la propiedad. Cuando pasó el tiempo se admitió la adquisición de la traditio por intermediario. Para que la traditio fuera válida se requería que se cumplieran tres requisitos:

a) La entrega. Se vio una evolución a lo largo de la historia del derecho romano. En época antigua se exigía la aprehensión material de la cosa cuando era mueble y si era inmueble l adquirente debía entrar en él. Ya en época clásica se inicia un movimiento tendente a la espiritualización de la traditio. Ese movimiento es en el sentido de admitir que se pudiera realizar sin la entrega material de la cosa. Esas formas espirituales de traditio se agrupan en la edad media como traditio ficta. Los casos son:
- Traditio simbólica.
- Traditio clavium.
- Signatio mercium
- Appositio custodis.
- Traditio longa manum. Sólo se hace una inclinación señalando el fundo. Con el hecho de señalarlos e ha la entrega.
- Traditio brevi manum. El adquirente tenía ya la cosa en su poder bajo otro título diferente.
- Constituí possessorio. Se da cuando el que posee la cosa en nombre propio la enajena pero la mantiene en su poder.
b) La voluntad concorde y transmitir y adquirir la propiedad. La voluntad de las dos partes en el tradens había de darse la voluntad de traspasar la propiedad y en el accipiens había de darse la voluntad de adquirirla. De la voluntad concorde se deriva la justa causa, que es el fin que de forma inmediata motivaría el traspaso de la propiedad. En las fuentes aparecen una serie de causas:
- Dar en prestario.
- Dar en pago de una obligación.
- Comprar.
- Donar.
- Dar una dote al marido.
c) Justa causa. Fin necesario y social que motiva la entrega y es reconocido por el derecho para la transmisión de la propiedad.


©2005 Elergonomista.com