Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
 
 
 

 

 

General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
La Ilustración
La Ilustración en Francia
La Ilustración en Europa
Fisiocracia
El liberalismo económico
Independencia de los Estados Unidos
La revolución francesa
La restauración
Liberalismo  
Romanticismo
Nacionalismo
Elergonomista.com
La revolución industrial
Factores de la revolución industrial
Efectos de la revolución industrial
Consecuencias de la revolución industrial

La 2ª Guerra Mundial

Orígenes y causas

 
La Europa de Hitler
 
La guerra
 
 
Tratado de Lorcano
 
 
Calidad de vida

Estás en: Inicio > El sindicato remensa

Al tiempo que se reconoce el sindicato de los tres Estamentos se autoriza a los payeses para reunirse, creando el Sindicato remensa, tras luchas y ambigüedades, iniciadas en las Cortes convocadas por Fernando de Antequera en 1412-13. El monarca pide ayudas para vivir según su categoría, y los nobles se las dan a cambio de la reparación de agravios sufridos y logrando la aprobación de la constitución “como a molts" (como a muchos) que alude a los derechos señoriales. Se discute y niega el derecho de los señores sobre la tierra, su derecho a desalojar a los campesinos; en contra de los payeses que al cambiar de domicilio pretendían mantener sus derechos sobre las tierras amenazando a los señores y a nuevos cultivadores. En 1413 se da un año de plazo para vender a vasallos o ceder las tierras al señor junto con los documentos acreditativos de sus derechos.
La constitución es retroactiva sin limitación, pudiendo desalojar a los campesinos que habían cambiado de domicilio para atender mejor al cultivo de los dos o tres mansos que hubieran reunido durante las épocas de escasez de mano de obra. El objetivo era recuperar las tierras para cederlas en mejores condiciones a otros payeses, para cultivarlas directamente o para venderlas, pero los señores recordarán la vigencia de los malos usos, de la obligación de pagar para abandonar la tierra.
Remensas o no, los campesinos ven limitados su libertad de movimiento y sus derechos sobre la tierra. La situación de lo remensas es más dura, y desde 1440 el objetivo de los campesinos es conseguir la libertad personal, supresión de los malos usos mediante la compra de los derechos de los señores; para esto se forma el sindicato remensa interviniendo en su creación oficiales del rey; mientras éste mantiene la política de ambigüedad comentada al hablar de la Busca.  El problema remensa aparece con la recuperación del patrimonio real iniciado en tiempo de Martín I. En 1420 se autorizó a habitantes de diversos lugares a reunirse para encontrar el modo de pagar la redención de los derechos señoriales y volver a jurisdicción real, pero esta política no se define hasta 1446, año en que Pere de Besalú inventarió y amortizó los títulos señoriales de posesión de castillos, villas, masías, casas, lugares y tierras de realengo, y de embargar los bienes de los señores que no presentaron títulos convincentes.
Estas medidas se relacionan, de nuevo, con las necesidades económicas del monarca, residente en Nápoles, que no puede conseguir ayuda de las Cortes si no las preside, mientras no regrese a Cataluña. Los remensas ofrecen ayuda al rey a cambio de volver a la jurisdicción real, lo que significa para ellos la libertad, y los oficiales del monarca facilitan las reuniones de los campesinos que así pueden reunir el dinero necesario. La protesta de las Cortes contra estas reuniones no tardaron en llegar y en 1447 se culpa de la agitación campesina a los malos juristas, es decir oficiales del rey al que las Cortes pretenden atraer ofreciéndole un subsidio de 30.000 florines siempre que sobresea durante seis meses los procesos de recuperación del patrimonio, y prohíba las asambleas de los payeses.
Alfonso disolvió las Cortes y apoyó a Los campesinos, sometidos a la jurisdicción señorial, que le ofrecieron 64.000 florines, y a los remensas a los que autorizó a reunirse en grupos no superiores a 50 en presencia de un oficial real, o en grupos de 10 si no estuviera el oficial,  para nombrar síndicos que recogieran los 100.000 florines ofrecidos al monarca a cambio de llevar a cabo la remensa.
La defensa de los señores la asume la Diputación del General que envía embajadas a Nápoles, se opone a que haga pública la decisión real, manda detener a los oficiales que la pregonan y a sus acompañantes (instigadores de las remensas). Colabora con la Diputación el Consejo barcelonés cuyos dirigentes y el ayuntamiento son propietarios de campesinos de remensa. Pese a la prohibición se celebraron las reuniones previstas y en 1449 cerca de 20.000 hogares remensas se compromete a pagar tres florines por casa. Las Cortes ofrecieron 400.000 florines en 1452. Nuevas contraofertas payesas y la negativa de las Cortes a dar la ayuda si el monarca no regresaba a Cataluña, llevaron su apoyo de nuevo a los remensas y suspendiendo provisionalmente (el 5-10-1455) los malos usos y servidumbres hasta encontrar un acuerdo entre señores y campesinos. Tras una nueva anulación, la sentencia se confirmo el 9 de septiembre de 1457 cuando el rey renunció a volver a Cataluña y recibir la ayuda de las Cortes.
La política monárquica en el problema remensa depende de las necesidades económicas, pero sólo éstas no explican la actuación de Alfonso el Magnánimo al que le habría sido más fácil entenderse con los señores que con los campesinos si el problema fuera sólo económico. Lo que está en juego es el poder político en Cataluña; lo que se discute es la autoridad real, que no será efectiva por más dinero que se dé al monarca si no se recupera el patrimonio real y no se reduzcan los poderes señoriales, es decir, mientras ciudadanos, nobles y eclesiásticos puedan imponer su voluntad al rey.

Contenido
» Revolución de 1820

» Revolución de 1830

» Revolución de 1848

» 1872-1878. Alianza Alemania, Rusia y Austria-Hungría

» 1879-1887. Alianza Alemania y Austria-Hungría

» 1887-1888. Alianza Alemania y Rusia
» Guillermo II

» El asesinato de Sarajevo

» Congreso de Viena

» Congreso de Aquisgran




 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet