Estás en: Inicio > Consecuencias psicológicas del desempleo
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software


 

 


Consecuencias psicológicas del desempleo

Consecuencias psicológicas del desempleo.

- El estudio de las consecuencias psicológicas del desempleo comienza en los años treinta, tras la Gran Depresión.
- Principales síntomas psicopatológicos:

a) Desempleo y salud mental general:

- Estudios que se han llevado dicen que la población desempleada tienen peor salud mental en comparación con la población activa.
- Experiencia de desempleo:
- Causa del deterioro de la salud mental y no una previa salud mental deficitaria es la causante de no encontrar trabajo.
- En función de la edad, en la franja que va de los 30 a los 50 años, los desempleados presentan mayor deterioro de salud mental.
- En función de la duración del desempleo es en los primeros meses del desempleo cuando aumenta de forma de forma progresiva el deterioro.

b) Desempleo, depresión y suicidio:

- El desempleo provoca la tristeza.
- Principales manifestaciones de la tristeza:
- A nivel motor:
- Lentitud en el lenguaje y en el pensamiento.
- Lentitud en los movimientos.
- Falta de interés.
- A nivel cognitivo:
- Pensamientos de indefensión.
- Sentimientos de culpabilidad y desprecio hacia uno mismo.
- Disminución de la autoestima.
- Dificultad para tomar decisiones.
- Pensamientos de muerte, suicidio....
- A nivel fisiológico:
- Insomnio.
- pérdida de apetito y peso.
- Fatiga.
- Dolor, etc. ...

- En función de la adecuación con la situación que ha desencadenado la tristeza, ésta se puede convertir en una psicopatología .
- Son los trastornos depresivos los que manifiestan con una mayor frecuencia entre los que se encuentran en situación de desempleo.

- Criterios para el episodio depresivo mayor:
- Estado de ánimo depresivo durante la mayor parte del tiempo.
- Disminución notable del interés o de la capacidad para el placer.
- Pérdida importante de peso o apetito, o bien, aumento del apetito.
- Insomnio o hipersomnia.
- Agitación o retardación psicomotores.
- Fatiga o pérdida de energía.
- Sentimientos de inutilidad o culpa.
- Disminución de la incapacidad para pensar o concentrarse.
- Pensamientos de muerte y de suicidio.

- Desempleo y depresión: Investigaciones que se han realizado han demostrado que los sujetos sin empleo presentan mayores puntuaciones en depresión que los sujetos en activo. En estas investigaciones se ha puesto de manifiesto que tanto la duración del desempleo como las veces que se ha estado en esa situación constituyen dos variables moduladoras de la intensidad de los síntomas. Asimismo se ha encontrado una relación significativa entre el desempleo y el aumento de las tasas de suicidio. En cualquier caso la pérdida del puesto priva a la persona de un factor de protección: el empleo.

a) Desempleo y autoestima.

- Autoestima = autovaloración.
- Esta valoración varía considerablemente en las personas en situación de desempleo.
- Algunos autores postulan que se produce una polarización de la autoestima como efecto producido por el desempleo.
- En ciertas personas se eleva la autoestima (como respuesta defensiva).
- En otras personas se produce un gran deterioro de la misma.
- Una variable sobre la que existe un mayor consenso entre las investigaciones es que quien está más implicado en el empleo son los que sufren en mayor medida un deterioro de la autoestima.
- Baja autoestima: factor de predisposición para no encontrar trabajo.
- Personas con baja autoestima: tienden a ser flexibles a la hora de aceptar empleos peor retribuidos y con menor atención a sus experiencias y cualificaciones.
- Desempleo: conduce al deterioro de la autoestima personal.

d) Desempleo y ansiedad.

- Ansiedad = Mecanismo adaptativo que sirve para mejorar nuestra actuación en momentos difíciles.
- Manifestaciones de la ansiedad:
- A nivel motor:
- Conductas de evitación y de escape.
- Inquietud motora.
- Conductas compulsivas.
- Agarrotamiento.
- Alteraciones de la conducta asertiva.
- A nivel cognitivo:
- Preocupaciones, desmoralización.
- Dificultades en la atención y en la concentración.
- A nivel fisiológico:
- Activación del sistema nervioso autónomo que trae consigo cambios fisiológicos : taquicardia, mareos, sudoración, rubor, tensión en el estómago, dificultades respiratorias, etc. ...
- Estos síntomas reflejan la reacción de un organismo que ve amenazado su equilibrio interno ante estímulos externos como mecanismos de defensa..

- En determinadas ocasiones estos cambios de conducta pueden convertirse en patológicos. Interfieren en la vida cotidiana del individuo y dificultan las relaciones laborales, sociales y familiares.

- Ansiedad patológica y Ansiedad normal: 4 aspectos diferenciadores:
- Intensidad, frecuencia y duración de la ansiedad.
- Proporción entre la realidad objetiva de la situación y la intensidad de la respuesta de ansiedad.
- Grado de sufrimiento subjetivo determinado de la ansiedad.
- Grado de interferencia en la vida cotidiana del sujeto.

- La ansiedad patológica puede aparecer con las siguientes variantes:
- De forma brusca y episódica (por ej., los ataques de pánico).
- De manera persistente o continua, con preocupaciones excesivas ante cualquier circunstancia.
- Como consecuencia de un suceso estresante identificado como amenazante. Más o menos como ocurre en el trastorno de estrés postraumático.
- Fobias específicas ante estímulos concretos o un conjunto de estímulos amplio.
- Ante el miedo exagerado a la evaluación negativa en las relaciones interpersonales.
- Ante la resistencia ofrecida ante las ideas recurrentes o rituales repetitivos.

- De todos los trastornos de ansiedad, es el de Ansiedad Generalizada el que puede ser más habitual entre los desempleados. Se trata de una alteración caracterizada por presencia de ansiedad y preocupaciones persistentemente durante un periodo mínimo de 6 meses.

- La reacción normal de ansiedad y de preocupación por la situación de desempleo no constituyen un Trastorno de Ansiedad Generalizada.

e) Desempleo y trastornos adaptativos.

- Los trastornos adaptativos se caracterizar por el desarrollo de síntomas emocionales o comportamentales en respuesta a un estresor psicosocial identificable.
- Se manifiesta frecuentemente a través de una disminución del rendimiento en el trabajo y cambios temporales en las relaciones sociales.
- Sintomatología variada:
- Con estado de ánimo depresivo
- Con ansiedad
- Mixto de los dos anteriores.
- Con trastorno de comportamiento.
- De tipo antisocial
- Con alteración mixta de emociones y del comportamiento.
- Se trata de un tipo de trastorno que puede tener alta incidencia entre personas que han perdido su empleo, sobre todo si están en una edad “complicada” para encontrar otro empleo.

f) Desempleo y adicciones.

- La práctica clínica en el campo de las adicciones muestra en numerosas ocasiones el desempleo, y las dificultades económicas que comporta, es un factor desencadenante de una conducta adictiva.
- Exceso y ansiedad y tensión, favorecen la conducta adictiva. El alivio de una preocupación con sustancias químicas resulta muy reforzante y necesita pocos ensayos de aprendizaje para que se convierta en una conducta habitual del sujeto.
- Sustancia adictiva: efecto de autoterapia para aplacar la tensión, es corto el efecto y se tiende a repetir.
- Proceso: factores generadores de tensión provocan una ansiedad elevada y, ante la percepción de no poder hacer frente a la situación, el sujeto se implica en una conducta adictiva a modo de autoterapia para la disminución de la ansiedad y, se hace repetitivo quedando el sujeto con una alta probabilidad de ser adicto.
- El desempleo, con las consecuencias negativas que comporta, constituyen un factor de alto riesgo para desencadenar una conducta adictiva.

g) Desempleo y relaciones familiares.

- La situación de desempleo de un miembro de la unidad familiar altera las relaciones entre ellos. Si el desempleado es cabeza de familia estas alteraciones se ven agravadas.
- Principales causas de la inestabilidad familiar:
- Reducción de ingresos económicos.
- Pérdida de estatus.
- Los hijos de personas desempleadas también pueden ver afectada su estabilidad emocional: aumento del estrés, cambios de humor, dificultades escolares y tensión en relaciones con los compañeros.
- El estrés psicológico asociado al desempleo puede provocar violencia y malos tratos.
- En la mayor parte de las ocasiones el desempleo es un factor importante en la desestabilización de relaciones familiares, pero el aumento de la tensión familiar no es siempre una consecuencia directa del mismo..
- El desempleo actúa como intensificador de las relaciones familiares anteriores.
- La familia, en definitiva, puede ser tanto origen de tensión como de apoyo social.

 


©2004 Elergonomista.com