Estás en: Inicio > Metodología fisioterápica> Principales ayudas a la marcha
 
General
Fisioterapia
Kinesiterapia
Rehabilitación
Contenido
Fisioterapeuta. Funciones
Fisioterapia: campos de acción
Tipos de tratamientos
Técnicas utilizadas en fisioterapia
Evaluación de la piel
Evaluación articular
Evaluación ósea
Evaluación muscular
Valoración del dolor  
Kinesiterapia pasiva
Kinesiterapia activa
Tonificación muscular
Entrenamiento
Técnicas de estiramiento


Principales ayudas a la marcha

 

Son las barras paralelas, carros, andadores, tipos de muletas y bastones.
El objetivo es permitir el desplazamiento en bipedestación.
Tipos de ayudas:
Los miembros superiores suplen la función de los miembros inferiores.

  • Manejados con un brazo: bastones y muletas.
  • Manejados con los dos brazos: andadores.

Funciones:

  • Equilibrio: con 2, 3 o más puntos de apoyo para aumentar la base de sustentación.
  • Descarga: total o parcial del peso corporal.
  • Propulsión: ayudar a compensar un déficit motor.

Ayudas fijas:

Proporcionan un punto de apoyo manual fijo con respecto al suelo.

Pasamanos:

Barra que se fija al suelo o a la pared.
Dan sensación de estabilidad en las 1as fases de reeducación de la marcha.
Condiciones que deben cumplir:

  • La sección de la barra debe presentar una cara superior abombada y una cara inferior plana.
  • La superficie de apoyo ha de ser antideslizante.
  • Las fijaciones de la pared no deben entorpecer el avance de la mano.

Barras paralelas:

Consta de dos pasamanos montados en paralelo.
Permiten aprender los diferentes tipos de marcha con total seguridad.
Condiciones:

  • Acceso con plano inclinado de mínima pendiente o sin desnivel.
  • Barras perfectamente estables y rígidas de dimensiones regulables en altura y anchura.
  • Longitud mínima de 4 metros o con una curva en uno de los extremos.

Ayudas autoestables:

Presentan gran estabilidad debido a la amplia base de sustentación.
Se utilizan en el 2º paso de la reeducación de la marcha.
Andadores:
Ayudas para caminar manipulados por los dos brazos.
Son los que proporcionan más estabilidad pues la base de sustentación más amplia.
Se usan más frecuentemente en ancianos. El uso ha de ser sobretodo en interiores.
Clasificación (según la norma internacional ISO 9999):

  • Andadores: sin ruedas y sin ningún dispositivo de apoyo que no sean mangos.
  • Andadores con ruedas: se empujan con las manos.
  • Andadores: con ruedas y apoyo para antebrazo. Incluye andadores con dispositivos especiales de apoyo con diferentes empuñaduras.

Características técnicas:

  • Componentes básicos:
    • Marco o armazón: es la estructura formada por barras metálicas (generalmente aluminio) y huecas. Altura regulable.
    • Puntos de apoyo en el suelo: ruedas o conteras de goma.
    • Empuñadura: a la altura del trocánter mayor (como en bastones simples). Se sujeta con los codos en flexión de 15 – 30º y muñecas en ligera extensión.
    • Apoyo antebraquial: la altura idónea es igual a la distancia del antebrazo al suelo con el codo en 90º.
  • Componentes accesorios: peso añadido por frenos, asiento, cesta o bolsa, bandeja,…

Indicaciones:
Supone la alteración del patrón normal de la marcha.

  • Andadores sin ruedas:
    • Debilidad general moderada: en ancianos, mielopatía,…
    • Trastorno del equilibrio o coordinación moderados.
    • Debilidad de uno o ambos miembros inferiores: claudicación intermitente, amputación bilateral con prótesis,…
    • Necesidad de efectuar descarga parcial de ambos miembros inferiores, o total o parcial de uno de ellos: fractura de cadera, artrosis de grandes articulaciones,…
  • Andadores con ruedas:
    • En pacientes con necesidad de poca descarga de miembros inferiores y que se desequilibren fácilmente: Parkinson, ataxia,…
    • Deficiencia en el levantamiento de parte o totalidad del andador con los miembros superiores: hombro doloroso, artritis,…
  • Andadores con diferentes tipos de apoyo (axilar, antebraquial):
    • Debilidad de miembros inferiores combinada con debilidad o incoordinación de los miembros superiores, que hacen inútil el empleo de otras ayudas: artritis reumatoide, politraumatismos, lesión medular de alto nivel (axilar),…

Caballetes:
Segmento de barras paralelas que el paciente puede desplazar.
Se usan como transición tras las barras paralelas en el aprendizaje de la marcha en el niño de corta edad portador de prótesis.
Bastones multipodales:
Bastones simples a los que se les adapta un dispositivo de 3 ó 4 patas que permiten el libre paso de los pies del paciente.
Es obligatorio un apoyo manual importante en sentido vertical.
Son imposibles de usar para subir o bajar escaleras.

Bastones y muletas:

Aumentan la estabilidad al aumentar la base de sustentación y/o al disminuir la carga sobre uno o ambos miembros inferiores.
Bastones:
Son de madera o aluminio, ajustables en altura. Son las ayudas más sencillas para la deambulación.
Están indicados en la atención temprana de personas en momentos iniciales de su discapacidad para la marcha y en procesos degenerativos de articulaciones (cadera, rodilla).
A veces son rechazados por considerarse signos de senilidad o discapacidad.
Clasificación:

  • Bastones simples: tiene un solo punto de contacto con el suelo. Es el tipo más habitual y más utilizado para mejorar el equilibrio o descargar parcialmente.
  • Bastones especiales: tienen varios puntos de contacto con el suelo. Dentro de ellos están los trípodes (3 pies), cuadripodios (4 pies)  y bastones cangrejo (tres pequeños pies unidos por una articulación a la caña).

Muletas:

  • De apoyo axilar.
  • De apoyo simultáneo en codo y antebrazo.
  • De poyo antebraquial o bastón inglés.

Indicaciones:

  • Déficits funcionales de los miembros inferiores, tanto por patología músculo – esquelética como neurológica.
  • Desequilibrio durante la marcha por ausencia de estabilidad, debilidad generalizada o pérdida de coordinación: hemiplejía, Parkinson.
  • Necesidad de descarga parcial o total de uno o ambos miembros inferiores: traumatismos, amputaciones, artrosis,…
  • Parálisis o paresia de grupos musculares importantes del miembro inferior: parálisis cerebral infantil, poliomielitis, distrofia muscular, mielomeningocele, paraplejía,…
  • Marcha con elevado consumo energético para reducir las demandas de oxígeno: enfermos vasculares, claudicación intermitente,…
  • Pérdida de sensibilidad en miembros inferiores: diabetes.
  • Ceguera.

En déficits muy importantes es preferible el uso de muletas.
Si existe afectación de miembros superiores hay que modificar estas ayudas.
Los bastones simples son inestables cuando se aplican fuerzas mayores al 20 – 25% del peso corporal.
Para un mayor soporte y estabilidad se utilizan muletas, primero las de apoyo en antebrazo.
Con las muletas axilares se tarda más tiempo en manejarse correctamente.

 

Son más eficaces que los bastones ingleses para:

  • La marcha semipendular: adelantar simultáneamente ambas muletas, y luego los pies juntos hasta ese nivel.
  • La marcha pendular: igual a la anterior pero ambos pies se apoyan más adelantados que las muletas.

Deben indicarse en casos que se asocien a escasa fuerza y poco equilibrio en el tronco.
Características técnicas:
Bastones simples:

  • Peso aproximado: entre 100 – 800 gramos.
  • Altura: del trocánter mayor al suelo.
  • Partes:
    • Empuñadura o porción proximal: puede ser de diferentes formas:
      • En “C”, callado o gancho: es necesario el aumento de la fuerza para que no resbale la mano.
      • En “T”: simétrica o asimétrica. Es más utilizada.
    • Caña o segmento central vertical: de madera o metal ligero (aluminio).
    • Contera o parte distal de apoyo en el suelo: de goma dura antideslizante. Plana o cóncava (de succión).

No son adecuados para poliartropatías inflamatorias de las manos.
No favorecen la economía articular.
Requieren una muñeca estable e indolora.

  • Apoyo: antebrazo en semipronación, muñeca en extensión e inclinación cubital, eminencia hipotenar (talón de la mano) como apoyo de la mano.

Bastones con varios puntos de apoyo:
Proporcionan mayor base de apoyo y más estabilidad.
Paso intermedio temporal entre marcha en paralelas y otro tipo de bastón.
Está indicado en hemipléjicos.
Bastones ingleses:
Tienen los mismos componentes que los bastones simples más un segmento y abrazadera para el antebrazo.

  • Abrazadera: 5 cm por debajo del olécranon. Pueden ser cerradas en su parte anterior.
  • Segmento del antebrazo: debe estar inclinado hacia atrás 30º con respecto a la caña.
  • Caña: regulable en altura.

Muletas de apoyo simultáneo en antebrazo y codo:
Muleta antebraquial con apoyo en todo el antebrazo.
Codo en flexión de 90º.
Indicada en:

  • Poliartritis con flexión de codo y/o limitación de la movilidad de la muñeca.
  • Parálisis de tríceps braquial.
  • Manos y muñecas traumáticas o dolorosas.

Muletas auxiliares:
Están contraindicadas en artropatías de hombro por un aumento de la tensión en su estructura.

©2005 Elergonomista.com