Estás en: Inicio > Receptores sensoriales
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor

 



Receptores sensoriales

 

TIPOS DE RECEPTORES. GENERALIDADES.
La vida de un animal depende de los sistemas por lo que recibe información, de su sistema sensorial, de las vías de paso de la información recibida y de los centros de integración, con su capacidad de enviar diferentes respuestas. Si carece de esto no tendrá contacto con el medio externo. Los diferentes organismos pueden recibir muchos tipos diferentes de información, como información química, de radiación o luz, mecánica, eléctrica y muchos otros tipos. Esta información se transmitirá por las neuronas hasta llegar a los lugares de integración.
SISTEMA SENSORIAL
Se define como sistema sensorial la organización mediante la cual un organismo procesa toda la información que le viene del medio interno y externo. Está constituido por regiones del SNC y receptores.
Definimos como impresión sensorial el conjunto de impresiones. Cada una de las impresiones aisladas será una sensación. La percepción es la capacidad de interpretar una sensación, de manera que si no existe capacidad de integración no podrá existir ninguna percepción. Los receptores sensoriales son estructuras especializadas que actúan como receptores de estímulos especializados en un solo tipo de éstos. Actúan además como amplificadores y transportadores. Distinguimos 2 tipos de receptores básicos. Los receptores primarios son los más sencillos, son típicos de invertebrados. Se trata de receptores primarios cuando el receptor es una neurona, modificada a veces. Los receptores secundarios son células epiteliales especializadas que forman sinápsis con neuronas.
La clasificación de los receptores se puede hacer según el estímulo que reciban, o bien según la procedencia del estímulo, en función de si este estímulo es interno (interorreceptores) o externo (exterorreceptores). Se conoce como transducción al proceso de transformar un estímulo en potencial de membrana, que podrá ser transmitido. La llegada del estímulo al receptor implica un cambio del potencial que se transmitirá, debido a la apertura de canales típica. Si los potenciales receptores son suficientes para llegar al umbral, darán lugar a un potencial de acción. Cuanto mayor sea el potencial receptor, mayor será la frecuencia de descarga. El potencial receptor es del tipo graduado, de manera que puede variar su intensidad en función de la intensidad del estímulo. Este potencial se propaga electrotónicamente a velocidad constante por toda la fibra. Para poderse propagar más allá deberá generar un potencial de acción.
Cuando el potencial receptor se genera en un receptor secundario, se liberará neurotransmisor, que generará un potencial generador, que puede llegar a dar lugar a un potencial de acción y propagarse, si la intensidad es suficiente. Los receptores primarios son más sencillos, ya que el potencial receptor es el mismo que el potencial generador, por lo que no intervendrán neurotransmisores, ni tampoco será necesaria una sinápsis antes de generar el potencial de acción. Si el potencial llega al umbral se transmitirá en forma de un potencial de acción, si no, no se transmitirá.
Si al finalizar el potencial de acción todavía persiste el estímulo, si el potencial generador es suficientemente alto, se podrá generar de nuevo un potencial de acción, a continuación del ya generado. Si la frecuencia de impulsos es alta, la respuesta al impulso será más fuerte, provocándose potenciales de acción consecutivos.
Existen, no obstante, una serie de factores limitantes de la respuesta máxima al estímulo. Dependerá del número finito de canales iónicos que podemos encontrar en la célula. Además se ha de tener en cuenta que se puede saturar el potencial generador. Por último, la frecuencia está determinada por la duración del período refractario.
Se conoce como rango dinámico el conjunto de intensidad entre las que el receptor puede responder si saturarse. De manera que a mayor estímulo, mayor potencial generado, pero dentro de unos límites. El fraccionamiento del rango consiste en un conjunto de fibras, que presentan un rango dinámico mayor, debido a que están todas juntas. Hay un refuerzo del rango dinámico sin haber sumación.

ADAPTACIÓN DE LOS RECEPTORES. Algunos receptores tienen la capacidad de adaptarse, mediante un proceso por el cual una aplicación del mismo estímulo provocará una disminución o anulación de la respuesta.
La adaptación se puede deber a muchos factores. Por un lado puede haber una modificación de la moléculas de la membrana receptora. Puede haberse dado también una modificación de las propiedades eléctricas de la membrana. Por último, pueden darse otras modificaciones por estructuras accesorias al receptor. Podemos distinguir entre receptores tónicos y fásicos. Los receptores tónicos, no tienen casi adaptación, informando constantemente del estímulo. Los receptores fásicos se adaptan rápidamente, de manera que informan cuando se produce el estímulo y cuando este desaparece.


©2005 Elergonomista.com