Estás en: Inicio > Farmacia Siglo XVII
 
Contenido
Concepto de Galénica
Medicamento
Preformulación
Absorción
Estabilidad
Cápsulas
Microcápsulas
Soluciones
Suspensiones  
Emulsiones


Farmacia

 

SITUACIÓN SOCIAL EUROPEA. El 55% de la población es rural (agrícola y ganadera), sometida a un régimen señorial. Clases sociales: - Clero (mucho poder) - Aristocracia (mucho poder) - Pueblo (poder nulo)

Situación política: Fue una época pródiga en revoluciones y guerras internacionales que van configurando el mapa europeo y las características de las naciones resultantes.
España:
- 1640: Cataluña contra Felipe IV y contra Francia.
- 1659: PAZ. Cataluña pierde el Rosellón y parte de la Cerdeña, pero el rey reconoce los privilegios y las Constituciones de Cataluña (FUEROS).
- 1668: Tratado de Lisboa. Portugal se independiza de España (unidas desde 1580, en 1640 empiezan los problemas). Al inicio del siglo XVIII (1700) con la Guerra de Sucesión al morir Carlos II.
- 1716: Felipe V. Decreto de Nueva Planta. Suprime el derecho público catalán, manteniendo el Civil y el Mercantil. El Derecho Castellano se extiende a todo el territorio. El Modelo Unitario da muestras del centralismo predominante.

LA CIENCIA SANITARIA ESPAÑOLA DEL SIGLO XVII. La ciencia española en la primera mitad del siglo XVI está en la vanguardia de la ciencia europea: Causas:
a) Hegemonía política en Europa (Carlos I)
b) Conquista y colonización de las posesiones ultramarinas; esfuerzo obligado para avanzar en determinadas aplicaciones prácticas de la ciencia: cartografía, metalurgia, minería, construcción naval.
c) Cambio radical de esta situación durante el reinado de Felipe II.

Motivos: El imparable avance de la contrarreforma por los territorios europeos dominados por la corona española.

Medidas adoptadas: a) Impedir la salida de estudiantes a esos países. b) Prohibir la entrada de libros procedentes de ellos (Inquisición ).

Consecuencias: Este desmedido afán proteccionista trae consigo el atraso científico de España. Destacan 3 períodos en la ciencia Sanitaria:
PRIMERO: primer tercio del siglo. Reducto galenista, cerrado a las nuevas corrientes que circulan por toda Europa.
SEGUNDO: Los cuarenta años centrales del siglo: atisbos de renovación. La profesión médica está dividida en 2 fracciones:
- Tradicionalistas moderados, aceptan algunas de las nuevas teorías (uso de medicamentos químicos en la terapéutica habitual, circulación de la sangre), pero siempre en el marco de las doctrinas tradicionales.
- Tradicionalistas intransigentes: abierta pugna con todo lo que significa renovación o apertura a nuevas corrientes científicas.
TERCERO: último teoría de siglo:
- Algunos profesionales rompen abiertamente con todo lo que había constituido la ciencia tradicional e inician la asimilación de las nuevas ideas científicas. Denuncian el atraso que veían a su alrededor. Se los dará despectivamente el nombre de novatores.
- Detractores de las nuevas corrientes, generalmente forman parte de los cuadros docentes de las universidades (estas universidades que han sido foro de cultura están en franca decadencia).
- Charlatanes que aprovechan el enfrentamiento de los 2 sectores de la ciencia para enriquecerse.

REMEDIOS SECRETOS PROPIOS (s. XVII)
- Agua de la vida, de Luis de Alderete y Soto.
- Orvietano. Contra la viruela, peste, gota (Moliere lo cita).
- Elixir de Garus (curó a la duquesa de Du Barry, grave por un aborto). El rey dio permiso a la viuda (tras revelar su secreto) para prepararlo y venderlo.
- Agua de Rabel. Hemostático: ácido sulfúrico, alcohol, pétalos de adormidera.
- Agua de Alibour: Sulfato de Cu, azafrán y alcanfor.

CLÍSTERES (de moda): Trípode terapéutico recomendado por la Facultad de Medicina de París: Saignare, purgare, clisterisare. Se encargó al farmacéutico de la preparación y aplicación de los clísteres.

ANTÍDOTOS CONTRA VENENOS: (polvos de sucesión, agua Tofana...)
UNICORNIO: antídoto venenos, útil contra peste, epilepsia, fiebre.
PIEDRA BEZOAR: terapéutica y antídoto (Ambrosio Paré la rechaza).

OTRAS TERAPIAS:
- El uso de carne de mumia, es decir, carne de los embalsamados (sólo tenía efecto antiséptico gracias a los productos utilizados para embalsamar).
- Ungüento Armorum: había que untarlo en el arma que nos había herido.
- Mal del Rey (imposición de manos, Guillermo de Orange).

QUÍMICA PURA: Surge la teoría del Flogisto:
- Becher (1635 – 1682) en su obra “Physica subterránea” (1669). Composición de la materia por 3 elementos:
- Aire (agente impulsor de los cambios)
- Tierra
- Fuego
Tierra y fuego conjuntamente forman compuestos.

3 tipos de tierras forman los metales:
TIERRA LÁPIDA: fusible y vitrificable, semejante a la Sal de Paracelso.
TIERRA PUNGIS: grasa, aceitosa, combustible, sulfúrea, semejante al azufre de Paracelso. Elemento ígneo.
TIERRA FLUIDA O MERCURUALIS: fluida, sutil volátil, parecida al Hg de Paracelso.
Razonamiento de BECHER: Cuando un cuerpo se quema o un metal se calcina, se expulsa tierra pungis y queda el calcinado, igual a la tierra lápida más la tierra mercurialis. Es interesante recordar que los cuerpos simples no se queman, ya que la combustión supone una descomposición de sus componentes.

Stahl (1660 – 1734) en su “Zymotechria fundamentalis” (1697) llama Flogisto al principio ígneo (de Phlox = llama; en griego) que no puede ser aislado y escapa de los cuerpos que arden y de los metales que se calcinan.
Metales = producto calcinado específico, denominados CALES (son nuestros óxidos) + flogistos que es = para todos.
Aire: receptor de flogisto, viciado por la combustión (saturado de flogisto en vez de privado de oxígeno), era aire FLOGISTIZADO (en cierto modo equivale a nuestro nitrógeno)
Su interpretación de la CALCINACIÓN es opuesta a la realidad (es adición de oxígeno dando un óxido superior en peso al metal)
Stahl niega dos hechos fundamentales que ya en su tiempo se conocían:
Los metales al calcinar aumentan el peso.
El volumen de aire confinado al arder un cuerpo en su seno se deprime.
La teoría del Flogisto superó al siglo. Al comprobarse tajantemente que los metales aumentan de peso al calcinar, los flogistas aseguraron: El flogisto tiene peso negativo.
4.- TERTULIAS Y ACADEMIA CIENTÍFICA (s. XVII)
ITALIA: Roma, 1603, el príncipe Federico Cesi crea la “Academia dei Lincei”. Perduró hasta 1651. A mediados del siglo XIX se reinstauró y aún está vigente. Florencia, el Gran Duque de Toscana patrocina la “Academia del Cimiento” (Academia de la experiencia), que duró de 1657 a 1667. Su revista “Esperienze” casi todo experimentos de física.

INGLATERRA: Cambridge, 1640. Francis Bacon crea una tertulia científica. Oxford. Teodoro Heak (alemán residente en Oxford) crea una tertulia en 1660. Se constituye como Sociedad con el nombre de “Royal Society”. A partir de 1665 publica su revista “Philosophical transaction”, que duró hasta el siglo XVIII.

FRANCIA: París, “Acadèmie des Sciences”. Publicación de “Journal des Savants”. Hasta el siglo XVIII.

ALEMANIA:
- “Academia Naturae Curiosorum”, 1652. Creada por un conjunto de médicos. Su revista se llamó “Miscellanea Curiosa”.
- Berlín, 1700. El rey Federico Guillermo I crea la “Academia de Berlín”, que era una academia abierta (todo se publica).

MICROSCOPISTAS. En Italia, Holanda e Inglaterra empieza a utilizarse el microscopio como instrumento habitual de investigación. El microscopio, descubierto por el holandés Janssen, fue perfeccionado por Galileo.
Marcelo Malpighi (1628 – 1694) dio comienzo a la anatomía microscópica. Estudió medicina en Bolonia y dio clases de Lógica y Medicina en diversas universidades de Italia. Describió el parénquima pulmonar y el resto de la estructura de los pulmones después; después vio cómo los capilares cerraban la circulación sanguínea, ratificando la teoría de Harvey. En la lengua descubrió los receptores sensoriales (glomérulos de Manpighi).
Anthony van Leewenhock (1632 – 1723) natural del Delf (Holanda). Carente de instrucción científica, se construía sus propios microscopios. Observó y describió las cosas más diversas. Descubrió (los dibujaba) por primera vez: los infusorios, los espermatozoides, la constitución de la epidermis, los tamaños de los hematíes, fue el primero en ver una bacteria.
Nehemiah Greww (Inglaterra, 1641 – 1712) denominó “célula” las celdillas que veía en los vasos y fibras de los tallos de las plantas.

POLÉMICA DE LOS “QUID PRO QUO” (sustituir esto por lo otro): Los “quid pro quo” eran sucedáneos de las drogas, generalmente exóticas, que no llegaban habitualmente a determinadas ciudades y en su defecto eran sustituidos por los botánicos por otras de parecida actividad y precio, más asequibles en el comercio. Se dieron listas de ellas en las primeras Farmacopeas. En París el Parlamento llegó a regularlas, penando el uso abusivo, por parte de los boticarios de estos sucedáneos, que generó numerosas polémicas en todos los países.

LITERATURA ESPAÑOLA DE INTERÉS TERAPÉUTICO. Hidroterapia y dietética
- Alfonso Linón Montero: “Espejo cristalino de las aguas de España”, Alcalá, 1697. Baños. Aguas para bebidas. Tratamientos hidroterápicos. Tratados sobre la nieve y el uso de ella: beber agua fría para conservar la salud y contra el dolor de cabeza. También para la agudeza visual.
- Luis lobera Dávila: “Banquete de Caballeros”

Farmacopeas:
- “Officina medicamentorum”, Valencia, 1601, 1698.
- Juan de Alos: “Farmacopea catalana, sive antidotarium barcinonensis”. Barcelona, 1685. Juan de Alos, médico, catedrático de Medicina y Protomédico para Cataluña.

Literatura farmacéutica (hay mucha en España):
A) Boticarios galenistas:
- Francisco Vélez de Arciniega: galenista, intransigente boticario del Inquisidor General. Según él mismo indica, fue el redactor de la Pharmacopea General, ordenada por Felipe II en 1593. “Pharmacopea decem sectiones cis...”, Madrid, 1606. (resumen de su manuscrito) “Teoría Pharmacéutica...”, Madrid, 1624; Zaragoza, 1698.
En ambas obras no aparecen listas de simples. Desarrolla el modo de preparar los compuestos. No aparece en ellas medicamentos químicos ni drogas exóticas.
“Historia de los animales más recibidos en el uso de la medicina...”, Madrid, 1613. Se le considera el primer ensayo de zoología terapéutica, cercano a los bestiarios medievales, donde recoge los testimonios de los clásicos sobre los animales con virtudes terapéuticas.
- Miguel Martínez de Leache: galenista moderado. Boticario de Tudela (Navarra). “Tratado de las condiciones que ha de tener un boticario para ser docto en su arte”, Zaragoza, 1662. En la línea de Saladino de Ascolo y Antonio de Aguilera. “Controversia pharmacopolas...”, Madrid, 1688.

B) Eclécticos: Jerónimo de la Fuente Pierola. Boticario del Hospital General y de la Pasión de Madrid. “Tyrocinio Pharmacopeo methodo médico y chímico”, Madrid, 1660. Añade un antidotario con todos los medicamentos galénicos y químicos utilizados en la zona de Castilla sin aportar ninguna novedad.

C) Novatores:
- Fray Esteban Villa: Boticario del Hospital de San Juan de Burgos. “Examen de boticarios”, Burgos, 1632; Zaragoza, 1654. Entre los autores que recomienda para la consulta de los boticarios están los destiladores y el “Arte separatoria” de Diego de Santiago.
“Ramillete de plantas”, Burgos, 1643, 1654. Dedicado a la materia farmacéutica vegetal. Momento de recolección de vegetales. “Libro de los simples incógnitos de la medicina”, Burgos, 1643, 1654. Hace una defensa radical de los medicamentos químicos y es uno de los primeros en citar al prescrito Paracelso.
- Juan del Castillo. Natural de Burdeos (pertenece al reino de España). Practicó con muy buenos maestros. En la corte trabajó en la botica de El Escorial. “Pharmacopea universia medicamenta in officinus pharmaceuticis”, Cadiz, 1622. Es el más químico de todos los autores de este siglo. En su último libro se encuentra la preparación de muchísimos remedios químicos, casi todos obtenidos por destilación.

LEGISLACIÓN ESPAÑOLA (siglo XVII)

a) 1617. Pragmática de Felipe II:
- Visitas de Botica cada 2 años cobrando derechos (pagados por la farmacia). Otras imprevistas sin cobrar los derechos.
- Ningún médico ni cirujano podrá hacer o vender medicinas.
b) 1650. Pragmática de Felipe VI:
- Declara la Farmacia “ARTE CIENTÍFICO, en todo igual a la medicina”. Exime a los farmacéuticos de toda contribución gremial de oficios mecánicos y de la de comercio.
- 1689. Queda prohibido tener mancebo que no sepa Latín.
- 1693. Queda prohibido a médicos y cirujanos de la Corte (Madrid y los municipios que abarquen a sus cinco leguas) usar en las recetas “nombres supuestos, postizos y extraordinarios”, les ordena usen nombres “naturales o comunes” que pudieran entenderse “conforme a la verdadera farmacia” (fue una forma “elegante” de eliminar el asociacionismo médico – farmacéutico).
- 1694. Queda prohibido a los farmacéuticos de la Corte tener más de una botica. Se les multará con 100 ducados y se les cerrará una.
- 1699. Prohibido dispensar recetas NO firmadas por médicos. Se prohíbe hacer purgas sin receta del médico.

COLEGIOS DE BOTICARIOS (siglo XVII)
Colegio de boticarios de Madrid:

A) Antecedentes:
- Siglo XV: Congregación de San Lucas Evangelista y Nuestra Señora de la Purificación.
- Siglo XVI: A principios del siglo consigue el privilegio de preparar y vender TRIACA y MITRIDATO.
- Siglo XVII: Congregación de Nuestra Señora de los Desamparados.

B) Creación y consolidación del Colegio:
- 1721: se fusionan ambas cofradías para formar el Colegio de Boticarios de Madrid. Se mantuvo el privilegio de preparar Tríaca y Mitrídato.
- 1737: se aprueban sus estatutos (fines científicos más que profesionales), “Cultivo y adelantamiento de la Farmacia, Química e Historia Natural”.
- 1751: Sede en la Calle Barquillo (Madrid). Cátedra de Botánica con Jardín Botánico. Catedrático: Cristóbal Vélez.
- 1768. Sede en Calle Atocha (frente al Hospital General donde se examinaban, en San Carlos). Laboratorio de Química. Enseñanza de Química.
- 1789. Por orden Real se establece un examen práctico de los boticarios , que se hará en ese laboratorio.
- 1799. Se hace cargo de la enseñanza oficial de la Química.

C) Actividad científica profesional:
Revisa su segunda edición de la Farmacopea Matritense (1762). Forma parte de la redacción de la Farmacopea Hispana (1794).
- 1680: “Diccionario de Farmacia”
- 1866: Primer congreso Farmacéutico español.
- 1882: Primera Exposición Farmacéutica.

D) Transformación:
- 1885: Se niega a ser Colegio Profesional
- 1932: Pasa a llamarse Academia Nacional de Medicina, pasando posteriormente a llamarse Real Academia de Farmacia.

Colegio de Boticarios de San José (Sevilla):
- Corporación (1625 – 1740), Colegio profesional en el siglo XIX
- Tenía fines religioso – profesionales.
- La autoridad eclesiástica aprueba sus ordenanzas en 1625.
- El rey Carlos II le otorga poder nombrar visitadores de botica en Sevilla y su Arzobispado.
- Sus miembros tenían privilegios de nobleza.

©2005 Elergonomista.com