Estás en: Inicio > Entrenamiento
 
General
Fisioterapia
Kinesiterapia
Rehabilitación
Contenido
Fisioterapeuta. Funciones
Fisioterapia: campos de acción
Tipos de tratamientos
Técnicas utilizadas en fisioterapia
Evaluación de la piel
Evaluación articular
Evaluación ósea
Evaluación muscular
Valoración del dolor  
Kinesiterapia pasiva
Kinesiterapia activa
Tonificación muscular
Entrenamiento
Técnicas de estiramiento


Entrenamiento

 

A nivel estructural
Hipertrofia muscular transversal: es el aumento del volumen de la fibra muscular, se consigue gracias al aumento del número de sarcómeros y el volumen de las miofibrillas. La hipertrofia sarcoplásmica aumenta el volumen global del músculo pero gracias al aumento de volumen de las proteínas no contráctiles (que no tienen actina y miosina) y del aumento del sarcoplasma.
Aumenta el volumen del músculo pero no el de las miofibrillas (densidad). Tampoco aumenta la fuerza.
Hipertrofia sarcomérica: sí que aumenta el número de sarcómeros, su tamaño y el número de actina y miosina. Aumenta la fuerza.
También se puede llamar hipertrofia funcional. Este aumento de sarcómeros puede disponerse en:
- Paralelo: hipertrofia transversal del músculo. El trabajo será en amplitud interna o media.
- Serie: se aumenta la longitud del músculo. Este tipo de hipertrofia va a interesar a los velocistas. Porque si aumenta la longitud del músculo también aumenta la velocidad de contracción, por lo tanto el movimiento es más rápido. Una de las características para que la hipertrofia sea en serie es que el trabajo ha de ser en amplitud total.
Hiperplasia. Aumento de fibras musculares: aumento del número de fibras.
Aumento del tejido conjuntivo: cuando hacemos un entrenamiento para ganar fuerza, la densidad y la masa de tejido conjuntivo aumenta. Lo que hace es que el músculo sea más resistente (se transmite mejor la fuerza) del músculo al tendón, y del tendón al hueso.
Aumento del número de capilares: el número de capilares aumentará cuando se trabajan más las fibras tipo I (lentas). También es debido a que hay una mayor demanda de sangre.
Acción sobre la composición de fibras musculares: dependiendo del trabajo que realizamos, en un músculo se desarrollan unas fibras u otras. Con el entrenamiento podemos variar la composición de fibras.
Si se hace un trabajo para ganar fuerza muscular va a aumentar el volumen de las fibras tipo II. Las de transición van a derivar a fibras de tipo II A.
Si se hace un trabajo para ganar resistencia aumentaran más el volumen las fibras tipo I. Las de transición van a derivar a fibras tipo II A. Aumentarán las mitocondrias en núm y la red capilar.
A nivel neurológico: se puede dar un aumento de fuerza por mejora de los factores nerviosos sin que haya un aumento de volumen, mayor movilidad de las unidades motrices. Gracias a esto si tenemos una extremidad inmovilizada, trabajando la otra ganamos fuerza en la inmovilizada. Que se mantenga el circuito neuromuscular de la extremidad inmovilizada. En todo trabajo de tonificación muscular habrá:
1º) Periodo neurógeno: ganancia de fuerza sin hipertrofia
2º) Periodo miogeno: ganancia de fuerza debido a la hipertrofia.
Coordinación intermuscular: coordinación entre diferentes músculos. Se puede trabajar con el entrenamiento. Se trata de contraer sólo un músculo y que los otros se relajen o bien puede interesar reclutar un mayor núm de músculos.
Coordinación intramuscular: es la coordinación de las unidades motrices dentro de un mismo músculo.
A nivel bioquímico: cuando hacemos un entrenamiento de la resitencia en el que vamos a desarrollar las fibras tipo I se indica que hay un aumento de red capilar, de mitocondrias. Mejora el metabolismo cuando hacemos un trabajo para ganar fuerza (cargas elevadas) aumentaran las concentraciones de ATP, fosfocreatina, y de gluógeno.

 

©2005 Elergonomista.com