Estás en: Inicio > Consumo de energía
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Ecología
Ecosistemas
Muestreo
Censos de poblaciones
Muestreo de la vegetación
Clasificación y ordenación
El organismo y su ambiente
Luz y temperatura
El clima  
El agua en la tierra
 



Consumo de energía

 

La energía utilizada proviene de distintas fuentes, con diverso poder calórico: 1 Kg. de petróleo da por combustión 10000 kilocalorías; sólo se obtienen como media 8000 Kcal. a partir de la misma cantidad de gas natural, 7000 a partir de la hulla y 2300 con el lignito; 1kWh de corriente eléctrica proporciona 2800 Kcal.
La demanda energética, modesta hasta principios del siglo XX aumento sensiblemente antes de la primera guerra mundial, y después se estabilizó durante un cuarto de siglo. Después de 1945, la demanda aumentó con más rapidez, nivel que se supero en la década de los ochenta.
Además el papel de las diversas fuentes de energía se modificó a lo largo de las décadas. La madera, que representaba el 90% de la energía utilizada en el mundo en 1820, no representaba nada más que la sexta parte en 1913. Fue sustituida sobre todo a partir de los años 1850, por el carbón, empezó para este un reinado de aproximadamente medio siglo.
El poder energético de los hidrocarburos fue tanto más apreciado cuanto que las compañías petroleras, al disponer de reservas importantes, practicaron hasta 1971 una política de precios bajos.
La energía de origen nuclear, vio frenado su incremento a mediados de la década de los ochenta.
Respecto al consumo mundial, muy desigual entre países y bloques económicos, ya que el 90% de la energía la consumen los países mas industrializados (un 30% de la población mundial), las diversas fuentes proporcionaron en 1984: el petróleo, un 39'5 % de la energía consumida; el gas natural un 19%; el carbón, un 31'1%; la energía nuclear, un 3'7%; la energía hidroeléctrica, un 6'3%.
Los países de la C.E.E. (incluidos España, Portugal) tenían una dependencia energética del petróleo del 46% en 1986, con un plan energético para reducirlo al 40% en 1990; mientras la energía nuclear representaba un aporte a la producción eléctrica del 21% en 1983, ascendió al 30'7% con la comunidad de los doce.
1

  1. Economías De Energías

Las fuentes de energía fósil se agotan, la energía nuclear es insuficiente y corresponde a unas inversiones muy gravosas, las llamadas energías nuevas sólo pueden tener un impacto limitado antes del año 2004. Cabe temer que los recursos energéticos no sean suficientes para asegurar el nivel de actividad deseado y las necesidades de la humanidad. Por lo tanto es necesario realizar economía de la energía, es decir, reducir las necesidades y aumentar los rendimientos de los aparatos, de los procedimientos y de las conversiones de energía.
La Sobreexplotación De Los Recursos Naturales
Los seres humanos hemos utilizado pródigamente los recursos naturales, pero hay que cambiar a los recursos renovables:
Disminución de Superficies Utilizables
La población humana se ha visto forzada, en este último siglo a modificar los espacios naturales, como por ejemplo los suelos:
Los suelos han sido explotados por el hombre durante milenios, y constituyen un potencial de fertilidad que se puede mantener e incluso mejorar gracias a técnicas de aprovechamiento adaptadas a la naturaleza de cada suelo. Los paisajes agrícolas y los equilibrios agrosilvopastoriles suelen reflejar la elección ancestral que el hombre ha realizado en materia de destino y utilización de las tierras, guiándose por criterios físicos y por situación topográfica en el paisaje. Actualmente mediante una mejor apreciación de la utilización y del valor de los suelos, la edafología establece planes de aprovechamiento racional apoyados en la distinción fundamental entre sectores de agricultura intensiva, de bosques de producción y de perímetros de protección (forestal o no).
Este tipo de política de aprovechamiento de espacio rural asegura la optimización de los sistemas de cultivos la protección de los recursos de la tierra.
B) Agotamiento de Minerales
Combustibles fósiles y minerales, están tratados como si fueran recursos inagotables. Los expertos admiten que si se sigue con esos gastos, poco a poco se irán agotando estos recursos. Pero no todos los minerales están igualmente amenazados, como el hierro y el magnesio, son relativamente abundantes; otros como el cobre, el plomo y el cinc, son menos abundantes aunque no tienen peligro de agotamiento, sin embargo la plata, el estaño y el platino, son muy escasos.
C) La Extracción de Madera
Por ello se produce la: Deforestación, destrucción a gran escala del bosque por la acción humana. Avanza a un ritmo de unos 17 millones de ha al año (superficie que supera a la de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte juntas). Entre 1980 y 1990, las tasas anuales de deforestación fueron de un 1,2% en Asia y el Pacífico, un 0,8% en Latinoamérica y un 0,7% en África. La superficie forestal está, en general, estabilizada en Europa y América del Norte, aunque la velocidad de transición del bosque antiguo a otras formas en América del Norte es elevada. La deforestación afecta al medio de vida de entre 200 y 500 millones de personas que dependen de los bosques para obtener comida, abrigo y combustible. La deforestación y la degradación pueden contribuir los desequilibrios climáticos regionales y globales.
Los bosques desempeñan un papel clave en el almacenamiento del carbono; si se eliminan, el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera puede llevar a un calentamiento global de la Tierra, con multitud de efectos secundarios problemáticos. Los procesos de deforestación son, por lo general, más destructivos en los trópicos. La mayor parte de los suelos forestales tropicales son mucho menos fértiles que los de las regiones templadas y resultan fácilmente erosionables al proceso de lixiviación, causado por la elevada pluviosidad que impide la acumulación de nutrientes en el suelo. No obstante, las políticas coloniales se basaban en el supuesto, equivocado, de que un bosque exuberante significaba suelos fértiles.
Pretendían conquistar los bosques, sobre todo para destinarlos a los cultivos comerciales y la agricultura, y han dejado un legado de suelos exhaustos. La deforestación para obtener leña constituye un problema en las áreas más secas de África, el Himalaya y los Andes. La deforestación para plantaciones de árboles ha sido significativa en el Sudeste asiático y Sudamérica. Los silvicultores de todo el mundo han talado bosques naturales para abrir hueco a plantaciones más rentables en la producción maderera, pero hoy son más conscientes del coste social y ambiental que esta actitud representa.
Actualmente están surgiendo propuestas voluntarias, basadas en el mercado, como la certificación forestal y etiquetado de la madera, para favorecer a aquellos productos que provienen de una gestión sostenible de los bosques. En nuestros días, existe acuerdo en que, dado que la deforestación es el resultado de muchas acciones directas activadas por muchas causas fundamentales, la acción en un único frente difícilmente podrá resolver el problema. Son necesarios muchos esfuerzos para implantar una gestión forestal sostenible, equilibrando objetivos ambientales, sociales y económicos.

  1. La Sobreexplotación de Especies Marinas

Siempre hemos creído que el mar es inagotable, pero esta teoría no es cierta. Muchas especies corren peligro de extinción, y las pescas son cada vez más escasas debido a la reducción de paulatina del tamaño de las mallas, al aumento de buques pesqueros y al descontrol en general.
Todo esto perjudica a la gran cantidad de especies marinas que viven en nuestros mares, que cada vez son menos. Si no se cumplen las normas establecidas las consecuencias pueden ser muy graves.

  1. La Caza y el Comercio de Especies Protegidas

Se han efectuado algunos esfuerzos privados y gubernamentales dirigidos a salvar especies en vía de extinción. Una propuesta inmediata es la protección de especies a través de la legislación. Además, son importantes los esfuerzos que se realizan a través de los convenios internacionales, de las publicaciones de `listas rojas' o catálogos de las especies amenazadas.
Sin embargo, en algunos países la eficacia de estas leyes depende de la aplicación y apoyo que reciben de la población y de los tribunales. Debido a que su aplicación no es totalmente estricta, a la negligencia de algunos segmentos de la sociedad que consienten el comercio especies amenazadas, y a que las actividades de cazadores furtivos y traficantes sin escrúpulos facilitan este comercio, el futuro de muchas especies, a pesar de su protección legal, es incierto.
Otros de los peligros que acechan a millones de animales y plantas en todo el mundo, es el comercio que se hace con ellos, este negocio es ilegal pero obtiene muchas ganancias.
Hay otras personas que comercian con sus restos: pieles, colmillos, carey, etc. Otros obtienen productos derivados cinturones, bolsos de piel, abrigos, etc.


©2005 Elergonomista.com