Estás en: Inicio > Aparato circulatorio > Corazón
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El tegumento
Sistema digestivo
Glándulas salivares
El higado
Vesícula biliar
El pancreas
Sistema circulatorio
Organos hematopoyéticos
Aparato respiratorio  
Aparato excretor
Sistema nervioso
Sistema nervioso central
Sistema endocrino
Aparato reproductor

   


Corazón

 

El corazón es el órgano encargado de bombear la sangre por los diferentes vasos del sistema circulatorio y distribuirlo por todo el organismo. Este órgano resulta de la modificación y especialización de un vaso sanguineo. El corazón se contrae de forma rítmica consecuencia de un desarrollo muscular. En los mamíferos el corazón está divido en cuatro cavidades que son el resultado de diferentes pliegues y tabiques de los primitivos tubos cardíacos. Cuando miramos un corazón frontalmente resulta que la porción superior es la base del órgano. En la parte superior se diferencian dos aurículas y en la parte inferior dos ventrículos. Las aurículas tienen las paredes más delgadas que los ventrículos. La sangre entra en las aurículas a través de las venas. Los ventrículos tienen paredes fuertes y con una musculatura más desarrollada para bobear la sangre y distribuirlo a través de las arterias.

La circulación en el corazón. La sangre despues de recorrer todo el cuerpo llega a la aurícula derecha a través de la vena cava. La aurícula impulsa la sangre al ventrículo derecho y por la arteria pulmonar se dirige hacia los pulmones para oxigenarse. Desde los pulmones la sangre vuelve al corazón por la vena pulmonar en la aurícula izquierda. De la auricula izquierda continua hacia el ventrículo izquierdo que bombea la sangre a la arteria aorta para distribuirlo por todo el organismo. El paso de sangre entre las aurículas y los ventrículos así como las arterias está regulado por válvulas.

Las túnicas del corazón. presenta tres túnicas, recibiendo en este caso nombres diferentes a los de los vasos. Son los siguientes:

Endocardio: Se corresponde con la túnica íntima, pero no presenta las mismas capas. El endotelio se situa sobre una lamina basal continua. La función del endocardio es unicamente de conducción, no hay intercambio de sustancias en el corazón. A continuación se situa el estrato subendotelial de conjuntivo con fibras elásticas. El endocardio no posee lamina limitante interna de elastina, en su lugar se observa una capa de tejido conjuntivo laxo denominada capa subendocarpica externa. Por aquí transitan vasos sanguineos, fibras de Purkinje, haz de Hiss así como fibras musculares.

Miocardio. Formado por fibras musculares estriadas. En los ventrículos se diferencian dos capas: una capa superficial en la que las fibras se disponen en espiral y una capa profunda con las fibras en disposición circular.

Pericardio. El corazón está suspendido dentro del celoma, por lo que la última capa de su envoltura debe ser un exotelio, capa serosa. En la parte más externa del pericardio se observan acúmulos de tejido adiposo formando la llamada capa subepicardica. Por aquí transitan los vasos coronarios y algunos nervios.

El corazón permanece suspendido en la cavidad celomática por medio de un esqueleto fibroso denso constituido por tejido conjuntivo denso con fibras de colágeno.

Válvulas cardíacas. El corazón posee cuatro válvulas que regulan el paso de sangre de las aurículas a los ventrículos y a continuación a las arterias. Las válvulas no son más que repliegues de endotelio. La función es impedir el retorno de la sangre. Hay dos válvulas semilunares y otras dos auriculoventriculares:

  • Válvula tricúspide: situada entre la aurícula y el ventrículo derecho. Presenta tres lóbulos.
  • Válvula bicúspide: situada entre la aurícula y el ventrículo izquierdo. Formada por dos lóbulos
  • Válvula aórtica: situada al comienzo de la arteria aorta
  • Válvula pulmonar: situada al comienzo de la arteria pulmonar.

El sistema autónomo de conducción. En el corazón se observa un tejido especializado en la conducción de los impulsos cardíacos. Este tejido está constituido por fibras cardíacas especializadas, las células de Purkinje, agrupandose en estructuras denominadas lóbulos.

  • Nódulo senoauricular. Es el marcapasos del corazón, aquí se originan las señales que inducen al latido cardíaco
  • Nódulo auriculoventricular. Situado cerca del tabique que separa la aurícula del ventrículo, aquí comienza el Haz de Hiss.

Las células de Purkinje tienen uniones que facilitan la transmisión del estímulo. El haz de Hiss está constituido por una red densa de células de Purkinje. Las células del nódulo senoauricular situado en la aurícula derecha sufre despolarizaciones rítmicas y espontáneas de la membrana plasmática. La despolarización se transmite al nódulo auriculoventricular donde se condensa de nuevo antes de transmitirlo por el Haz de Hiss a ambos ventrículos. Según el estímulo va de un nódulo a otro, las fibras musculares de las aurículas y de los ventrículos son estimuladas para contraerse. El haz de Hiss está bifurcado en dos ramas, dorsal y ventral, que rodean a los ventrículos como un cinturón. La despolarización celular es espontánea por tanto el latido del corazón tambien lo es. El sistema nervioso autónomo interviene como regulador de la frecuencia del latido. Está formado por dos sistemas de acción contraria:

Sistema simpático: aumenta la frecuencia del latido.
Sistema parasimpático: disminuye la frecuencia del latido.

©2005 Elergonomista.com