Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
  

 

 
 

 

 

General
Historia clínica  
Anamnesis
Exploración física
Contenido
Asepsia
Dolor
Hemorragia
Lactante
Desarrollo psicomotor del lactante
Niño preescolar
Organización empresarial
Oclusión intestinal
Pólipos de colon  
Enfermedad de Crohn
Contenido
  Traumatismos
  Politraumatizados
  Drenajes
  Preoperatorio
  Shock anafiláctico
  Ulcera péptica
  Gastritis
  Tumores digestivos

Niño preescolar y la familia

Crecimiento y desarrollo del preescolar

Desarrollo de la motricidad

Desarrollo del lenguaje

Socialización

Desarrollo de los conocimientos

Relaciones familiares
Higiene personal


 

Escala de Barthel

Test Delta

Heridas
Anatomía del sistema nervioso
Anatomía del pecho
Anatomía del ojo
Anatomía de la mano
Anatomía de la laringe
Anatomía de la faringe
Anatomía de las extremidades superiores
Anatomía del craneo

Estás en: Inicio > La muerte en el siglo XIX. La muerte ajena

La muerte en la alta edad media. Muerte colectiva
La muerte en la baja edad media. Muerte individual
La muerte en el siglo XIX. La muerte ajena
Consideraciones actuales sobre el morir
El manejo de información en el enfermo terminal. Un problema clínico

La muerte en el siglo XIX. La muerte ajena

  • A finales del s. XVIII se produjo otro cambio en las actitudes consistente en la COMPLACENCIA ante la idea de la muerte.
  • En el s. XIX, la gente seguía muriendo en sus casas, rodeada de personas, pero con actitud diferente, en otros tiempos estaban amparados por la oración y ahora estaban turbados por la emoción, lloraban y gesticulaban en una gran demostración de dolor que había desaparecido del s. XIII al XVIII. Era un dolor intenso que luchaba desesperadamente contra la forzosa separación. El miedo a morir se desplaza hacia la muerte ajena.

EL TESTAMENTO

  • Aparece a finales del s. XVIII e influyó notablemente en la relación que mantenía el moribundo con su familia. Hasta este siglo, la muerte era asunto exclusivo del propio agonizante, que tenía que dejar bien asegurado que su voluntad sería cumplida. Esto se hacía por medio del testamento, casi siempre firmado por testigos ante un notario.
  • Del s. XIII al XVIII, el testamento sirvió, además de para la transmisión de herencias. De esta forma el moribundo obligaba públicamente a que éstos respetaran sus últimas voluntades.
  • En la 2ª mitad del s. XVIII varió la función del testamento, pasando a ser únicamente un acta legal de distribución de los bienes.

EL CONOCIMIENTO DE LA VERDAD

  • La despedida era un acto fundamental del ceremonial de la muerte.
  • Informar al paciente era un deber del médico, según un documento pontificio de la Edad Media.
  • En la 2ª mitad del s. XIX, se estimó conveniente ocultar al enfermo la gravedad de su estado para protegerle, manteniéndole en un ambiente de falso optimismo, donde las decisiones más importantes se tomaban sin contar con él.

Contenido
» Toxicomanías

» Hemorragia digestiva

» Insuficiencia venosa

» Varices

» Bocio

» Nauseas y vómitos

» Estreñimiento
» Coma

» Urgencias

» UVI móvil

» Procedimientos intravenosos

» Sueroterapia

» Sonda vesical

» Sonda nasogastrica
» Vendaje

» Administración de medicamentos

» Enfermería médica

»



 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet