Estás en: Inicio > Relacion patrimonial entre cónyuges
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Introducción
Conceptos generales
Roma primitiva
República romana
Augusto y la instauración de poderes.
El derecho arcaico
Jurisprudencia. Concepto
La ley
El edicto del pretor  
Derecho posclásico
Compilación justinianea
La persona
Status libertatitis
La familia romana


Relación patrimonial entre cónyuges

 

La dote

Definición

Es un conjunto de bienes que la mujer entrega al abrid para subvenir las necesidades y gastos que la vida matrimonial supone.

El marido era el destinatario de la dote. Cuando ella fuese sui iuris y contrajera un matrimonio cum manu sus bienes pasarían automáticamente al marido. Si la mujer era alieni iuris se requería un acto de entrega al marido de los bienes con los que los parientes de la mujer o ésta misma quisiesen contribuir las cargas matrimoniales.

Clases de dote

a) Dote necesaria. Constituida por la mujer, su padre o ascendiente paterno y excepcionalmente por la madre. Dote voluntaria. Constituida por cualquier otra persona.
b) Dos profecticia. Constituida por el padre o ascendiente paterno de la mujer. Dos adventicia. Aportada por otras personas.
c) Dos aestimata. Es aquella cuyo valor ha sido tasado al constituirla. Se distinguen:
Dos estiamta venditionis causa. La constitución se juzga equivalente a una venta hecha al marido, y la tasación asimilada al pretium, que le marido entregará cuando se disuelva el matrimonio.
Dos aestimata eaxationis causa. La finalidad de la tasación se ciñe a establecer el límite de la responsabilidad del marido en caso de falta restitución.
d) Dos recepticia. El constituyente ha convenido la devolución para cuando se disuelva el matrimonio.


Bienes parafernales

En muchas ocasiones no se constituía la dote con todo el patrimonio de la mujer, sino con una arte del mismo. El resto eran bona extradotem, sobre los que la mujer conservaba todas sus facultades de propietaria como si no estuviera casada. La mujer es respecto de ellos una propietaria como otra cualquier titular de tal derecho.

Es más frecuente calificar de bienes parafernales a aquello que excluidos de la dote son entregados por la mujer al marido para que los administre y emplee sus frutos circa se et uxorem. Consistían en muebles, joyas, vestidos, utensilios domésticos, praedia y créditos. El régimen de estos bienes parafernales fue regulado por Justiniano disponiendo:

- Que la propiedad de tales bienes pertenece ala mujer.
- El marido puede entablar acciones en nombre de su mujer sin necesitar la cautio de rato.
- El marido ha de emplear las rentas para gastos de ambos cónyuges.
- En la administración, el marido responde hasta la culpa leve in concreto.

Para obtener la devolución, la mujer puede servirse de las acciones de depósito o mandato, de la reivindicatio o de la condictio.


Donaciones entre cónyuges

Estaba integrada por la cantidad de bienes que el futuro marido regalaba ala mujer antes de las nupcias o durante matrimonio. Era considerada como un fondo de reserva para el caso de viudez o el de disolución del matrimonio por divorcio imputable al marido.

En los textos clásicos solo reflejan el evitar que rozasen la prohibición de las donaciones entre los cónyuges, destacando su realización prematrimonial. Pero en el derecho posclásico, la importancia y distinto carácter de la donatio motivó la actividad legislativa de los emperadores.

Comenzó por elevarse la condición de que el matrimonio tuviera lugar; si el matrimonio no se celebraba, la donación se devolvía. Tal norma es reglamentada en la constitución de Constantino donde disponía que si el varón es el que se niega al matrimonio, no puede pedir la devolución de la donatio; y que en la los demás casos en que la repetición es posible podrán pedirla su padre, su madre y los hijos habido en un matrimonio anterior. Otra norma extendía el derecho a todos los herederos del marido y limitaba la devolución de lo donado interveniente osculo.

Otras constituciones imperiales reglamentaron el destino que había de seguir la donación al disolverse el matrimonio, en el sentido limitar a un derecho de usufructo las facultades de la mujer viuda sobre los bienes donados, reservando la propiedad para los hijos y limitando a la mitad de la parte de donación con la que se quedaba la mujer en beneficio del padre o de la madre del marido, a los cuales se destinaba la otra mitad.

Esta cuestión del destino de los bienes donados una vez terminado el matrimonio resulta afectada por dos usos muy frecuentes:

- El de que la mujer, una vez recibida la donación, constituía con ella la dote y la entregaba al marido.
- El de convenir por pacto la parte con que había de quedar la mujer.

Obligando a que en tales pactos se fijase como lucro de la mujer la misma porción que el pactum dotale fijase como lucro del marido, igualando las cuantías de la dos y de la donatio y dictando otras medidas semejantes que parece insinuar un régimen económico matrimonial de comunidad limitad de bienes.


©2005 Elergonomista.com