Estás en: Inicio > Impactos sobre la atmosfera
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Ecología
Ecosistemas
Muestreo
Censos de poblaciones
Muestreo de la vegetación
Clasificación y ordenación
El organismo y su ambiente
Luz y temperatura
El clima  
El agua en la tierra
 



Impactos sobre la atmosfera

 

LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA. La  contaminación del aire puede definirse como cualquier condición atmosférica en la que ciertas sustancias o formas de energía alcanzan concentraciones elevadas sobre su nivel ambiental normal como para producir un efecto nocivo en los humanos, los animales, la vegetación o los materiales.
El estudio de la contaminación requiere un complejo mecanismo de análisis:
  • En primer lugar, se tienen que conocer las fuentes de la emisión de las sustancias contaminantes (motores de vehículos, combustión de carbón y petróleo,…)
  • Posteriormente, hay que analizar el comportamiento de estas sustancias en la atmósfera.
  • Por fin, se deben estudiar los efectos sobre las personas y el medio ambiente.

LOS CONTAMINANTES ATMOSFÉRICOS. Hay dos tipos de contaminantes atmosféricos:

  • Contaminantes primarios. Son los que proceden directamente de las fuentes de emisión.
  • Contaminantes secundarios. Son los que se forman en la atmósfera por la reacción de los contaminantes primarios, entre ellos y con los componentes atmosféricos.

Hay dos grandes grupos de sustancias que se consideran contaminantes:

  • Gases: los gases contaminantes están formados sobre todo por compuestos de azufre, nitrógeno, compuestos de los halógenos y de ozono, monóxido y dióxido de carbono, y otros compuestos carbonados.
  • Partículas: las partículas son sustancias presentes en estado sólido o líquido, con la excepción de las gotas de agua. Las partículas suelen clasificarse en:
  • Polvo: partículas sólidas que proceden de la trituración de las rocas, de cenizas volcánicas, o de arrastres eólicos en zonas áridas y secas.
  • Humos: Son pequeñas partículas originadas en una combustión a partir de vapores sobresaturados, por procesos de sublimación o mediante reacciones químicas.
  • Nieblas: Son suspensiones de líquidos en forma de gotas de tamaño muy pequeño, originadas por la condensación de un gas.
  • Aerosoles: Son nubes de partículas líquidas microscópicas o submicroscópicas, suspendidas en el aire.

ORIGEN Y DESTINO DE LOS CONTAMINANTES ATMOSFÉRICOS. Es importantes conocer la procedencia de los gases y sus procesos de eliminación para poder intervenir en el control de la contaminación.

Compuestos de azufre. Las fuentes principales de estos compuestos son la combustión de carburantes fósiles (carbón, petróleo, etc.), la descomposición y combustión de la materia orgánica, los aerosoles procedentes de la sal marina y las emanaciones volcánicas.
Los compuestos de azufre son eliminados de la atmósfera por el agua de la lluvia, por difusión en el suelo o en la vegetación, o por sedimentación de partículas secas de sulfatos.

El monóxido de carbono. Se produce fundamentalmente por combustiones incompletas en cualquier proceso (industria, vehículos, quemas agrícolas, etc.) El CO se elimina de la troposfera al transformarse en CO2, pasar a la estratosfera o incorporarse al suelo.

Los compuestos de nitrógeno. Los óxidos de nitrógeno son importantes contaminantes en las zonas urbanas debido a que son emitidos en gran cantidad por los automóviles.  Los óxidos de nitrógeno se convierten en nitratos en la atmósfera, quedan retenidos en las nubes, son arrastrados por la lluvia y se sedimentan en forma seca.

Los hidrocarburos. Existe liberación de hidrocarburos en pantanos y arrozales, en la combustión de la madera, en la incineración de sustancias orgánicas, en refinerías, como producto de la combustión de los coches.
Se estima que la permanencia en el aire de los hidrocarburos de gran peso molecular varía entre unos días y meses, mientras que los de poco peso molecular, como el metano, duran varios años.

Las partículas. Su permanencia en la atmósfera depende de su tamaño. Son eliminadas por la retención y arrastre de la lluvia. Por tanto, su permanencia también estará condicionada por el régimen de lluvias de la zona.

EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE. Los efectos de la contaminación se reflejan en la propia atmósfera, en los seres vivos, especialmente en los vegetales, en los materiales y en las personas.

  • En la atmósfera, los contaminantes pueden producir:
  • Reducción de la visibilidad.
  • Formación de nieblas, especialmente en ciudades.
  • Reducción de la radiación solar.
  • En los materiales de construcción o industriales, la contaminación actúa de manera intensa. Así, las elevadas concentraciones de humos ensucian fachadas y monumentos, corroen pinturas, barnices, materiales eléctricos, etc.
  • Los vegetales son afectados especialmente por el dióxido de azufre, el etileno, el cloruro de hidrógeno, el amoniaco y el mercurio.

Estos contaminantes penetran por los estomas durante la respiración de la planta, e impiden la fotosíntesis.

  • En los seres humanos los contaminantes penetran en el organismo por el aparato respiratorio.

CONDICIONES METEOROLÓGICAS Y CONTAMINACIÓN. Las condiciones atmosféricas influyen decisivamente en la contaminación atmosférica, y son especialmente importantes en las ciudades. Las situaciones anticiclónicas de invierno son las más propicias para la aparición de nieblas contaminantes.
Se denomina inversión térmica a las circunstancias atmosféricas en las que las temperaturas a nivel del suelo son inferiores a las temperaturas en altura.
Cuando una ciudad se encuentra dentro de un valle, una zona deprimida o rodeada de montañas, los anticiclones de invierno producen una intensa inversión térmica. En estas condiciones, si hay una carga importante de contaminantes y humedad debida a procesos de combustión, se genera una intensa niebla o smog. Estas nieblas hacen de las ciudades unos lugares de atmósfera irrespirable.

EL OZONO. El ozono es un gas de color azul pálido, irritante y picantes, formado por tres átomos de oxígeno. En la estratosfera se forma por la actuación de la luz ultravioleta sobre la molécula de oxígeno, mientras que en la troposfera se origina a partir de reacciones fotoquímicas.
La mayor parte de del ozono existente en la atmósfera se forma y se encuentra en la estratosfera, a una altura de entre 12 y 40 km sobre la superficie terrestre. Este es el denominado “ozono estratosférico”. También se encuentra ozono en capas mucho más bajas de la atmósfera, como en la troposfera. Este ozono, denominado “ozono troposférico”.

Ozono troposférico. En la superficie de la tierra el ozono es un contaminante, que forma parte del smog fotoquímico y de la lluvia ácida. El ozono se forma en condiciones medioambientales normales y como producto de la contaminación.

Ozono estratosférico. El ozono (O3) estratosférico se crea cuando la radiación ultravioleta (una de las radiaciones de la luz solar) disocia las moléculas de oxígeno (O2) a oxígeno atómico (O). El oxígeno atómico se combina rápidamente con las moléculas para formar ozono.

LA LLUVIA ÁCIDA. Este fenómeno se descubrió en Gran Bretaña hacia el año 1800, por Smith. Según éste, la acidez del agua de lluvia corroía los metales, desteñía la ropa puesta a tender, e incluso hacía enfermar a las personas y dañaba gravemente a los vegetales.
La lluvia ácida se forma cuando las emisiones de dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (Nox) reaccionan en la atmósfera con el agua, el oxígeno y los oxidantes y forman H2SO4 (ácido sulfúrico) y HNO3 (ácido nítrico).
La lluvia ácida sólo es posible cuando hay nubes, cuyas gotas de agua son capaces de disolver a los anhídridos. Un típico caso de nieblas ácidas es el smog, que forma una niebla densa y saturante similar a una finísima lluvia inmóvil.  Cualquier precipitación que tiene un pH inferior a 5, es considerada “lluvia ácida”. El pH medio en los demás países de Europa oscila entre 4,2 y 5,6.
Una de las causas principales de la lluvia ácida es la quema de carbón a gran escala para producir electricidad. Debido a que algunos carbones tienen una concentración relativamente alta de azufre, al quemarlos liberan a la atmósfera dióxido de azufre.
Los óxidos nitrosos son emitidos a la atmósfera cuando se queman combustibles a altas temperaturas. Aproximadamente el 40% lo producen los automóviles, el 25% procede de las plantas generadoras termoeléctricas, y el 35% restante tiene su origen en los procesos de combustión industrial.

Efectos de la lluvia ácida. Son muchos los lugares de la Tierra en los que la lluvia ácida afecta a los árboles. Se cree que la lluvia ácida disuelve los nutrientes y los minerales útiles del suelo, que son arrastrados por el agua de escorrentía. Esto hace que disminuya la fotosíntesis de la planta y, por tanto, quede afectado a su desarrollo. La lluvia ácida también puede dañar a otros tipos de plantas y a las cosechas agrícolas.

  • Los efectos de lluvia ácida en ríos y lagos

El agua de la mayor parte de los lagos y arroyos tiene un pH entre 6 y 8. Sin embargo, algunos lagos son naturalmente  ácidos sin los efectos de lluvia ácida. Se comprueba que algunos lagos ácidos no tienen ningún pez.

EFECTO INVERNADERO. Se llama efecto invernadero a la acción del CO2 y otros gases de la atmósfera, que impiden la salida de parte de la radiación del Sol reflejada por la tierra en forma de ondas de amplia longitud (calor). Con la actividad industrial y especialmente con la utilización de energía procedente de la quema de combustibles fósiles, ha aumentado el contenido de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Los gases implicados en el efecto invernadero son el vapor del agua, el dióxido de carbono, el metano, los óxidos de nitrógeno, el ozono y los CFCs.

ESTRATEGIAS DE LUCHA CONTRA LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA. La contaminación atmosférica surge como consecuencia de un mayor  desarrollo industrial y tecnológico. Las estrategias de la lucha contra la contaminación se basan en la fijación de normas y leyes de control de calidad del aire por parte de la administración y en el control de las emisiones por parte de las industrias.
Como consecuencia de esta legislación la industria se debe adaptar mediante un cambio en sus procesos para minimizar la generación de sus contaminantes. En caso de que se generen, se debe proceder a la separación de los contaminantes después de su formación y antes de ser dispersados al medio.
Para minimizar  la contaminación atmosférica conviene actuar sobre su origen:

  • En las instalaciones dedicadas a procesos energéticos se debe tender a una utilización de combustibles con poco azufre. También se debe intentar una diversificación de las fuentes de energía, incrementando el uso del gas natural, que es menos contaminante.
  • En las instalaciones con procesos industriales se debe tender a sustituir los procesos y a usar  productos que se obtengan con métodos menos contaminantes.
  • En el transporte, las actuaciones que se lleven a cabo tendrán como objetivo racionalizar su utilización, con combustibles más limpios y motores más eficaces.

 

 

©2005 Elergonomista.com