Estás en: Inicio > Cápsulas > Llenado de las cápsulas
 
Contenido
Concepto de Galénica
Medicamento
Preformulación
Absorción
Estabilidad
Cápsulas
Microcápsulas
Soluciones
Suspensiones  
Emulsiones


Llenado de las cápsulas

 

Aparece dificultad de dosificación debido a la dificultad del llenado.

1.- Hay que determinar el volumen total de la formulación completa de la cápsula: principio activo y coadyuvantes. Transformar el peso a volumen, no se puede empezar a llenar una cápsula si no sabemos el volumen que tenemos.

2.- Sabiendo el volumen hay que decidir el tamaño de la cápsula a utilizar. Tenemos que contar con el número de cápsulas a preparar.

Problemas en el llenado

  • Tener un volumen de polvo superior al tamaño.
  • Tener un volumen igual
  • Tener un volumen inferior

Cuando el polvo es superior al tamaño de la cápsula, si las caracteristicas del polvo no impiden que se comprima puede hacerse, hasta el volumen deseado. pero la compresión puede modificar el tamaño de partícula y aparecer transiciones polimórficas incluso puede modificar la solubilidad. Si el volumen es igual al tamaño no hay problema; si el volumen es inferior al tamaño colocar una sustancia coadyuvante cuya misión sera el completado de la cápsula. Habrá que elegir la más interte: lactosa o almidón.

3.- Homogeinización de la preparación. En las formas orales, aparecen dificultades. Homogeneizar es la distribución uniforme del principio activo en el seno de la preparación. Si tomamos alicuotas, todas ellas deben tener la misma composición, habrá que ver si hay uniformidad de contenido, con lo que habrá buena dosificación.

Para que exista homogeneidad:

Debe haberla en el tamaño del polvo, si hay que reducir el tamaño este debe estar verificado, empleo de morteros adecuados. En un polvo seco el mortero deberá tener el fondo plano y nistilo también plano. Hay morteros de cristal que no son adecuados para triturar polvos pero si adecuados para la dilución de polvos: los principios activos pueden ser absorbidos por las porcelanas del mortero. Son recomendables los morteros de ágata para dosis mínimas de medicamento y tamaños también mínimos. Después de esto se realiza un atomizado para comprobar el tamaño.

4.- Llenado de cápsulas. Hemos de evitar la ayuda del deslizante, aunque este es imprescindible cuando se llenan por procedimientos mecánicos. El llenado se realiza en las capsuladoras.

 

 

©2005 Elergonomista.com