Estás en: Inicio > Mecanorrecepción
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor

 



Mecanorrecepción

 

Se trata de estructuras más o menos sencillas, sensibles a estímulos mecánicos, como pueden ser vibraciones, o movimientos, como contacto o presión. Podemos distinguir entre sensibilidad cutánea o exteroceptores, que son los situados en la piel. Distinguimos dos tipos básicos de pieles. Por un lado tenemos la piel glabra, que no tiene pelo, que está situada en palmas y yemas, y por otro lado tenemos la piel velluda. Además tenemos otros dos tipos de receptores, que son los de sensibilidad profunda o propioceptiva, y los de sensibilidad visceral o interoceptiva.
Fisiológicamente distinguimos 3 tipos de receptores:
Receptores de presión:
Son de adaptación lenta. Son receptores tónicos. Informan son la intensidad y duración de un estímulo.
Receptores de tacto
Son de adaptación rápida. Pueden informar sobre velocidades y pueden ser tónicos
Receptores de vibración
Son de adaptación instantánea. Informan de la aceleración.
Todos los receptores cutáneos son de tipo primario.
MECANORRECEPTORES
Piel
Se trata de axones amielínicos. Los receptores son muy sensibles. Podemos encontrar los corpúsculos de Pacini, que están situados en todo tipo de piel. Podemos encontrar también los órganos tendinosos de Kuffini, sobretodo en la piel velluda. Son encargados sobre todo de informar de la intensidad del estímulo. Los corpúsculos de Mesner los podemos encontrar en yemas y dedos. Son extremadamente sensibles. Los folículos pilosos tienen terminaciones nerviosas recubiertas de mielina. Son de muy rápida adaptación al movimiento.
La discriminación táctil puede responder a 2 aspectos. Por un lado puede ser espacial, ya que existe una distancia mínima entre dos puntos, como para que puedan ser discriminados en 2 estímulos. O bien puede ser temporal, que será la capacidad de discernir entre 2 estímulos en el tiempo.
Invertebrados
Los mecanorreceptores son las terminaciones nerviosas libres, como las que tienen todos los animales. Lo más común son mecanismos simples, como cilios inmóviles que darán una señal cuando sean estimulados. Parece ser que la fonorrecepción en animales superiores puede venir de un sistema similar.
Existen una serie de neuronas especializadas situadas en el tegumento, en la zona más apical, en la zona más externa. El receptor está formado por un pelo inmóvil. El pelo forma un órgano táctil más o menos rígido, formado a partir de las células tricógena, donde tiene origen el pelo; termígena, que es origen de la junta; y la célula sensitiva.
La sensibilidad mecánica profunda puede ser muscular o propioceptora. En este último caso depende de la integración que se dé de la información. Procede de los anteriores. Es un paso más allá de los receptores anteriores. Se encuentra en el sistema muscular esquelético. Estos receptores están allá donde hay articulaciones y dan información de éstas. En humanos, este órgano propioceptivo es el huso muscular, formado por fibras. Nos informa de la extensión o contracción del músculo. Nos informa de la cinéstésica, de las características del movimiento. En anfibios encontramos órganos similares, pero mucho más rudimentario.
Los órganos tendinosos de Golgi nos informan de la tensión muscular. Son de adaptación muy rápida. No responden en situaciones de reposo muscular. Los husos musculares y los órganos tendinosos actúan sobre todo en actos reflejos.
Receptores de equilibrio y aceleración
Intervienen además otros sentidos como pueden ser vista o tacto, o algunos órganos propioceptores. Existe un equilibrio estático o de posición, que permite mantenerse al organismo de pie. Además también encontramos un equilibrio respecto al gravitatorio. Existe el equilibrio dinámico o de aceleración.
Conocemos como estatocisto a aquella estructura en forma de saco, en la pared del cual encontraremos una serie de células sensitivas, mácula, que son células pilosas. En el medio encontramos también los estatocistos. Se trata de órganos sensibles a la velocidad y a la aceleración. Este tipo de órganos los poseen todos los animales, menos los insectos. El canal o cresta permite detectar la aceleración angular. En vertebrados ha dado lugar a los canales del oído.
Vertebrados
El sentido del equilibrio en los vertebrados es similar a los estatocistos. Tenemos órganos otolíticos que permiten detectar el equilibrio estático y el dinámico. Además, encontramos los canales semicirculares, que detectan la aceleración circular. El conjunto de utrículo, sáculo y lagena componen, junto a los canales semicirculares el aparato vestibular. El aparato vestibular, junto al canal coclear componen lo que se conoce como laberinto membranoso, que es la parte más importante del oído interno.
La mayoría de estas estructuras se pueden apreciar ya en la línea lateral de los peces. La evolución de la cúpula ha dado lugar al sentido del equilibrio en los vertebrados. Los receptores que son las células pilosas, forman la mácula, que forma el sáculo y el utrículo.
Cada célula pilosa consta de un único cinetocilio, de mayor tamaño que los estereocilios. Cuando alguno de los cilios oscile en alguna dirección se producirá una sinápsis, con lo que mandarán una señal. Las crestas se ocupan de la recepción de la aceleración angular. Se trata de receptores fásicos. La mácula nos da información de la aceleración lineal. Se trata de receptores tónicos. El sáculo es muy importante en los vertebrados inferiores. El utrículo es más importante en vertebrados superiores.
Transducción
Las células pilosas se excitan y dan lugar a una despolarización, cuando los estereocilios se inclinan hacia el cinetocilio. Cuando se produce una inclinación en dirección inversa se produce una hiperpolarización. Los estereocilios dan lugar al potencial receptor, porque generan una fuerza mecánica, que abre los canales. Los neurotransmisores darán lugar a un potencial generador, que si alcanza el umbral dará lugar a un potencial de acción.
Los axones aferentes que enervan las células ciliadas que forman parte del aparato vestibular, son el VIII par, conocido como el nervio vestibular. Entran en el tallo y la mayor parte ingresan en el núcleo vestibular. Distinguimos 4 partes: Superior, Medio, Lateral, Inferior
Los dos primeros reciben información de las ampollas y forman el fascículo longitudinal medial. El inferior recibe fibras de ampollas, utrículo y sáculo. Enviará las señales al cerebelo, donde se dará la coordinación motora.

©2005 Elergonomista.com