Estás en: Inicio > Metodología fisioterápica> Prótesis para amputados de miembros inferiores
 
General
Fisioterapia
Kinesiterapia
Rehabilitación
Contenido
Fisioterapeuta. Funciones
Fisioterapia: campos de acción
Tipos de tratamientos
Técnicas utilizadas en fisioterapia
Evaluación de la piel
Evaluación articular
Evaluación ósea
Evaluación muscular
Valoración del dolor  
Kinesiterapia pasiva
Kinesiterapia activa
Tonificación muscular
Entrenamiento
Técnicas de estiramiento


Prótesis para amputados de miembros inferiores

 

Funciones:

  • Mantener el ortostatismo, soportando parte del peso del cuerpo del paciente: la distribución de fuerzas en la interfase muñón – encaje llega a ser crítica. A este nivel es donde se presentan los problemas más importantes en el amputado de miembros inferiores.
  • Posibilitar la locomoción: se debe intentar siempre que la marcha sea lo más parecida posible a la marcha normal.
  • Función estética.

Niveles de amputación bajos:

Antes de la amputación hay que pensar en la prótesis que se tendrá que utilizar. Siempre es mejor una buena prótesis que una amputación económica.
El muñón debe quedar recubierto por la piel plantar en la zona de apoyo, ya que es la única capaz de soportar las solicitaciones del peso corporal.
Antepié:
Amputaciones bastante bien toleradas.
Las insuficiencias biomecánicas ocasionadas pueden paliarse mediante prótesis no muy complejas.
Amputación de los dedos:
La más invalidante es la del 1er dedo, dificultando el desarrollo de la fase de despegue.
Condiciona la desviación en varo y sobrecarga de las cabezas metatarsales.
Amputación transmetatarsiana:
Nivel de amputación bastante bueno, ya que conserva la longitud del miembro inferior,  y en la biomecánica no está comprendida la función de despegue.
Amputación o desarticulación de Lisfranc:
Desarticulación tarsometatarsiana.
Tiene buena respuesta a la protetización.
Deben reinsertarse los tendones de los músculos extensores y peroneos para evitar desviaciones del muñón en equino y varo del retropié.
Amputación de un radio:
Segmento constituido por un metatarsiano y el dedo correspondiente.
Buen efecto biomecánico (a excepción del primer dedo).
En malformaciones congénitas (hipoplasias,…), lesiones de partes blandas, lesiones osteoarticulares,…
Retropié:
Desarticulación de Chopart:
Se conserva el retropié.
Tiende a equino por la acción del tendón de Aquiles y por el corto brazo de palanca que queda.
El muñón es difícil de protetizar. Debe acompañarse de artrodesis de tobillo para facilitar la protetización.
Amputación de Syme:
Desarticulación tibioastragalina. También se resecan los maléolos. Hay que respetar el tendón de Aquiles.
Permite una buena protetización.
Amputación de Pirogoof:
Semejante a la de Syme, dejando una porción posterior del calcáneo, que se une a la superficie cruenta de la tibia.
Presenta un extremo muy globuloso.
Amputación de Ricard:
Astragalectomía combinada con una desarticulación de Chopart.
Si hay dificultad de cierre puede asociarse a una resección parcial del polo anterior del calcáneo.

Prótesis para niveles de amputación bajos:

Dedos (excepto el 1º):
Destinadas a rellenar el espacio vacío y que los demás dedos no se junten para evitar desviaciones secundarias.
Se suelen añadir plantillas de descarga para que disminuya la presión en los metatarsianos afectos.
1er dedo:
Se altera la biomecánica de la marcha: no se realiza la fase de despegue.
Plantilla de material semirrígido con soporte para el arco longitudinal y con una concavidad en la parte posterior que ayuda a mantener la verticalidad del talón.
Debajo del eje del 1er radio colocamos un fleje flexible, hasta el extremo distal del relleno, que nos sirve para restablecer el apoyo durante la marcha.
Amputación transmetatarsiana:
Se coloca un relleno para la parte anterior del pie, de material elástico, separado del resto del pie por un almohadillado, y en la suela se coloca un fleje que va por toda la parte central del calzado.
Amputación de Lisfranc:
Prótesis semejantes a las transmetatarsianas, con fleje más potente por ser mayor la solicitación en el despegue de los dedos.
En pacientes con aumento de peso o gran actividad física se usa prótesis de Barrachina (usada en amputación de Chopart).
Amputación de Chopart:
Difícil de protetizar por desequilibrio muscular, con tendencia al equino.

Prótesis de Barrachina:
Se construye bajo molde del muñón.
Cubre el talón por la parte posterior hasta el borde postero-superior del calcáneo. Lateralmente se sitúa por debajo de los maléolos.
Si se hace artrodesis de tobillo se añade un apoyo prepatelar, para disminuir la presión sobre la zona distal del muñón y parte anterior de la tibia.
Amputación de Syme:
Se construye bajo molde de la pierna, por encima de los cóndilos femorales hasta la región distal del muñón.
Posee una valva anterior que va desde el punto más distal del muñón hasta la base de la rótula, apoyándose en el tendón rotuliano. En la parte distal se adapta un antepié protésico, que suele ser la porción anterior de un pie Sach.
Por la parte posterior se acopla un mecanismo de cuero flexible o plástico laminado, que cierra con velcros o cordones.

Amputaciones por debajo de la rodilla:

En las amputaciones de miembros inferiores se debe intentar conservar la rodilla. El peor muñón distal a la rodilla es más funcional que el mejor muñón a nivel del muslo.
Conservar al máximo el apoyo normal del miembro.
Sólo se amputará a nivel proximal cuando haya fracasado el nivel distal.

Condiciones ideales del muñón por debajo de la rodilla:

  • Nivel: es necesario un mínimo de 15 cm por debajo de la interlínea articular de la rodilla para la adaptación de la prótesis.
  • Resección ósea: la sección peroneal debe ser 2 cm más corta que la tibial, y oblicua.
  • Buen almohadillado muscular de la extremidad ósea, y la cicatriz no debe estar situada bajo el muñón.

Tipos de prótesis:

PTB (Patellar Tendón Bearing):
El borde superior del encaje cubre anteriormente hasta la mitad de la rótula, los bordes laterales hasta la mitad de los cóndilos femorales, y la parte posterior hasta la interlínea articular de la rodilla.
Los apoyos del muñón son en la zona subrotuliana, en la pared anterior, contraapoyo en la parte posterior y en las partes blandas del resto del muñón, liberando las prominencias óseas y tendones.
KBM (Kondylen Bettung Munster):
Diseñada para mejorar la estabilidad lateral de la rodilla.
La parte anterior queda a nivel de la interlínea articular de la rodilla con apoyo sobre el tendón rotuliano. Las paredes laterales rodean la rodilla y forman dos alas condíleas sobre el fémur, asegurando la estabilidad lateral.
SCG (Supracondilea Grau):
Adaptación de la KBM a la que se añade un encaje en tres piezas:

  • Encaje de polite blando que se coloca directamente sobre el muñón.
  • Pieza de plástico laminado que se coloca entre el encaje blando y el encaje de la prótesis. Abarca el apoyo anterior y las alas medial y lateral.
  • Encaje de la prótesis: la inclusión del muñón en el encaje se realiza en tres tiempos.

PTS:
La pared anterior cubre toda la rótula, y las laterales llegan al borde superior de los cóndilos femorales. La parte posterior es igual a la PTB.
La fijación de la prótesis al muñón se hace en un punto situado inmediatamente por encima de la rótula. La contrafuerza se hace sobre el hueco poplíteo.

3S (Silicon Suction Suspensión):
Incluye un interior conformado de silicona, con un clavo de anclaje distal, que cierra dentro de un botón situado en el interior del encaje de plástico laminado.

Amputaciones por encima de la rodilla:

Para un buen control del encaje y aplicar el tipo de rodilla se necesitarán distalmente por lo menos 10 cm desde la sección del fémur hasta la articulación de la rodilla.
En la zona proximal son necesarios por lo menos 15 cm desde el periné a la sección del fémur.

Niveles de amputación en los que se adaptan prótesis similares:

  • Amputaciones femorales con muñones muy cortos.
  • Desarticulaciones de cadera.
  • Hemipelvectomía.

Tipos de prótesis:

Convencional:
Consta de un encaje construido en hierro, metal o termoplástico reforzado con bandas metálicas que abarcan desde la línea media anterior hasta la línea media posterior.
Se ciñe con una cincha que rodea el lado opuesto, y a veces es necesaria la ayuda de tirantes que pasan por uno o ambos hombros.
Se apoya el muñón en el encaje sobre una almohadilla de fieltro o gomaespuma, cargando el peso sobre el isquion, músculos de la nalga y parte lateral de la pelvis.
La articulación entre el encaje y el resto de la prótesis se sitúa debajo del isquion.
Paciente en sedestación: una nalga descansa sobre una almohada blanda y la otra sobre una almohada gruesa para equilibrar la pelvis.
Paciente de pie: la rodilla se bloquea automáticamente.
Se utiliza en personas ancianas o muy obesas.
Canadiense:
Consta de una cesta pélvica que contiene la pelvis y la rodea con firmeza.
Se abre por la parte anterior.
Se conforma sobre las prominencias óseas.
El peso se soporta por la tuberosidad isquiática y por el resto de la musculatura glútea sobre el fondo horizontal del encaje.
La parte que soporta el peso se realiza en plástico laminado rígido, mientras que el contrario es de material flexible.
La articulación de la cadera está por debajo del pliegue inguinal, siempre por delante de la línea de carga, para crear un momento de fuerza de extensión en la articulación.
Pueden ser endoesqueléticas o exoesqueléticas, usándose más las primeras.

Amputaciones pediátricas:

Etiología:

  • Traumática.
  • Congénita:
    • Síndromes genéticos.
    • Bandas amnióticas.
    • Agentes teratógenos.

Un problema que aparece en el niño, y no en adultos, es el hipercrecimiento del extremo óseo amputado. Aparece en aproximadamente el 12% de los niños. El hueso perfora la piel y los tejidos blandos, dando complicaciones como osteomielitis y celulitis. Este problema no aparece en desarticulación.
Siempre será mejor una buena amputación distal que una desarticulación más proximal.
Protetización:
Miembros superiores: a los 6 meses o cuando el niño empieza a sentarse.
Miembros inferiores: a los 9 meses o cuando el niño empieza a caminar.
Los niños pequeños deben realizar un tratamiento rehabilitador en forma de juego y no un programa de fisioterapia.
En niños mayores es importante el reciclaje en el manejo de la prótesis, porque de lo contrario realizarán los movimientos con rapidez y no de la forma más funcional.

 

©2005 Elergonomista.com