Estás en: Inicio > Homeotermia y heterotermia
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor

 


Homeotermia y heterotermia

 

Para que se pueda mantener un equilibrio en la temperatura de un animal ha de haber un equilibrio entre los procesos de termogénsis y de termolisis.
TERMOGÉNESIS. Se trata de un fenómeno inherente a los animales. Depende del tamaño del animal. Es muy similar entre animales de tamaño similar de ambientes diferentes. Será en los procesos de termolisis donde veremos diferencias entre esos animales.
Existe un tejido, el tejido adiposo pardo o marrón, que tiene capacidad calorífica elevada. Es característica de animales de climas fríos. No se encuentra en todos los organismos. Se asocia principalmente a los animales hibernantes. Se diferencia del tejido adiposo blanco en que es mucho más termogénico y es más oscuro, de un color rojizo, ya que el TAM está mucho más irrigado, teniendo citocromos, hemoglobinas,... en general una composición más rica que el TAB. Las células son más pequeñas, pero producen poco ATP y sí mucho calor, al revés que el TAB.
TERMOLISIS. Donde encontramos más diferencias es en la termolisis de animales de masa similar entre el trópico y el ártico. La termolisis son los diferentes procesos que provocan que una determinada cantidad de calor producida por el animal puede perderse y pasar al ambiente debido al gradiente de temperaturas entre éste y el animal. En determinadas circunstancias será necesario paliar o favorecer la termolisis mediante diferentes técnicas. El animal puede modificar su comportamiento con este fin. Animales en climas muy cálidos puede alterar su conducta y pasar a tener hábitos nocturnos para favorecer la termolisis. Este caso no es habitual, ya que lo más normal es que haya que evitar la pérdida de calor, no la ganancia. No obstante puede ocurrir que la termolisis no sea suficiente para mantener el equilibrio, por lo que el animal tendrá diferentes métodos para favorecerla. Por un lado tenemos los procesos de jadeo, que permiten al animal ventilar la zona traqueal, bucal,... esto permite generar una pérdida de agua y una pérdida de calor con ella. También intervienen en estos procesos las glándulas sudoríparas, que actúan como en el caso anterior favoreciendo una pérdida de agua, con la evaporación de la cual se perderá calorías glándulas sudoríparas no las podemos encontrar en mamíferos marinos. Un último sistema es la transpiración del resto del cuerpo. Otras técnicas que emplean algunos animales son las de alterar la cantidad de sangre que circula por sus vasos. Mediante vasoconstricción o vasodilatación pueden alterar la cantidad de sangre que circular por los vasos, principalmente los más superficiales. Cuando un animal sufre una temperatura baja, la irrigación en la zona periférica disminuye, para evitar la pérdida de calor. A temperaturas altas ocurrirá lo contrario.
Algunos animales han desarrollado adaptaciones características de climas fríos para mantener la termolisis en rangos aceptables. Algunos animales han desarrollado capas de tejidos aislantes para protegerse del frío exterior. Estas capas pueden ser pelaje o otros tejidos similares. Debido a que el agua es una conductora mayor que el aire, muchos animales marinos de climas fríos han desarrollado una capa de TAB subcutáneo que les aisla. En algunos casos podemos tener temperaturas en la superficie de 0º y al llegar al TAB temperaturas de 37º.
Muchos animales que viven en clima fríos han desarrollado hipertermias regionales. Un ejemplo de esto son las aletas de los delfines. Esto es debido a que se trata de zonas muy finas, donde no se podría conseguir una capa aislante sin dificultar la función. Estas extremidades están muy irrigadas, lo que podría implicar una pérdida de calor que podría comprometer la salud del animal, ya que la sangre que volvería al cuerpo sería muy fría. Pero no es así ya que se produce un intercambio contracorriente de la sangre arterial y la venosa. La sangre arterial cede su calor a la sangre venosa fría que vuelve al cuerpo. En caso de que hubiese un exceso de calor, la sangre podría volver por otros vasos, y enfriarse en ellos.
Pese a que la temperatura general de los animales de climas cálidos puede aumentar sin problemas, existen determinadas zonas del organismo donde la temperatura ha de estar en unos límites controlables, como en el cerebro. Para regular la temperatura actúa el termostato hipotalámico, que puede detectar la temperatura en la superficie corporal y en el interior del cuerpo, y actuar en consecuencia para regular la temperatura. Existen diferentes técnicas para realizar esto
Hipertermia: - Jadeo - Sudoración - Vasodilatación - Alteraciones en el comportamiento
Hipotermia: - Alteraciones en el comportamiento - Vasoconstricción - Aumento del tono muscular (escalofríos) - Activación del TAM - Actividad hormonal - Tiroxina - Adrenalina
HIBERNACIÓN. Los animales hibernantes pueden reducir su temperatura corporal, siempre por encima de 0º, unos 5 – 10º, manteniendo todas sus funciones corporales, pero a un ritmo más reducido. Cuando llega un determinado momento se recuperarán. Distinguimos dos tipos de animales hibernantes
Hibernación obligada
Se trata de un proceso endógeno, que el animal realizará independientemente de las condiciones ambientales a las que esté sometido. Está determinado genéticamente.
Hibernación facultativa
Entrarán en procesos de hibernación cuando las temperaturas ambientales lo exijan, ya que puede haber escasez de nutrientes,....
La gran ventaja que implica la hibernación es que todas las funciones de animal se ven reducidas a niveles muy bajos, permitiendo así un gran ahorro de energía en una época de escasez de alimentos.
ESTIVACIÓN. Se refiere a un aletargamiento que sufren algunos vertebrados e invertebrados en respuesta a temperaturas ambientales elevadas o peligro de deshidratación, o bien ambos. Probablemente este estado sea próximo a la hibernación, aunque las condiciones ambientales sean otras.
TORPOR. Los animales endotermos pequeños, debido a sus elevadas tasas metabólicas, están muy expuestos a ayunar en los períodos de actividad en los que no se alimentan. Algunos entran en un estado de torpor en esos momentos, en los que disminuyen la temperatura y la tasa metabólica. Posteriormente, antes de que el animal empiece su actividad, aumentará su temperatura corporal como resultado de un aumento de su actividad metabólica, especialmente por tiriteo, oxidación de la grasa parda o bien ambos a la vez si es un mamífero. El torpor diario lo practican muchas aves terrestres, como el colibrí. También algunos mamíferos pequeños como las musarañas pueden realizar este proceso, pero los mamíferos más grandes tienen demasiada masa como para poder enfriarse rápidamente en los períodos de torpor.

©2005 Elergonomista.com