Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Produccion y productividad

Fuente de obtención de los datos:

Autor: Carlos Javier Álvarez Fernández
Apuntes de la materia Orgón y Métodos del trabajo
Titulación: Relaciones Laborales
Universidad de Santiago de Compostela.

La producción: la actividad desde el punto de vista de la economía, según los primeros fisiócratas, se identificaba la producción con la agricultura, no se contemplaba otra posibilidad para la economía. Con la llegada de la industria, los clásicos en economía, incrementan este campo y ahora se refieren a dos tipos de actividad: la agricultura y la industria (actividad principal en el esquema económico de la época). Finalmente la economía termino admitiendo que también las actividades del sector terciario son actividades productivas, porque la economía dice que la actividad productiva es cualquier actividad que aumenta la capacidad de los bienes o de las cosas para satisfacer necesidades humanas. Producir es añadir valor a las cosas y por lo tanto las actividades del sector servicios consiguen añadir valor sobre las cosas en las que actúan, de ahí que también se considere producción. No identificar producción con industria.

Desde el punto de vista técnico, producción consiste en un proceso que se caracteriza porque empleando unos factores y actuando sobre ellos somos capaces de obtener un producto en forma de bien o servicio. Para que el proceso de producción pueda darse, necesitamos lo necesario para la producción, que son los factores o entradas en el proceso, que a su vez son mano de obra, energía, materias primas…; factores elementales que son: la tecnología, materiales, energía, capital, trabajo e información. Además de ellos, la producción no será posible sin otros factores como un diseño de proceso (diseñar previamente cómo va a ir la producción) serían los factores creativos (qué producto y cómo lo desarrolló), estos factores serán: investigación y desarrollo y configuración de productos y procesos. Y, finalmente, está el factor dirección que son: la planificación, la organización y el control (también imprescindible).

Disponiendo ya de todo lo que necesitamos para producir hasta que esos factores entran en el proceso propiamente dicho, hasta que actuamos sobre ellos están las actividades logísticas, que las podemos dividir en:

  • Logística interna: son actividades que se realizan desde que disponemos de los factores hasta que los introducimos en el proceso propiamente dicho. Los flujos de transporte de un lugar a otro, son actividades de tipo logístico, son un conjunto amplio de actividades de alto coste que también debemos contemplar.

Llegamos al proceso de transformación de valor (tecnología) donde se va a ir añadiendo valor a las cosas, a la mano de obra, a la materia prima…, es un proceso complejo que se asocia a una tecnología concreta; ese proceso está compuesto por un conjunto de actividades muy variadas, que dividimos en tres tipos:

  • Tareas u operaciones: la misma tarea puede ser desempeñada de forma distinta; son actividades consistentes en actuaciones de personas o máquinas sobre materias primas, productos intermedios o productos acabados. A medida que vamos haciendo operaciones sobre la materia prima vamos añadiendo valor; pero ojo, no todas las operaciones añaden valor, lo importante es que muchas tareas que necesitamos son ineficientes, y tanto las que añaden valor como las que no, tienen un coste de materias, energía… por lo tanto si podemos suprimir las actividades que no añaden valor, producimos el producto con menor coste.
  • Flujos, desplazamientos: que a su vez los dividimos en:
    • Flujos de materiales, de bienes: se identifica con el desplazamiento de material de una operación a la siguiente, los desplazamientos de material tampoco añaden valor y tuenen un coste; son flujos improductivos y si se van eliminando también, conseguimos el producto a menor coste.
    • Flujos de información: a veces no tienen coste y es de difícil actuar sobre ellos para la mejora del coste. A medida que el producto avanza va adquiriendo información, la información circula, se desplaza, es necesaria, inevitablemente en todo proceso hay circulación de información.
  • Almacenamiento: todo lo demás que vamos a encontrar en la producción que no sean flujos y operaciones, será el almacenamiento que implica parar. En ciertos procesos después de realizar una operación se remite al almacén para luego remitirlo al lugar necesario.

Cuando los productos están almacenados o no de forma prevista, tienen un coste; cuando es de modo imprevisto (operario 1 hace más trabajo que el operario 2) el coste es producto del desorden. Cualquier almacenamiento tiene un alto coste y no añade valor por lo que repercuto en el coste del producto final y si conseguimos eliminar estos costes conseguimos el producto a menor coste, eliminando lo que no es productivo.

  • Logística externa: el producto desde que está fabricado hasta que llega al punto de venta o al consumidor final, hay un conjunto de actividades que son las de tipo logístico (desplazamiento, almacenamiento, mantenimiento del producto, distribución del producto); de salida porque son posteriores a la fabricación.

El Control de Calidad es la certeza de que el producto reúne las características que nosotros establecimos y el control de la calidad se utiliza para contrastar si eso se cumple. Se habla de tres grandes sistemas de control:

  • A posteriori: una vez que el producto ha sido fabricado, cuando sale del proceso propiamente dicho. Exige coger cada unidad de producto y comprobar si se cumplen los requisitos buscados; esto no es posible con la producción a gran escala, en masa, ya que sería más caro el control de la calidad que el coste del montaje (fábrica de coches) ahí se aplicaría la técnica del muestreo.
  • A priori: antes del proceso, antes de que los factores entren en el proceso propiamente dicho, se controla que los factores cumplen los requisitos (con muestreo).
  • A lo largo del proceso: implica que la calidad se va controlando poco a poco a medida que el producto va avanzando, en cada puesto, lo que implica que el ocupante del puesto además de la técnica de juicio ejerce técnica de control y se tendrá que responsabilizar del resultado de su trabajo firmando con su nombre las piezas que traslada al siguiente compañero (texto Alonso García).

Nota: en cualquier puesto de trabajo para mejorarlo iremos primero a las unidades grandes y luego a las pequeñas.

  1. Objetivos del Sistema de Operaciones o de Producción.

No son más que cuestiones que vamos a intentar alcanzar porque creemos que nuestra producción puede competir en el mercado. Se puede centrar en un solo objetivo o se puede combinar, pero cuando se decide a perseguir un determinado o varios de esos objetivos van a reflejar mi prioridad competitiva (competir en el mercado…).

Esos objetivos están ahí establecidos en función de una clasificación cronológica, y dicha clasificación es:

  • El Coste: (el más perseguido siempre en producción; desde este hasta flexibilidad se consideran objetivos tradicionales; el servicio es más reciente). Nuestro objetivo es reducir el coste, es un objetivo a la baja y por tanto cuando yo determino que mi objetivo es conseguir mi producto al menor coste de fabricación.

El coste es el valor monetario de los factores utilizados para obtener una unidad de producto. Si pretendo reducir costes es porque entiendo que el precio es una ventaja competitiva en el mercado, y si consigo reducir los costes tengo una ventaja sobre mi competidor.
Perdió importancia en los sectores modernos, donde la competencia en costes apenas existe. Hay varias maneras de reducir costes:

  • Mejorar los recursos que utilizo: cuando obtengo un producto haciendo un proceso, utilizo recursos; entonces ese proceso es siempre mejorable, y si lo logro mejorar consigo una reducción de costes (empleado inactivo poder aprovecharlo).
  • Realizar inversiones: un proceso de producción que utiliza una determinada máquina, siempre tengo la opción de comprar máquinas tecnológicamente mejores que consigan lo mismo en menor tiempo y por lo tanto menor coste. Cambiar el proceso, adquirir una nueva tecnología con la que obtener el mismo producto con menor coste. El problema es la amortización de las nuevas máquinas (diferencia con el primer sistema), aquí hay que afrontar la inversión, lo que supone capacidad económica para afrontarla y hay empresas que no la tienen, que no tienen crédito o que ya cambiaron las máquinas el año pasado. Por lo tanto no todas las empresas pueden optar por esta fórmula, en cambio, si todas las empresas pueden optar por la primera fórmula.

Cuando conseguimos reducir costes, sea cual sea el sistema, lo que conseguimos es incrementar nuestra eficiencia porque ahora para obtener una nueva unidad de producto utilizamos menos recursos.

Nota: cuando mejoramos la eficiencia también incrementamos la productividad porque ambos son la misma cosa.

  • Entregas: cuando buscamos este objetivo pretendemos competir en tiempo, una fórmula que nos puede dar ventaja competitiva con otras empresas, es entregar el producto más rápidamente que otras empresas. Distinguimos:
    • Entregas rápidas: hacen referencia a un período de tiempo, tiempo desde que se nos hace un pedido hasta que el producto llega a manos del cliente (intentamos reducir este período de tiempo). Objetivo muy presente en las empresas que trabajan sobre pedido, porque descubrieron que se puede competir siendo rápido en la entrega, sin competir en costes.
    • Entrega de producto en fecha: hace referencia a la fiabilidad de la entrega, la capacidad para entregar en una fecha determinada a un cliente el mayor número de pedidos posibles. Lo que sucede es que junto a todo esto lo que hay que trabajar para competir con los demás, es también la exactitud de la entrega, que al cliente le llegue el número de artículos en las condiciones establecidas y en el tiempo establecido.
  • Calidad: el problema está en qué entendemos por calidad, muchas definiciones son de este tipo: La calidad de un producto es el grado de satisfacción obtenido por el cliente después de utilizar el producto. La calidad se mide a posteriori, después del uso del cliente, esto obliga a buscar y a entrevistar a nuestros clientes para ver el grado de satisfacción obtenido, pero es muy complicado. Según técnicas de mercado descubrimos que el mismo producto usado por dos clientes distintos tienen valoraciones distintas con opiniones distintas.

Por calidad se entiende un conjunto de características medibles, comprobables de un producto que permite que éste satisfaga necesidades de los usuarios o consumidores. Detectar que es lo que el mercado quiere para un producto y, si quiero mejorar el producto, tengo que introducirle dichas características; en definitiva, adaptar el producto a lo que el mercado desea. Pero dicho producto afecta a mi proceso de producción, provocando defectos en los nuevos productos que obtengo, por lo que puedo mejorar la calidad manteniendo el producto que tengo, pero consiguiendo también que todos los productos que produzco salgan sin defectos, esta es otra forma de mejorar la calidad reduciendo los defectos de producción; por lo que el control de calidad aquí es esencial. Un producto defectuoso tiene un elevado coste, el coste de no calidad.
A veces se cree que el objetivo coste y el de calidad son incompatibles, es decir, que si queremos reducir costes, era a costa de la calidad; pero podemos reducir costes sin ser a costa de la calidad y es reduciendo los defectos, por lo que coste y calidad no necesariamente se contraponen, aunque en otros casos sí.

  • Flexibilidad: puede significar cosas muy distintas, es lo opuesto a rigidez. Hace referencia a la capacidad para adaptarse a una nueva situación, a posibles situaciones. El ser flexibles en producción, nos puede llevar a referirnos a cosas distintas, por ejemplo, para referirnos a la capacidad de mi sistema de producción para hacer frente a las variaciones de la demanda (si nos piden más, poder afrontarlo. Cantidad), para referirnos a la capacidad de nuestro sistema de producción para obtener artículos distintos (la Variedad), para referirnos a la capacidad de la mano de obra para hacer operaciones distintas dentro de ese proceso (fotocopias cuadro flexibilidad), la mayoría de los aspectos del cuadro están relacionados.

A este objetivo se le presta atención en la actualidad porque muchas empresas descubrieron que surtir mercados con un solo producto era un factor limitante en la competitividad, por lo tanto optar por la variedad de productos exige flexibilidad en la producción.

Servicios: es el último objetivo que en el tiempo se introdujo en materia de producción, es el más reciente. Las empresas descubrieron que para competir en el mercado además de los objetivos anteriores, se puede competir dando servicio al cliente, por lo que se modifica, amplía el concepto de producción; cuando se habla de acciones de marketing se suele distinguir dentro de un producto tres categorías distintas, un producto por lo tanto incluye:

    • Un producto formal o tangible: es el producto entendido como tamaño, forma, color, características físicas visibles, el producto en sí.
    • Producto genérico o también esencia del producto: hace referencia a las expectativas que el consumidor tiene puestas en ese producto, hace referencia a lo que espera del producto. Estas expectativas es bueno diferenciarlas del propio producto.
    • Producto ampliado: hace referencia al conjunto de bienes o ventajas asociados a la adquisición de un producto, son aspectos complementarios que no siendo el producto en sí, lo complementan, por ejemplo buena garantía, un manual de instrucciones… Nace en el campo de los bienes de tipo industrial, es en el sector de la maquinaria donde el comprador le presta más atención que al propio coste, por ejemplo la entrega, la puntualidad; es una forma de diferenciarse como empresario respecto a la competencia. Este concepto ampliado lo trasladamos al servicio, al cliente, porque es lo mismo (ya se habla del concepto de factorías de servicios). Este concepto también se trasladó a los bienes de gran consumo y se empieza a trabajar este objetivo como modo de diferenciarse en la competencia. El objetivo servicio al cliente se puede alcanzar de muchas maneras distintas:
      • Permitiendo que el cliente intervenga en la determinación de las características que el producto debe tener, que el cliente diseñe el producto. Esto solo es posible en determinadas empresas de producción, por ejemplo entrega sobre pedido.
      • Ofertar la mayor información posible sobre el producto, que abarca desde características del producto (servicio al cliente previo a la compra o también un buen manual de instrucciones).
      • Facilitar la fórmula de pago (compra a plazos por ejemplo) sobre todo cuando en un determinado tipo de producto supone la compra del lote entero, si eliminamos esas trabas, estamos dando servicio al cliente. Es un concepto muy amplio, pero es otra forma que tenemos de competir en un mercado al igual que los anteriores.
      1. Alternativas Estratégicas en Producción.

      Una estrategia debe definir qué producto vamos a hacer y dónde lo vamos a dirigir, a qué mercado, una estrategia debe incluir producto y mercado, una estrategia es un plan a largo plazo. El producto determina mi capacidad y en el momento que seamos capaces de definir producto y mercado, diseñamos una estrategia. Qué topos de producto voy a ofrecer y a qué mercado me voy a dirigir, esto lo vamos a ver en los cuatro grandes tipos. Las estrategias que cada empresa sigue en la producción son distintas, pero vamos a intentar buscar modelos de estrategia llegando a los cuatro grandes grupos, estos son modelos de estrategia que resumen todas las estrategias en producción posibles:

      • P. Multiproducto: esta estrategia cayó en desuso, es difícil de encontrar, pero durante mucho tiempo fue muy utilizada. Esta estrategia está pensada para satisfacer la necesidad de ampliar distintos mercados, ofreciéndoles una gran variedad de productos que se obtienen en grandes instalaciones. Intentar abarcar todo el mercado y todo tipo de clientes que engloba este mercado, pretende satisfacer a todos los miembros de un mercado, lo que conlleva fabricar muchos productos distintos en grandes instalaciones. Lo que habitualmente se pretende con esta estrategia es disminuir el coste por unidad productiva.

      Este tipo de estrategia intenta aprovechar las ventajas de economía de escala y de alcance, no se interesa tanto en la calidad y en el servicio, sino que pretende grandes volúmenes para salir al mercado con bajos precios.

      • Economía de alcance: es el hecho de que es menos costoso obtener dos o más productos distintos en una misma instalación, que obtener cada uno en instalaciones distintas.
      • Focalización por producto: el problema de esta estrategia es que una instalación como esta es muy difícil de organizar, de gestionar, son muchas materias primas distintas, distintos tipos de personas que hay que aprovechar número limitado de los mismos, satisfacer a un mercado limitado a usar una determinada tecnología. La instalación productiva es un pequeño lugar donde trabajan un pequeño grupo de personas y para pocos productos, por lo que solucionamos los problemas de la estrategia anterior.

      Es una estrategia mediante la cual, intentamos satisfacer las necesidades de un reducido número de clientes ofreciéndoles productos “especiales”, por ejemplo una empresa que se dedica sólo a muebles de oficina. Va a un mercado concreto ofreciendo pequeñas cantidades de producto, por ejemplo la producción por pedido, artesana, para talleres, son formas de producción consecuencia de este tipo de estrategia.
      Detrás de cada estrategia hay un objetivo, y aquí no es el coste, sino la calidad, la entrega, el buen servicio, porque esos clientes están dispuestos a pagar más por ese producto.

      • Focalización por procesos: es la contraria, trabajamos un gran mercado, es una estrategia mediante la cual intentamos satisfacer las necesidades de un gran mercado o mercados de masas ofreciéndole un producto uniforme, indiferenciado, estandarizado o una pequeña variedad de productos. Está pensada para satisfacer a miles de personas, ofreciendo en ese mercado tan amplio un solo producto o una pequeña variedad de producto. Estamos hablando de una instalación productiva, no de una empresa.

      Aquí el objetivo prioritario para competir en el mercado es la disminución de costes y no tanto la calidad, pero eso si, siempre dentro de unos niveles de calidad y servicio.
      Sólo se puede competir en costes si fabricamos mucho, por lo tanto esta estrategia es propia de grandes empresas que eliminaron a otras o no tienen competidores, empresas que tienen una gran cuota de mercado.
      Las consecuencias de esta estrategia en nuestro proceso de producción son distintas a las anteriores, para hacer una sola cosa (los trabajadores son especialistas, sólo hace una cosa) y obtienen una alta producción a un bajo coste. La producción en masa es la consecuencia de esta estrategia, pero el problema de los mercados de masas es que llega un momento en el cual esta estrategia no sirve. Aparece el problema del proceso de producción muy rígido y no permite obtener variedades distintas, el problema es cómo conseguir de una misma instalación, sin grandes costes, productos distintos; no es nada fácil porque la parada para adaptar el proceso, puede llevar días y eso nos lleva abajo el objetivo costes (esto no ocurre en el caso anterior).

      • Justo a tiempo: lo que intentamos es satisfacer también los mercados de masas y necesitamos grandes volúmenes de producción, pero lo vamos hacer mediante la fabricación de pequeños lotes de una variedad importante de productos (todos esos productos salen de un mismo proceso de producción, de una misma instalación).
      1. Clases de Procesos de Producción.

      En función de la estrategia que elija necesitaré de un determinado proceso de producción (satisfacer a pocas personas o a un mercado de masas), por lo tanto hay distintos tipos de procesos de producción:

      • Por el destino del producto: atendiendo al cliente que buscamos:
        • Por encargo: el que fue diseñado para atender pedidos firmes, funciona siempre cuando haya un pedido firme.
        • Para el mercado: estos procesos de producción se ponen en funcionamiento sin saber quién será el cliente, funcionan sin esperar una orden o un pedido.
      • Por el grado de estandarización del producto: tienen en cuenta si el producto que obtenemos del proceso es siempre igual o es un producto distinto (un producto estándar es, por ejemplo, un bolígrafo). Dos tipos:
        • Producción individualizada: cuando el resultado del proceso son productos distintos.
        • Producción en masa: cuando el resultado son productos con las mismas características, de manera repetida.
      • Por la dimensión temporal del proceso: tiempo en el que estamos produciendo, y atendiendo al tiempo de producción, tenemos dos tipos de procesos:
        • Procesos continuos: se caracterizan porque la actividad no se interrumpe en ningún momento, por lo que esos procesos de producción están en funcionamiento durante toda la semana y durante todo el día, es un proceso que no para. Las características técnicas del propio proceso exigen la continuidad, dado que la parada supone un alto coste que es difícil de afrontar, de soportar (altos hornos, refinerías, industrias químicas…); las condiciones técnicas no permiten la parada.

      Hay procesos de producción que no siendo continuos los identificamos como tales (cadenas de automóviles, electrodomésticos, calzado…). Estos procesos de producción en masa se diferencian de los continuos en que los podemos parar sin menor coste, ya que reiniciar el proceso no tiene problema, aunque a veces es cierto que reiniciar esos procesos requieren cierto tiempo, hay procesos de producción en masa que tienen problemas para reiniciarse, pero en todo caso son costes que podemos asumir.
      Ambos procesos se identifican porque cuando están en funcionamiento reúnen las mismas características.

        • Procesos intermedios: los demás procesos, están pensados para ser realizados en jornadas habituales de 8, 10h y no presentan problema alguno para pararlos y reiniciarlos de nuevo (producción artesana, por pedido, de un taller…), la mayoría de los procesos son de este tipo.

      Estas clasificaciones no se excluyen, sino que se complementan.

      Atendiendo a la tecnología podemos hacer otra clasificación; por grado tecnológico de un proceso de producción entendemos el conjunto de procedimientos, máquinas y herramientas utilizadas para obtener un producto, incluimos al factor físico y al factor humano. El modo de trabajar y de usar las máquinas, también es parte de la tecnología.

      Los factores que necesito para determinar el grado de adelanto tecnológico de un proceso de producción son quién ejerce la fuerza y quién el control. Entonces:

      • Manual: los instrumentos de trabajo son herramientas que requieren el manejo humano y se caracterizan porque la fuerza también la tiene que ejercer el hombre en todo momento, no existen máquinas.
      • Mecanizada: usa máquinas para ejercer la fuerza en el proceso, pero esas máquinas están controladas por personas, quienes determinan lo que tiene que hacer en todo momento la máquina, la persona sigue controlando el proceso. La máquina hace el trabajo, pero la persona toma las decisiones.
      • Automatizada: la máquina no sólo realiza el trabajo, sino que se autocontrola o es controlada por otras máquinas; hablamos del robot que podemos programar, la máquina ejerce la fuerza y se autocontrola, el operario no controla la máquina.

      Esta producción como la mecanizada tiene grados, por ejemplo los robots pueden ser:

        • Robots de 1ª generación: hace una o varias operaciones pero no es capaz de detectar cambios en el entorno, no controla, no detecta problemas.
        • Robots de 2ª generación: son capaces de detectar en el entorno problemas y es capaz de pararse cuando no se dan las condiciones necesarias para realizar la operación. Se le introducen muchos datos que tiene que comprobar; pero sólo comprueba los datos que le introducimos.
        • Robots de 3ª generación: tienen capacidad para pensar (pero no existen) se consiguen robots de 2ª generación muy avanzados que se le introducen muchos datos.

      La mayoría de los procesos de producción cambian, por eso es difícil decir si es manual, mecanizado o automatizado.

      Concepto de productividad.

      La productividad podemos definirla como el cociente entre la producción obtenida y los recursos utilizados (outputs/imputs).
      Si compramos lo obtenido con lo utilizado, la productividad es un índice que nos muestra en qué grado hemos utilizado bien los recursos; cual es el grado en que somos capaces de obtener aprovechamiento de los recursos.

      Por su parte, la improductividad sería el despilfarro de recursos, es decir, el grado en que despilfarro los recursos; despilfarro se utiliza cuando hacemos referencia a la productividad, porque cuando se analiza el grado de productividad, se llega a la conclusión de que ese grado puede aumentarse, siempre podemos aumentar la productividad con un mayor aprovechamiento de los recursos. Ojo! productividad no es producción, la producción la necesito para calcular la productividad, pero no se deben identificar.

      En el numerador incluimos los productos válidos, no defectuosos (la producción válida) y en el denominador el conjunto de factores que hemos empleado en la producción para obtener aquellas unidades de producto (energía, mano de obra, materias primas…). Tenemos que comparar todos estos recursos con el resultado obtenido, pero nosotros podemos obtener incrementos de productividad, sin incrementar la productividad, no hace falta mejorar la totalidad de dichos recursos, por lo tanto podemos hablar de productividad de cada uno de los factores por separado; centrarse en un solo factor o en varios.

      En realidad la productividad no es más que un índice para calcular la eficiencia, se pueden equiparar ambas, productividad y eficiencia. Eficiencia es hacer las cosas de forma adecuada (hacerlas al menor coste utilizando el menor número de recursos posibles).

      La productividad será mayor en la medida que para conseguir algo utilizamos menos recursos, la productividad y eficiencia coinciden, pero la eficiencia tiene dos variantes:

      • Eficiencia Técnica: es el cociente entre las salidas o resultados útiles y los recursos o entradas. Cuando hablamos de eficacia técnica, tanto el numerador como el denominador se miden en unidades físicas.

      ET= outputs/imputs.
      Se consideran las unidades que se han utilizado y las que se obtienen tal como son en unidades físicas. La eficiencia técnica es siempre menor que 1, es decir, el numerador es siempre menor que el denominador. En condiciones ideales sería igual a 1, pero esto no existe, dado que ningún proceso de producción es ideal, ya que puede ser mejorado todo proceso de producción, lo que es imposible es que el denominador sea menor que el numerador porque eso sería un milagro. En todo proceso de producción hay un despilfarro.

      Eficiencia Económica: sería el cociente entre el valor monetario de las salidas útiles y el valor monetario de las entradas, este cociente al contrario que el anterior debe ser mayor que 1, porque producir es añadir valor a las cosas y el valor de mercado de lo obtenido debe ser mayor al valor de mercado de los recursos empleados, por lo tanto será más eficiente económicamente cuanto más grande sea ese cociente, pero el resultado de este cociente depende de los precios de mercado, los cuales no se pueden controlar, pueden evolucionar de un período a otro.

      Algunas Consideraciones sobre la Productividad.

      Producción hace referencia a una cifra bruta y la productividad es una relación entre dos cantidades, es un índice que compara dos magnitudes. No siempre que el número de unidades producidas se incrementa, trae como consecuencia un incremento de la productividad; no tiene nada que ver productividad con producción. Pueden evolucionar en el mismo sentido o en sentido distintos. No interesa el volumen de producción, sino a partir de que hemos obtenido dicho volumen.
      La productividad es un índice, por lo tanto cuando calculo mi productividad intento descubrir en qué medida aprovecho mis recursos, pero sólo me aporta el dato para compararme con otras empresas, o la evolución en el tiempo… pero en ningún caso la productividad me establece fórmulas para su mejora, con lo cual esto no sirve de nada si luego no se establecen fórmulas que nos permitan mejorarla, aprovechar más los recursos.
      Tampoco se puede confundir productividad con rentabilidad porque pueden evolucionar también en el mismo sentido o en sentido distintos; no tienen porqué incrementar la rentabilidad si se incrementa la productividad; pero a diferencia con la producción, la rentabilidad es también un índice, se trata de una comparación entre dos magnitudes, al igual que la productividad.

      La rentabilidad se define como el cociente entre los beneficios obtenidos y los recursos utilizados para alcanzar dichos bienes.

      Para que exista rentabilidad, debe existir primero bienes y para obtener los mismos, se debe vender en el mercado ya que bienes es igual a ingresos menos costes; los ingresos por la venta deben ser mayores a los costes ocasionados para la venta de ese producto.
      La rentabilidad a diferencia de la productividad, necesita un mercado, una condición previa. Por lo tanto puedo tener una alta productividad, porque aprovecho bien mis recursos, pero si no vendo en el mercado van al almacén y por lo tanto no tengo beneficios. La productividad depende de los recursos de producción y la rentabilidad de los precios de mercado.

      A veces a medida que la productividad aumenta, la rentabilidad disminuye, porque si cada vez voy obteniendo mi producto a menor coste la consecuencia es que voy a ir disminuyendo el precio del producto en el mercado, lo que genera que también disminuyan los ingresos, bajan los beneficios y por lo tanto la rentabilidad (se puede tener alta productividad y baja rentabilidad).

      También es posible que ambas crezcan, si reduzco los costes por unidad producida (aumentar la productividad) y la competencia no (yo mejoro y los demás permanecen como están) yo puedo mantener los precios de la competencia en el mercado, por lo que mis beneficios serán mayores por la reducción de costes.

      La productividad y rentabilidad no coinciden, no se identifican: aunque en los mercados de productos en crecimiento, sí suelen coincidir, pero en los demás no.

      La productividad no solo hay que relacionarla con el área de producción de la empresa, hay una tendencia a pensar que los problemas de producción aparecen en el área de los talleres, porque ahí fue tradicionalmente donde se intentó mejorar la productividad y por el coste. Pero la productividad es un concepto aplicable a cualquier área de la empresa.

      La productividad es un requisito necesario, pero no suficiente para el éxito económico de la empresa; aquí está en juego la diferencia entre eficacia y eficiencia.
      Eficacia se podría resumir: “hacer las cosas adecuadas”, “hacer las cosas que hay que hacer”.

      Según la OIT, la productividad estudiada desde la eficacia, es un concepto erróneo, debe complementarse con el concepto eficiencia; no conviene centrarse sólo en datos de productividad, hay que ser eficientes al mismo tiempo, saber lo que hay que hacer. Se puede ser muy eficiente, pero producir lo que el mercado no nos pide, por lo que seríamos no eficaces, hay que complementar ambas.

      A veces calculamos mal la productividad y confundimos incrementos de productividad con incrementos en la intensidad en el uso de un factor. Si manejamos datos engañosos el resultado es un producto engañoso, por lo que hay que buscar el dato más objetivo.

      La Productividad y el Tiempo: el Contenido Básico de Trabajo.

      Cada vez que hacemos cálculos de productividad lo hacemos referidos a un período de tiempo.
      Podemos usar el tiempo para definir la productividad y decimos que un proceso alcanzará mejores índices de productividad en la medida en que sea capaz de emplear el menor tiempo en la obtención de una unidad de producto. Si somos capaces de reducir el tiempo de cada unidad producida, lo que se produce es un mejor aprovechamiento de los recursos.
      Cuando decimos que una máquina es tecnológicamente mejor, es porque hace lo mismo pero en el menor tiempo.
      Podemos incrementar la productividad del trabajo intentando reducir el tiempo de ejecución del trabajo.
      La OIT dice que una manera de mejorar la productividad, es analizar el tiempo de realización del trabajo porque de ese análisis podemos obtener dos caminos para mejorar la productividad. Según la OIT podemos descomponer el tiempo de realización del trabajo en tres grandes apartados:

      • Contenido básico del trabajo.
      • Contenido de trabajo suplementario: este se divide en:
        • Contenido de trabajo suplementario debido a deficiencias en el diseño o en la especificación del producto.
        • Contenido de trabajo suplementario debido a métodos utilizados o modo de trabajo.
      • Tiempo improductivo: tiene dos fuentes que son:
        • Tiempo improductivo debido a deficiencias de dirección.
        • Tiempo improductivo culpable el trabajador.

      Cuando yo analizo el tiempo de realización del trabajo descubrimos que siempre hay un tiempo que es inevitable y otro improductivo.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet