Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
 
 
 

 

 

General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
La Ilustración
La Ilustración en Francia
La Ilustración en Europa
Fisiocracia
El liberalismo económico
Independencia de los Estados Unidos
La revolución francesa
La restauración
Liberalismo  
Romanticismo
Nacionalismo
Elergonomista.com
La revolución industrial
Factores de la revolución industrial
Efectos de la revolución industrial
Consecuencias de la revolución industrial

La 2ª Guerra Mundial

Orígenes y causas

 
La Europa de Hitler
 
La guerra
 
 
Tratado de Lorcano
 
 
Calidad de vida

Estás es: Inicio > Roma > Los Gracos

El marco de la crisis
El periodo entre el 133, tribunado de la plebe de Tiberio Graco, y el 31, la batalla de Accio, se conoce como crisis de la República romana. Es un proceso de larga duración, 100 años de grandes conflictos, en que la República acaba por dar paso al principado donde prima el poder personal.
Durante estos años, se produjo una gran transformación en el Mediterráneo y en su centro, el mundo romano itálico. Este periodo se subdivide en dos subperiodos:
s Tribunado de la plebe de Tiberio Graco en el 133
s Golpe militar de Sila (82-81), con la batalla de Porta Colina y el asalto por parte de Sila de la ciudad de Roma.
La primera parte se caracteriza por que la conflictividad política se dirime dentro del marco del ordenamiento de la República; el conflicto provoca la lucha entre el Senado y las Asambleas, dentro de este conflicto el tribunado de la plebe ahora se revitaliza como magistratura que polariza las necesidades de la plebe romana.
En esta primera etapa (133-82), el conflicto se dirime, aunque utilizando la violencia, en el juego de la Asamblea y el Senado, pero todo se modifica a partir del golpe de Estado de Sila. El desarrollo posterior de la crisis va a hacer caso omiso a este juego de las instituciones y se va a proyectar en la guerra civil, que tendrá como hechos fundamentales el conflicto primero de Sertorio y luego de César y Pompeyo y finalmente las guerras civiles que ensangrientan el Mediterráneo entre el 44 y el 31. En este segundo periodo, el escenario donde se dirime la crisis cambia, en vez del foro (donde se encuentran la curia y el comicio), serán los campamentos militares (castra).
En estos dos periodos, antes y después de Sila, el foro y los castra se encuentran desigualmente documentados. En concreto, el primer periodo posee importantes lagunas documentales sobre todo en la tradición literaria, ha desaparecido en el proceso de transmisión, lo que conocemos como la joven analística romana que se introduce en Roma por la cultura helenística, es el género histórico como género literario, es la que se data en un momento posterior a Fabio Pictor, que escribe en griego en el siglo II las fichas de los pontífices máximos.
Las fuentes de información son de época tardía y están constitutitas por autores del siglo II y III d. C., varios siglos después de los acontecimientos. Entre ellos hay que aludir a Plutarco, que traza retratos de los principales protagonistas de la crisis; a Apiano, que deja información y utiliza el método histórico griego; y a Casio Dion, senador del siglo III que habla de la crisis. Esto plantea un problema de análisis crítico por lo tardío de las obras, ya que estamos en el siglo II, y a la hora de utilizar a estos historiadores hay que tener en cuenta que los siglos posteriores ha podido influir en la obra.
Frente a esta información literaria poseemos datos de otras bases documentales como la numismática y la epigrafía, la cual, comienza a aumentar conforme avanza el tiempo. Desde el punto de vista numismático hay que aludir al desenlace correspondiente de la crisis financiera en el mundo romano, la guerra deja de ser rentable, y en consecuencia se proyecta en el ámbito financiero como las acuñaciones que se reducen.
En contraste encontramos con que en el segundo periodo, entre Sila y la batalla de Accio, la documentación es inmensa, uno de los periodos mejor documentados de la historia romana. La tradición literaria es abundante, sus autores son en gran medida protagonistas de los acontecimientos como Cicerón (cónsul en el año 63) con una gran tradición literaria que informa en el momento, o César que describe la guerra civil y sus diferentes fases y la conquista de la Galia, o Salustio, miembro de la aristocracia romana que participa en el desarrollo de la guerra civil y hace un análisis de la misma donde señala la quiebra de Roma y la degradación moral de la élite aristocrática.
Una tradición literaria inmensa que plantea problemas de uso histórico porque se puede tergiversar y así se hace en autores que participan en el conflicto como Cicerón o César, con comentarios llenos de inexactitudes históricas.
También hay que mencionar la importante documentación epigráfica y numismática.

Los problemas económicos y sociales: La crisis agraria y sus consecuencias; el problema itálico; las revueltas serviles.
El marco político de la época está constituido por la ruptura de la cohesión de la clase dirigente romana generada en las grandes guerras de conquista y la ruptura de esta cohesión se produce en un marco de grandes transformaciones socio-económicas, se debe reseñar en esto el problema de la quiebra del pequeño campesinado que debe buscar medios para subsistir mirando a la ciudad o cultivando mediante arrendamiento y junto con ello el desarrollo de la esclavitud.
En este contexto se produce la polarización de la comunidad ciudadana en torno a dos tendencias políticas en las que se puede ver que se utiliza el lenguaje, optimates y populares:
s Optimates: representan los intereses de la aristocracia romana, son los optimi, los mejores, los que representan la tradición romana.
s Populares: acogen a un mundo multiforme de intereses que vertebran la base de la población, de la plebe urbana y rústica romana. Se les llama así por sentido peyorativo, son los que han roto la tradición.
Una gran peculiaridad es quién forma parte de estos, los optimates son la aristocracia, pero en los populares también se inserta aristocracia; es la aristocracia la que rompe, se polariza.
Debe subrayarse la inadecuación del ordenamiento institucional romano a la nueva dinámica generada por la ruptura. Roma ha conquistado el Mediterráneo con un ordenamiento propio de una ciudad-estado, es el Imperio de una ciudad que ha ido modificándose, pero su realidad político-administrativa es el de una ciudad-estado, es una inadecuación entre el ordenamiento político-administrativo y el marco histórico en que se vive, una ciudad no puede controlar un Imperio.
Esta inadecuación tiene un punto débil, la administración provincial, crece el modelo de provincia por doquier y en este marco la nobílitas acapara el poder provincial para desestabilizar el poder de la ciudad-estado. Constituye un importante elemento para comprender la dinámica de la crisis. Existe una legislación que intenta limitar el poder de los legisladores provinciales, la ley Calpurniana del 141, pero no se cumple.
Es curioso observar que Polibio transmitió en el marco de la crisis una imagen mitificada del ordenamiento romano. Acompaña a los Escisiones en las guerras y escribe su historia. En ella, Roma es presentada a los griegos como el modelo ideal de organización política y lo escribe cuando la crisis está a punto de desatarse; es la ceguera de la clase dirigente que ha conquistado el mundo y que sin embargo no es capaz de adecuar el sistema a la nueva realidad.
Los tres elementos que dinamizan la crisis republicana, al margen del marco político y topográfico, están constituidos por: la crisis agraria, el problema itálico y las revueltas de esclavos.
s Las crisis agrarias
En el marco de las consecuencias que arrastran al Imperialismo a la quiebra del pequeño campesinado desde el conflicto patricio-plebeyo, poseemos una clara caracterización de la crisis agraria en la literatura tardía en Plutarco y Apiano de fines del siglo I y principio del siglo II. En un contexto de renacimiento filo-helénico retoman los modelos culturales de la época clásica griega, caracterizado primero en sus biografías sobre los Gracos y segundo en la descripción de los diferentes acontecimientos, en el mismo sentido la crisis agraria.
Plutarco remite al problema de la concentración de la propiedad de la tierra en Italia, que tiene como fuente de alimentación el ager publicus. A partir de la apropiación de hecho y no de derecho de estas tierras, subraya las transformaciones en el sistema de la producción agraria. Tanto en el sistema de cultivo, donde se impone la villa extensiva y se desarrolla la trashumancia ganadera, como en el tipo de fuerza de trabajo empleado, el abuso de esclavos es enorme. En este marco Plutarco subraya que esto afecta a la propia situación de Roma, se produce una crisis demográfica que lleva a importantes vacíos demográficos y como consecuencia una decadencia; todo ello repercute en la quiebra de las virtudes tradicionales romanas que tienen un contenido militar, fenómeno que afecta a la propia estructura del Imperio.
Apiano describe referencias del contenido de la crisis, alude a las formas de ager de Italia y a los usos que hacen las élites romanas, ager vectigalis y ager publicus (arcifinalis); en este marco se encamina otro proceso, los abusos de la élite dirigente que se apropian de la propiedad campesina.
Si se comparan las dos informaciones encontramos una coincidencia sustancial en lo que se refiere a la causa, que es la concentración de la propiedad que provoca la crisis del pequeño campesinado, y los efectos también son coincidentes, crisis demográficas y de consecuencia en el orden militar. También coincidentes en la caracterización de la crisis, es una crisis de producción, si se compara el nuevo sistema productivo con el anterior se observa que el nuevo sistema de producción mercantil genera una mayor producción, la villa es más productiva que el sistema de la agricultura de subsistencia; no es una crisis cuantitativa sino cualitativa, desaparece el modelo del pequeño campesinado, aparece una nueva situación, la villa, ganadería trashumante, etc.
La historiografía moderna, como los trabajos de Toynbee, subrayan un proceso histórico de signo contrario, la guerra es lo que provoca la concentración de la propiedad, el pequeño campesinado está reclutado y no puede atender sus tierras, por eso se concentra la propiedad. Pero los dos procesos están emparentados.
Las consecuencias se proyectan sobre dos ámbitos diferentes aunque coincidentes en el desarrollo de la crisis:
s Se proyecta en el ordenamiento político, estamos en un modelo de ciudad-estado, con una coincidencia de propietario-campesino-soldado-ciudadano. La crisis del pequeño campesinado repercute en el ordenamiento militar en el sentido de que se quiebra la base del reclutamiento. Es un proceso de larga duración, dura varios siglos, una dinámica histórica que puede retrasarse desde el siglo III y que se proyecta con violencia durante el siglo II. En concreto, a principios del siglo III encontramos que se había intentado paliar la inadecuación del ejército.
Se habían introducido modificaciones que permitieron al campesinado comprar sus propias defensas, como en un primer momento lejano el pago del stipendium, ahora se introduce subvenciones para que los campesinos que no pueden comprar la panoplia lo hagan con estas subvenciones del Estado. A esta reforma se suman algunas medidas posteriores que hacen frente a la inadecuación del modelo tradicional del reclutamiento, en concreto, durante la segunda guerra púnica se utiliza, como base, no ya la organización en clases censitarias, sino la organización tribal romana, no la censal, comienza una nueva forma de reclutamiento porque a través de ella se pueden meter los que no se podían pagar la panoplia. También la adecuación se hace patente en la disminución progresiva del censo de la quinta clase serviana, a lo largo del siglo II, fin del III, se reduce a 1.500 ases para poder ser reclutados, en un contexto en el que se produce un fuerte proceso de inflación. Esta crisis del pequeño campesinado es general.
s Las crisis agrarias, que en primer lugar afectaban al ejército provocando reformas para adecuar el reclutamiento, también producen un fenómeno importante de gran relevancia que produce una transformación sustancial de la población ciudadana. Esta población campesina arruinada protagoniza un fenómeno histórico porque abandona sus pequeñas propiedades para emigrar a la ciudad de Roma, Roma se convierte en una ciudad totalmente atípica en este contexto de la crisis agraria, intentando subsistir a expensas de los beneficios de la conquistas de Roma en el Mediterráneo.
El aluvión de campesinos hará que el muro serviano quede delimitado y rodeado por 1 Km y medio de anillo suburbial, Roma es un monstruo urbano, se estima su importancia en una cifra de 600.000 y 1.000.000 de personas. Esta población que emigra, pasa de ser plebe rústica a ser plebe urbana, y allí subsiste a expensas de los beneficios que generan las guerras de conquista del Mediterráneo.
Esta plebe se ve afectada el siglo II por un cambio cuyo punto de referencia está constituido por la década de los 50 del siglo II. Durante gran parte del siglo III, con las guerras, y primera mitad del siglo II, los beneficios han creado condiciones que permiten la subsistencia, la distribución urbanística en Roma (Aqua Marcia, Porticos Emilios), la plebe a podido subsistir porque el Imperio puede alimentarla, una manifestación de esta riqueza son la acuñaciones, y a continuación el dinero circula. La situación se modifica en los 50 del siglo II, las guerras ya no son tan productivas, emblemático es el caso de Hispania, las guerras celtíberas y la resistencia de Numancia, la guerra es ahora poco atractiva. A partir de aquí las guerras no son productivas, este fenómeno también se observa en las acuñaciones, los metales afluyen poco hacia Roma cada vez se producen menos emisiones de moneda en Roma, en este contexto se produce un aumento importante de los precios, ahora la nueva plebe urbana se ve enfrentada a una situación crítica, por estos hechos el abastecimiento no es suficiente.
s El problema itálico
La conquista de Italia ha creado situaciones socio-jurídicas diferentes en consonancia con el proceso de anexión. Desde el punto de vista socio-jurídico, la población itálica ha creado una situación polarizada en lo que se refiere a su estatus entre aquellas poblaciones que se identifican con los derechos romanos y el resto de la población itálica que se incluye en lo que denominan aliados, con un estatuto que oscila.
Esta situación contrasta con el estatuto socio-jurídico constituido por los socii italici, los aliados itálicos. La situación de estos viene marcada por la obligatoriedad de pagar impuestos (ya que los ciudadanos no pagaban) y su participación en el ejército romano contribuyendo a las levas romanas de manera superior a los legionarios.
Las relaciones entre estos dos mundos va a oscilar a lo largo del siglo III y II a. C. En concreto con anterioridad al siglo III las pautas que se observan entre Roma y el mundo itálico, implica una no reclamación o reivindicación de poseer los derechos de la ciudadanía romana, prefieren el modelo tradicional. Encontramos acontecimientos de esta práctica durante la segunda guerra púnica ya que Roma intenta premiar a ciudadanos que la han ayudado concediendo el estatuto de ciudadanía, pero lo rechazan.
Pero en el siglo II esto cambia hay una tendencia a la reivindicación de la ciudadanía romana, hay informes que aluden a diferentes acontecimientos, como por ejemplo en el 194 Ferentini reivindica que todos aquellos individuos que viven en colonias latinas y poseen parte de los derechos puedan pasar a ser ciudadanos romanos de plano derecho con sólo trasladar su domicilio a una colonia romana y en este caso Roma se opone. En 187 hay reivindicaciones por parte de las aristocracias de las colonias itálicas de impedir que la plebe de sus ciudades emigren a Roma, en 187 se produce la primera reivindicación y Roma la acepta expulsando de la ciudad a quienes han emigrado, incluso se aprueba una ley, la Lex Claudia, que los expulsa.
Encontramos con que al cambio de siglo las relaciones entre Roma y los demás cambian, ya que reivindican los derechos de ciudadanía y además Roma se opone a la concesión.
Roma se opone a la extensión de los derechos, pero ¿cómo se explica que antes si la concedieran? La explicación más plausible es la que intenta encuadrar la nueva dinámica en la crisis agraria, no constituye un fenómeno restrictivo, la crisis es una fenómeno que debe proyectarse a gran parte de la península afectando también a los aliados itálicos con la misma dinámica, la búsqueda de subsistencia del campo, de ahí la nueva dinámica que se crea.
s Las revueltas de esclavos
La esclavitud, que había existido con anterioridad en Roma, creció por la conquista del Mediterráneo haciendo la sociedad romana de base esclavista, basada en el uso extensivo del esclavo como fuerza de trabajo.
En concordancia con la nueva sociedad, se producen las primeras revueltas de esclavos, que se constatan a principios del siglo II, con proyección geográfica limitada. Continúas sublevaciones que se constatan en diferentes zonas como en 199 en Sicilia, en Etruria en 196 y en 186 en Abulia, documentadas en la tradición literaria y que se proyectan por su relevancia.
Estas sublevaciones se reiteran y van a adquirir gran fuerza desde los inicios de la crisis a partir del 135, pero también vienen acompañadas por sublevaciones de esclavos en otras partes, como Atenas a partir del 135 a. C. y cuyo momento clave está constituido por la revuelta del 73-71 de Espartaco.
Las causas deben enmarcarse en lo que se vio con anterioridad. Existen algunos contextos que facilitan la sublevación, en este aspecto debe destacarse la situación en la que queda una parte importe de Italia, la que se ve afectada por la trashumancia ganadera. Esta ganadería genera un tipo de esclavo específico, el esclavo-pastor, los que cuidan del ganado, poseen sociológicamente peculiaridades que favorecen y garantizan la sublevación en contraste con el esclavo de la villa catoniana, pues éste está vigilado por el vilicus y puede ser fácilmente castigado, en cambio el esclavo pastor está armado y es difícil de controlar.
Poseemos documentación puntual sobre las sublevaciones en la tradición literaria, como la de Cicerón y la de Tito Livio, que tienen un tiente oficialista. Pero la información más pormenorizada se vincula a Diodoro de Sicilia que vive a finales de la República, un historiador periférico, que realiza una descripción de la sublevación que se ha conservado parcialmente por síntesis bizantinas. La información es relevante porque remite a Posidonio, historiador y geógrafo griego, que se pone al servicio del Imperio romano; se mueve dentro del estoicismo, corriente filosófica helenística que posee peculiaridades sobre todo en las condiciones sociales (concepto de igualdad), así adoptan una situación crítica frente a la esclavitud y sobre todo a las de época clásica.
Hay más datos gracias a la documentación epigráfica, en la que se conservan algunos textos, como por ejemplo el alogium de Polla, que es un texto importante porque documenta la situación del siglo II, las causas de estas revueltas protagonizadas por esclavos pastores de la ganadería trashumante, que poseen cierta autonomía y además está armado.
Los esclavos sublevados en Sicilia organizan un estado propio en el que asimilan el tipo de estructura del mundo helenístico, con connotaciones religiosas y organización monárquica, son reyes sacralizados. En este momento los esclavos-reyes asimilan el culto a Dioniso, de hecho tenemos documentación numismática, la leyenda Basileus y también el ciclo agrario relacionado con el culto a Dioniso.
Genera que Roma tenga que mandar ejércitos consulares logrando derrotarlo Publio Rupilio. Tras la represión de la sublevación aprueba una ley, la Lex Rupilia, mediante la cual se organiza por primera vez un territorio provincial, antes eran un espacio sin organizar.
La sublevación se origina en el centro de Sicilia donde se subleva en Enna, Euno, y después se le une Cleón, que en un momento determinado unifican sus movimientos y proceden a proyectarse en zonas periféricas. La represión será llevada a cabo a partir del 132 y en este año termina la sublevación que luego tendrá sublevaciones puntuales y se volverá a ver en el año 73 con Espartaco.

Las tensiones políticas en la época de Escipión Emiliano
En este contexto cabe enmarcar la coyuntura de mitad del siglo II con una serie de características:
w En el 146 se produce la destrucción de Cartago y el saqueo de Corinto que marcan el fin de las guerras depredatorias, ahora las guerras son improductivas, como las de la península Ibérica contra los celtíberos o los lusitanos.
w El segundo punto está constituido por la estructura interna de la clase dirigente que se fracciona en tres, con postulados políticos diferentes, se rompe la cohesión, no por las ambiciones de los protagonistas sino por la propia realidad que se proyecta en la clase dirigente, así aparecen tres grandes facciones, constituidas por:
s Cecilios Metelos: que protagonizan alianzas con otras familias.
s Cornelios Escisiones: se mueven dentro de un enorme arco, constituían lo más avanzado dentro del mundo helenístico, de hecho muchos de los griegos que van hacia Italia se insertan dentro de los Escisiones.
s Claudios: los que tenían más afecto a las reformas de la plebe, en este caso dirigido por Appio Claudio, cónsul en el 140.
w En el contexto de esta situación exterior e interior cabe enmarcar la emancipación del tribunado de la plebe.
En este contexto se producen intentos de reforma, entre el 145 y el 138, que tienen una clara connotación política, como las leyes tabelarias, con la cual el voto es secreto para la elección del magistrado y de los jueces; o el intento de reforma de la ley agraria, cuyo ponente es Cayo Lelio, que suscita la reacción de la nobílitas romana encabezada por los Escisiones que se oponen; o leyes para repartir alimentos a la plebe romana intentando solucionar la crisis de la población de Roma.

El tribunado de Tiberio Graco
En este contexto de reforma cabe encaminar el primer gran momento, el movimiento de los Gracos, que han suscitado en la historiografía un amplio debate en el que se han emitido juicios de valor positivos y negativos, demagogos o revolucionarios.
Los Gracos que afrontan el tribunado entre el 133 (tribunado de Tiberio Granco) y 132 (asesinato de Tiberio Graco), generaron una diversidad de valoraciones en el tradición literaria clásica. La tradición del siglo I se encuentra proyectada en Cicerón, intenta explicarlo en el contexto de la lucha política interior de Roma dentro de la aristocracia que habría provocado el conflicto.
Plutarco, que ve el problema de la crisis de la República con cierta distancia, se mueve en una perspectiva diferente realizado varias consideraciones en relación a los Gracos. Alude a la influencia que ejerció la madre de los Gracos, Cornelia Escipión, que crea un ambiente estoico en la formación de los hijos con filósofos como Blosio de Cumas y Diáfanes de Ditilene. Recoge una enorme reflexión, un discurso que pone en boca de Cayo Graco en la que se refleja el contexto histórico en que deben encaminarse las reformas de estos, Cayo se va al pueblo hablando del mal paisaje agrario de Etruria y dice, hasta los pájaros tienen donde refugiarse y aquellos que han conquistado el mundo no tienen donde vivir.
Los Gracos se presentan apoyados por el sistema de alianzas de los Claudios, siendo Tiberio en el 133 en un puesto bastante bajo, en el décimo. A continuación propone su primer proyecto, la ley de reforma agraria (133), una ley bastante propicia porque en esos momentos los más insignes representantes de las otras dos familias se encontraban en Sicilia y Numancia luchando. Su contenido, en líneas generales, reproducía la ley agraria del conflicto patricio-plebeyo en el 367, leyes Licinio-Sextias de limitación del ager publicus, de la práctica de la ocupatio, que estipulaba que el máximo de tierras sería el de 500 yúgueras. Esta ley se retoma con algunas modificaciones, en las que existen divergencias en la tradición literaria, y obviamente la reacción por parte de la nobílitas contra este plan de reforma que atentaba contra ellos va a vetarlo, será Octavio quien lo vete. Los acontecimientos posteriores serán la propuesta de deposición de tribuno de la plebe, que harán dimitir a Octavio, se acepta y así la ley saldrá adelante.
La ley agraria de Graco ha suscitado discusiones, sobre todo por el problema de las delimitaciones, las indemnizaciones, etc. Un tema importante en la discusión está constituido por el ager campanus, es decir, el territorio que se extiende al norte de Pozzuoli, una tierra muy fértil, y se discute si fue metido en la reforma ya que era de la aristocracia.
El plan de reforma propicia la creación de una magistratura, la comisión triunviral, encargada de distribuir, asignar y juzgar las cuestiones agrarias. Esta comisión, una vez creada, se enfrenta con dos problemas constituidos por la dificultad a la hora de separar la tierra pública de la propiedad privada y la dificultad de los pocos medios económicos para poder llevarla a cabo (darles instrumentos para la producción, etc). Aquí se plantea la lucha entre los optimates, se crean conflictos jurídicos en el primer punto y el segundo tiene que pasar por el Senado que impedía la aplicación de la ley.
En este contexto se produce un hecho excepcional que está constituido por la muerte del rey de Pérgamo, Átalo III, el cual lega su reino a Roma lo que quiere decir que lega el tesoro real y las inmensas tierras y monopolios del rey. Este legado genera que Tiberio Graco intente utilizar los recursos económicos para llevar a cabo la reforma agraria, pero ello implicaba transformar el ámbito de prorrogativa de la institución romana en el sentido de que el Senado romano era el que llevaba la política exterior y no la asamblea. Tiberio, al hacer esta propuesta, provocaba el enfrentamiento directo con el Senado que luego se convierte en violento y a la postre se hará efectivo, en verano del 133, cuando intente Tiberio prorrogar su magistratura, lo cual estaba impedido por ley.
Para hacer aprobar la ley que le mantenga en su puesto, hace propuestas intentando atraerse a las diferentes clases. La situación alcanza una gran violencia, el primer día la asamblea se disuelve y el segundo día Tiberio lleva la Asamblea al templo de Júpiter Óptimus Máximus, que es el emblemático de la ciudad y la aristocracia por el contrario convoca una reunión en el templo de Fides que es la diosa que protege las relaciones clientelares. Todo concluye con el uso de la violencia y Escisión Nasica convoca el estado de excepción y ataca la asamblea en la que Tiberio Graco es asesinado.
Los años posteriores, de gran represión, van a tener una dinámica opuesta. Los filósofos griegos salieron de Roma, todo lo que tuviera pensamiento graquiano estaba mal visto. Publio Cornelio Escisión hace causa común con los sectores optimates.
A partir del 125, la recuperación de los factio partidarios de la reforma logran ser elegidos como cónsules. En el 124 la recuperación es total y en este año se aprueban una serie de normas. Cayo Graco, que formaba parte de la comisión triunviral, en el momento posterior al asesinato ha sido recluido como cuestor en Cerdeña. En el año 123 se presenta a las elecciones como tribuno de la plebe, no ya de forma descontextualizada sino organizada, siendo elegido en el 123 y reelegido en el 122.
Los años comprendidos entre el 133 con la muerte de Tiberio Graco, y la elección en el 124, tienen una dinámica histórica ambivalente, por una parte se produce una importante regresión de Roma y por otra una recuperación del movimiento de los Gracos entre el 131 y el 125. Los años del 133 y el 132 son de represión, lo que implica que cualquier persona será condenada por el mínimo indicio de ser partidario de las reformas graquianas, la recuperación se nota a partir del 131.
Esta recuperación entra en crisis cuando Licinio Craso debe abandonar como cónsul Roma para ir a Asia donde muere, por lo que el movimiento de los Gracos pierde uno de sus puntos de referencia. Muere también otro de los que habían dirigido el plan de reforma, Apio Claudio. Así serán elegidos como cónsules Papillo Carbón y Fulvio Flaco.
En el 125 la recuperación es completa, en este año en el que ejerce Flaco, se van a presentar determinados proyectos que afrontan asuntos pendientes desde el asesinato de Graco, como la extensión de la ciudadanía romana a partir de las poblaciones itálicas. Las leyes son interrumpidas por la sublevación en el sur de la Galia y el cónsul debe abandonar Roma para ir allí. Sublevaciones también en Italia por la colonia latina de Flegelae, en el contexto de la paralización de la ciudadanía, en el 125, que provoca la represión por parte de Roma, siendo esta ciudad destruida.
El 124 marca el momento álgido de la recuperación, en sentido de que se une el prestigio militar de personas de las factio importantes como Flaco.

El tribunado de Cayo Graco: su actividad legislativa
Las elecciones del 124 para el 123 son partidarias de las reformas de los Gracos, en concreto, será elegido tribuno de la plebe Cayo Graco que, en los años entre el asesinato de su hermano y el 124, había sido relegado a la provincia de Cerdeña como cuestor durante este periodo. Ahora es elegido y durante las elecciones el propio Cayo Graco presenta reformas que afectan a diferentes ámbitos sociales, económicos y políticos, no una ley, sino un proyecto global de reforma para adaptar Roma a la nueva realidad histórica.
Será elegido para el 123 y reelegido para el 122, aunque previamente se había aprobado una ley para que las magistraturas pudieran ser ejercidas sin intervalo y así se le permite seguir.
Siempre presenta sus proyectos a la Asamblea, son plebiscitos aprobados por la plebe. A través de la Asamblea de la plebe consigue aprobar una serie de leyes cuyo orden de aprobación es complejo.
La más importante, es una nueva ley agraria sobre cuyo contenido se discute por parte de la historiografía, unos dicen que es una mera reproducción de la de Tiberio que a la vez era igual que la Licinio-Sextia de límite de la tierra en 125 hectáreas. Pero al margen del límite de la propiedad, la nueva ley introducía elementos innovadores con un amplio plan de asentamientos romanos de la plebe urbana y rústica desprovistos de cualquier medio de subsistencia, colonias en dos amplias zonas, en concreto, alrededor de Capua, donde existe una tierra óptima para la actividad agraria, el ager campanus, muy fértil, y la otra será en el Golfo de Tarento.
Junto con ello también se proyecta la creación de colonias en territorio provincial, se aprueba una ley Rupia que permite el asentamiento de ciudadanos romanos en Cartago, serían 6.000 ciudadanos romanos de la plebe urbana y rústica.
Además de estas modificaciones en plan colonial, Cayo Graco introduce una innovación que intente evitar que el proceso de concentración agraria se repitiese, porque es vulnerada con anterioridad. A la tierra redistribuida, parcelas en torno a las 30 yúgueras, se les impone un impuesto, el vectigal, que marca el carácter específico de la tierra y que impide que puedan ser objeto de compra y venta.
La segunda ley que se aprueba es relativa a las distribuciones de trigo. Se había producido un movimiento migratorio hacia Roma y se había generado una gran ciudad con un gran número de habitantes (600.000-1.000.000) y había que alimentarla. Cayo Graco hace una ley por la cual se distribuye trigo en Roma a bajo precio, este trigo procedía de las provincias frumentarias a precio de 6 ases y un tercio por modio, es una práctica que luego tendrá repercusiones posteriores, marca un punto en la evolución posterior de la plebe de Roma. Es una práctica con una gran trascendencia en la historia de Roma, se crea un servicio, el servicio de la annona, el estado se encarga de la alimentación de la plebe con la distribución gratuita.
Junto con la ley agraria, otras leyes se hacen cargo de los problemas de la provincia de Asia. Atalo III legó su Estado después de su muerte a Roma, el Reino de Pérgamo, que se integra como provincia en el Estado romano. La ley intenta hacer frente a los inmensos recursos de Pérgamo, los recursos pasan a formar parte del Senado y el pueblo romano, todo pasa a ser explotado por medio de la subasta (locatio censoria). La innovación de Cayo Graco radica en que se inmiscuía en un ámbito privativo del Senado, las provincias.
Otras reformas de Cayo Graco afectan a un aspecto fundamental como la composición de los tribunales de justicia. En el ámbito de la creación de la República Imperial, los tribunales de justicia tenían una relevancia específica porque afectaban a la administración provincial con diferentes intereses que afectan al ordo senatorial y al ordo ecuestre. La ley de Cayo Graco, de cara a ampliar los apoyos, propone una ley por medio de la cual los tribunales de justicia pasen a estar controlados sólo por caballeros romanos, entrando en la elección 250 caballeros y siendo elegidos 50.
Durante estos años se aprueban leyes menores, que preservan aún el carácter de habeas corpus de la sociedad romana. El sistema de voto se hace por sorteo de la comisión senatorial, también se introducen leyes que intentan paliar la situación militar en Roma, etc, reformas que afectan a diferentes planos.

La oposición senatorial y la caída de Cayo Graco
 Frente a todas estas reformas, los optimates plantean a partir del 122 un plan de oposición que tiene como objetivo acabar con Cayo Graco afrontando dos de los proyectos de Graco que podían llevarse a propuestas demagógicas.
La lucha del 122 se concreta en la colonia de Cartago que recibiría el nombre de colonia Junonia y el segundo punto en que se centra la oposición está constituido por el proyecto de Graco de conceder la ciudadanía a las poblaciones itálicas.
En relación con la fundación de la colonia se plantean todo tipo de objeciones, se llego a afirmar la fundación de la colonia a partir de la religión, según sus opositores no existía el beneplácito de los dioses y se generaría la reproducción de la misma dinámica histórica entre Cartago y Roma. Demagogias que hacen mella en los apoyos de Cayo Graco, teniendo este que recomponer sus apoyos después de volver de esta colonia.
En relación con la concesión de ciudadanía, los optimates generan una política de oposición, siendo fundamental en ello Marco Livio Druso (tribuno de la plebe en el 122) que proclama una política demagógica para debilitar a Cayo Graco. Druso se opone a la fundación de la colonia de África proponiendo el asentamiento de la plebe en colonias asentadas en el solar itálico (12 colonias de 3.000 hombres) en sustitución de África. Esta política debilita a Cayo Graco, el cual había propuesto se le concedieran a los latinos la ciudadanía plena y a las poblaciones itálica los derechos políticos. Marco Livio Druso se opone, alimentando la fobia de la plebe urbana y rústica diciendo que sus derechos serían mermados.
La situación se hace tensa durante el 122 y durante las elecciones para las magistraturas del 121, se produce un debilitamiento de sus apoyos y la consecuencia final se produce durante la elección para el 121 en la que Cayo Graco no logra ser elegido para tribuno de la plebe, lo que implica que los vencedores son miembros de las factio favorable a los optimate.
La plasmación de este resultado se observa en el 121, se hace aprobar una ley, la Lex Minuriam que derogaba la antigua lex Rupia, acaba con el proyecto de la colonia en Junonia y a continuación el conflicto deriva hacia la violencia, optimates y populares se enfrentan cayendo en una gran represión los populares.

La política exterior en la época de los gracos
En este periodo de conflictos se producen ampliaciones importantes controladas por Roma, estas ampliaciones están constituidas por la Península Anatólia, el sur de la Galia y las Isla Baleares. De esta manera se producen anexiones amplias:
s Anatolia: Átalo III de Pérgamo lega su reino a Roma.
s El sur de la Galia: destacan los años 20 del siglo II en que se produce un proceso de conquista que genera la creación de la Galia Narbonense. En el 118 se funda Narbo Martius, como expresión de la conquista.
s Islas Baleares: se opera en estas islas la conquista por Cecilio Metelo en 121, manifestación de esta conquista será la fundación de dos ciudades importantes, Palma y Pollentia.

 

Contenido
» Revolución de 1820

» Revolución de 1830

» Revolución de 1848

» 1872-1878. Alianza Alemania, Rusia y Austria-Hungría

» 1879-1887. Alianza Alemania y Austria-Hungría

» 1887-1888. Alianza Alemania y Rusia
» Guillermo II

» El asesinato de Sarajevo

» Congreso de Viena

» Congreso de Aquisgran




 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet