Estás en: Inicio > Alteraciones articulares
 
General
Fisioterapia
Kinesiterapia
Rehabilitación
Contenido
Fisioterapeuta. Funciones
Fisioterapia: campos de acción
Tipos de tratamientos
Técnicas utilizadas en fisioterapia
Evaluación de la piel
Evaluación articular
Evaluación ósea
Evaluación muscular
Valoración del dolor  
Kinesiterapia pasiva
Kinesiterapia activa
Tonificación muscular
Entrenamiento
Técnicas de estiramiento


Alteraciones articulares

 

Se produce una marcha patológica cuando hay una restricción de movimiento en una articulación.
Empezaremos por la limitación de la flexión plantar / dorsal del tobillo. Cuando al andar apoyamos el pie en el suelo, fase de apoyo, se debe hacer con un cierto grado de flexión dorsal de tobillo, aproximadamente unos 15º. Si la flexión dorsal está limitada en vez de realizar el apoyo con todo el talón, se realizará el apoyo con el pie plano.
El problema viene en el paso de todo el peso encima, ya que la limitación de la flexión dorsal dará lugar a una hiperextensión de la rodilla, una flexión exagerada de cadera y tronco para avanzar el centro de gravedad. En la fase de oscilación de la pierna (cuando ha terminado el paso), pasar hacia delante, se tiene que hacer mayor flexión de cadera y rodilla para que la planta del pie no roce con el suelo.

Cuando hay una limitación de la flexión de rodilla, también tenemos una marcha patológica. La limitación de la flexión de rodilla se da en la artrosis severa, artrodesis, fractura mal consolidada...
En la fase de apoyo, choque de talón, debería haber flexión de rodilla, pero como no se puede el choque es mucho más brusco y justo después del choque el centro de gravedad se eleva de manera exagerada y después cae de golpe (curva del centro de gravedad brusca). Estas variaciones del centro de gravedad producen un desgaste energético bastante importante.
En la fase de oscilación de esta pierna avanza elevando la hemipelvis del lado afectado y hace un movimiento como de circunducción para llegar a avanzar la pierna, hasta que se produce el nuevo choque de talón.

Cuando hay una falta de extensión de rodilla la persona anda como un cojo. Esta limitación se producía antes en los operados de ligamento cruzado anterior donde ponían una plastia, en artrosis severa, después de una fractura mal consolidada (a nivel quirúrgico tiene solución). Si son unos 20º de flexo (flexo = que no se puede extender más) no hay alteración de la marcha pero si es más el paciente ya cojea.

Podemos encontrarnos con una cadera en ABD. Lo encontraremos en pacientes amputados por encima de la rodilla, o en pacientes con retracción de los músculos ADD y flexores. Puede ser debido a malas actitudes al estar encamado o también por una mala aplicación de la prótesis.
El centro de gravedad va a desplazarse lateralmente y también va haber un desgaste de energía.
También podemos encontrar una cadera rígida en flexión (no puede hacer extensión). Se deberá a un acortamiento del psoas en un paciente amputado, a una contractura de este mismo o a una artrosis severa de cadera. Necesitamos unos 20º de extensión en el momento de despegue del talón. Si no existe esta extensión de cadera se sustituye por la zona lumbar, aumentando la lordosis lumbar, con lo cual daremos una hipermovilidad a esta zona provocando un desgaste prematuro que a la larga se convertirá en rigidez de la zona lumbar.
Cuando existe una falta de flexión de cadera el paciente tendrá problemas a la hora de apoyar el talón, ya que en este momento es cuando hay máxima flexión. El movimiento se sustituye con una retroversión de la pelvis y una flexión de la columna lumbar, con esto se consigue avanzar la pierna.

 

 

©2005 Elergonomista.com