Estás en: Inicio > Control motor somatico
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor

 


Control motor somatico

 

Encontramos centros motores situados a lo largo de toda la médula espinal hasta llegar a la corteza cerebral. En mamíferos distinguimos 3 niveles de organización:
Médula espinal
Tiene fibras eferentes que interconectan con neuronas tanto inhibidoras como excitadoras. Se trata de los reflejos espinales. Existen otros centros que intervienen en estos reflejos.
Centros tronco del encéfalo
Se trata de centros que regulan principalmente funciones posturales.
Centros superiores tronco encefálicos
Son los encargados de los actos voluntarios.
Para dar una respuesta motora necesitamos por lo tanto los husos musculares y los órganos tendinosos de Golgi. Estos receptores envían señales por las vías aferentes a los centros de integración, que por las vías eferentes provocarán una respuesta del músculo.
Encontramos diferentes tipos de reflejos, como pueden ser los reflejos de estiramiento o reflejos miostáticos o bien los reflejos de flexión y extensión cruzada. Las vías aferentes son las vías que llegan a diferentes partes del cerebro. Encontramos la vía piramidal y la vía extrapiramidal, que funcionalmente no son totalmente independientes.
En el cerebelo distinguimos 3 zonas diferenciadas
Arquicerebelo
Es la parte más antigua del cerebro. Recibe información sobre el equilibrio y la aceleración
Pelocerebelo
Recibe información de los propioceptores por el tracto piramidal y del plan motor de la corteza
Neocerebelo
Es la parte más nueva, muy desarrollada en el hombre. Recibe información de las áreas asociativas en el córtex.
Desde los núcleo cerebelosos se envía información por las vías eferentes, que son las vías piramidales y extrapiramidales. La vía piramidal va a la corteza motora pasando por el tálamo, mientras que la vía extrapiramidal va a los núcleos del tronco encefálico. En cualquier caso la señal llega a las motoneuronas espinales.
Tanto el arquicerebelo como el paleocerebelo, que recibe información de aferencias espinales, vestibulares y visuales, se encargan de la coordinación óculo motora. Las partes laterales del neocerebelo reciben información de la corteza cerebral y coordinan movimientos voluntarios como el habla. La parte medial recibe información de las vías sensoriales y procedente d elas vías motoras. Se trata de copias de eferencia. Mediante una función de comparación de ambas señales se observa si existe error, en cuyo caso será devuelta a los centros motores con un una corrección de los movimientos intencionales y automáticos.
A excepción de las células granulosas, todas las demás tienen efectos inhibidores. El cerebelo refina un movimiento inhibidor.

Se conocen como núcleos de base o ganglios de base a los grupos de núcleos localizados en el telencéfalo, debajo de los hemisferios cerebrales. La principal vía de entrada se da a través del cuerpo estriado, que tiene función excitadorra, mientras que las salidas se dan al tálamo a través del pálido y la sustancia negra, que tienen funciones inhibidoras. Encontramos enfermedades que pueden estar ocasionadas por funcionamientos anómalos de los ganglios de base. Por un lado tenemos el Parkinson, que implica una dificultad para iniciar los movimientos, y por otro la Corea de Huntingtonm que provoca movimientos descontrolados e imparables, que pueden producir balanceos. Se producen por degeneración neuronal y por actividad alterada del neurotransmisor en los núcleos de base. El Parkinson se produce a causa de la degeneración de las neuronas dopaminérgicas de ls sustancia negra. La Corea de Huntington se produce a causa de la pérdida de neuronas en el cuerpo estriado.



©2005 Elergonomista.com