Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
 
 
 

 

 

General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
La Ilustración
La Ilustración en Francia
La Ilustración en Europa
Fisiocracia
El liberalismo económico
Independencia de los Estados Unidos
La revolución francesa
La restauración
Liberalismo  
Romanticismo
Nacionalismo
Elergonomista.com
La revolución industrial
Factores de la revolución industrial
Efectos de la revolución industrial
Consecuencias de la revolución industrial

La 2ª Guerra Mundial

Orígenes y causas

 
La Europa de Hitler
 
La guerra
 
 
Tratado de Lorcano
 
 
Calidad de vida

Estás es: Inicio > Roma > La república imperial

La reafirmación el régimen senatorial
En el proceso de conquista romana en el Mediterráneo, se puede decir que la segunda guerra púnica marca básicamente un punto de referencia, un punto de no retorno, tanto en la dinámica exterior como en la interior
En la dinámica exterior se produce el dominio de la Ecúmene y el desarrollo del régimen provincial a causa de la conquista de territorios  en el Norte de África, en el mundo griego (Macedonia y Grecia) y en Asia Menor.
En el plano interior, la segunda guerra púnica involucra a Roma en consecuencias sustanciales en el propio ordenamiento. Existen procesos en marcha durante el siglo III y IV que ahora se incentivan como consecuencia de la producción de las grandes guerras de conquista.
En el plano político se constata una reafirmación de lo que podemos llamar las características oligárquicas del régimen republicano. En el plano económico se constata el desarrollo de cambios sustanciales que van a dislocar el antiguo sistema y aparece un nuevo régimen productivo tendente hacia el mercado que va a generar un nuevo modelo productivo innovador. En el plano cultural también se produce transformaciones, Roma ha estado anclada en las mores maiores, en la tradición.
Roma se verá inmersa en un conflicto que afectará a la élite, pero también al resto de la población. Grecia es conquistada, pero los romanos son conquistados por su cultura, se produce una helenización que se ve en diferentes planos (iconográficos, filosófico), pero que también va a arrastrar a conflictos, los partidarios de esa nueva helenización, como los Escisiones con Polibio, y los que quieren conservar la tradición, como Marco Porcio Catón.
La reafirmación del sistema político romano, se hace por medio de la acentuación de los poderes del Senado en el ordenamiento de la República, ya que las grandes guerras de conquista van a generar una potenciación en el plano político del Senado con respecto a las demás magistraturas. En este contexto inciden factores de índole político, en el sentido de que las guerras de conquista han sido dirigidas por el Senado y los éxitos obtenidos redundan en el prestigio del Senado.
Se dan, a su vez, factores de índole económico en el sentido de que la guerra ha generado una circulación de riqueza en concepto de botín de guerra y de indemnización a lo largo de todo el Mediterráneo. Esta circulación de riqueza beneficia de forma global a toda la sociedad romana, pero de forma específica va a beneficiar a la nobílitas que ha dirigido todo el proceso de conquista, de esta manera, se proyectará en sus territorios y se utiliza como finalidad política para potenciar a los senadores.
En concreto si se observa el panorama después de la Segunda Guerra Púnica, se puede observar claramente como hay una potenciación del Senado frente a las magistraturas. El Senado debe considerarse como un consejo de ex-magistrados romanos, aportando su experiencia política. El Senado es vitalicio y las magistraturas son anuales.
En el siglo II se introducen medidas que potencian aún más al Senado, en el sentido de que a partir de la Ley Ogulnia, las magistraturas superiores se integran en el Senado. A partir del 216 la totalidad de las magistraturas romanas van a consolidares.
Por otra parte también sufre transformaciones el tribunado de la plebe, que tras las guerras de conquista pierde su carácter reivindicativo y se integra como una magistratura más. Cuando la guerra proporcione recursos para calmar a la comunidad, el tribunado pierde su objetivo principal, el de representar a los sectores menos favorecidos del mundo romano. Después de Cartago se vuelve a convertir en una magistratura “revolucionaria”, de prerrogativas hacia el Estado.
Por otra parte las Asambleas, Comicio Curiados, Comicio por tribus y Comicios centuriados. El Senado tiene una preemiencia sobre ellas, que viene facilitada por la práctica de que el voto no es secreto, por lo que se produce la presión de la élite sobre el cuerpo cívico; no son representativas en lo que se refiere a la proyección de la población; y se verá debilitadas por el poder de la censura. Además el elemento que disminuía el carácter de la asamblea está constituido por el desarrollo de la aristocracia, que distorsionaban el funcionamiento de las asambleas. Así el funcionamiento de éstas propicia que en la práctica el poder estuviese descompensado.
En el contexto de las grandes guerras de conquista y en su transformación, nos encontramos con un desarrollo clientelar que se potencia enormemente. En concreto a lo largo del siglo II se aprueban diferentes medidas que favorecen la influencia de a aristocracia:
s La manumisión de esclavos: una práctica romana inconcebible en Atenas. A continuación el esclavo se convierte en liberto, después libertino. Ya no existe la relación dominus-servus donde prima la propiedad, sino que se sustituye por una relación de clientela, ahora existe la relación patrono-cliente. La manumisión se incentiva, los hijos de los libertos son ciudadanos de pleno derecho, pero conservan la relación clientelar, además pueden inscribirse en tribus urbanas y rústicas.
s La Lex Claudia de nave senatorum, en el 218, que impide que los senadores puedan tener naves para comerciar superiores a las 300 ánforas. Por medio de esta ley se puede ver como sigue siendo una aristocracia de base agraria y con la Lex Claudia se pretendía que las clases emergentes, los caballeros, no pudieran integrarse en la aristocracia romana.
Es un exclusivismo que también se da dentro de la aristocracia, dentro de la cual emerge un grupo, la nobílitas, que es la élite de la élite. Sólo familias muy selectas controlan el consulado y las carreras políticas de la aristocracia, de hecho, 58 familias controlan el poder de la aristocracia romana.
A partir del siglo II a. C. aparecen una serie de leyes:
s La Lex Villia Annalis del 180 a. C. que va a regular el Corpus Honorum de la nobílitas romana, controlando las carreras excesivamente rápidas de la nobilitas. Cualquier miembro de la nobílitas podía comenzar la carrera política tras 10 años de servicio militar; después pasaría a ocupar el cargo, siguiendo el orden: cuestor, edil o tribuno de la plebe, pretor, y cónsul. Además se impone una secuencia de dos años entre el ejercicio de la magistratura y el siguiente escalón. Implicaba que la carrera política empezaba con 27 años y con unos 35 se alcanzaba el consulado.
s Leges De Ambitu: es la aprobación de una legislación en contra de la corrupción electoral, ya que la compra de votos se impone en la República.
s También hay leyes que combaten el lujo suntuario helenístico, ajeno a la tradición romana. Se limita el modelo de las tumbas incluso de enorme prestigio, como en la Vía Apia con las tumbas de los Metelos.
Se van a proyectar en un dominio específico, la dominación provincial, donde los peligros monarquizantes eran mayores. Las magistraturas obtenían el poder llegado del ejército y llegado también a través de los recursos económicos.
s Lex Calpurnia del 149, los tribunales de justicia son los encargados de dilucidar las reivindicaciones de las provincias contra los gobernadores provinciales.

La evolución económica: la agricultura; el desarrollo de la economía monetaria; artesanado; actividades comerciales
Las transformaciones no sólo se producen en el plano político, también afectan al ordenamiento económico de Roma, en concreto, la economía que se genera en la Península Itálica como consecuencia de las guerras de conquista, que implican la aparición de una economía innovadora que tenía como destino fundamental el mercado, la economía mercantil, que afecta a los productos agrícolas y artesanales.
Esta nueva producción mercantil tenían una proyección geográfica limitada a determinadas zonas de la Península Itálica, en concreto el espacio comprendido sobre la zona tirrénica con proyección interior, entre el Arno y la Campania, tenía como connotación básica el mercado con fuerza de producción esclava (no total, pero si importante), una economía preindustrial. En el resto de Italia subsiste la economía tradicional, la economía de subsistencia, tanto en producción agrícola como actividad artesanal. La nueva economía transforma el ordenamiento económico del Mediterráneo, que produce para un mercado amplio desde la Galia hasta África.
El elemento central se esta transformación está constituido por la acumulación de riqueza que se genera a partir de las victorias militares, en concreto las guerras victoriosas en el Mediterráneo aportan de forma directa un ingente botín de guerra, que permite dinamizar la economía. Lo conocemos por la tradición literaria, el monto global de los ingresos a partir del botín de guerra entre la primera guerra púnica y la tercera guerra macedónica, alcanza los 250.000.000 denarios, gran riqueza que circula hacia Roma. A ello se debe sumar otras partidas de la explotación fiscal que Roma a conquistado, se materializa en impuestos sobre las personas, territorios, producción, etc, que constituyen una fórmula de expoliación del Mediterráneo, el propio Estado que luego distribuye de forma desigual entre la comunidad cívica.
El territorio va a ser convertido en ager públicus, administrado por el Senado, propiedad del pueblo y del Senado romano El ager públicus es explotado por el Senado mediante un sistema impositivo en que los ciudadanos deben pagar el estipendium, derivado de la condición de súbditos, como ager provincialis, impuesto que se vincula a la condición del territorio provincial.
Además de esta imposición directa, periódica y anual, parte de la producción provincial es gravada por otros impuestos de productos concretos; por ejemplo, cuando se conquista y se organiza Sicilia, se procede a utilizar la organización que existe en Sicilia y se vincula al Reino de Siracusa, se usa en beneficio exclusivo de Roma. Existe un sistema de explotación es especies, el 10% tenían como destino el Estado, decuma. Cuando Roma se apropia de Sicilia utiliza este decuma y tiene como destino el abastecimiento de los grandes centros consumidores de Roma. Una situación muy parecida cabe destacar en la Península Ibérica, también se genera un régimen provincial a partir del 197, se subdivide el territorio (Citerior y Ulterior), a continuación se impone un impuesto sobre la producción agraria, sobre el trigo, constituido por la vicésima, el 5% de la actividad en concepto de impuestos circula hacia los grandes centros consumidores de Roma.
La circulación de riqueza en impuestos, botín, especies y producción, traen transformaciones en Italia, en el sentido de que en una sociedad preindustrial, el bien más preciado está constituido por la tierra. En el caso de la circulación de productos en especies (Hispania y Sicilia) las consecuencias son relevantes porque implican una quiebra de grandes zonas de la Península Itálica por la economía agraria tradición de subsistencia, la producción italiana no puede competir con el de las provincias por lo que el cereal de la zona tirrénica deja de ser rentable.
No sólo circula con destino a Italia, impuestos, botines, etc, también circula otro tipo de riquezas con una trasformación más profunda, los cautivos de guerra, los esclavos. Hay datos de la tradición literaria para el periodo entre la primera guerra púnica y la mitad del siglo I a. C., los datos implican una esclavitud a partir de la guerra que alcanza los 500.000 esclavos. Esta circulación no es la única, la esclavitud se alimenta de otras fuentes, de los piratas y de los propios esclavos nacidos como tales (vernae: esclavos hijos de esclavos).
El fenómeno se aprecia de forma sustancial en la agricultura que se transforma sustancialmente en la perspectiva de la aparición de una producción para el mercado, y la persistencia de otras zonas con una agricultura tradicional, la tirrénica será la más dinamizada.
Para conocer el desarrollo de la agricultura entre los siglo II y I a. C. contamos con una importante tradición literaria, constituida por la literatura agronómica romana, que han elaborado tratados  sobre agricultura, conforme a modelos que ya existen en otros ámbitos del Mediterráneo como Cartago. Roma ha asimilado nuevas formas de producción a partir de la influencia de la derrota de Cartago, como es el “Tratado de Magón”.
Roma a partir del siglo II crea su propia literatura, cuyo análisis permite reconstruir las grandes transformaciones a lo largo de los dos siglos:
s El punto de partida está constituido por Marco Porcio Catón, miembro de la aristocracia local de Tusculum, que accede hasta la cúspide de la sociedad romana, se caracteriza por su firme defensa de las tradiciones romanas ancestrales. Escribe un tratado de agricultura que permite conocer la situación que se produce en el mundo agrario en el siglo II, no es sistemático, se dan consejos prácticos para la mejor organización del territorio, la villa catoniana en la que culmina el proceso de antecedentes del siglo III, que produce para el mercado, caracterizado por la división del trabajo perfectamente pormenorizado, se busca la rentabilidad, la mayor producción y beneficio. La villa existe con anterioridad pero ahora adquiere nuevas características.
s Junto con éste, hay que aludir a Varrón, que vive a mitad del siglo I a. C. y participa en el desarrollo de las guerras civiles en Hispania. Escribe un tratado de res rustica donde se proyectan las modificaciones que se han ido produciendo desde comienzos del siglo II hasta mitad del siglo I. Transformaciones en la producción, propiedad, etc.
s Finalmente hay que hablar del gaditano Columela, a comienzos del Imperio se traslada a la península itálica y escribe su tratado de res rústica donde ya se vislumbran nuevas formas de producción inherentes a concentraciones de propiedad que ha generado en Italia un conjunto relevante de latifundios y propone nuevas formas de producción. Se constituye ya en la península itálica la aparición de nuevas formas de producción que innovan el sistema del arrendamiento que va a generar nuevas formas productivas y sociales, la gran propiedad se subdivide en pequeñas parcelas que se arriendan al campesino, el colonato imperial.
s Existe otra serie de agrónomos latinos pero sólo se han conservado algunas referencias literarias. Un ejemplo es Cicerón, cónsul en el 63, es el gran orador de la mitad del siglo I, en sus discursos se proyectan los conflictos de la sociedad romana de la élite, donde se reflejan las bases económicas, así se puede conocer el proceso de concentración de la producción agraria que se produce sobre todo en Sicilia o en Etruria.
También podemos contar con la documentación arqueológica. En la arqueológica, las excavaciones de las villas, entre ellas hay que mencionar la excavación de Andrea Carandini en la villa de las siete ventanas, en el territorio septentrional de Etruria, es una construcción emblemática se esta época. También tenemos información por medio de prospecciones o fotografías aéreas, con las que tenemos la posibilidad de reconstruir el paisaje agrario.
Por otra parte la epigrafía que permite reconstruir la reacción que suscitan entre los sectores básicos de la sociedad romana ese desarrollo de la nueva agricultura de producción para el mercado que genera una importante actividad.
En el ámbito geográfico, la agricultura se subsistencia no desaparece de la península italiana, pero persiste en una situación crítica por diferentes factores: la concentración de la propiedad, las condiciones de mercado que hacen que los cereales sean poco competitivos con respecto a las provincias.
Aparecen los grandes conjuntos geográficos especializados en determinados productos, en concreto el más dinámico es el de las áreas tirrénicas entre el Arno y la Campania con nichos ecológicos de gran importancia, se impone una producción para el mercado de carácter arbustivo, en consecuencia se desprecia el cereal y se produce aceite y vino que a continuación se proyecta hacia los grandes centros consumidores de Italia y las provincias.
En el norte de Italia, otro gran nicho ecológico para la producción agraria, el valle del Po, se especializa en una producción porcina y ovina. En el resto y especialmente en los Apeninos se desarrolla una ganadería trashumante con precedentes desde la prehistoria.
Aparecen también técnicas en la producción agraria que no deben ser sobrevalorados. El instrumental que utiliza Roma es el Hierro II, que es latín. Se producen innovaciones como por ejemplo la proyección de algunos productos que ya se encuentran en el Mediterráneo y que llegan a Italia donde se difunden hacia los demás puntos como por ejemplo la cereza que viene desde el Mediterráneo oriental. También el perfeccionamiento en las técnicas de cultivo, aparecen asociaciones como las de el cereal y la leguminosa y la del cereal y el trigo.
Un hecho que destaca es el desarrollo de la ganadería trashumante, que cabe enmarcar como precedente y ahora se desarrolla en los siglo II y I a. C. Con Marco Porcio Catón la ganadería forma parte de la propia explotación y con Varrón constituye un fenómeno económico en si mismo, en verano se van hacia el norte y en verano hacia los pastos del sur, va a constituir un fenómenos que alimenta el poder económico de destacados miembros de la nobleza, por ejemplo Cicerón que procede de la ganadería. Hay datos sobre las cañadas ganaderas, 250.000 ovejas, 7.000 bueyes y 4.000 pastores-esclavos. Marca la economía italiana porque es incompatible con la vida urbana y genera conflictos con los agricultores.
Otra transformaciones son los cambios de la propiedad, el punto de partida es el mismo que en la República primitiva, es decir, la aparición de la existencia de ager públicus, que remite al proceso de conquista (siglo IV-III a. C.). En el contexto de la segunda guerra púnica este ager públicus tiene una gran proyección en la Península Itálica, una gran parte de los aliados de Roma desertan por la conquistas de Anibal en Italia, el castigo a los traidores será la ampliación ostensible del ager públicus. El fenómeno tenía tal relevancia que una ciudad como Capua, que deserta a partir del 215, va a ser afectada a la mitad del territorio que formará parte del ager publicus, que será explotado y objeto de ventas parciales, ager cuaestorius, tierras públicas vendidas por el cuestor y que pasa a manos privadas.
Existe otra parte de ager publicus que queda sin catastrar y sin el control del Estado romano, ager arcifinalis. Este territorio público pero no controlado, es de gran importancia para comprender como se produce la concentración de propiedad en manos de la élite social, y a la que la aristocracia extiende por este su territorio, es usado para formar grandes propiedades a partir de la compra.
El ager publicus será utilizado con el objetivo fundamental de restaurar la pequeña propiedad campesina, el eje donde se ha sustentado la República romana, este ager publicus va a ser organizado en calidad de ager datus et asignatus en la política de colonias latinas y romanas.
Otra parte será explotada por medio de la subasta pública, la scriptura, es el ager scriptarius, tenía importancia en el sentido de que es el ámbito donde se desarrolla la ganadería trashumante.
Las consecuencias inmediatas en el orden de la propiedad están constituidas por una persistencia de la pequeña propiedad campesina, en consecuencia, la economía de subsistencia se alimenta a partir de la redistribución de la tierra (datus et asignatus) que genera la creación de colonias en amplias zonas de la península itálica. Hay que reseñar el hecho de que poco a poco la parcela que se adscribe a los campesinos tenían dimensiones más amplias, concretamente por medio del proyecto colonial de los Gracos se constata que las parcelas oscilan entre 15-30 yúgueras, pero en el norte de Italia adquieren dimensiones superiores, por ejemplo en Aquileia, las asignaciones de tierra son entre el 50-150 yúgueras.
La persistencia en la pequeña y mediana propiedad campesina, se produce en un contexto de crisis profunda en Roma, que se intenta distribuyendo tierras de colonias romanas y latinas. A partir de los Gracos, se utilizan módulos pequeños o medianos, de 15-30 yúgueras, mientras que a partir de la proyección de Roma, los ciudadanos se ven atraídos a irse a las colonias latinas.
Hay que aludir a Catón, que contempla dos modelos de medianas explotaciones agrícolas:
s Explotación de la vid, cuyas proporciones se centran en torno a 100 yúgueras (25 hectáreas aproximadamente).
s Explotación del olivar, dentro del modelo de “villa catoniana”, de unas 240 yúgueras (60 hectáreas).
A pesar de esto hay una tendencia a la concentración por parte de la élite social. Un ejemplo de la concentración de las explotaciones, es la “villa de las septe venestre” (villa de las siete ventanas).
El fenómeno de concentración agraria no solo afecta a Italia, sino que también ocurre en Hispania, con la concentración de tierras adscritas a aristócratas, que antes pertenecían al ager públicus. Sicilia también era una provincia que sufría concentraciones de tierras y se conoce esto gracias a Cicerón, que escribió las verrinas, donde habla del gobernador Verres que concentró una gran riqueza.
Finalmente hay que aludir a las fuerzas de trabajo esclavas, que trabajaban en las explotaciones agrícolas. Esta utilización de esclavos es fundamental para que haya sobreproducción que active el comercio. Si la explotación tiene por objetivo la vid, hay que usar 1.000 esclavos, y si se van a dedicar a los olivos se usan menos.
También hay que aludir a la aparición de los “operari” que son los pequeños campesinos que tienen su propiedad y se contratan en otras grandes propiedades.
El caso de los colonos, es una manera de producción típica romana, a través del arriendo parcelario se arrienda la propiedad a campesinos y ciudadanos, que surgen en el periodo de crisis republicana. A partir del siglo III empieza el “colonato” que son colonos libres, un nuevo sistema de poner en explotación la propiedad agraria romana.
No sólo se producen estas transformaciones en la agricultura, sino que también se está formando una nueva economía esclavista.
En el ámbito artesanal se forman nuevas formas productivas donde predomina la formación en serie, con gran cantidad de esclavos. Ahora se produce la formación de grandes instalaciones de producción, que es un modelo imitado de Cartago.
w Ánforas: su producción se vincula a la actividad comercial. Dominan las ánforas greco-itálicas que se producen fundamentalmente en las colonias itálicas. A partir del siglo II cambia la situación, y se conoce gracias a la clasificación de Dressel, este tipo de ánfora invade prácticamente todo el Mediterráneo, fundamentalmente el Mediterráneo centro-occidental.
w Vajillas:
s Camapaniense A: producida durante el siglo III, es una cerámica de lujo de barniz negro procedente de Campania que hunde sus raíces en el ámbito de la cultura griega, igual que las ánforas greco-itálicas.
s Campaniense B: producida a partir del siglo II, varía en la decoración, en el barniz de peor calidad, etc, se produce entre Campania y el río Arno.
El sector de la metalúrgica es parecido por las producciones en serie, sobre todo en el puerto de Puteori, que es el gran puerto comercial romano de la época. En este contexto aparecen nuevas técnicas productivas en el ámbito cerámico y metalúrgico.
En el contexto de las actividades comerciales se produce una transformación sustancial, el panorama comercial mediterráneo sufre variaciones por el proceso de conquista generado por Roma. Se producen como hechos relevantes, la conquista del Mediterráneo por Roma y la circulación de sus productos, difundiéndose su mercado, que no estaba muy perfeccionado. Las relaciones de mercado se veían complicadas a causa de la piratería, que Roma combate y gracias a este se amplia el mercado.
Hay que aludir al hecho de que tanto en el Mediterráneo oriental como central, la expansión romana provocó la quiebra de las anteriores rutas comerciales; por ejemplo, el mar Egeo es dominado por Rodas hasta la batalla de Pidna que significa la pérdida de la hegemonía de Rodas en esa zona. En el Mediterráneo central sucede algo parecido, porque las Guerras Púnicas han provocado la quiebra de Cartago como gran centro productivo y comercial, y en su lugar emerge Italia como gran centro productor y Roma como gran centro consumidor.
La aparición de Italia como gran centro productor hace variar todas las rutas comerciales, así como los centros de producción. Se genera una comercialización en la que Italia proyecta hacia el Mediterráneo; sus producciones agrarias (vino y aceite) y la cerámica. A cambio se abastece de materias primas.
En relación con este comercio, se crean en Italia grandes estructuras, pero ya específicas romanas:
s Construcción del Gran Puerto Itálico de Puteoli, en el año 194. Desde aquí se difunden todas las producciones itálicas.
s Puerto Tiberino y sus proximidades, los “Pórticos Emilios”, que son el lugar de almacenamiento.
A lo largo de las guerras de conquista, en el desarrollo de la economía monetaria, se ha producido un proceso de devaluación de la moneda romana que tiene un momento sustancial en el 217, pero que va en progresión. En el 217 se transforma la moneda, haciéndola más fácil de transportar. Los primeros denarios romanos, documentados arqueológicamente son del 211. Con esto se empieza a desarrollar la banca y esto significa también la aparición de sociedades financieras y accionistas.

La estructura social: la nobilitas; el ordo ecuestre; la plebe urbana y rústuca; peregrinos; libertos; esclavos
Se produce una remodelación del ordenamiento romano, también en el ámbito social. En este contexto de transformaciones económicas, también se reafirma la oligárquica romana, se va a producir la formalización de una nueva estructura social de carácter más complejo. Aparece una pirámide social correspondiente con la realidad social de Roma, conformada por la comunidad ciudadana y población no ciudadana. La ciudadanía romana define a partir de la posesión de los derechos inherentes a la sociedad romana, está organizada de forma censitaria.
t En la cúspide se encuentra la nobílitas, la nobleza, la aristocracia romana, que se ha formado por el proceso que ahora se consolida con nuevos características (desde el conflicto patricio-plebeyo hasta las guerras de conquista) se encuentra integrada sociológicamente por:
w El patriciado romano: que hunde sus raíces en el proceso formativo de la ciudad. Las más insignes familias remiten a época protohistórica creando toda una serie de genealogías que los emparenta con dioses o semidioses. Los más característicos son los Julio-Claudios, los Julios se hacen descender de Venus a través de la genealogía que remite a Eneas y a la dinastía de Alba Longa, que ahora se integra en la nueva clase dirigente. Es la persistencia de la clase dirigente que se adapta a la nueva sociedad, subsiste a los grandes
w La élite plebeya: que ha ido emergiendo a lo largo del siglo IV y que en el contexto de la crisis republicana es marginada, pero en el siglo IV, por los nuevos recursos económicos que generan, este grupo emerge.
w La oligarquía italiana: grupos aristocráticos que dirigen el conjunto de ciudades romanas que Roma a proyectado en el contexto de Italia. Se integran dentro de la nueva clase dirigente romana. Hay muchos ejemplos como el de los Plautos que procedían de Tibur, los Fulbios de Praenestre, o los Porci de Tusculum. Desde la élite local a la élite republicana imperial. Es la integración de las élites romanas.
Los fundamentos en que hunde su formación privilegiada están constituidos por la defensa cultural de la tradición romana, es fundamental, ésta se siente atraída por la cultura helenística, pero tenía que hacerse en el contexto de la más estricta tradición romana, por doquier se puede ver: domina el prototipo de Marco Porcio Catón que se convierte en el más acérrimo defensor de la tradición, incluso prohíbe a su hijo aprender griego; también Flaminio, que en la segunda guerra macedónica ha derrotado a los macedónicos, en el templo de Júpiter en Delfos declara la libertad para los griegos y delante de un público griego habla en latín, aunque él sabía griego.
La nobílitas no puede hacer desapego de la tradición, su soporte sociológico se hunde en la tradición romana, ya que  el peso de la tradición es el que permite consolidar a la clase dirigente. Se pueden poseer buenas estatuas griegas pero la nobílitas tenía que presentarse a la sociedad como defensora de la tradición, de esta manera sólo pueden tener elementos no romanos en el ámbito privado, no pudiéndose hacer ostentación de ellos.
Los nuevos, los que se integran en la élite, son los que más defienden la tradición, con mayor dureza.
A parte del peso de la tradición, es importante el peso económico, donde la gestión de la ciudad constituye un elemento sustancial en su posición económica, es decir, las magistraturas. Pero tenían importancia sobre todo las relacionadas con la guerra, pueden ser utilizadas discrecionalmente por la nobílitas, se puede repartir el botín entre los soldados, pero ellos se quedan con la mayor y mejor parte.
Tendrán una representación formal pública que se ve en determinados privilegios, tenían el derecho de presentar en ceremonias públicas a sus antepasados (las mascarillas) en las grandes ceremonias funerarias. Y además el anillo de oro, símbolo de preeminencia social, sólo los miembros de la nobílitas lo pueden llevar.
Esta nobílitas constituye una clase social restringida en el número, apenas si alcanzaban, en el siglo III, el 0.05%. En el siglo II, en el contexto de la oligarquización de la sociedad romana, la representación social era más restrictiva porque se llega a concebir que sólo aquellas familias que hayan ostentado el consulado, más del 88% de la nobleza romana del siglo I, pertenecía a familias que ya eran miembros de la nobílitas. Es una renovación de esta clase proporcionalmente baja.
twDentro de la pirámide social hay que aludir al ordo ecuestre, el ordo de los caballeros romanos, un cuerpo que ahora se consolida pero que hunde sus raíces en que dentro de la comunidad ciudadana romana siempre ha existido un grupo (equites) cuyas funciones se han transformado mientras la sociedad romana ha ido cambiando.
Siempre ha existido en Roma un grupo de caballería y la más ancestral organización, es la que remite a la primera clase de Servio Tulio, los equite equo público, que tenían uncaballo público.
Después encontramos que hay que aludir al conflicto con la ciudad de Veyes, la ciudad de Roma se proyecta al otro lado del río incorporando tierra, va a generar la aparición dentro del ejército de un grupo de caballeros que se conoce como equites equo privado, que se proporcionan ellos solos el caballo, se costean su propio caballo, dio lugar a una discusión enorme. A partir del comienzo del siglo IV aparece este grupo, hay que darle la razón a Mommsen de que a principio del siglo IV se había consolidado este segundo ordo privilegiado. Este segundo ordo sólo se produce en el contexto de las grandes guerras de conquista, la aparición desde el punto de vista formal y jurídico de un censo estrictamente ecuestre en el año 67 con la ley Roscia, el primer censo de caballeros, el primer censo de caballeros romanos. Está por debajo del ordo senatorial.
La ciudad de Roma va conquistando y tiene más riqueza que tiene que ir controlando por medio de las subastas públicas, la explotación de la tierra tiene que hacerse por medio de este régimen de concesión (subasta). En este contexto es cuando emerge el ordo ecuestre.
Ahora aparecen determinados nombres que impiden que el ordo ecuestre se integre en el ordo senatorial, ley del 218. Las bases, tanto del ordo ecuestre como del ordo senatorial, son las mismas, la tierra y se beneficia por el régimen de concesiones.
t El resto de la comunidad cívica se conoce como plebe, que es la base de la pirámide. Hay una imagen deformada derivada, en líneas generales, de la valoración peyorativa que realiza la aristocracia romana, que la desprecia (vive a la sombra del Imperio, sólo quiere sangre y circo).
w La plebe urbana: es la que vive en la ciudad, es ella hay que distinguir grupos que se dedican a actividades comerciales y artesanales. La plebe constituye un mondo heterogéneo donde existen grupos sociales diferentes que se vinculan por las actividades comerciales y artesanales. Se alimentan de una población rural que huye a Roma y que genera una gran ciudad, un asentamiento de anillos de población marginales, entorno al muro Serviano de 1,5 kilómetros, que subsiste de lo que puede.
s Negotiatores: que desarrollan un comercio de cierta relevancia.
s Tabernarii: con un comercio a por menor, que desarrollan sus trabajo en la tabernae, puestos comerciales romanos que aparecen en un contexto de desarrollo urbano.
s Infima plebs: es el proletariado, el que no tiene nada, tan solo sus hijos como capital. Vende su fuerza de trabajo, todos los servicios y se vincula a los beneficios del Imperio, hace de las distribuciones de riqueza uno de sus medios de riqueza. Vive condicionado por el Imperialismo romano, cuando la guerra es victoriosa subsiste porque comienzan obras públicas y se reparten alimentos, pero cuando no es el comienzo de los problemas.
w Plebe rústica: se vincula a la producción primaria. El contexto para la etapa de la República imperial está constituido por la quiebra del ordenamiento tradicional, antes la base estaba constituida por la campesina en primer lugar, ahora quiebra. Se caracteriza por constituir un grupo social donde se proyecta con virulencia la crisis. Cabe integrar diferentes grupos porque es heterogénea:
s Pequeño campesino arruinado: no puede subsistir en el contexto de la transformación de la agricultura. Hay una reducción progresiva del censo mínimo de la quinta clase serviana, lo que permite reconstruir la quiebra del campesino. A partir de la segunda guerra púnica el censo se reduce de 11.000 a 4.500 ases y en época de los Gracos a 1.500 ases. Suelen emigrar a las ciudades, siendo el pilar básico de la comunidad ciudadana.
s Los arrendatarios: lo que los romanos conocen como coloni. Ahora aparece un nuevo tipo de propiedad, a partir de su parcelación y arrendamiento se hace productivo y es el colono el que debe garantizar la renta. Son campesinos sin propiedad que entran dentro de esta nueva dinámica, ahora son campesinos ciudadanos, pero a medida que avancemos (siglo II y III d. C) el campesino es ciudadano y se aproxima al siervo.
w Esclavitud: frente al mundo de los ciudadanos, con una vertebración compleja, está el mundo de la esclavitud, instrumentum vocale, un producto que se puede comprar y vender. Se desarrolla en las guerras de conquista, es la base de la sociedad romana y se alimenta de diferentes fuentes:
s Prisioneros de guerra: se alimenta ante todo de la guerra, los prisioneros que son esclavizados, con toda una organización de este tipo de comercio, más de 500.000 esclavos hasta mitad del siglo I.
s Prisioneros provenientes del mercado: el que no procede del botín de guerra, un esclavo que se compra y vende en el mercado con diferentes introducciones, constituido principalmente por la piratería. Esto existe en Roma en el contexto de las guerras de conquista, de gran relevancia sobre todo en el Mediterráneo Oriental, al menos hasta Pompeyo. Conocemos datos sobre ello, que los proporciona sobre todo Estrabón, que conoce bien este tráfico de esclavos. Rodas es el cetro comercial más importante que a partir del 167 es sustituido por Delos, y Estrabón alude a su actividad comercial, con la venta de 10.000 esclavos diarios con destino hacia todo el Mediterráneo.
s Verna: es el esclavo hijo de esclavos, no se pueden casar por lo que se realiza la práctica del contubernium. Se observa en los verane un aprecio que aumenta de forma progresiva en la tradición agronómica, Catón apenas los nombra mientras que incluso Varrón los recomienda.
Hay una persistencia, a pesar de la prohibición del mundo romano por las leyes patelio-papilias, del nexum, que alimenta al mundo romano.
La valoración de este mundo de la esclavitud ha generado debates en la historiografía. La esclavitud en Roma se desarrolla a partir del siglo IV, entrando en las sociedades esclavistas. El dato más relevante para sustentar esta teoría está constituido por una importancia especial que grava la manumisión, se conoce como Vicésima Libertatis, grava en el 5% el valor del esclavo. Este impuesto se ingresa en las finanzas públicas que se deposita en el templo de Saturno, lo que conocemos como Aeraium Santius, una caja especial de la que Roma sólo hace uso en ocasiones excepcionales para hacer frente a situaciones críticas, por ejemplo el momento en que se hace unos de ella en la segunda guerra púnica cuando Roma está siendo derrotada por Anníbal y también en el contexto de los inicios de la guerra civil (49 a. C.), cuando César lo saqueará para hacer frente a la guerra civil contra Pompeyo.
La transformación sustancial será con las guerras de conquista, ya que la afluencia de esclavos aumenta. La proporción no es la misma que en Pérgamo (un esclavo por cada dos libres) aunque la presencia de esclavos es grande.
w Libertos: en relación con la esclavitud está el mundo de la manumisión, que es totalmente romano, no tiene paralelo en otras ciudades antiguas. El hijo del esclavo manumitido es el libertino que ya es un romano, la concesión de la libertad constituye una fuente del poder político para alimentar su base clientelar. Cualquier ciudadano puede conceder la manumisión, es decir, la ciudadanía. La clientela se alimenta a partir de la manumisión.
El liberto mantiene una relación de propiedad con el antiguo dueño, cuando se manumite (acto público) la anterior relación propietario-esclavo (dominus-servus) pasa a ser una relación patrono-cliente. Y como nuevo cliente tenía obligaciones en todos los planos con su patrono, como prestar su apoyo político y económico (en el sentido de que las fiestas familiares el liberto siempre llevará su osbsequium, su regalo). La imagen que deriva es la que se describe en la tradición literaria, la turba de clientes que acompaña a su patrono con motivo de su actividad diaria.

 

Contenido
» Revolución de 1820

» Revolución de 1830

» Revolución de 1848

» 1872-1878. Alianza Alemania, Rusia y Austria-Hungría

» 1879-1887. Alianza Alemania y Austria-Hungría

» 1887-1888. Alianza Alemania y Rusia
» Guillermo II

» El asesinato de Sarajevo

» Congreso de Viena

» Congreso de Aquisgran




 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet