Estás en: Inicio > El suelo
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Ecología
Ecosistemas
Muestreo
Censos de poblaciones
Muestreo de la vegetación
Clasificación y ordenación
El organismo y su ambiente
Luz y temperatura
El clima  
El agua en la tierra
 



El suelo

 

El suelo es una capa dinámica en la que constantemente tienen lugar numerosos y complejos procesos, tanto físicos, químicos y biológicos. Se constituye de partículas minerales y partículas orgánicas. Los minerales son producidos por la erosión de la roca madre. Se van a distinguir en:
Gravas
Arenas
Limo
Partículas coloidales minerales.

En los sustratos orgánicos encontramos el material vivo: descomposición del material vegetal y animal ? raíces, hongos, gusanos... Estos también van a estar constituidos por partículas coloidales orgánicas. Las sustancias van a estar en estado sólido, líquido y gaseoso.
Materiales sólidos, orgánicos e inorgánicos
Líquidos, dilución compuesta por agua y gran cantidad de sales, va a ser una solución muy compleja, donde encontramos los compuestos imprescindibles.
Gaseosos, consiste en el aire que se encuentra entre los poros del suelo que procede principalmente de la atmósfera, gases liberados por la actividad química y biológica de los suelos.Los coloides tanto orgánicos como inorgánicos realizan una función esencial en la química del suelo.

Composición química y física del suelo

El color es uno de los factores que nos transmite información sobre la composición del suelo. Los suelos jóvenes suelen tener unas características parecidas a las de la roca madre, mientras que los suelos viejos no tienen porque parecerse a ésta.

Humus. Es la materia orgánica parcialmente descompuesta y finamente dividida, aparece en la capa más superficial del suelo, de manera general la abundancia va depender de la cantidad y tipo de vegetación y también de la intensidad de la actividad microbiana, que a su vez dependerán del clima. A mayor temperatura, normalmente encontramos mayor actividad microbiana, y aún más se la humedad relativa es grande. Cuanto más humus tengamos, el color del suelo será más oscuro, y presentará mayor fertilidad.

Suelos rojizos. Presencia de óxidos de hierro, generalmente en forma de sesquióxidos de hierro (Fe2O3). Esto implica que la filtración del agua en esos suelos es alta.

Suelos amarillos. Presencia de hierro combinado con agua.

Suelos grises. Aparecen en climas húmedos, normalmente son pobres en nutrientes, esto nos indica que hay una pero filtración ( suelos de pantanos, zonas inundadas...).

Suelos blancos. Indican que hay una gran cantidad de sales minerales (desiertos), donde la cantidad de humus es muy reducida.

Textura

Nos indica la capacidad de retención de agua. Hace referencia al tamaño de las partículas que componen el suelo. En suelos arenosos el agua se drena rápidamente y se pierde fácilmente, en suelos arcillosos el agua se queda retenida en los poros y el drenaje es peor. Combinando esos tres tipos de texturas se propone una clasificación. Las texturas equilibradas son las más indicadas para el crecimiento de la vegetación.
Los coloides son partículas cargadas eléctricamente, gracias a ellas se da el intercambio de bases cationes): calcio, magnesio y potasio.
Se pueden diferenciar distintos valores de pH y alcalinidad. Los suelos ácidos se suelen encalar para que puedan ser cultivables. La deficiencia de bases ocurre por una fuerte lixiviación, ya que la molécula de agua se descompone y los cationes C++, Mg++ y K+ se unen al grupo OH- y se pierden, son sustituidos por el catión H+.

Estructura del suelo

Dependiendo de la estructura del suelo crecerá un tipo determinado de vegetación. Una estructura laminar impide la penetración vertical de las raíces, agua y aire.
La de tipo prismático aparecen en horizontes ricos en arcillas, pueden presentar gran dureza.

Las estructuras de tipo columnar tienen una terminación en forma de cúpula, pero por lo demás son muy parecidas a las de tipo prismático. Las estructuras angulares y subangulares se encuentran en suelos semiáridos y áridos. Las granulares son esferas imperfectas, son las estructuras más favorables de cara a la actividad biológica.

El perfil de un suelo puede dividirse en 3 zonas, a su vez subdividido en diversos horizontes (los suelos no presentan todos los horizontes)

Suelo verdadero: SOLUM. Es donde se desarrolla la mayoría de las actividades biológicas.
Material parental o SUBSUELO. Es la roca madre meteorizada.
Estrato subyacente. Roca dura.

Porosidad. Conjunto de poros de diferente tamaño
Capacidad de campo. Es el contenido de agua en el suelo después de 48 horas de un riego o lluvia abundante. Se trata de una medida del contenido máximo de agua que puede retener el suelo cuando la mayoría de la macroporosidad está ocupada por el aire.

Punto de marchitez. Es el contenido de agua por debajo del cual las plantas mesofíticas no son capaces de extraer agua del suelo. Viene a corresponder al límite inferior del agua retenida por fuerzas capilares absorbible por las raíces.

Factores que intervienen en la formación del suelo

Pasivos

Roca madre. La roca madre disgregada constituye la mayor parte del suelo, y que va a proporcionar una serie de características. Pero va a experimentar fuertes transformaciones químicas, quedando reducida a partículas muy pequeñas: coloides inorgánicos.

Relieve y topografía. Aquí se distingue ente la pendiente y orientación. Las zonas llanas desarrollan un tipo de suelo distinto dependiendo de la altitud a la que se encuentren. Cuando la pendiente es acusada aumenta la erosión por esconrrentía y penetra menos agua al interior del suelo. Sin embargo, en zonas llanas se forma un suelo más grueso. En áreas llanas de altitudes bajas el humus se va acumulando y se produce una lixiviación más constante pero menos brusca. Las condiciones ideales serían unas pendientes suaves donde se da una erosión lenta y continuada que es compensada por el suelo que se forma por parte de la roca madre. También se diferencian dependiendo de su orientación, es decir, si se encuentran en zona de solana o en zona de umbría. En solana los contrastes de temperatura son mayores, en umbría la oscilación es menor y la formación del suelo se da en condiciones más uniformes

Tiempo. Para que un suelo pueda considerarse maduro debe pasar un tiempo, que es oscilable.
Suelo maduro: Es cuando han actuado sobre el todos los procesos de formación durante un tiempo lo bastante largo como para haber desarrollado un perfil que cambiará sólo de modo imperceptible en el futuro. Los suelos jóvenes son más inestables, ha transcurrido poco tiempo desde su formación: depósitos de origen fluvial o glacial.

Activos

Clima. Humedad (precipitación), temperatura y humedad relativa. La precipitación va a suministrar agua al suelo, imprescindible para las reacciones químicas. Las sustancias solubles se van a ionizar y se da el intercambio de bases. Algunas sustancias van a ser arrastradas del horizonte A2: Eluviación. La iluviación es el proceso contrario, la acumulación de bases que se da en el horizonte B.
La temperatura actúa principalmente de dos maneras:
La actividad química aumenta con la temperatura, cuando esta se reduce esos procesos químicos ocurren de manera más lenta y llegan a desaparecer al helarse el suelo.
El aumento de la temperatura también hace que aumente la actividad microbiana del suelo. Esto suele ocurrir en suelos tropicales.

El viento puede hacer incrementar la evaporación y transferir suelo de una zona a otras.

Actividad biológica

Macroflora. Árboles, arbustos y plantas herbáceas. Cada uno de estos tipos tiene unas necesidades nutritivas diferentes y hacen un uso diferencial del suelo. Por ejemplo los perennes utilizan poco magnesio y calcio, por lo que no son absorbidos por las raíces y se pierden por lixiviación. Sin embargo, los caducifolios si que necesitan este tipo de bases.

Microflora. Bacterias y hongos. Principalmente son los que van a consumir y descomponer la materia orgánica.

Entre las bacterias también encontramos las fijadoras de nitrógeno muy importantes porque contribuyen a la cantidad de nitrógeno disponible para las plantas.

Fauna edáfica. Tiene una acción principalmente mecánica y hay que destacar el papel de las lombrices que mueven toneladas de suelo al año, contribuyendo a la transformación química. Otro tipo de animales que acarrean grandes cantidades de suelo son las hormigas. También contribuyen los topos, ratones de campo... La comunidad faunística del suelo no es constante, va a depender del tipo de suelo.

Regímenes pedogénicos

Los suelos que van a formarse bajo unas condiciones climáticas determinadas pueden agruparse en cuatro tendencias distintas:

Podzolización. Ligado a climas fríos y húmedos de latitudes medias y altas y también en altitudes elevadas. En estos sitios tiene que predominar una temperatura fría y una gran cantidad de precipitación. Puede estar relacionado con climas continentales subárticos. Su desarrollo extremo ocurre en bosques de coníferas. La capa superficial es rica en humus, que da lugar a los ácidos húmicos que se asocian con cationes Ca++ y Mg++ y son arrastrados del horizonte A hacia el B, donde se van a formar coloides húmicos y finalmente las bases se pierden en las capas inferiores por lo que estos suelos son muy pobres en bases. Se produce un lavado constante.

Laterización. Es equivalente a la podzolización pero en climas cálidos con precipitaciones abundantes, asociados a zonas forestales: Clima tropical húmedo. La actividad biológica en la superficie es alta por lo que apenas se acumula humus. Si no hay humus normalmente no habrá ácidos húmicos, el sesquióxido de hierro y el de aluminio se vuelven insolubles y precipitan. También se da la pérdida de sílice hacia el interior del suelo. Se produce una acumulación de laterita, por lo que son ricos en nutrientes, pero estos están en capas inferiores por lo que no son suelos fértiles.

Calcificación. Aparece en zonas donde la evaporación excede a la precipitación. Es un régimen asociado a climas continentales con una precipitación anual baja y ligados a zonas de estepa. El CaCO3 va ascendiendo por capilaridad, donde al final encontraremos una capa con exceso de cal. El suelo será rico en bases y humus. Van ligados a suelos fértiles.

Gleicificación. Ligado a ambientes de drenaje escaso, el agua se queda estancada pero no son zonas salinas. Este proceso va ligado al régimen climático polar y también a ambientes pantanosos continentales con inviernos fríos. En este caso hay una acumulación de materia orgánica que se descompone de forma muy lenta. Por debajo de esa capa orgánica encontramos una capa de arcilla formada por compuestos de hierro asociado a agua.

Salinización. Se haya asociada al régimen climático desértico, con un drenaje escaso y la escorrentía superficial se evapora muy rápidamente, esto hace que se vayan acumulando sales en la superficie.

Clasificación de los suelos

Suelos zonales. Son suelos completamente desarrollados con unas características y evolución dominadas por el clima y vegetación. Son zonas bien drenadas.
Suelos intrazonales. Se originan en zonas donde hay un predominio de un factor local. Van asociados a medios muy mal drenados.
Suelos azonales. Sin características muy bien definidas.

 

©2005 Elergonomista.com