Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
 
 
 

 

 

General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
La Ilustración
La Ilustración en Francia
La Ilustración en Europa
Fisiocracia
El liberalismo económico
Independencia de los Estados Unidos
La revolución francesa
La restauración
Liberalismo  
Romanticismo
Nacionalismo
Elergonomista.com
La revolución industrial
Factores de la revolución industrial
Efectos de la revolución industrial
Consecuencias de la revolución industrial

La 2ª Guerra Mundial

Orígenes y causas

 
La Europa de Hitler
 
La guerra
 
 
Tratado de Lorcano
 
 
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Los grupos representados en Cortes

Los reyes y condes hispánicos gobiernas aconsejados por nobles y eclesiásticos que siguen a la Corte o son llamados en circunstancias extraordinarias; estas reuniones coinciden en ocasiones con la celebración de concilios como el de Carrión en 1130 en el que Alfonso VII pide a Diego Gelnúrez que trate con los arzobispos, obispos y potestades de la tierra sobre el estado del reino.
La independencia portuguesa y la división del reino leonés-castellano dan lugar a la aparición de curias propias de cada reino como la que se reunió en Nájera en 1184 ó 1185 para aprobar el Fuero Nobiliario.
Concilios y curia no son las únicas asambleas que se pueden considerar precedentes de las Cortes; en Cataluña, junto a  consejo del conde-rey se convocan asambleas más amplias que tienen como finalidad mantener pacificado todo el territorio en momentos de especial gravedad.  Son las asambleas de Paz y Tregua, que tienen desde el XII significado político más que religioso. Lo acordado en estas asambleas difiere poco de unas a otras; en 1228, el rey aconsejado por obispos, nobles y muchos otros caballeros, ciudadanos y otros honrados hombres de las villas de Cataluña decreta paces y treguas perpetuas (son necesarias para llevar a cabo la expedición contra Mallorca) en todo territorio catalán desde el Cinca a Selses; están protegidas por esta paz:
Las iglesias, las personas de los clérigos y sus bienes; los cementerios y las sagreras, las viudas, menores de edad y huérfanos, los campesinos dependientes de iglesias, monasterios y canónicas, así como los sometidos al rey.
Los ciudadanos, burgueses y hombres de villas de realengo con sus bienes.
Los campesinos dependientes de los nobles siempre que no participen en las guerras de éstos.
A veces, tras renovar la paz y tregua con vistas a las campañas valencianas se toman otras disposiciones de carácter social y económico como las leyes suntuarias que ponen límite a los gastos, tienden a evitar la confusión entre caballeros y escuderos o reconocen la autoridad de los señores sobre sus hombres.
El sentido democrático y constitucional que desde el siglo XIX se ha querido dar a las Cortes y un malentendido nacionalismo ha llevado a una disputa sobre la prioridad de convocatoria de Cortes, basándose única y exclusivamente en la presencia en las asambleas de hombres de las ciudades:
Las Cortes portuguesas se han hecho remontar a los orígenes del reino (1143) o en los años iniciales del XIII.
En Cataluña se presenta como las primeras Cortes las asambleas de paz y tregua o la reunión celebrada en 1214 durante la minoría de Jaime I.
En Castilla y León se discute sobre si las primeras Cortes tuvieron lugar en Burgos (1169) o León (1188) olvidando que la presencia de ciudadanos es un requisito importante para poder hablar de cortes pero que éstas no existen mientras las asambleas no son representativas o no tienen capacidad para deliberar y pedir, a cambio de la ayuda que ofrecen, la reparación de agravios o el mantenimiento de los fueros, costumbres y privilegios de la tierra.
La asamblea leonesas de 1188 ha sido considerada la 1ª manifestación de las Cortes peninsulares porque Alfonso IX habla de la presencia de ciudadanos elegidos de cada una de las ciudades, lo que daría a esta reunión un carácter representativo; por otra parte, la reunión se inicia con la confirmación de las buenas costumbres de épocas anteriores a todos los del reino, tanto clérigos como laicos; se dan garantías procesales y el rey se compromete a no declarar la guerra, hacer la paz y a no firmar tratados si no es con el concilio de los obispos, nobles y hombres búllenos por cuyo consejo debe regirse el rey, lo que puede interpretarse no sólo como la obligación de dar consejo a los vasallos sino también la del seguimiento del Consejo por el rey. Obispos, caballeros y ciudadanos cierran el documento prometiendo y jurando ser fieles en el consejo para guardar la justicia y conservar la paz en todo el reino.
Las Cortes heredan de la Curia la función de Consejo, pero éste va perdiendo importancia a favor de la ayuda económica, política y militar, que sólo en ocasiones es gratuita. La simple petición de ayuda refleja una debilidad del poder monárquico y de ella se servirán las Cortes para exigir contrapartidas, para imponer sus condiciones y llegar a un acuerdo o pacto con el rey, que en adelante no podrá gobernar sin el consentimiento de las Cortes, de los grupos sociales representados en ellas que si a veces defienden los intereses generales, con frecuencia se preocupan ante todo de sus propios intereses; las limitaciones al poder monárquico entrevistas en León en 1188 aparecen claramente expresadas en las reuniones celebradas entre catalanes,  aragoneses y valencianos en 1283 y 1284 o en las asambleas convocadas en Navarra para hacer jurar los fueros.

representaciones

Los asistentes a las Cortes, clérigos, nobles, ciudadanos, representan al reino si no de acuerdo con la idea actual de representación, sí según el concepto medieval y la forma de organizarse la sociedad de estos siglos. La fuerte jerarquización de la iglesia hace que:
El clero secular o diocesano esté suficientemente representado con la presencia en las Cortes de arzobispos, obispos y miembros de los cabildos catedralicios.
El clero regular (monjes y frailes) y los caballeros-monjes de las órdenes militares tengan como representante a los abades, priores y maestros o comendadores y unos y otros no sólo tienen la voz de los clérigos sino también la de los laicos que dependen de ellos (cultivan sus tierras o viven en lugares sometidos a su jurisdicción) y lo mismo puede decirse de los nobles, convocados a título personal pero que, en cuanto señores, representan a los guerreros a su servicio y a los campesinos que de ellos dependen.
El resto de los habitantes del reino vive en zonas de realengo, en lugares en los que el rey es el señor directo y, en buena lógica, podrían haber estado representados por el monarca de la misma forma que lo están por su señor los que viven en lugares de solariego (de los nobles) o de abadengo (de los eclesiásticos); al diferenciarse en este tercer grupo campo y ciudad, adquirir ésta mayor importancia económica, política y militar y, en cierta manera, desvincularse del rey-señor feudal, sus hombres son llamados a las reuniones o asambleas del reino, a titulo personal o como procuradores elegidos por cada ciudad que, juntos, forman el brazo real, indebidamente llamado en épocas posteriores llano o popular.
La representación es la que corresponde a una sociedad basada en la desigualdad y en el privilegio de unos pocos frente a las obligaciones de la mayoría y a las cortes sólo son llamados, junto a los grandes nobles y a la jerarquía eclesiástica, los miembros de la caballería villana que controla y se reserva los cargos municipales en los concejos semiurbanos de Castilla, León o Portugal, o quienes se han destacado en los centros urbanos como mercaderes, a los que las fuentes llaman patricios, ciudadanos o burgueses.
Teóricamente todos están representados y se cumple el principio de Derecho Romano según el cual lo que a todos atañe por todos ha de ser tratado, en la práctica sólo la minoría de mayor fuerza económica, política y militar está presente en las Cortes y aunque, como representantes de los demás se ocupen del bien común, del bien de la tierra, con frecuencia confunden éste con sus intereses personales o de grupo; afirman defender los fueros, usos y costumbres del reino  y en numerosos casos se ocupa de mantener sus privilegios, de cerrar el paso a cuantos pretendan acceder al poder político y desde él al económico.



Contenido
» Revolución de 1820

» Revolución de 1830

» Revolución de 1848

» 1872-1878. Alianza Alemania, Rusia y Austria-Hungría

» 1879-1887. Alianza Alemania y Austria-Hungría

» 1887-1888. Alianza Alemania y Rusia
» Guillermo II

» El asesinato de Sarajevo

» Congreso de Viena

» Congreso de Aquisgran




 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet