Estás en: Inicio > Espacios confinados
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software

 

Espacios confinados

Por espacio confinado se entiende "cualquier espacio con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que pueden acumularse contaminantes tóxicos o inflamables, o tener una atmosfera deficiente en oxigeno, y que no está concebido para una ocupación continuada por parte del trabajadores".
Existen dos tipos de espacios confinados: - Abiertos por su parte superior y de una profundidad tal que dificulta su ventilación natural: fosos de engrase de vehículos, cubas de desengrasado, pozos, depósitos abiertos, cubas. - Espacios confinados cerrados con una pequeña abertura de entrada y salida: reactores, tanques de almacenamiento, sedimentación, etc.; salas subterraneas de transformadores, gasómetros, túneles, alcantarillas, galerias de servicios, bodegas de barcos, arquetas subterraneas, cisternas de transporte.
Es importante disponer de la máxima información sobre los posibles espacios confinados existentes en la empresa para lo cual se debería elaborar un fichero-registro, por simple apreciación o teniendo en cuenta el historial de incidentes, accidentes o trabajos realizados en la empresa en lugares que presenten las condiciones que se dan en los mismos, en los que se tenga en cuenta, los datos fundamentales, referentes al propio espacio confinado o su entorno, tales como: Accidentes ocurridos, incidencias, resultados de evaluaciones ambientales, proximidad en los mismos de líneas de conducción gás, eléctricas etc, posibilidad de inundaciones súbitas, posibles vertidos peligrosos en la zona, características del espacio confinado, configuración, entradas, trabajadores cualificados en la empresa que puedan ser autorizados.
Dichas actividades son de carácter previo y dentro de ga gestión preventiva de la empresa se engloban en la parte de identificación de riesgos que posteriormente formará parte en su caso si no son eliminados de la evaluación de riesgos de acuerdo con lo previsto en el art 15.1 a) de la LPRL. No olvidemos que es la primera obligación de la empresa, por lo que en algunos casos se podrán eliminar las actividades que se deben realizar en los mismos y clausurarlos.
Existen diferentes tipos de riesgos específicos que ya se detallan en el enunciado y que deben ser evaluados en algunos con procedimientos y aparatos específicos, en algunos casos las mediciones deben efectuarse previamente a la realización de los trabajos y de forma continuada mientras se realicen los trabajos y sea susceptible de producirse variaciones de la atmosfera interior. Deben llevarse a cabo desde el exterior y en zona segura. En todo caso, los riesgos de explosión o incendio pueden tener un origen muy variado, por lo que han de evaluarse especificamente. La atmosfera explosiva debe entenderse como la mezcla con el aire de sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos combustibles o inflamables, en condiciones en las que, trás la ignición, la combustión se propaga a la mezcla no quemada, siendo necesario que la concentración de estos contaminantes este comprendida entre los Limites inferior y superior de Explosividad (LIE V LSE).
Pueden existir igualmente riesgos por toxicidad cuando se superan los valores limites ambientales o los limites de exposicion profesional, existir igualmente riesgos por exposición a atmosferas corrosivas e irritantes (p.ej. acceso a tanques o depósitos que hayan contenido determinadas sustancias), asi como riesgos por agentes biológicos en estructuras o elementos constructivos tales como alcantarillas, pozos, depuradoras de aguas residuales, fosas sépticas, fosos de purines en establos y granjas, etc., que a veces se combinan con los riesgos de toxicidad y explosión e incendio indicados anteriormente.
Respecto de los riesgos generales habrá que seguir lo establecido en la normativa general prevista en el art. 16 de Ia LPRL y Reglamento de los servicios de prevención. Sin ninguna especificidad en este caso más alla de la que se deriva de la difícil configuracion de estos espacios y el carácter muchas esporádico de los trabajos que se realizan en los espacios confinados.
En todos los trabajos realizados en este tipo de lugares, por la gravedad de los accidentes que suelen producirse, se considera absolutamente necesario el establecimiento de un procedimiento de trabajo que detalle todas las fases del trabajo a realizar y los puntos clave de seguridad, procedimiento que deberá seguirse de forma escrupulosa y que incluirá la realización correcta de cualquier tarea tanto en el interior como en el exterior, así como la calificación requerida a las personas implicadas y los medios necesarios.
En el contenido del Plan de prevención de riesgos de la empresa se preve la elaboración procedimientos e instrucciones de trabajo en desarrollo del mismo (Art. 16.1 LPRL).
Una de las medidas de seguridad es precisamente el establecimiento de un permiso escrito de entrada para el acceso a estos lugares de trabajo que evita que accedan personas no autorizadas o hasta que no se hayan comprobado las condiciones del espacio confinado.
Otro aspecto importante es la formación y esta no solo viene establecida en la normativa general de prevención de riesgos laborales sino que también existen normas específicas para los espacios confinados así el art 12 del R.D.664/1997 sobre riesgos biológicos, art 9 del R.D. 374/2001 sobre productos químicos, Anexo II punto 1.1 del R.D. 681/2003 de 12 de Junio sobre Atmosferas explosivas, que habrá que consultar en aquellos casos en que se den estos riesgos específicos. En los espacios confinados uno de los elementos principales es el control ambiental de los mismos, ya que precisamente esa es la característica que los hace peligrosos o insalubres. Por ello se realizarán evaluaciones especificas una vez identificados y evaluados inicialmente los riesgos que comprenderán mediciones llevadas a cabo personas por que conozcan los equipos de medición y sus normas de funcionamiento no olvidemos que algunos casos estos equipos son muy sofisticados. En todo caso, deberán utilizarse aquellos aparatos de medición que resulten más adecuados a los posibles riesgos existentes: explosimetros, medidores de oxigeno ambiental, de monóxido de carbono, de anhidrido sulfhídrico. En función de las circunstancias podría ser necesario realizar mediciones de otros posibles contaminantes. Las mediciones deberian estar estratificadas, en caso de prolongarse los trabajos, y no realizarse de forma puntual, al objeto de determinar cualquier bolsa de gas que haya podido quedar retenida en el interior y que podría producir accidentes al entrar en ella el trabajador. En los casos en que la atmosfera interior pueda variar, por ejemplo por removerse los lodos como consecuencia de la lluvia, en un pozo o arqueta con posibilidad de desprendimiento de metano, será necesario establecer un control ambiental continuado. Los equipos estarán calibrados y funcionarán correctamente. Se extremarán las precauciones en aquellos espacios confinados que hayan permanecido cerrados durante largo período de tiempo debido a las posibles acumulaciones o emanaciones bruscas que se puedan ocasionar. En normativas específicas que pueden afectar a espacios confinados se preve expresamente la medición de las condiciones ambientales, así Art 3.5 del R.D, 374/2001 de 6 de Abril sobre productos químicos, en el Anexo IV parte A del punto 7 b del R.D. 1627/97 sobre obras de construcción, Art. 5 del R.D. 681/2003 de 12 de Junio sobre Atmosferas explosivas. No olvidemos que ademas de los riesgos específicos, existen riesgos generales que también deben ser protegidos: Atropellos por vehículos debidos a la ubicación del espacio confinado (registros en vias con tráfico rodado). Caídas a distinto nivel (escaleras desprovistas de aros protectores, escaleras en deficiente estado). Riesgos por contacto eléctrico directo o indirecto (falta de protección diferencial o defectos de aislamientos). Riesgos por desprendimientos de objetos en proximidades a los accesos (herramientas). • Riesgos por asfixia, inmersión o ahogamiento debido a los productos contenidos en el espacio confinado, (silos que contienen productos a granel). Riesgos por golpes con elementos fijos o Riesgos térmicos (humedad, calor). Riesgos por contacto con sustancias corrosivas, cáusticas. Riesgos biológicos (virus, bactérias). Riesgos por golpes con elementos fijos o móviles, debido a la falta de espacio. Riesgos debidos a las condiciones meteorológicas (lluvias, tormentas). Riesgos posturales (trabajos de rodilla, en cuclillas...). En la evaluación de riesgos se establecerán medidas específicas para estos riesgos que deberán ser protegidos igualmente teniendo en cuenta que en algunos casos se verá influída por las condiciones dei espacio confinado, pensemos por ejemplo la utilización de determinados aparatos que no produzcan chispas en una atmosfera explosiva.
Respecto de este aspecto simplemente indicar que normativa como la que hemos indicado establecen normas especificas para espacios confinados. A titulo enunciativo podemos indicar los más frecuentes:
Siempre que sea posible realizar los trabajos desde el exterior. Establecer por escrito Procedimientos de Trabajo o Permisos de Entrada. En algunos casos como vimos como en el caso de riesgos químicos o atmosferas explosivas o en el Anexo l parte A punto 2.3° del R.D.486/1997 sobre lugares de trabajo lo preve la propia normativa. Evaluar las condiciones de Explosividad. Ventilar adecuadamente. Tener dispuestos equipos respiratorios independientes del médio ambiente. Mantener persona de vigilancia en el exterior como establece el Anexo IV parte A del punto 7 c del R.D. 1627/97 sobre obras de construcción. Evacuar inmediatamente el recinto cuando se observen las primeras señales de alarma.
Esta medida tiene como finalidad conseguir que en caso de siniestro la persona que se encuentra en el interior pueda ser socorrida, e incluso evitar que otras personas con buena fé al intentar rescatar sin médios adecuados a los que se encuentran dentro, puedan también sufrir daños. Asi se establece en el R.D. de obras de construcción ya citado, en los procedimientos de trabajo y evaluaciones de riesgos podrán establecerse este tipo de medidas cuando los riesgos asi lo aconsejen. En general sobre la vigilancia exterior se puede decir que: - La vigilancia desde el exterior debe ser permanente mientras haya personal en el interior. El personal del interior debe estar en comunicación continua con el del exterior, utilizando para ello un sistema adecuado: visual, acústico, radiofónico, etc. - En el interior de galerias y colectores, el equipo de trabajo, como norma general, debe estar compuesto al menos por dos personas. Establecer claramente en que casos se acometerá el rescate de accidentados por el personal de vigilancia y en cuáles se recurrirá al auxilio de equipos especializados. -Realizar periodicamente simulacros de emergencias, incluyendo en su caso el rescate y auxilio de accidentados. - Tener siempre disponibles los números de telefono de urgencias. - Familiarizar al personal con el uso de los medios de comunicación y los modos de petición de auxilio. - Asistir periodicamente a cursillos de socorrismo.
Formacion e información que deben recibir los trabajadores, y de la obligación general del empresario establecida en el art. 15.1 i) de la LPRL que debe plasmarse, en un procedimiento de trabajo que establezca instrucciones concretas. La elaboración de estas instrucciones vienen establecidas expresamente en el supuesto del punto 1.2 del Anexo II del R.D. 681/2003 de 12 de Junio sobre Atmosferas explosivas.
Uno de los elementos fundamentales son las medidas de emergencia, que no deben estar solo previstas, sino también implantadas, de nada sirve establecer una brigada de seguridad si no están designadas, formadas y equipadas las personas que van a formar parte de las mismas, cabe mencionar algunos critérios: - El auxiliador debe garantizarse previamente su propia seguridad. - El rescate debe ser rápido, pero no precipitado o inseguro. - El accidentado debe recibir aire respirable lo antes posible. - El accidentado necesitará asistencia médica urgente. Ademas deberán estar disponibles los medios que se hayan previsto como: - Escaleras con líneas de anclaje para dispositivos anticaidas deslizantes. - Tripodes y pescantes con dispositivos anticaidas retráctiles. - Arneses anticaida. - Dispositivos de descenso o descensores de autosalvamento. - Tramos portátiles de escaleras o estribos portátiles o telescópicos acoplables a la parte superior de escaleras fijas. Equipos respiratórios autónomos o semiautónomos, preferiblemente con dispositivo de acoplamiento de máscara supletoria para el accidentado. - Mascarilla de reanimación respiratoria, preferiblemente con aporte de oxigeno. - Equipo anti-incendios (Extintores portátiles, preferiblemente tipo polvo polivalente A, B, C y Mantas ignífugas). - Botiquines (elementos para la inmovilizacion de fracturas, torniquetes y elementos para neutralizacion de hemorragias y material habitual de primeros auxílios: vendas, apósitos, desinfectantes, etc. En la normativa general art. 20 de la LPRL se establece la obligación de implantación de dichas medidas pero ademas se preve en otras disposiciones como en el Art 7 del R.D. 374/2001 de 6 de Abril sobre productos químicos, en el Anexo IV parte A del 4 del R.D. 1627/97 sobre obras de construccion, Anexo II punto 2.7 del R.D. 681/2003 de 12 de Junio sobre Atmosferas explosivas, art 10 y Anexo VI del R.D.486/1997 sobre lugares de trabajo.
El art 22 de la LPRL establece que los trabajadores tendrán derecho a medidas de proteccion consistentes en vigilancia de la salud, en funcion de los riesgos de sus puesto de trabajo, los equipos de trabajo por si mismos o interrelacionados con el ambiente del puesto de trabajo, pueden producir daños para la salud, por ello es necesario la vigilancia de la salud en determinados casos. En el R.D. 39/1997 en su art. 37.3 establece que la vigilancia de la salud será inicial, periódica, después de una larga enfermedad, o postocupacionales. Se realizara por protocolos específicos. El Ministério de Sanidad y Consumo y las Comunidades Autónomas aprobarán protocolos específicos. En el caso de los espacios confinados hay supuestos específicos de vigilancia de la salud como es el caso Art 6 del R.D, 374/2001 de 6 de Abril sobre productos químicos, Art 8 del R.D. 664/1997 de 12 de Mayo sobre riesgos biológicos, que ademas cuenta con un protocolo aprobado por el Ministério de Sanidad y Consumo y en ambos casos existen normas especificas sobre determinadas enfermedades profesionales donde se preveen cuadros agudos y crónicos en las normas de desarrollo. En cuanto a las medidas de coordinación simplemente remitirse a los criterios técnicos que desarrollan esta normativa especifica que se regula en el art 24 de la LPRL y R.D. 171/2004 de 30 de Enero, destacar que el Art. 6 del R.D. 681/2003 de 12 de Junio sobre Atmosferas explosivas exige especificamente que dichas medidas de coordinación estén expresamente establecidas en el documento de protección contra explosiones (desarrollado en el art. 8). En cuanto a las medidas de protección individual vale remitirse a la normativa general prevista el art 17.2 de la LPRL y en los RRDD 1407/1992 de 20 de Noviembre y 773/1997 de 30 de Mayo en los que se regulan tanto los requisitos de los mismos como su elección, utilización y mantenimiento. Los equipos serán adecuados a las condiciones ambientales en aquellos casos en que los agentes químicos puedan generar un peligro de corrosión, por ejemplo, o no sean adecuados a la atmosfera explosiva Anexo II punto 2 del R.D. 681/2003 de 12 de Junio sobre Atmosferas explosivas. No obstante lo anterior podemos distinguir aquellos equipos que filtran el aire: - El usuario respira el aire que le rodea después de atravesar un filtro que retiene sus impurezas. - No protegen contra la deficiencia de oxigeno. - Están disefiados para la protección contra atmosferas con concentraciones moderadas de contaminantes previamente identificados. - El tiempo de protección está limitado por la capacidad de retención del filtro. De aquellos equipos que aislan del ambiente del espacio confinado: - El usuario respira aire independiente de la atmosfera que le rodea. - Están diseñados para la protección contra atmosferas deficientes en oxigeno, o con concentraciones elevadas de contaminantes. - El tiempo de protección está limitado en el caso de los equipos autónomos por la capacidad de las botellas, y generalmente es ilimitado en el de los semiautónomos. En ocasiones puede ser suficiente la utilización de mascarillas adecuadas al contaminante presente en el espacio confinado. En otras ocasiones puede ser necesario el uso de equipos de respiración autónomos o semiautónomos, en cuyo caso los trabajadores usuarios de dichos equipos deben de disponer dei adiestramiento necesario. Si se van a utilizar equipos de respiración semiautónomos, el trabajador que los utilice debe estar normalmente atado y a ser posible visible desde el exterior. En el caso de que deban recorrerse distancias en el interior del espacio confinado, que impida la visibilidad desde el exterior, se recomienda que el usuário del equipo lleve, ademas, una botella de aire comprimido de emergencia, y que pueda comunicarse permanentemente con el exterior. Si se utilizan equipos autónomos, son recomendables los mismos requisitos de permanecer atado, visibilidad desde el exterior y contacto y comunicación permanente, recordándose que las botellas de aire deben estar llenas para su uso, siendo imprescindible comprobarlo antes de acceder al espacio confinado.
Una de las medidas de prevención es evitar que las personas accedan a estos espacios confinados lo que supone también señalizar el peligro, ello supone establecer una lista de personas autorizadas para acceder al interior y una Lista de personas implicadas en el permiso (personas con asignación de presencia de recursos preventivos, supervisores, vigilantes exteriores.). Se prevé expresamente en el Anexo II punto 1 del R.D. 681/2003 de 12 de Junio sobre Atmosferas explosivas, asi como en la normativa de lugares de trabajo puntos 2.3° y 2.4° de la parte A del anexo l del R.D.486/97, también mismo junto a las medidas efectivas para evitar el acceso a las personas autorizadas mediante Naves u otros dispositivos están las medidas de señalización del riesgo de que se trate que se preve en el R.D 485/97 y normativas especificas, algunas ya citadas varias veces. Algunas señales que pueden ser obligatorias son, p.ej.: la prohibición de fumar en atmosferas explosivas, la de obligación de ir previstos de protección respiratória, o la de advertencia de peligro con laminas complementarias sobre el tipo de riesgo o la prohibición existente.

 

©2004 Elergonomista.com