Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
  

 

 
 

 

 

General
Historia clínica  
Anamnesis
Exploración física
Contenido
Asepsia
Dolor
Hemorragia
Lactante
Desarrollo psicomotor del lactante
Niño preescolar
Organización empresarial
Oclusión intestinal
Pólipos de colon  
Enfermedad de Crohn
Contenido
  Traumatismos
  Politraumatizados
  Drenajes
  Preoperatorio
  Shock anafiláctico
  Ulcera péptica
  Gastritis
  Tumores digestivos

Niño preescolar y la familia

Crecimiento y desarrollo del preescolar

Desarrollo de la motricidad

Desarrollo del lenguaje

Socialización

Desarrollo de los conocimientos

Relaciones familiares
Higiene personal


 

Escala de Barthel

Test Delta

Heridas
Anatomía del sistema nervioso
Anatomía del pecho
Anatomía del ojo
Anatomía de la mano
Anatomía de la laringe
Anatomía de la faringe
Anatomía de las extremidades superiores
Anatomía del craneo

Estás en: Inicio > Consideraciones culturales sobre la muerte

La muerte en la alta edad media. Muerte colectiva
La muerte en la baja edad media. Muerte individual
La muerte en el siglo XIX. La muerte ajena
Consideraciones actuales sobre el morir
El manejo de información en el enfermo terminal. Un problema clínico

La muerte en la alta edad media. Muerte colectiva

Durante los 10  primeros siglos de la Era Cristiana y en la Alta Edad Media (desde el s. V hasta el XIII), la muerte era percibida como algo natural, cercano y familiar, es decir estaba “amaestrada” según una acertada expresión de Pfilippe Aries, sociólogo francés contemporáneo.
Durante todo este período, todos tenían tiempo suficiente para prepararse a morir, para conocer que su fin estaba próximo, y éste reconocimiento era espontáneo, surgía de dentro, de la intuición.
Los seres humanos admitían sin reservas las leyes de la naturaleza y la muerte era considerada una más, siendo aceptada con humildad.
Esta actitud de familiaridad con la muerte solo era revestida de la solemnidad necesaria, mediante ciertas ceremonias, para resaltar la importancia de la etapa más crucial de la vida: la muerte.

1.- LA CEREMONIA

  • Se moría de forma sencilla
  • La habitación del enfermo era un lugar público. De hecho estaba muy valorada la presencia de amigos, niños y familiares (hasta el s. XVIII no existe en el arte una habitación de un moribundo que no tenga niños).
  • Fueron los médicos, a finales del s. XVIII, los que empezaron a interesarse por la higiene y pensando que el aire era beneficioso para el enfermo, los que intentaron impedir la afluencia de personas alrededor del agonizante.
  • Los sacerdotes insistían en lo mismo, porque entendían que la soledad favorecía la comunicación con Dios.
  • Durante la primera o Alta Edad Media, el moribundo debía efectuar, ciertos ritos, en una ceremonia pública presidida por el propio enfermo.
  • El ritual se iniciaba con un recuerdo triste, de todo aquello que se había disfrutado y se iba a dejar. Después tenía que solicitar el perdón de los suyos y mandaba resarcir los daños que hubiera causado. Tras esto venía la oración, único acto eclesiástico del ceremonial y después era impartida la absolución.
  • El sacerdote incensaba el cuerpo y lo rociaba con agua bendita, acciones que repetía una vez más cuando el cadáver iba a ser enterrado.

LAS EXEQUIAS

  • Tras la muerte comenzaban las exequias que constaban de 4 partes:
    • DUELO
    • ABSOLUCIÓN.
    • CORTEJO
    • INHUMACIÓN

LA SALVACIÓN DEL ALMA

    • En la Alta Edad Media la Iglesia había dispuesto la salvación del alma para aquellas personas que renunciaran a sus bienes materiales.
    • Así los ricos del s. XIV, que hasta la época de la revolución industrial, no tenían dónde invertir sus beneficios, emplearon sus fortunas en crear fundaciones caritativas de toda índole, empobreciendo así a sus herederos, además de pagar cientos de misas que se sucedían sin interrupción desde la agonía hasta días o semanas posteriores. De esto vivía un clero casi especializado.
    • Las misas en cadena no tenían relación con los funerales, porque éstos al principio eran laicos. Pero a partir del s. XIV se oficiaran 3 misas en el altar mayor con el cadáver delante en lugar de ser llevado rápidamente al entierro.
    • La costumbre se extendió a lo largo del s. XVII, siglo en el cual el “servicio”, como eran llamadas esas misas, se quedó en una sola casi siempre con el cuerpo presente.

Contenido
» Toxicomanías

» Hemorragia digestiva

» Insuficiencia venosa

» Varices

» Bocio

» Nauseas y vómitos

» Estreñimiento
» Coma

» Urgencias

» UVI móvil

» Procedimientos intravenosos

» Sueroterapia

» Sonda vesical

» Sonda nasogastrica
» Vendaje

» Administración de medicamentos

» Enfermería médica

»



 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet