Estás en: Inicio > Fonorrecepción
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor

 



Fonorrecepción

 

Los fonorreceptores son mecanorreceptores sensibles a estímulos sonoros, ondas, producidas por vibración y que se transmiten mediante un medio gaseoso, líquido o sólido. La capacidad del oido humano es de detectar ondas desde 20 a 16.000 Hz. Hay otros organismos que tienen mayores capacidades.
Invertebrados
La mayoría de los invertebrados son sensibles a bajas frecuencias. Utilizan este sentido más bien como reacciones de alarma. Las ondas son captadas por receptores cutáneos. Las recepciones auditivas son de baja frecuencia y las llevan a cabo pelos táctiles. Existe también un órgano, que tiene forma de cavidad, que está recubierto por sensilios que son sensibles a ciertas vibraciones.
Podemos encontrar otro tipo de receptores, que son más específicos, que tienen una estructura que recuerda al tímpano, aunque la estructura no es la misma que en el tímpano de organismos más avanzados. Este tipo de receptores se encuentran en muchas localizaciones del organismo, como antena,...
El timpano es una membrana que en humanos está situada entre el conducto auditivo externo y el interno. Es capaz de captar las ondas y las vibraciones. Se comunica con una cadena de huesos, que va a dar al aparato vestibular. Una única célula, un sensilio también puede formar el aparato sensitivo, pero el sistema auditivo también puede estar formado por miles de células. Distintos tipos de insectos pueden tener varios tipos de células sensitivas, que pueden discriminar entre diferentes frecuencias. La audición en vertebrados está ligada a la evolución del aparato vestibular y al sentido del equilibrio.
Vertebrados
Sistema auditivo compuesto por una serie de estructuras divididas en tres zonas: oído externo, medio e interno.
Oído externo
Elementos accesorios que pueden filtrar, amplificar o modificar la información acústica. Algunos elementos situados en esta zonas son la pinna y el tragus. Se trata de sistemas de captación de las señales acústicas. Filtran las señales, cuyas frecuencias no puedan ser captadas. Todos los sonidos que se dirijan al interior del oído han de pasar por el meato, que determinará los sonidos que llegan al tímpano.
Oído medio
En esta zona distinguimos 2 estructuras básicas.
Tímpano: es la primera estructura del proceso de captación de señales. Tiene forma de embudo. El sonido al impactar con él provoca vibraciones.
Complejo ósea: Transmite la señal hacia el oido interno. En aves es un solo hueso, mientras que en mamíferos consta de 3 huesos: martillo, yunque y estribo. Pueden actuar amplificando la señal. Tienen la función de acoplar la señal acústica. El oído medio tiene capacidad básicamente amplificadora. El proceso de diferencias de superficie provoca una amplificación de 3x, mientras que el efecto de los huesos es de 7x, con lo que la amplificación total es de 21x.
Oído interno
En mamíferos consta del caracol, mientras que en otros vertebrados como los peces, pueden ser la lagena. En general se le denomina cóclea. En esta cóclea encontramos una estructura denominada ventana oval, que recibe el impulso mecánico del último hueso. La cóclea es un compartimento lleno de líquido, junto con células sensoriales ciliadas, que son las que reciben el estímulo. La cóclea desemboca en la ventana circular.

Estructura y función de la cóclea
La señal sonora amplificada mecánicamente es transducida a señales nerviosas por las células ciliadas del oído interno. Las células ciliadas están localizadas en el órgano de Corti, en el interior de la cóclea. El movimiento del líquido en el interior de la cóclea causa la vibración de las células ciliadas, que desplazan a sus estereocilios. Las células ciliadas, a su vez, excitan los axones sensoriales del nervio auditivo. Las células ciliadas del órgano de Corti son similares a las células ciliadas de la línea lateral en vertebrados inferiores, si bien el cinetocilio se halla ausente en algunas de estas células.
La cóclea, un tubo cerrado que se aloja en el hueso mastoideo, está enrollada en espiral igual que la concha de un caracol. Se halla dividida internamente en tres compartimentos longitudinales. Existe comunicación entre los dos compartimentos externos, la rampa timpánica y la rampa vestibular, a través del helicotrema, una apertura situada en el extremo apical de la cóclea. Las rampas timpánicas y vestibular están bañadas por un líquido acuoso denominado perilinfa, que se parece a otros líquidos extracelulares al presentar una concentración elevada de Na y baja de K. Entre estos dos compartimentos, y limitada por la membrana basilar y la membrana de Reissner, encontramos la rampa media, que está llena de endolinfa, que es rica en K y pobre en Na. Se trata del mismo tipo de líquido que baña las células ciliadas en los órganos del equilibrio. El órgano de Corti descansa sobre la membrana basilar en la rampa media, de manera que la transducción de la señal por las células ciliadas depende en gran parte d esta disposición anatómica.
En los vertebrados sólo los mamíferos tienen cóclea, aunque las aves y los cocodrilianos tienen un conducto coclear casi recto, que presenta algunas de las características mencionadas, como el órganos de Corti o la membrana basilar. El resto de vertebrados no poseen cóclea. Algunos vertebrados inferiores pueden detectar ondas sonoras a través de la actividad de las células ciliadas asociadas a los otolitos del utrículo y del sáculo y con la lagena, una de las 3 máculas de los órganos del equilibrio.
Las vibraciones sonoras se transfieren por la cadena de huesecillos a la ventana oval, pasando entonces a través de los líquidos cocleares y de las mebranas que separan los compartimentos de la cóclea, antes de que se energía se disipe a través de la ventana redonda. La distribución de las vibraciones dentro de la cóclea dependerá de la frecuencia que incida sobre la ventan oval, por lo que así se podrán diferenciar los diferentes sonidos.
Las células ciliadas transmite su excitación a través de sinápsis químicas a los axones sensoriales de las neuronas auditivas, que tienen localizados sus somas en el ganglio espiral. La liberación de neurotransmisor por parte de las células ciliadas modula la frecuencia de descarga de los axones, que viajan por el nervio vestibulococlear, el 8 par craneal, estableciendo sinápsis con las neuronas del núcleo coclear.

©2005 Elergonomista.com