Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
 
 
 

 

 

General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
La Ilustración
La Ilustración en Francia
La Ilustración en Europa
Fisiocracia
El liberalismo económico
Independencia de los Estados Unidos
La revolución francesa
La restauración
Liberalismo  
Romanticismo
Nacionalismo
Elergonomista.com
La revolución industrial
Factores de la revolución industrial
Efectos de la revolución industrial
Consecuencias de la revolución industrial

La 2ª Guerra Mundial

Orígenes y causas

 
La Europa de Hitler
 
La guerra
 
 
Tratado de Lorcano
 
 
Calidad de vida

Estás en: Inicio > Valencia reino independiente

Entre los habitantes valencianos que pueblan este reino, según escritos del franciscano Francesc Eiximmenis se encuentran caballeros nobles y personas de honor; pobres llegados de sitios diversos; mercaderes; aventureros y mujeres de mala vida; artesanos; moriscos y judíos.
Las riquezas proceden de la fertilidad de su tierra regada por los ríos Guadalaviar, Mijares, Segura y Júcar, que riegan el campo valenciano y le permite obtener toda clase de productos de huerta además que se adapten productos foráneos tales como pimienta, algodón, azafrán, cominos, arroz, hierbas aromáticas y materias primas para la industria, como greda, grana, etc.
La artesanía se basa en el trabajo de la seda, lino, cáñamo, cerámica (Paterna, Manises), estos y otros treinta y tres artículos, son objeto de activo comercio.
Papel básico, como soporte de la comunidad es el de los mercaderes a los que se les debe favorecer con exenciones de impuestos de tránsito (peajes y Iezdas) y concediéndoles privilegios y honores.
La comunidad valenciana es una sociedad próspera y. con economía saneada gracias a la fertilidad de sus tierras, al trabajo de sus artesanos y principalmente a la actividad de sus mercaderes, que si bien proceden del Principado Catalán, por especial privilegio tiene nombre propio y se llama pueblo valenciano.

ENTRE CATALUÑA Y ARAGÓN

La ocupación de Valencia fue obra de aragoneses y catalanes unidos bajo un mismo monarca y diferentes en todo lo demás, lengua, estructura social, sistema monetario, economía, etc.; este doble origen tiene su reflejo en las tierras valencianas:
Asentamientos:
Comarcas del interior (regiones montañesas y próximas a Aragón) típico de población aragonesa, bajo la dirección de su clase nobiliaria. Agrícola-ganadero feudal.
Ciudades y villas del litoral, predominio de caballeros catalanes y agricultores procedentes de la Cataluña Nueva. Artesanal-comercial, predomino de los Concejos.
Territorios incorporados al Reino en el siglo XIV (después de cincuenta años de dominio castellano (Elche, Orihuela, Alicante)
Cada grupo reproduce sus modos de vida, su organización económica, social y su mentalidad.
La importancia de la Ciudad ha llevado a identificarla con el Reino, gran centro artesanal y comercial, con una agricultura intensiva de regadío desde época romana.
Unas cincuenta localidades se rigen por el fuero aragonés y cerca de una docena por las costumbres de Lérida, frente a casi cien lugares en los que está vigente el derecho valenciano. Los furs están vigentes en los lugares de realengo y las Cartas Pueblas en las zonas de señorío situadas en la parte Norte controlada por señores aragoneses, el obispo de Tortosa o por las Ordenes Militares, de las que destaca la de Montesa.

PREDOMINIO SEÑORIAL (interior, montaña y regiones próximas a Aragón)

Las tierras de la actual provincia de Castellón entregadas a los nobles, órdenes (Temple, Hospital, Calatrava), a los monasterios (Benifassá y Poblet). La Orden de Montea recibe casi toda la zona del Maestrazgo. Por las Cartas Pueblas sabemos la escasa importancia que en esta zona tiene la reserva señorial y consecuentemente las prestaciones personales; los ingresos señoriales proceden de las rentas en productos o en dinero, del cobro de diezmos y primicias y del monopolio de horno, molinos, herrerías, derechos de caza, posada y yantar exigidos por el señor y las tallas extraordinarias.
Durante el siglo XIV desaparecen la reserva y las prestaciones personales excepto en las tierras cultivadas por musulmanes, a los que se les elige hasta 8 días de trabajo al año en la reserva, en otros casos este trabajo se cambia por un impuesto anual; una vez pagados los diezmos el campesino entrega al señor de un tercio a un sexto de la cosecha, según los lugares y religión de los campesinos; en muchos casos no se paga ninguna cantidad por el derecho a explotar la tierra. El pago de los diezmos y primicias es absolutamente obligatorio.
Los derechos de pasto o herbatge pertenecen generalmente a la Orden igual que los monopolios que se extienden a carnicerías, pescaderías, baños y tabernas: sólo el señor autoriza la instalación y cobra la autorización o percibe una renta; sólo 61, la 0. Montesa, puede vender sal, autorizar el uso de pesas y medidas, cobrar peaje o Iezda, percibir la sisa (sobre cuanto se venda en las tierras del señorío) cobrar las multas, derechos de escribanía, impuestos personales pagados por musulmanes y judíos y las tallas extraordinarias.
A partir del siglo XIV adquiere especial importancia la lana del Maestrazgo que se exporta a Italia. La lana y el ganado son protegidos por lligallós (comunidades ganaderas de municipios) con misión de recoger, administrar, entregar o hacerse cargo del ganado extraviado, regida por un funcionario, el justicia del lligaIIó.
A este desarrollo ganadero se une un incremento de actividades comerciales. Se multiplican las ferias comarcales. Se da mayor importancia a los puertos marítimos (cargaderos) que deben su auge a que desde ellos se cargan las cosas vedades, productos de interés estratégico que la Corona y la monarquía prohíben exportar a tierras musulmanas.
Esta sociedad basa su economía en una agricultura de secano, en la ganadería, y en la exportación de materias primas como la lana, no faltan tensiones y enfrentamientos entre los municipios por limites o municipios y por el aprovechamiento de pastos. Son frecuentes los conflictos entre campesinos y señores, que se resuelven en la mayor parte de los casos con la resistencia pasiva (incumplimiento de las obligaciones) hasta que se produce el levantamiento de los unionistas aragoneses y valencianos contra Pedro el Ceremonioso a mediados del siglo XIV (Montesa- monarca) y los lugares de señorío a las posturas de los nobles aragoneses que forman hermandades o germanías destruyen los bienes y símbolos del poder de la Orden. Cuando los unionistas son vencidos la Orden recupera incrementados sus derechos e impone sanciones económicas.

REGADÍO Y AGRICULTURA INTENSIVA

Valencia dispone de amplias zonas de regadío en las desembocaduras de los ríos Mijares, Palancia, Turia, Júcar, Serpis y Segura, a cuyas aguas controladas por el hombre, debe la fertilidad de su huerta y la importancia de centros comerciales y administrativos como Castellón, Sagunto, Valencia, Cullera, Gandía, Orihuela y en la Corona de Castilla, Murcia; huertas menos importantes aguas arriba de estos ríos y alrededor de las fuentes en las comarcas de Alicante, Novelda o Elche.
En la zona de las grandes huertas, tierra y agua son inseparables y la venta de aquella incluye el derecho al riego en la forma tradicionalmente aceptada; la tierra d es de secano o de regadío independientemente de quien sea su dueño y el cambio de calificación lleno de dificultades; en el Sur tierra y agua pueden venderse por separado.
La extraordinaria fertilidad y los cuidados intensivos explican las reducidas dimensiones de los campos en uno de cuyos lados hay una acequia, con una complicada red de caminos y puentes protegidos por las comunidades de regantes, los municipios y el poder central desde poca romana y a lo largo del periodo musulmán (de ellos hereda Valencia el regadío) que sirve para incrementar el rendimiento de las cosechas ordinarias y no faltan productos extraordinarios como arroz o naranjos.
Aquellos que toman el agua de un mismo canal forman comunidades de Regantes, se reúnen por lo menos una vez al año para tratar del mantenimiento de las acequias y si la situación lo exige, con carácter extraordinario, de acuerdo con las ordenanzas aprobadas por cada Comunidad. La reunión está dirigida por los síndicos que representan: A los caballeros y ciudadanos, a los payeses y a los molineros.
La administración: Se le encarga a un Cequier o acequiero (nombrado en Junta General) cuyas atribuciones están determinadas por los fueros y ordenanzas del grupo.
El Cequier vigila todo lo relacionado con el agua, puentes y caminos, turnos de tomas de agua, por ello el cargo suele recaer en un campesino con escasa preparación jurídica (motivo por el que en ocasiones se le autoriza a elegir un jurista que le asesore en sus decisiones) pero que conoce bien la acequia, la ordenanzas y las tradiciones. Su nombramiento es por elección o por subasta del cargo, que se concede a quien se compromete a ejercerlo por menos dinero, siempre respetando las ordenanzas. Es asistido por lugartenientes, veedores, guardas o partidores de aguas.
En aquellos lugares donde existe un canal o acequia mayor (Castellón, Burriana, Orihuela) se ocupa de la administración la ciudad y el acequiero es un funcionario municipal, encargado de vigilar el regadío de los marjales, en las tierras bajas y pantanosas que se van desecando para convertirlas en huertas, así como vigilar que se planten chopos y sauces en los bordes, frutales en el interior y se cultiven cereales u otro producto pero no visas (exigen mucha mano de obra), ni arroz por problemas de salubridad. Juzga las infracciones y los conflictos entre los regantes y dicta sentencia rápida y oralmente (por escrito si así lo solicitan los afectados). En la actuación de los acequieros está el origen del "Tribunal de las Aguas de Valencia (desde los tiempos modernos a la actualidad, se reúne los jueves en la Puerta de los Apóstoles de la Catedral). Este Tribunal está formado por los síndicos de las 7 acequias y el infractor es denunciado por el guardia de su propia acequia, las circunstancias son sopesadas por los síndicos de las acequias de la margen contraria del río, si el acusado es culpable, se le condena y lo anuncia el Presidente del Tribunal.

VALENCIA Y LA UNIDAD ARAGONESA

La presencia de nobles aragoneses en Valencia, explica la adhesión del Reino a la revuelta contra Pedro el Ceremonioso. En la UNIÓN intervienen desde campesinos que intentan mejorar su posición hasta el Consell de Valencia.
Los orígenes de la Unión se sitúan: en el acuerdo de Pedro el Ceremonioso, de nombrar heredera a su hija Constanza en perjuicio de los herederos varones, sus hermanos Jaime de Urgell y Fernando y Juan (estos últimos hijos del segundo matrimonio de Alfonso el Benigno con Leonor de Castilla). Los frustrados herederos son los que se aglutinarán a los nobles aragoneses descontentos con el monarca; en Valencia la oposición parte del Consell valenciano que aceptará como primogénito y heredero a quien designe las Cortes Generales de la Corona.
La Unión se constituye en Mayo de 1347 y recoge los agravios sufridos por la ciudad y el reino, atentando contra sus fueros usos y privilegios por parte del rey. En ambos reinos la oposición estos protagonizada por los grupos sociales dominantes: los nobles de Aragón y en Valencia los burgueses que controlan el Consell, como protesta a la excesiva presión fiscal por las continuas peticiones de dinero del monarca para financiar su política militar.
Rivalidad y enfrentamientos entre la Ciudad y los nobles por el control del Reino, por el uso de los pastos comunales o por la extensión y límites de los privilegios nobiliarios de exención fiscal explican que la primera dirija la Unión y los nobles se agrupen en torno al Gobernador del Reino y formen una Germania o Fraternidad para oponerse, a los unionistas quienes tendrán el apoyo de los campesinos dependientes de los nobles.
El predominio burgués y de la ciudad de Valencia en la Unión se explica por la composición de los organismos dirigentes: de los 16 tractadors, 2 generosos o caballeros y el resto ciudadanos; de los 6 conservadors, 4 ciudadanos y 2 caballeros. Incluso el cargo de jefe militar recae en un experto en Derecho ciudadano de Valencia. La revuelta unionista será sofocada en 1348 en Mislata.

Población y pobladores

A fines del siglo XV la Ciudad contaba con 9000, la segunda ciudad en importancia Játiva con unos 1000 fuegos, Onteniente, Alicante y Morelia únicas que superan los 500.
La ciudad más importante d el reino, Valencia y la única que aumenta la población debido a la emigración, su procedencia es diversa.
Mercaderes y artesanos: En Valencia el comercio tiene un especial interés y se basa en la producción local agraria y artesana, así como pescadores, mundo este muy importante por la riqueza de la Albufera que lleva a estos hombres a organizarse y nombrar en 1283; 4 hombres-buenos encargados de regular la pesca y resolver los problemas que surjan; a fines del siglo XIV los jurados cuentan con el asesoramiento de 25 consejeros que representan, 10 a los broginers (brogina o red), 10 a los del espinel y a quienes pescan en el mar, 5. Sólo una pequeña parte del pescado valenciano puede ser exportado (debido a la carencia de sal barata y de buena calidad).

La producción agrícola

Destinada en gran parte a la exportación: cereales, uvas, granadas, melones, pasas, almendras, plantas aromáticas (alaflor o azafrán, anís, comino) algodón, naranjas o caña de azúcar. El arroz, es un producto de primera necesidad, su exportación está controlada y autorizada sólo a cambio de la importación de cereales.
Algunos campesinos alternan la tierra con el trabajo artesanal, éste se encuentra preferentemente en los centros urbanos donde se organizan los oficios (más de 30 a fines del XIII). Los primeros oficios son organizados en cofradías con fines de asistencia y técnica. La importancia de estas cofradías se conoce por el orden en que desfilan en las procesiones durante las festividades locales, surgiendo conflictos a la hora de fijar el orden de desfilar.
A partir de mediados del siglo XIV, los gremios pierden importancia, sus principales características corporativas y sociales son: la igualdad ante sus miembros, mutua solidaridad profesional, el monopolio corporativo del trabajo..El conjunto corporativo pierde fuerza ante el trabajo libre, no controlado por los gremios y que lo mismo se realiza en la ciudad que en el campo y ante la actitud de los mercaderes que compran anticipadamente la producción a los artesanos independientes, controla y fija directamente o a través del Consell la cantidad y calidad del producto destinado a la exportación.
El proceso es diferente en las distintas ramas: La industries naval exige colaboración de numerosos artesanos y precisa importantes capitales. Algo similar ocurre con la construcción.
El empresario mercader crea compañías mixtas con pequeños artesanos, adquiere y facilita la materia prima y anticipa el capital necesario a maestros y oficiales para los útiles de trabajo, paga a los mozos asalariados y recibe el producto acabado para venderlo en el mercado interior o en el extranjero. Todo ello origina protestas de los gremios, pero termina imponiéndose en las ciudades, así el maestro está a punto de perder su independencia para someterse al mercader, pierde el control de los oficiales y aprendices los cuales se convierten en asalariados y jamás llegarán a aprender el oficio ni podrán montar su propio taller. Esta situación creará enfrentamientos entre mercaderes y maestros, entre los diferentes maestros y entre maestros oficiales y aprendices.

LA PROSPERIDAD VALENCIANA

Frente a la prosperidad valenciana del siglo XV defendida por numerosos historiadores, el Doctor Balaguer pone de manifiesto tres problemas:
De tipo político: la pérdida de autonomía del Consell, de las Cortes.
De tipo económico: la sangría motivada por las continuas peticiones de ayuda y préstamos por parte de los reyes, así como el intento de controlar los municipios y las Cortes, como puede verse en el siglo XIV y que da lugar a la formación de una clase de rentistas. La Ciudad emite Deuda Pública para atender a las peticiones del rey, los que suscriben retiran el capital de las actividades productivas y viven de las rentas, de las pensiones y de los censales.
Las dificultades para aprovisionar de trigo a la ciudad que debe adquirirlo fuera del reino, a veces a precios excesivos y siempre con dinero procedente de las emisiones de censales que van aumentando las deudas de la Ciudad. Para evitar las alteraciones que puedan producirse ante la falta de pan, los dirigentes priman la importación, adelantando el dinero y cobrando un interés, permiten que se exporte arroz o vino a cambio de trigo o bien se arman naves para incautarse del trigo que puedan hallar.
Valencia está controlada por los ciudadanos-mercaderes que tienen mayoría en el Consell Secret o Consejo restringido, integrado por 4 jurados, ciudadanos, en el siglo XIII y ya en el XIV se incorporan 2 jurados del estado de los caballeros, este concejo está asesorado por un Consejo amplio o Consejo de Ciento, formado por representantes de las parroquias y de los gremios (que aumenta según aumentan las cofradías). El consejo amplio o Consejo de Ciento, formado por 6 jurados, 6 consejeros caballeros 4 juristas, 4 consejeros de cada una de las 12 parroquias y 4 representantes de cada oficio. El poder real radicaba en los 6 jurados, el síndico y los 3 abogados que forman el Consell Secret o Menor.
Las competencias de este Consell son el abastecimiento urbano, la asistencia social y mantenimiento del orden moral y público; creación de un sistema social y financiero y la ordenación económica.
El gobierno de los mercaderes es aceptado en momento de prosperidad pero discutido en las primeras dificultades. Todos aceptan que el comercio es el origen del bien público pero los valencianos no toleran que estén al frente del Consell quienes no practican el comercio, rentistas o importadores a los que nada interesa el desarrollo artesanal y que utilizan los cargos públicos para aplicar una política favorable a sus intereses. La cual puede ser intervencionista o liberal según convenga a sus negocios, permitiendo comerciar brocados a los extranjeros, comerciantes genoveses y florentinos a los que les estaba prohibido pues competían con la producción valenciana.
La oposición a los mercaderes dirigentes urbanos, está protagonizada por los maestros de gremios que exigen una política proteccionista que elimine a los competidores extranjeros, impida que los productos elaborados en el mundo rural accedan al mundo urbano, esta política les enfrenta a los importadores y a los mercaderes-empresarios (que utilizan mano de obra rural).

Actividad comercial

Los cereales consumidos en Valencia proceden de Cataluña, Aragón, Castilla, Francia e Italia. Los transportistas son en su mayoría mercaderes valencianos, a veces comerciantes del lugar de procedencia del trigo avecindados en Valencia. Entre los mercaderes se encuentra el rey cuyos beneficios son como los de otro mercader y recibe ayudas y subvenciones concedidas por el Consell a los importadores.
Además de trigo, se importan otros productos alimenticios como quesos de Sicilia, Cerdeña y Baleares, pastas de Italia (artículos de lujo); aceite de Andalucía, del Atlántico Norte congrios, arenques, merluza, sardinas y otros. También productos medicinales, especias..,Para la industries se importan materias primas como lana y seda, algodón, cáñamo, alumbre, colorantes, metales, pieles. Estas importaciones son pagadas, en parte, con productos valencianos: frutos secos, legumbres y productos de huerta que son vendidos a genoveses, castellanos y franceses directamente a través de intermediarios. Junto a los frutos secos, pasas, almendras, higos o dátiles, exporta seda en bruto o elaborada en las moreras o piezas más cuidadas elaboradas en centros urbanos (Valencia y Játiva), también paños de lana, elaborados a la manera inglesa de Bruselas o Courtray.
Para atender a la alimentación de los valencianos se impone limitaciones a la exportación de algunos artículos que sólo pueden ser sacados del Reino con licencia especial y previo pago de un impuesto, anotándose debidamente en el registro de Coses vedades con todo lujo de detalles.
Una gran parte de este comercio está en manos de mercaderes valencianos y son numerosos los extranjeros avecindados que comercian en la ciudad, entre ellos hay judíos valencianos, castellanos, portugueses, aragoneses, catalanes, mallorquines y algún navarro, argelino maltés, que aparecen en los registros de Coses Vedades y como importadores. También son muy numerosos los italianos cuyas actividades son permitidas o prohibidas según las circunstancias políticas o recargadas con un impuesto el "dret italià". Hacia 1403 Martín el Humano puso fin a las diferencias con los italianos concediéndoles un privilegio por el que se les permite comerciar con la Corona de Aragón siempre que paguen tres dineros por libra del valor de los productos que introduzcan, con lo que obligará, posteriormente, a fijar los precios de los productos italianos.
Junto a los mercaderes individuales existen las Compañías o factores representantes de Compañías internacionales como los Passi, Alberti, Dattini, encargados de tratar directamente con los productores obteniendo, al eliminar a los intermediarios, reducción de costes, para luego distribuir el producto entre otras compañías. Los productos a comerciar son: lana, tejidos, hojas de espadas, hilo de oro, papel, colorantes, paños de Flandes, hierro y armaduras.
Los mercaderes valencianos también salen al exterior y crean empresas como Jaume Ferrer, en Génova, desde donde comercia con Barcelona, Tortosa, Valencia, Baleares Pisa. Mediante un impuesto "drictus catalanorum" similar al "Dret italià" en Valencia.

Judíos y musulmanes

En los años 1283-84 mediante una serie de disposiciones recogidas en el Privilegio General de Aragón se prohíbe a los judíos ocupar cargos públicos, no pueden ser bailes ni ejercer como recaudadores de impuestos ni otro oficio público que les dé jurisdicción sobre cristianos.
Durante el siglo XIV a pesar de contar con el apoyo de los monarcas, que siguieron utilizándoles en misiones diplomáticas, la excesiva presión fiscal creó problemas a algunas aljamas valencianas y a mediados del siglo se produjo un antisemitismo que desembocó en ataques a los judíos como ocurrió en la judería de Murviedro en 1348, durante el conflicto de la Unión, también el clero contribuyó a esta situación haciendo responsables a los judíos de todas las calamidades padecidas; esto llevó a los judíos a reunirse y pedir una bula en la que se les exima de estas culpas y se castigue a los cristianos que utilicen la violencia contra ellos.
Tras la recuperación económica en la segunda mitad del siglo, llega la tranquilidad en las relaciones entre cristianos y judíos, no obstante los recelos persisten y la población cristiana pide que moros y judíos no tengan "mustaçaf" propio en sus barrios. Se tiende a aislarlos mediante una serie de acuerdos, actitudes similares ocurren en todos los reinos hispánicos y en 1391 se producían asaltos a las juderías. Valencia fue la primera en atacar y destruir la aljama, que desaparece (los supervivientes viven entre los converses o se trasladan a Murviedro donde se reúnen judíos escapados de otras aljamas y llegan a formar una comunidad). Ataques similares se producen en Játiva, Burriana, Alcira. Los sobrevivientes se convirtieron al cristianismo para salvar la vida. Tras los ataques a las juderías se producen los asaltos a las morerías.
Los judíos al igual que los cristianos están divididos en manos (mayor, mediano y menor) cada una participa en las elecciones a los cargos de la aljama, cargos que acapara una oligarquía que basa su poder en tres fuentes: fortuna, saber y ascendencia y que vive del préstamo, arriendo de impuestos y el gran comercio, también en Valencia encontramos orfebres, sederos, zapateros, sastres.
Musulmanes, como ya hemos dicho a los asaltos a los judíos se producen los ataques a las morerías, si bien la menor importancia social y económica de este colectivo, en la Corona de Aragón, les permite sobrevivir más de un siglo a los hebreos.
La separación se inicia con la residencia: los sarracenos habitan en la periferia, generalmente extramuros, durante toda la Edad Media si bien algunos cristianos no tienen inconveniente en instalarse entre ellos, algunos conversos y prostitutas. Esta separación se extiende a hostales, fiestas y convites. Con respecto a las relaciones sexuales entre personas de diferente religión en Valencia se castiga con pena de muerte en la hoguera, aunque en la práctica se ejecuta al sarraceno y se encarcela a la mujer cristiana, si se trata de cristiano y musulmana o judía, la pena se reduce a correr desnudos por la calle, se deja en libertad al cristiano y se reduce a cautividad a la musulmana y si ésta es esclava a nadie extraña las relaciones con su señor. A este castigo fijado por las leyes cristianas se une, más duro, el de las musulmanas, pena de azotes y en determinados casos lapidación, pérdida de los derechos hereditarios.
Debían llevar determinados distintivos que permita reconocerlos a distancia, intentando además convertirlos a la verdadera fe obligándoles a asistir a las predicaciones, que duran varias horas. Los converses siempre fueron mal vistos por los cristianos y por sus propios colegas que les insultaban, las conversiones se aprovechan para confiscar sus bienes, a pesar de las disposiciones de los monarcas que obliga a la judería o morería a hacerse cargo de las cantidades que correspondían al converso.
Aunque raras, también existen conversiones al Islam especialmente de cautivos en Granada y no faltan enamoradas que aceptan la fe de sus amantes, marines y soldados o intelectuales a través de las lecturas de la obra de Averroes.
La libertad para practicar su religión sufre en los siglos XIV y XV recortes y trabas mediante la confiscación de mezquitas o prohibición de construir nuevas e incluso se llega a la profanación de mezquitas y de cementerios. También fue prohibido la llamada a la oración. Se cobra un impuesto a cuantos peregrines a la tumba del cadi Sid Buna al-Juzai muerto por Jaime I.
Los musulmanes en su mayor parte son campesinos y su situación es comparable a la de los payeses de remensa, sometidos a sus señores. A mediados del siglo XIV se les prohíbe el cambio de residencia y cuando éste se les autoriza pierden parte o la totalidad de sus bienes muebles. Con el fin de atraerlos, se les conceden privilegios pero con la condición de permanecer en el lugar, un número concreto de años y si este sistema falla se recurre a la coacción: los musulmanes podrían cambiar de residencia pero no las musulmanas solteras que deberán casarse dentro del grupo; para pasar de lugares de realengo a los de señorío se precisa licencia especial de la Corte.
Las condiciones para cambiar de residencia varían de acuerdo con las Cartas Pueblas por las que se rigen, las cuales se fueron endureciendo y cada vez fue mayor el número de años a permanecer en las tierras del señor para recibir de éste sierras el plazo suele ser de doce años, aunque si hay causas importantes se puede abandonarla mediante una compensación económica al señor y además buscar un poblador moro de su misma condición. También están obligados a las prestaciones personales, ellos y sus animales. Además de su trabajo, mal pagado, deben entregar al señor el derecho de tasa de determinados productos alimenticios que éste paga a un precio inferior al de mercado. Por contraer matrimonio debe pagar el derecho de almería y otros impuestos gravan la tenencia del ganado, el uso de los pastos; cuando vende la tierra reconoce el derecho de “fadiga” del señor (reconoce que la tierra no es enteramente suya y da preferencia al señor en la compra por el mismo precio y si éste no estos interesado, pagará el luismo (una parte de lo recibido por sus bienes).



Contenido
» Revolución de 1820

» Revolución de 1830

» Revolución de 1848

» 1872-1878. Alianza Alemania, Rusia y Austria-Hungría

» 1879-1887. Alianza Alemania y Austria-Hungría

» 1887-1888. Alianza Alemania y Rusia
» Guillermo II

» El asesinato de Sarajevo

» Congreso de Viena

» Congreso de Aquisgran




 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet