Estás en: Inicio > Organización del sistema nervioso en vertebrados
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor


Organización del sistema nervioso en vertebrados

 

El sistema nervioso de los vertebrados está organizado en regiones estructural y funcionalmente diferenciadas, aunque las neuronas de muchas de ellas pueden trabajar juntas para procesar la información que llega y generar la respuesta apropiada. Podemos diferenciar entre Sistema nervioso central (SNC) y sistema nervioso periférico (SNP). El sistema nervioso central contiene la mayor parte de los cuerpos neuronales, que inervan los músculos y otros efectores. El sistema nervioso periférico comprende los nervios, que son haces de axones de neuronas sensoriales y motoras, y los ganglios, que contienen los cuerpos de algunas neuronas autónomas y los ganglios que contienen los cuerpos de la mayor parte de las neuronas sensoriales. Distinguimos entre nervios aferentes y eferentes en función de si llevan información al SNC o bien si la sacan de él. Muchos nervios de los vertebrados son nervios mixtos que incluyen axones aferentes y eferentes.
La señal eferente del sistema nervioso central puede dividirse en dos sistemas principales, somático y autónomo. Al sistema somático puede llamársele también sistema voluntario, ya que las motoneuronas de esta división controlan los músculos esqueléticos y producen movimientos voluntarios. El sistema nervioso autónomo incluye motoneuronas que modulan la contracción del músculo liso y cardíaco, así como la actividad secretora de las glándulas. Las neuronas del sistema autónomo están divididas en dos categorías: simpática y parasimpática, difiriendo anatómica y funcionalmente las unas de las otras. A diferencia de las neuronas de otros grupos inferiores, como los artrópodos, donde una sola neurona puede enervar todo el músculo de una extremidad, mientras que en los vertebrados cientos de neuronas pueden enervar un solo músculo.
Pese a la elevada cefalización en los vertebrados, estos conservan aún una elevada segmentación, que se puede apreciar claramente en las vertebras.

 

©2005 Elergonomista.com