Estás en: Inicio > Extremidad inferior
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor



Extremidad inferior

 

Cintura pélvica. Está formado por el ilíaco o coxal que está articulado al fémur mediante la epífisis proximal.
El hueso iliaco son dos huesos planos que cierran por delante y por los lados la cintura pélvica, se distinguen partes importantes:

    1. El íleon, como porción superior y lateral.
    2. El ísqueon, en la región posterior e inferior (la parte con la que nos sentamos).
    3. El pubis, en la región anterior.

El íleon presenta una cara externa o cara glútea, se va a articular en su porción posterior con el posterior con el sacro. La porción superior del iliaco delimita la pelvis mayor.
La cara interna está cubierta principalmente por el músculo iliaco. En la porción ósea que une íleon, ísqueon y pubis, se va a encontrar la cara articular del iliaco, recibe el nombre de acetábulo (donde se introduce la cabeza del fémur) encontrándose en su profundidad una tuberculosidad para el ligamento redondo del fémur. El ligamento redondo se extiende desde la profundidad del acetábulo hasta la cabeza del fémur. Por debajo o inferior al acetábulo se encuentra el agujero obturador.
            El pubis es la región del, iliaco situado anteriormente y se encuentra unido por medio de un cartílago hialino y recibe el nombre de sínfisis púbica. En el hombre el hialino no se osifica.

El fémur. Es el hueso más largo y más robusto del organismo, como todo hueso largo distinguimos una epífisis o porción superior, una diafisis y una epífisis o porción superior.
En la epífisis superior destaca la presencia de la cabeza del fémur cubierta por cartílago articular  para unirse con el acetábulo del coxal. La cabeza del fémur se continua con el cuello del fémur encontrándose a ambos lados dos protuberancias llamadas trocánter mayor (porción superior) y trocánter menor (porción inferior).
En la diafisis del fémur se encuentra una rugosidad marcada, llamada línea áspera. En la extremidad inferior destaca la presencia de los cóndidos interno y externo, separados, ambos por la escotadura intercondílea  por encima de ambos cóndilos en la parte superior se localiza la tuberosidad femoral interna y externa.

Tibia. Es el hueso situado medial y externamente en la pierna, en su extremidad o epífisis superior destaca las superficies articulares para los cóndilos femorales. En su porción más anterior se encuentra la tuberosidad tibial anterior para la inserción  del músculo cuadriceps. La inserción del músculo cuadriceps es la tuberculosidad  tibial anterior se llama ligamento rotuliano. En la cara interna de la epífisis proximal se encuentra la carilla articular para la cabeza del peroné. En la extremidad inferior de la tibia se encuentra en su lado medial o interno, del maleolo interno (tobillo), finalizando el maleolo interno en la apófisis estiroides de la tibia.

Pie óseo. Distinguimos el tarso formado por siete huesos distribuidos en dos hileras. En la hilera proximal en contacto con la porción inferior de tibia y peroné, encontramos el cartílago, en su porción superior y por debajo el  (nu ze). En la tibia distal vamos a encontrar en la porción el hueso escafoides se articula con las tres uñas del tarso y externamente con el cuboides. El tarso se articula con los huesos metatarsianos, de forma que el primer metatarsiano es el dedo gordo del pie (se acepta en anatomía) o tallux o primer dedo.
Bóveda plantar ósea o arco del pie se apoya sobre el talón.
Puntos de apoyo óseo. Es un triangulo formado por calcánea, cabeza del primer metatarsiano, cabeza del quinto metatarsiano.

 


©2005 Elergonomista.com