Estás en: Inicio > Metodología fisioterápica> Ortesis de miembro superior
 
General
Fisioterapia
Kinesiterapia
Rehabilitación
Contenido
Fisioterapeuta. Funciones
Fisioterapia: campos de acción
Tipos de tratamientos
Técnicas utilizadas en fisioterapia
Evaluación de la piel
Evaluación articular
Evaluación ósea
Evaluación muscular
Valoración del dolor  
Kinesiterapia pasiva
Kinesiterapia activa
Tonificación muscular
Entrenamiento
Técnicas de estiramiento


Ortesis de miembro superior

 

Ortesis de miembro superior.

  • Ortesis de soporte.
  • Ortesis para lesiones del plexo braquial.                Hombro y brazo
  • Ortesis para fracturas de húmero.
  • Ortesis de codo.
  • Férulas de antebrazo.
  • Ortesis de muñeca.

Ortesis de soporte:

Dispositivos generalmente prefabricados realizados en material textil y plástico termoconformado (termoplástico).

Objetivo:

Soportar y fijar la extremidad superior en una posición determinada.
Se pueden quitar y poner fácilmente sin movilizar apenas la extremidad.

Indicaciones:

  • Lesiones de partes blandas (quemaduras).
  • Procesos reumáticos (inflamación por artritis reumatoide, en fases agudas de hombro doloroso).
  • Traumatismos (tras luxación de hombro).
  • Inmovilización posquirúrgica (luxación recidivante de hombro intervenida).

Tipos:

  • Soporte de antebrazo: cincha de algodón o de otro material textil que pasa por la nuca, con una anilla en cada extremo, uno que rodea el antebrazo y otro que rodea la muñeca. Poco utilizado.
  • Cabestrillo: ortesis más representativa de este grupo. Material textil. Sujeta más que el soporte de antebrazo ya que incluye la articulación del codo. Reparte mejor la presión por el antebrazo, por ello es más cómoda para el paciente. En determinados caso podemos colocar una cincha que rodee el tronco del paciente para una mejor inmovilización.
  • Cabestrillo sin tirantes: se utiliza sobretodo después de la cirugía del hombro. Estabiliza más que el cabestrillo normal. Consiste en una abrazadera que rodea el tronco del paciente con unas anillas de material textil, y unos anillos que rodean todo el brazo y antebrazo.
  • Ortesis de fijación de la articulación acromioclavicular: cabestrillo al que se le añade una presión del hombro hacia abajo, en dirección al codo, por medio de una cincha.

Indicaciones: luxaciones o cirugía y fracturas del 1/3 distal de la clavícula.

  • Dispositivo en ocho (de Guarismo): Material textil que rodea por delante la articulación del hombro y rodea la escápula por detrás. Se cruza en el espacio interescapular.

Indicaciones: fracturas de 1/3 medio de la clavícula.

  • Pouliquen o férula en avión: Mantiene en abducción de 60-70º y flexión de 45º la articulación del hombro, y el antebrazo y muñeca en posición funcional.

Indicaciones: rotura del manguito de los rotadores, procesos inflamatorios de la articulación del hombro, postoperatorio de la cirugía a nivel de la cintura escapular.
Problemas: debido al peso del miembro superior suele irse descolgando y se separa del cuerpo del paciente a nivel de la axila por ello no se utiliza mucho, pues pierde abducción y se puede mover la articulación.
Pouliquen a medida: en casos en los que no se puede adaptar uno normal (escoliosis, obesidad, …). Es más confortable para el paciente.
Pouliquen de esquí: limita la abducción y la rotación externa. Consiste en una cincha que rodea el tronco y otras que la unen a los brazos.

Ortesis para la lesión del plexo braquial:

Mantienen la extremidad superior en la posición más adecuada hasta que se produzca la recuperación nerviosa y además en determinados casos sustituye la función perdida por el paciente.

Tipos:

  • Ortesis para el brazo flácido (fail arm): proporciona las mimas funciones que un brazo artificial con la ventaja de que se conserva el brazo propio. Estabilizan el hombro y el codo y lo que se moviliza es la muñeca y dedos. También realizan el efecto pala (ayudan al otro brazo para coger cosas).
  • Férula para la parálisis braquial obstétrica (la que se produce en el momento del parto): se denomina también en saludo militar o en camarero. Se utiliza en niños y muy poco. A veces el traumatólogo recomienda el uso nocturno.

Ortesis para las fracturas de húmero:

La más representativa es la Brace o Sarmiento. Es una ortesis de material termoplástico que estabiliza el foco de fractura mediante un efecto abrazadera, se suele utilizar como complemento de la inmovilización con yeso (1er mes yeso, 2º mes Brace). Si la fractura está cerca del codo se complementa con dos articulaciones metálicas, dos flejes (varillas metálicas) metálicos unidos a una abrazadera a nivel del antebrazo.

Ortesis de codo:

Se utilizan en el tratamiento de las rigideces de codo asociada a tratamiento fisioterápico.
Indicaciones:

  • Después de fracturas complejas
  • Tras intervenciones quirúrgicas.
  • Tras inmovilizaciones prolongadas.

Generalmente están compuestas por dos valvas (estructura de material termoplástico como si fuese una teja), una en el antebrazo y otra en el brazo, que están unidas con velcros al miembro superior del paciente. Estas están unidas por flejes metálicos con una articulación a nivel del codo que permite la flexión o extensión asistidas por un muelle o tensor elástico (ortesis dinámica). Permite la movilidad activa forzando el movimiento que se encuentre limitado.

Férulas de antebrazo:

Se utiliza muy poco.

Indicaciones:

  • Fracturas de antebrazo cuando existe una mala tolerancia al yeso.
  • Lesiones de partes blandas que conviene revisar periódicamente.
  • En determinados casos en los que conviene asociar tratamiento rehabilitador en el periodo de inmovilización.
  • En ciertos casos de pseudoartrosis (previo a la intervención, …).

Tipos:

  • Antebraquial (mini-brace): efecto abrazadera.
  • Antebraquial con teja: a parte de movilizar el antebrazo limita la extensión de la muñeca.

Ortesis para la epicondilitis:

También utilizadas en epitrocleitis.

  • Brazalete: tiene un efecto de compresión. Se sitúa a unos 3 cm por debajo del epicóndilo. Se utiliza durante la actividad física.
  • Codera: es igual que el brazalete pero con una cincha que sujeta el codo.
  • Ortesis de limitación de la prono-supinación: posee una abrazadera 3 cm por debajo del codo y 2 cm por encima de la muñeca. Existen casos en los que se puede añadir otra abrazadera distal (a nivel de los metacarpianos), lo que limita los movimientos de flexoextensión.

Ortesis de muñeca:

  • Férulas: se utilizan para conseguir una limitación de la movilidad lo más completa posible. Son de material termoplástico, aunque a veces son de material textil asociado a flejes metálicos en el interior (ballenas).

Indicaciones:

    • Procesos reumáticos.
    • Dolores postraumáticos.
    • Postoperatorio de intervenciones practicadas a ese nivel.

Posición ideal: 35-40º de extensión con una desviación cubital de 10-15º.
Pueden ser a medida (inmovilizan más) o prefabricadas.

  • Muñequeras: son de materiales blandos (neopreno o tejidos elásticos) que proporcionan cierta estabilidad a la articulación radiocubital distal y radiocarpiana.

Indicaciones:

    • Tendinitis y tenosinovitis.
    • Traumatismos que afecten al ligamento triangular del carpo.
    • Como prevención en el postoperatorio de intervenciones a este nivel.
    • Como prevención en la práctica deportiva.
    • Lesiones de partes blandas.

Funciones: a parte de estabilizar la articulación también proporcionan calor.
Tipos:

    • Muñequeras cortas: solo cubren la articulación de la muñeca.
    • Muñequeras largas: cubren una parte del antebrazo y metacarpianos.

Ortesis para la mano:

Mano traumática:

Indicaciones:

  • Traumatismos: fracturas, contusiones, etc.
  • Quemaduras.
  • Postoperatorio de la cirugía de la mano.
  • Como auxiliares del tratamiento rehabilitador.

Clasificación según la inmovilización que producen:

  • Ortesis de inmovilización (pasivas): no permiten el movimiento en ningún sentido.
  • Ortesis efecto tope: impiden algún movimiento.
  • Ortesis dinámicas o activas: mediante fuerzas externas facilitan un determinado movimiento.

Clasificación según la patología:

  • De aplicación inmediata: se usan poco. En lesiones de dedos (fracturas o luxaciones de dedos) o en lesiones tendinosas tras cirugía.
    • Férula de Stack: material termoplástico sujeto con esparadrapo o venda. Para lesiones tendinosas y traumáticas.
    • Ortesis de Kleinert: solo en lesiones tendinosas tras cirugía de tendones flexores (permite la extensión activa). Kleinert invertida: para tendones extensores.
  • Ortesis postoperatorias: estabilizan hasta la cicatrización de los tejidos en posición funcional.
  • Ortesis auxiliares del tratamiento rehabilitador: permiten utilizar ciertas técnicas de fisioterapia mientras el paciente lleva la ortesis. Generalmente son pasivas.
  • Ortesis para la mano quemada:
    • Ortesis de posición: evita el contacto entre superficies quemadas. Previenen la aparición de actitudes viciosas o sindactilias.
    • Ortesis de compresión: impiden la cicatrización de una cicatriz retráctil. La compresión que ejercen suele ser de 20 a 25 mmHg.

Mano congénita:

Se usan postcirugía. Son ortesis pasivas que corrigen deformidades o evitan su progresión.

  • Ortesis para las deformidades de los dedos: ortesis para la clinodactilia. Antes y después de la cirugía.
  • Ortesis para la mano zamba (inclinación) radial o cubital: se produce por agnesia (no existe un hueso o está acortado). Es más frecuente la radial que la cubital. Se usan previamente a la cirugía para inmovilizar.

Mano reumática:

Objetivo:

  • Aliviar el dolor.
  • Controlar la progresión de deformidades.
  • Aliviar la rigidez articular.

 También se usan como complemento a la cirugía.
Tipos:

  • Férulas pasivas: colocan la mano en posición funcional (extensión de muñeca de 35-40º, inclinación cubital de 10-15º, flexión de las articulaciones metacarpofalángicas de 45º y 30º de las interfalángicas, y oposición del pulgar).
  • Férulas activas.

Lesiones de nervios periféricos:

Parálisis radial:

El radial inerva: tríceps, supinadores, radiales, ancóneo, extensores de los dedos, cubital posterior y abductor largo del pulgar.
Esta parálisis provoca la parálisis de la extensión de muñeca y dedos, las articulaciones metacarpofalángicas permanecen en flexión, y en lesiones altas (alteración del tríceps) el pulgar en aducción.

  • Ortesis de Oppenheimer.
  • Ortesis de Wynn Parry
  • Ortesis Toulousaine: también provoca la extensión de los dedos a parte de la de la muñeca.

Parálisis del nervio mediano:

Inerva: pronadores, flexión de dedos y pulgar, palmares (flexores de muñeca), oponente y abductor corto del pulgar.
Pérdida de la flexión de muñeca en lesiones altas. En lesiones bajas alteraciones limitadas al pulgar. Al flexionar la mano no se flexionan el pulgar y el índice (mano en predicador).

  • Ortesis estática de oposición en “C”.
  • Ortesis dinámica de oposición de Omer
  • Cincha de oposición tipo Wynn Parry.

Parálisis cubital:

Parálisis de la musculatura intrínseca de la mano.
La lesión típica es la mano en garra cubital: 5º dedo en abducción, 4º y 5º dedo con hiperextensión de metacarpofalángicas y flexión de interfalángicas.
Las ortesis mantienen la articulación metacarpofalángica del 4º y 5º dedo en ligera flexión así puede hacer extensión de las interfalángicas utilizando el extensor común de los dedos.

  • Ortesis tipo Laso (pasiva).
  • Tipo Wynn Parry (dinámica).
  • Sindactilia de 4º y 5º dedo (con esparadrapo) si la lesión no es grave.

Parálisis de mediano y cubital:

Aparece la mano de simio o mono: hiperextensión de la articulación metacarpofalángica , garra en extensión de los 3 últimos dedos y mano en predicador.

    • Dispositivo antigarra medianocubital.

     

©2005 Elergonomista.com