Estás en: Inicio > Circulación venosa
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor

 


Circulacion venosa

 

Son de diámetro considerable, muy elásticas, con una elevada capacidad de dilatarse para almacenar sangre en su interior. La presión de la sangre en esos vasos es muy baja. La velocidad de la sangre es alta, no tanto como en las arterias, pero sí más que en las arteriolas, ya que la velocidad de la sangre dependerá de la sección del vaso. Los organismos han desarrollado adaptaciones para solucionar el problema de la baja presión en las venas. Muchos han desarrollado un sistema de válvulas venosas en venas ascendentes, situadas por debajo del corazón, de manera que si se produce un descenso de la presión, la sangre no descienda de nuevo por las venas. Otro mecanismo existente consiste en bombas musculares, de manera que los músculos situados en las extremidades, al realizar su función normal hacen que la sangre ascienda.
Al envejecer, los vasos se dilatan y las válvulas no cierran tan bien como antes. Si ha sido un ritmo de vida sedentario, se ha acumulado presión, puede provocar que la presión ascienda mucho. Esto provocará que la presión de filtración aumente mucho, lo que provocará que se acumule líquido en las extremidades, lo que podrá provocar edemas, que se produce por un sistema de retroalimentación positiva.
Mediante los procesos de inspiración y espiración, el diafragma actúa ayudando a la sangre a ascender hacia el corazón.

 

©2005 Elergonomista.com