Líder mundial en español - Elergonomista.com - Aņo 8
 
 
 
 

 

 

General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
La Ilustración
La Ilustración en Francia
La Ilustración en Europa
Fisiocracia
El liberalismo económico
Independencia de los Estados Unidos
La revolución francesa
La restauración
Liberalismo  
Romanticismo
Nacionalismo
Elergonomista.com
La revolución industrial
Factores de la revolución industrial
Efectos de la revolución industrial
Consecuencias de la revolución industrial

La 2ª Guerra Mundial

Orígenes y causas

 
La Europa de Hitler
 
La guerra
 
 
Tratado de Lorcano
 
 
Calidad de vida

Estás es: Inicio > Roma > Las guerras civiles de la República

Este periodo está constituido por 30 años importantes en el desarrollo de la República que muestran como poco a poco va a desaparecer.

La alianza de Pompeyo, Craso y César
Pompeyo vuelve de Oriente con un ejército fiel pero falto de tierras, un problema sistemático que está latente en Roma. Pompeyo tenía la necesidad de asentar a los veteranos y que el Senado reconociese su reordenación de Oriente, ya que si no era reconocido por el Senado no tenía validez.
En aquellos momentos, en principio dificultado para ratificar sus medidas, según Cicerón, es el tiempo de la Concordia Ordinum, es decir, que los órdenes senatorial y ecuestre establezcan pactos sólidos para no disgregar la República. Pero esta idea en estos momentos era casi utópica.
Pompeyo, siempre fue fiel a la República y aunque pudo dar un golpe de Estado en muchas ocasiones, no lo hizo, acusándole muchos de debilidad por una política mediocre.
Cuando Pompeyo está en Oriente, tanteó la situación de Roma a través de sus agentes, Metelo Nepote, y César, que ahora le ayuda. Frente a esta coalición está el Senado, donde emerge Catón, el joven que aglutina a los sectores senatoriales no dominados por Craso o Pompeyo, con el objetivo de devolver al Senado la primacía política de antaño y convertirlo en la piedra angular del estado.
Pompeyo volverá a Italia a fin del año 61, desembarcando en Brindisi y al año siguiente llega a Roma. Sólo desembarcar licencia a su ejército, y acto seguido reclama tierras para el ejército y el reconocimiento de medidas de Oriente.
Craso que se había ido, vuelve a Roma y empieza a confabular contra Pompeyo.
César, pertenece a la gens Julia. Tiene una carrera política espectacular: en el 73 está en el colegio pontíficie, en el 68 ejerce su procuestura en Hispania, en el 65 es edil en Roma. En este mismo año, César es consciente  de que en el Senado no tendrá una carrera de importancia y llega a la conclusión de que el único apoyo para que su carrera política tenga proyección es el ámbito popular no el senatorial.
Restauró muchos de los monumentos que se habían levantado a Mario por sus victorias, lo cual le encantó a la plebe y marcó su ideario político.
En el 63, y con sólo 40 años, es nombrado pontífice máximo, un cargo muy importante; en el 62 pretor y en el 61 propretor de la Ulterior.
En esta coyuntura de los 60, se produce el Primer Triunvirato. En un momento dado, el Senado no ve con buenos ojos la figura de Craso y sus intereses, no quiere aprobar las medidas de Pompeyo, ni ve a César como rival de importancia. Pero cada uno de ellos cuenta con importantes apoyos, Pompeyo  los recibe de veteranos y clientelas provinciales, Craso las encuentra en los publicanos, y César en la plebe urbana.
Pompeyo y Craso, con sus apoyos, tenían una alternativa de poder al Senado. Pero para no tener problemas entre ellos, vieron en César la persona adecuada para actuar como nexo. Y esa “reunión entre amigos” es lo que se conoce como Primer Triunvirato, una reunión de particulares que toman medidas y fraguan un pacto secreto al margen del Senado, un pacto coyuntural, que no se debe de interpretar como pacto de larga duración, no más de un año o dos, y que no tiene base legal.
Lo primero que se consigue será garantizar al año siguiente, en el 59, que uno de los cónsules fuera César. Junto a él, estaba otro cónsul contrario a su política, Bíbulo, cónsul del Senado y de Catón. Este consulado será la obra de un solo hombre porque Bíbulo solo ponía trabas a César.

El consulado de César
El consulado de César es una puesta en evidencia de las tendencias de la nueva política romana:
- Ley agraria: siempre son un magnífico guiño a la plebe. Tenía como eje central el ager campanus, la tierra de Campania, precisamente de los terrenos confiscados a la ciudad de Capua con motivo de su apoyo en la Segunda Guerra Púnica. Esto entusiasmó a la plebe urbana y a los veteranos de Pompeyo. Esta ley fue problemática, porque el Senado se oponía.
César propone que las tierras que se entregasen a los agraciados no podrían venderse en los siguientes 20 años. De esta manera, se crea una comisión de 20 miembros y un ejecutivo de 5, para llevar hacia delante la puesta en práctica de la ley, donde está Pompeyo y Craso.
El Senado se opone abiertamente a su puesta en práctica y César recurre llevándolo a la asamblea de la plebe, por eso es un plebiscito. Pompeyo y Craso lo apoyan y César obliga a los senadores a jurar la ley, es una gran maniobra política. Bíbulo intentó por todos los medios que no se aprobara esta ley, pero no lo consiguió.
s Ratificación de las actas Pompeii: es decir, las medidas que Pompeyo había tomado en Oriente. Esta ratificación, a la que el Senado se opuso, las propuso el tribuno Vatinio en a Asamblea de la Plebe. Se ve como el Senado pierde su papel en política exterior, es la Asamblea de la Plebe quien ratifica acuerdos de política exterior. Bíbulo, de nuevo, intentará frenar su aprobación sin éxito.
- Cuestión de Egipto: al morir, Tolomeo XI de Egipto legó su reino a Roma (Reino Lágida), pero Tolomeo XII intenta que el reino quede para él e intenta acuerdos con Roma para solucionar el problema. Pero este acuerdo no se produce en el Senado sino en la Asamblea de la Plebe por la mediación de César tras una cantidad de dinero.
- Impuesto de Asia: Craso consigue que César rebaje a un tercio el montante económico que los publicanos tenían que entregar al erario público por el arrendamiento de las tierras en Asia. También las competencias fiscales eran competencia del Senado y ahora pasa a la Asamblea de la Plebe.
- Plebiscito tribuno Vatinio: César recibe la Cisalpina e Ilirycum por cinco años con tres legiones. El Senado añadió la Narbonense y otra legión más a expensas de Pompeyo. Oficialmente César cuando va a la Galia tenía cuatro legiones, después tendrá ocho, y cuando está allí probablemente diez.
- Ley de repetundis: tiene que ver con la malversación de fondos públicos, se aplica a los provinciales de los gobernadores. Es una medida demandada por muchos sectores, que intenta regular la función pública. Es una ley demagógica porque César fue el primero que la vulneró sistemáticamente.

El tribunado de Clodio
Es un tribuno a sueldo de César que va sus defender los intereses y por ello habrá una alianza entre ellos.
César, finalizado su consulado, debía de haber partido a la Galia, pero se dirigió donde se encontraba parte de su ejército para apoyar la política de Clodio.
Hay una gran batería de medidas destinadas a potenciar los intereses de César y buscar su apoyo en la plebe urbana:
- Ley frumentaria: propone rebajar enormemente el precio del grano para repartirlo y aumentar así el número de beneficiados, pero era una gran carga para el erario público administrado por el Senado. Sirve para presionar al Senado.
- Restablecimiento de los collegia políticos abolidos seis años antes, son una especie de “gremios”, asociaciones de individuos que se agrupan en collegia y que funcionan como grupos de choque político. Consigue que sean permitidos y muchos los pertrechó de armas. A tal nivel llegó el grado de presión, que la única forma de quitarles de en medio, fue armar a gladiadores para acabar con ellos.
- Erradicar el privilegio religioso de la obnuntiatio: es un privilegio de las altas magistraturas para, habiendo consultado los auspicios, decretar que tal día no se puede celebrar una asamblea porque el día no es propicio. Esto es obstructivo para la asamblea, sobre todo para la de la plebe, porque puede retrasar un debate.
- Senado y censores: propone que sólo se podía expulsar del Senado a aquellos individuos investigados por los dos censores. Era una manera de protegerse personalmente para cuando acabara su consulado. Esto era casi imposible porque normalmente no se ponían de acuerdo ambos cónsules.
- Anexión de Chipre: Chipre es anexionada a la República, tenía como intención nombrar a Catón gobernador de ésta y enviarlo allí para organizarla, para quitárselo de en medio porque era el principal opositor de César.
- Cicerón y su exilio: Cicerón pertenece al grupo senatorial no abierto a la institucionalidad, y se mostró contrario a los intereses de César. Intentan alejarlo y para ello se presentó un plebiscito por el cual había que perseguir a todo magistrado romano que hubiera hecho ejecutar a un ciudadano romano sin juicio previo, es decir, la muerte de Catalina. Es aprobada y por ello se le condena al exilio, aunque él se va voluntariamente. Es un rival menos.
- Reparto de Macedonia y Cilicia: es otro plebiscito que entrega las provincias de Macedonia a su suegro Gabinio y Cilicia a un legado de César, es decir, que se cubre las espaldas.

La conquista de las Galias
César se embarca ahora en una importante misión, la conquista de las Galias. Se conoce bien porque se conservan los comentarios del propios César, que son interesantes desde el punto de vista antropológico, para saber como funcionan las sociedades de las Galia, su heterogeneidad cultural y su estructura política.
Cuando dice que está dividida en tres partes se refiere a Aquitania, Céltica y Bélgica. La Aquitania es desigual a las demás, sus orígenes son desconocidos, son independientes cultural y lingüísticamente, pero no sucede eso con el grueso de la Galia; los célticos entran por una serie de invasiones a mitad del siglo I y tienen una realidad más o menos común, una estructura política, cultural, etc, parecidas; a los habitantes de la Bélgica, los denomina celtas-belgas, aunque también existen poblaciones de origen germana.
La conquista empieza en el año 58, cuando César llega. En el comentario disfraza su intervención, porque quiere demostrar que es una guerra defensiva, y no cuenta como él provoca a estas poblaciones para tener una justificación para atacar, es una conquista a sangre y fuego. Es por encima de todo una conquista personal de César.
Todo comienza en el 58 con la figura de Ariovisto, un rey de los suevos, que había iniciado una expansión para crear un reino en la parte sur del Rhin. La presión de Ariovisto obliga a los helvecios, que en principio se encontraban en el sur de Alemania, a pasar a la actual Suiza. En un momento dado los helvecios piden pacíficamente a César paso para asentarse en la Galia y buscar por sus propios medios tierras, pero César deniega la petición. Los helvecios siguen siendo presionados y tendrán que forzar el paso, teniendo que pasar por los Allobroges, que está en la Narbonenese y César los exterminará. Así comienza la guerra de las Galias.
César invade la Galia por primera vez y se coloca en el territorio de los eduos y sesuanos y comienza una lucha que lleva a César a mover las piezas para que le convenga todo.
En un momento dado (57), aprovechando que su ejército está en el territorio central de Galia, va hacia los belgas y los ataca con el pretexto de que habían empezado a armarse. Al poco tiempo, sus legados van a atacar Nomandía y Bretaña simultáneamente.
A principios del año 56, se producen campañas contra los belgas y el propio César atacó a los vénetos en la zona de Bretaña. Al mismo tiempo los legados están atacando Aquitania y a los germanos.
César debe prestar atención a lo que sucede en Roma, en 57 Catón y Cicerón vuelven a Roma, es decir, que los opositores han vuelto. El nuevo tribuno de la plebe, Milón acaba con las bandas de Clodio.
Cicerón no apoyó la política cesariana primeramente, pero si a Pompeyo que aparece como un republicano convencido, un general que respeta la República, y Cicerón ve en Pompeyo el pilar fundamental para basar sus intereses y los propicia. Consiguen que Pompeyo sea nombrado máximo responsable del aprovisionamiento del grano de la plebe durante 5 años. Es un poder importante.
Craso reacciona, lo están dejando fuera, y para defender sus intereses se apoya en Catón y en los Metelos. Hay un distanciamiento por tanto entre los intereses de Craso y Pompeyo y no es bueno para el triunvirato.
Pompeyo recibe, entre el 57 y el 56, al rey Tolomeo XII que está en el exilio, el cual intenta sobornar a Pompeyo, defendiendo ahora Pompeyo a Tolomeo. Piden que a Pompeyo se le nombre magistrado para solventar el problema de Egipto por medio de un ejército, es un nuevo mando militar. Esta situación no le gustó al Senado, y en esta situación,el Senado consigue atraerse a Craso.
En esta situación César interviene, o fortalece el triunvirato o se rompe y por tanto sus intereses se ven liquidados. Por eso se produce el pacto de Lucca, que establecen César y Pompeyo en primavera del 56. Pero previo a esto, había mantenido César una reunión con Craso en Rabean, donde se pacta un nuevo reparto de provincias ratificado pocos después, en el pacto de Lucca.
En este reparto, está un nuevo consulado para Craso y Pompeyo y, en el 55, una vez finalizado, estos dos marchan a sus provincias, a Pompeyo se le dan las dos Hipanias y a Craso se le da Siria. Mientras, César obtiene en Lucca que su mando en la Galia sea prorrogado otros cinco años, y se le reconoce el mando en la Galia hasta el 1 de Marzo de 50.
Pompeyo prácticamente nunca se irá a Hispania, las gobiernan sus legados y él se queda en Roma, intrigando todo lo posible para aumentar su poder.
Craso cometió el error de marchar a Asia, antes de terminar su consulado, le hacían falta medallas militares y decide atacar el Imperio parto, pero lo mataron, los partos le dejaron entrar hasta que empezaron a atacarlo y lo mataron en Carras el 9 de Junio del 53 junto con su ejército. Esto dejó la política en manos de dos.
En el año 55, usipetos y tencteros, poblaciones germanas que cruzan el Rhin, entran en Bélgica. Su campaña fue cuestionada en la propia Roma porque los exterminó brutalmente por medio de una serie de tretas.
Por primera vez, el ejército de César cruza el Rhin e invade Germania, son las campañas contra los sugumbros. En la antigüedad las fronteras tenían un gran valor psicológico, y César en el año 55 cruza dos fronteras que no llevan a la conquista definitiva, pero si se proyectan en espacio que hasta entonces no se habían cruzado: los sugambros en Germania y los britanos en Bretaña (donde sólo estuvo 2 o 3 semanas).
En el año 54, se produce la revolución de los treveros con Indutiomaro y los eduos con Dummorix, ambos teóricamente derrotados. Pero lo más importante de ese año, fue un segundo desembarco en Britania y éste si fue más numerosa e importante, se hicieron campañas remontando el Támesis y se proyectaron hacia el interior; César llegó a acuerdos con los britanos imponiendo tributos (que dejaron de ser pagados cuando César se fue), incluso hubo bretones que se insertaron en el ejército de César y así, 3 o 4 meses después regresó a la Galia. Esto fue muy importante para Roma porque se consideraba el fin del mundo.
En el año 53 se producen diferentes acontecimientos: las revueltas de eduos, belgas y carnutos; el exterminio de los eburones a modo de castigo y ejemplo; un segundo cruce del Rhin, con un ejército más numeroso, donde no encontró resistencia; el reclutamiento de tres legiones más, ya que como procónsul puede hacer, así se calcula que tenía entre 10 y 12 legiones, cuando el Senado sólo le había dado 4, es un ejército adiestrado, numeroso y fiel.
En Roma, en el año 54, muere Julia, hija de César y esposa de Pompeyo, se dice que ella había mantenido entre ellos una unión política. Esto llevó a César a plantearse el casar a Pompeyo con Octavia, su sobrina nieta y hermana de Octavio. Es una gran política matrimonial, porque en Roma los lazos matrimoniales son tradicionales. Pompeyo, se casó con la hija de Metelo Escipión, el mayor rival de César, lo que César interpretó como una afrenta abierta.
Durante los años 53 y 54, en Roma existían varios poderes, por un lado el Senado, donde la figura de Catón emerge con fuerza, y frente a ellos los populares apadrinados por Craso y César. Pero el 9 de Junio del 53 muere Craso en una batalla contra los partos, dejando a César en primera línea.
En esta tesitura está la ambigua figura de Pompeyo, hay momentos en su actuación que parece que se alinea con el Senado, pero en otros momentos se apoya en las filas populares. Por eso el Senado, que no ve con buenos ojos el poder de Pompeyo, lo ataca en determinados ámbitos y Pompeyo reacciona fomentando la inestabilidad política. Esto significa que durante el 53 y parte del 52 no hubo en Roma magistrados ordinarios, el Senado no podía convocar elecciones porque no había candidatos y se crea un vacío de poder peligroso. Las maniobras políticas internas de Pompeyo llevan a miembros del Senado a pensar que lo que él quiere instalar es una dictadura.
En esas circunstancias de caos político, que César desde la Galia fomentaba, se llega al 52, cuando se asesina a Clodio, (tribuno cesariano), lo que se toma como un ataque a los intereses de César. Pompeyo sigue con su juego y fomenta un gran grado de inestabilidad política.
Ante esta nueva situación, Pompeyo, desde la Asamblea Popular, consigue que el Senado decrete el Estado de excepción, y como cónsul debe defender la República.
De esta manera, Pompeyo propone que sea nombrado, en el 52, cónsul sine collega, es decir, sin compañero. Esta medida tiene un tinte dictatorial y además vulneraba la institucionalidad consular, porque ponía en manos de una sola persona todos los poderes y él como cónsul debía respetar la ley que decía que no se podía hacer el consulado otra vez hasta pasado los 10 años.
César, por medio de sus agentes, lo acepta, pero a cambio propone que a él se le deje presentarse al consulado in absentia. Esto lo hacía porque significaba que si tenía que presentarse a Roma, tenía que renunciar al mando de Galia y llegaba a Roma en el rango de privatus (no tenía derechos y no conservaba rango de pro-cónsul) y se le podía acusar de todo. Finalmente se acepta y Pompeyo será cónsul en el 52.
En el 52 aparece Vercingetorix, rey de los arvernos y se le produce una revuelta encabezada por él y por Commio rey de los atrabates, porque saben que la única forma de derrotar a César es unirse y quieren atacar la Narbonense y cortarle los suministros de César.
César, directamente  atacó Arvernia, lo que obliga a Vercingetorix a retirarse de la Narbonense y defender su ciudad, así se produce la victoria de Avaricum. César poco después, ataca Gergovia donde fue derrotado. Esta derrota significa para los galos un empujón y lleva a una mayor fuerza a la revuelta, que llevó a Vercingetorix a atacar en Dijon, donde casi es derrotado César, sino es porque cuenta con caballería germana con la que derrota a Vercongetorix.
Y aquí se produce un hecho, el que Vercingetorix, en vez de presentar batalla, se encerró en Alesia, y César lo cercó consciente de que si acababa con él, acabaría con la guerra Al mismo tiempo, César fue cercado a su vez por los galos. Casi todos los que están en Alesia mueren de inanición y los pequeños ataques, que César recibe de los galos, los para.
Esta victoria se tomo como fecha definitiva de la conquista. Pese a todo, César se quedó todo el año 51 en la Galia, reorganizando sus conquistas y es conocido que concedió el perdón a eduos y arvernos, las poblaciones más numerosas, a las que no se las concedió fueron vendidos como esclavos.
Vercongetorix fue encarcelado en Roma desde el 52 hasta el 46, cuando César celebró su triunfo sobre Pompeyo y después lo decapitó en público porque representaba su gran triunfo.
En este momento se produce el consulado de Pompeyo (III), que inicia con varias leyes destinadas a solucionar problemas de fraude electoral, Lex Pompeya de ambitu y Lex Pompeya de Vi.
s Ley pompeya de provincias: cónsules y pretores recibirán sus provincias cinco años después de ejercer sus magistraturas (procónsul y propretor). Esto choca con los intereses de César, ya que significaba que, una vez expirado su mano en el 50, no podría tener continuidad, así que intentó dinamitarla.
s Lex Pompeya de magistrados: presencia física en Roma para presentarse a las elecciones, también choca contra los intereses de César.
En el 51 César ha conquistado la Galia, pero permanece allí porque tiene un año de mandó y además está seguro. El Senado propone a César ser cónsul para el año siguiente, mientras que Curión hace un plebiscito para que se pueda presentar César in absentia.

La guerra civil
En el año 50 se teme en Italia una intervención militar de César. En ese mismo año expira su mandato y a los ojos del Senado ya está fuera de la ley. César hará negociaciones tendentes a solucionar el problema, intentando una entrevista personal con Pompeyo (Hircio), pero Pompeyo lo rechaza, lo que hace que los acontecimientos se precipiten.
Rávena es donde está César con varias legiones y se produce la carta de César al Senado, leída en 1 de Enero del 49, donde dice que el no quiere hacer daño a la República, pero que sino le queda más remedio… El Senado decreta, en este día, que César fuera sustituido en el mando y que se presentara para el 48 para cónsul pero presente.
Se vuelve al estado de excepción, teniendo Pompeyo que defender la República y es el momento en que César cruza el Rubicón y comienza la guerra.
Esta guerra civil va a durar hasta el año 45, son cuatro años de guerra terrible, acompañados de muchos acontecimientos, con un César que viaja mucho por el Mediterráneo ya que tenía que hacer frente a una enorme cantidad de circunstancias.
Desde el 49 al 45, existen enormes fuentes documentales. Se encuentran, en principio, los comentarios de César que son útiles porque va desde inicios hasta la batalla de Farsalia, el 9 de Agosto del 48 (De bellum civili). Otras fuentes son el poema de Lucano, Farsalia, y a partir de aquí existen relatos parciales de las campañas cesarianas para exterminar a Pompeyo y sus seguidores: la guerra de Alejandría, la guerra de África que finalizan con la batalla de Thapsos en el 46, y  la guerra de Hispania que es la lucha y derrota de los hijos de Pompeyo y finaliza con la batalla de Munda en el 45. También Plutarco, Suetonio, Casio Dión o Apiano.
En el 49 cruzó el Rubicón y se dirigió por la vía Flaminia hacia Roma, mientras Marco Antonio utiliza la Vía Casia para lo mismo. César era consciente de que ya no tenía retorno y comienza una campaña para intentar atraerse las ciudades, al igual que Marco Antonio.
En Febrero del 49, en Corfilium, cerca de uno de sus rivales políticos, el cual se rindió, pero César lo perdona, y es cuando comienza a fraguarse la idea de clementia caesaris, que es una manera sutil de incitar en Italia al mayor número de apoyos con los que en principio no cuenta.
Pese a esto, la estrategia de Pompeyo favorecía enormemente las aspiraciones de César, porque no presentó batalla en Italia, se retiró en Oriente donde presentó batalla, pero César contaba con muchos apoyos allí.
César lleva a inicios de Marzo a Roma, y estando allí estallan una enorme cantidad de problemas. El abastecimiento de trigo a la plebe es el fundamental, ya que Pompeyo bloquea los suministros. Para solucionarlo comienza a apropiarse de todo el oro y recursos posibles a su alcance, y es cuando se apropia del Erario de Saturno, para financiar todo lo que necesita.
Cuando es consciente de la necesidad de acabar con Pompeyo se dirige a Brindisi para perseguir a Pompeyo. Entonces le llegan noticias de Hispania, ésta era la provincia donde Pompeyo tiene mayor número de apoyos y se calcula que tiene siete legiones, este ejército tenía la orden de marchar sobre Italia y César se anticipó. Sale de Roma y llega a Marsella, que se negó a abrirle las puertas, donde dejó un ejército sitiando la ciudad. Llega a Hispania, donde se produce la batalla de Ilerda, en el 49, en la que obtuvo una victoria importante sobre los pompeyanos.  Es la primera vez que César se lanza hacia la Ulterior donde consigue que le legado pompeyano, Varrón, le entregase un ejército. Después se va a Cádiz.
Después vuelve a Roma, mientras que Marsella cae en sus manos, y cuando llega, se encuentra que ha conseguido ser declarado Dictador (I). Estando allí conseguirá que la Asamblea Centuriada le proponga como cónsul para el año siguiente, y cuando sea nombrado cónsul (II), depondrá la dictadura.
En esta estancia hace una serie de medidas tendentes a consolidar su posición:
s Reformas económicas: había grandes problemas con las deudas y los acreedores, y estableció medidas para mantener la parte proporcional de la deuda y no castigar a la plebe.
s Concede la ciudadanía a gran parte del sur de la Galia y también a diferentes habitantes de Gades. Es un hecho importante porque marca la tendencia de César en los años posteriores, una política que consiste en descargar en las provincias los problemas económicos existentes.
s Elimina la medida silana que prohíbe a hijos de proscritos ejercer magistraturas, es un guiño a gente que no sabía por quien decantarse.
s Regreso de exiliados políticos.
A fin del 49 se dedica a apropiarse de todos los tesoros de los templos de Roma y con todo lo recaudado, a fin del 49 y principios del 48, marcha a Oriente a luchar contra Pompeyo que está acampado en Dyrrachium, es la campaña de Oriente de César. Aquí se produce una situación desventajosa para César, pero consigue, en la primavera del 48, que el ejército de Pompeyo se vuelva hacia Tesalia, donde Pompeyo controla todo su ejército (que también le proporciona ciudades griegas, tropas de Metelo Escipión y ciudades asiáticas). Esto lleva, en inferioridad para César, a una batalla trascendental, la batalla de Farsalia, el 9 de Agosto del 48, donde el ejército cesariano causa una enorme derrota inesperada al ejército pompeyano, victoria que llegó a la muerte a más de 15.000 personas.
Esta victoria fue tan rotunda que César la estuvo celebrando durante mucho tiempo y le valió en Roma para recibir agasajos, porque es la primera vez que derrota a Pompeyo, y muchos políticos pensaban que podría ganar la guerra civil.
Esta victoria fue explotada políticamente por César, de entrada se negó a leer la correspondencia de Pompeyo. También se produce el perdón público de algunos de los legados de Pompeyo, como Bruto.
Después de esto, a César se le nombra en Roma dictador por segunda vez y cónsul por cinco años más, incluso se le reconoce la capacidad para dirigir la política exterior. Como él no está en Roma, gobernaba por él Marco Antonio en calidad de magíster equitum. Este periodo de gobierno de Marco Antonio, hasta el año 47, es lo que se conoce como el terror de Antonio, que comenzó a eliminar enemigos políticos como Cicerón.
Pompeyo, que es consciente que César quiere eliminarle, huye a Egipto, porque era el único estado independiente del Mediterráneo oriental y había recibido apoyos por parte de Pompeyo. Al poco tiempo de estar allí, le cortan la cabeza, porque en Egipto está apunto de estallar una guerra civil entre Tolomeo XIII y Cleopatra VII, y Tolomeo piensa que eliminando a Pompeyo tendrá el apoyo de César.
En el 48 llega César a Egipto, y se entera de la muerte de Pompeyo, lo que no le gusta. Ve una buena posibilidad en la intervención de la guerra, ya que podría utilizar los magníficos recursos del país.
César, apoyando a Cleopatra, fomenta la guerra civil, es lo que se conoce como guerra de Alejandría, en la cual César que espera a su ejército, es cercado por Tolomeo XIII. César lo derrota porque recibe refuerzos a tiempo, y entonces abandona Egipto a mitad del 47, antes reordenaba su retaguardia y le da un heredero a Egipto, Tolomeo XV Cesarión.
Da la impresión de que el incendio de la biblioteca fue una actuación premeditada porque César lo hizo para encerrarse en el palacio y no poder ser atacado, era una necesidad estratégica
Cuando César abandona Egipto, deja el gobierno a Cleopatra, pero también deja como co-gobernador a otro de sus hermanastros, Tolomeo XIV, dotándoles de 3 legiones.
A César le sale otro competidor, un hijo de Mitrídates que había venido desde el Bósforo, invadió Anatolia y pensaba restablecer el Imperio de su padre. Ante esto, Cesar sale de Egipto y pasa por Judea, donde permite que se reconstruyan la muralla de Jerusalén, descarga de contribuciones al Reino de Judea y también de soportar una guarnición romana. Poco después aparece en Antioquia, desde donde realiza una serie de regulaciones de tributos de los estados cercanos. Y después desembarca en la llanura de Capadocia, donde Farnaces estaba acampado con su ejército. César, el 2 de Agosto del 47, lo derrota en Zela nada más llegar (vini, vidi, vinci). Acto seguido toma medidas políticas en Asia y regresa a Roma, donde llega finalizado el verano del 47. 
Estando en Roma hace una serie de medidas políticas que demuestran la poca solidez del gobierno de César. Muchas son medidas económicas que intentan paliar el problema de las deudas.
Uno de sus grandes problemas es que cuando llega a Roma parte del ejército de Farsalia se ha rebelado, tras haber sido incitados por Salustio que era cuestor, pero César lo solventó con uno de sus discursos.
En estos momentos también atiende al Senado, muy mermado políticamente, y lo va a recomponer con partidarios suyos, consiguiendo ser nombrado cónsul en el 46 junto con Lépido.
A fin del 47, César va hacia Sicilia, y en el 46 desembarca en África, donde se desarrolla la guerra de África. Aquí, se encuentran reunido los restos del ejército pompeyano al mando de sus hijos, Cneo y Sexto, junto con Metelo Escipión, aquí refugiado, y Catón, el cual se hace cargo de la ciudad de Útica, ciudad que defenderá frente a César hasta la muerte y que le llevará al suicidio antes de caer en manos de su enemigo. Junto a las tropas pompeyanas está el rey de Numidia, Juba I, el cual se alía con Pompeyo.
 Caundo César llega a África, en principio el ejército pompeyano es numéricamente superior alsuyo. César comienza a mover sus tropas, consiguiendo el apoyo del rey Bocco de Mauritania, que ataca la zona occidental de Numidia.
Seguidamente consigue la victoria de Thapsos, con la cual César elimina a Catón. Después se retirará a una ciudad donde toma una serie de medidas políticas en África, a Zama. Consisten principalmente en la división del Reino de Numidia, que va a desaparecer, la parte occidental para Bocco de Mauritania y la parte Oriental es la provincia romana de Nova, que se la da a Salustio como gobernador.
Así en verano del 46, César vuelve a Roma y vuelve a hacer otro paquete de medidas que demuestran la debilidad del gobierno y el incremento de poder personal.
Se le concede la dictadura durante 10 años, se le entrega el puesto de censor durante 3 años consecutivos y se le hace defensor de las costumbres. También recibe el poder de presentar magistraturas extraordinarias sin tener que pedir permiso a la Asamblea o al Senado. Recibe privilegios como el de  sentarse en un lugar privilegiado en las reuniones del Senado en una silla de marfil y oro; también se le concede el privilegio de hablar el primero en el Senado, lo que hacía antes el princeps senatus. Permite que su nombre se grave en el templo de Júpiter Capitolino.
César siempre había sido un individuo cuya política principal era el pleno empleo, así que llevó hacia delante una política de hacer grandes construcciones para dar empleo. En estos momentos se estaba terminando el foro Julio, y César promueve la obra de un templo a Venus (los julios decían que venían de la diosa Venus) fomentando el carácter quasi divino de su familia y de él mismo.
Sus rivales se han trasladado al último reducto que presenta alguna resistencia, Hispania, aprovechando que aquí se había levantado una revolución. César, en un alarde de precisión, cogió su caballo a fin del 46 y en sólo 17 días se puso en Hispania.
A inicios del 45, César está en la Ulterior, donde se concentran todas las fuerzas de Pompeyo, pero con unas tropas heterogéneas. Era una batalla decisiva. El 17 de Marzo del 45, en la batalla de Munda, se impone el ejército cesariano, lo que llevó a los hijos de Pompeyo a refugiarse en Córdoba, pero tras un asalto se dan a la fuga, matando a Cneo, mientras que Sexto huía hacía el interior de Hispania.
Es el momento en que César se dirige a Hispalis donde celebra una asamblea y establece medidas. Poco después, en torno a primavera del 45, César legará a Gades. Después vuelve a Roma.

Los poderes de César: su actividad legislativa
Los años 45 y en principios del 44, son los últimos del gobierno de César, terminando el 15 de Marzo del 44 (Idus de Marzo). Durante estos dos años se realizarán una serie de medidas, que pusieron sobre la mesa los problemas principales de la sociedad romana y que seguirán sus legados. Son un paquete de medidas enorme:
s Tuvo un problema importante, el de los veteranos, que exigían repartos de tierra, y a esto se une la plebe urbana. César intentará resolver el problema de estos dos, pero se centrará en los veteranos. Entre las medidas que toma, está la de fundar colonias de ciudades romanas para los veteranos, pero que a diferencia de los demás, las hace fuera de Italia, en las provincias. Centró su proyecto en tres provincias: África, Galia e Hispania. Para la plebe, solventa el problema lanzando a colonias a algunos habitantes de la plebe, se calcula que no más de 80.000 plebeyos. Redujo también el número de beneficiarios de trigo a la mitad.
s Realiza una labor de municipalización en la provincias, es decir, normalmente la colonias romanas suelen ser espacios que se crean ex novo. Ahora se cogen los centros indígenas y se les dota de magistraturas, pero rara vez se encuentran en el trazado grandes transformaciones, tienden a transformarse en una ciudad romana.
- César realiza grandes obras públicas al objeto de dar empleo para controlar a la plebe urbana. Realizó obras importantes, sobre todo en Roma, y en ésta línea de potenciación de la propia Italia, prohibió que los ciudadanos romanos pudieran abandonar Italia por más de 3 años. Quizás esto tenga que ver con el reclutamiento.
- Es importante la obligación de invertir en Italia parte de las fortunas de los senadores romanos y esta medida será seguida por los emperadores Julio-Claudios.
- Obligó a los propietarios a emplear un tercio de trabajadores libres.
- Prohibición de los collegia político, los usó cuando le hizo falta y cuando tuvo todos los poderes los suprimió.
- Otra medida muy debatida, fue la concesión de la ciudadanía a médicos y pedagogos, procedentes normalmente del mundo oriental y helenístico.
- Entregó los tribunales a senadores y caballeros, amplió el Senado de 600 a 900 senadores (Augusto luego los recortó), elevó el número de pretores a 16 y de cuestores a 40, en un intento de controlar las provincias y su administración, es decir, la economía.
- Estableció una ley Iulia de provincias, por la que se regula que los pretores tendrían un gobierno en la provincia de un año y los cónsules dos, con los rangos de propretor y procónsul.
- Hubo más, pero uno de los más curiosos fue la reforma del calendario, este funcionará hasta fin del siglo XVI con Gregorio. César aparca el tradicional calendario basado en la Luna y utiliza otro con tenía 364 días y un cuarto, que le sugiere Soxígenes de Alejandría. El 1 de Enero del 45 entre en vigor, con 12 meses y luego está un año bisiesto.
En este ambiente de reformas, el Senado de Roma va entregando a César gradualmente una serie de títulos que hacen ver el final de su vida y el destino a que está abocado:
Recibe el título de dictador en el 45; también el de Imperator (es militar y lo dan las tropas); el de liberador de los pompeyanos; el  de padre de la patria. Durante el 45 se le concede el honor de que el quinto mes del calendario (cuando nació), quintinis, pase a llamarse Julio (Augusto lo hará con el sexto). Recibe la inviolabilidad de los tribunos de la plebe, la sacrosántitas; la prefactura forum, es decir, la protección de las costumbres, es el encargado de guardarlas y hará leyes para limitar el lujo (lo hereda Augusto). También recibe una guardia compuesta por senadores y caballeros, pero que rechazó, y en su lugar, en ocasiones iba acompañado de una guardia germana. A fin del 45 recibe honores divinos y también se habla de Divus Iulium (divino Julio), denota la derivación hacía una monarquía. En febrero del 44, cuando se celebran las fiestas lupercales, Marco Antonio le ofrece la corona de laurel y que César con generosidad política rechaza, pero acto seguido es nombrado dictador perpetuo.
Ante esto, la instauración de una monarquía de derecho es cosa de dias o meses y en estas circunstancias se desarrollan las Idus de Marzo, del 14 al 15 de Marzo, cuando es asesinado en una sesión del Senado. Cuatro días después, se le esperaba en la costa adriática donde tenía un ejército enrome para luchar contra los partos. Bruto y Casio deciden terminar con el dictador antes de que vaya a por ese ejército.

El segundo triunvirato
Después de la muerte de César, entramos en 13 años de guerra civil, más complicada que la anterior con diferentes protagonistas y elementos importantes. Este periodo desde el 44 al 31, va a estar representados por dos aspectos:
s Los primeros años en que una figura desconocida, Octaviano, se presenta como el heredero legal de César, pero es una persona sin prestigio militar y político, y no parece una persona adecuada para heredarlo.
s La persona que en principio aparece al frente de la escena política es Marco Antonio, que aparece como heredero político de César.
Los primeros años, nos muestran una lucha de Octavio por abrirse camino personal a costa de Antonio. Para fortalecer su posición, comienza a utilizar todos los recursos disponibles, sobre todo el propagandístico, para presentar a un Marco Antonio traidor del mundo romano, y son sus consejeros, Agripa y Mecenas quienes lo consiguen. Esto es interesante porque la habilidad política de Octavio va a cambiar la situación.
Lo que en principio en una guerra civil entre Marco Antonio y Octavio, se convertirá en una guerra nacional que enfrentó a Roma, con Octavio al frente, contra Oriente con Antonio y Cleopatra.
El centro de la lucha inicialmente está en Italia, después pasa a las provincias occidentales, sometidas a diferentes repartos políticos, y por último al Mediterráneo oriental, que asiste a dos hechos fundamentales:
Cuando César muere, en el año 44, Marco Antonio era en principio su heredero político, pero después se descubre, para sorpresa de todos, que será Octavio, que estaba en la costa dálmata con las tropas de César. El Senado apoya a la causa de Octavio, porque no quiere a Marco Antonio, y en esto destaca Cicerón, que no sólo apoyó directamente a Octavio, sino que también intenta que el Senado lo autorice a reclutar tropas propias y hace un ataque frontal contra Antonio y sus interese (primera filípica).
En esta tesitura, Antonio es consciente de que necesita apoyos y sabe que la mejor forma de conseguir el apoyo del pueblo es capturar a los cesaricidas. Así, se retira a la Cisalpina donde está Bruto.
En este contexto, los cónsules del 43, alentados por Octavio, atacan a Antonio y en la primavera del 43, los cónsules junto con Octavio, atacan a Antonio en el norte de Italia, es lo que se conoce como guerra de Módena, que será el primer enfrentamiento entre los intereses de ambos. Es una batalla indecisa, mueren los cónsules del 43 y Octavio reclama el título de cónsul, el Senado no lo se concede y Octavio marcha contra Roma con su ejército dando un golpe de Estado y siendo nombrado cónsul por primera vez en el 43.
Octavio va a iniciar una política de atracción de los veteranos de César, algunos de los que no se habían asentado en las colonias y ven peligrar su estado, y Octavio, aconsejado, se los atrae con la promesa de continuar el programa de colonias de César.
Consigue que se cree un tribunal específico que condene a los cesaricidas, (condenados un año después). En esta situación, Casio y Bruto, huyen a Oriente donde se refugian y reúnen un importante ejército heterogéneo de 20 legiones.
Ante esta situación de amenaza a Roma, Antonio y Octavio llegan a su primer acuerdo político, que es firmado en Noviembre del 43, es Segundo Triunvirato. Es un acuerdo político que frente al primero, que era privado, si tiene base legal. Basándose en la Asamblea de la Plebe se proyecta la creación del título de triunvir republicae constituendae, es decir, triunviro (tres hombres) encargados de organizar la administración de la República, por tanto son magistrados reconocidos por el Senado romano y la Asamblea de la Plebe.
Este segundo triunvirato está formado por Marco Antonio, Lépido y Octavio, el hombre de paja en esta ocasión es Lépido, que es el hombre útil pero no necesario. Curiosamente, Lépido muere entre los años 16 y 12 a. C. de viejo, Augustó no lo mató y lo respetó toda su vida porque no lo podía asesinar porque era pontífice máximo, después lo obtendrá Augusto.
Los triunviros se conceden un Imperium militar durante 5 años, se conceden a si mismos la potestad de designar a los cónsules que consideren oportunos y se hace un primer reparto de provincias, Lépido recibe la Narbonense, Octavio África y Antonio la Cisalpina. Este reparto durará poco.
Este segundo triunvirato fue seguido de una serie de proscripciones, con estilo silano, en que 300 senadores y 3.000 caballeros perdieron la vida. Da la impresión de que lo que se perseguía era conseguir fondos económicos contra la guerra de los cesarianos.
La guerra contra Bruto y Casio, se dirime en Grecia con la doble batalla, la de Filipos, primeo se destruye a uno y después al otro en Octubre del 42.
Eliminados éstos, se produce un nuevo reparto de provincias, no hacía ni un año del anterior: Lépido recibe África, donde no había nada que hacer, Antonio la Galia y la Narbonense, y Octavio Hispania. Lo que buscan son las clientelas políticas por encima de todo. Oriente no se toca porque es el punto que desequilibra el reparto ya que allí, después de la derrota de Bruto y Casio, hay reyes vasallos indecisos y los partos hostigando, y tener el poder de Oriente, significaba tener un gran ejército. La cisalpina e Italia quedan fuera y los administran los tres.
Curiosamente a Lépido lo arrinconan y en un momento dado Antonio marcha a Oriente a detener al Imperio parto y a conseguir gloria militar (porque la que tenía era detrás de César) y Octavio quedará gobernando Italia. Es un periodo de paz armada.
Hay un individuo que enciende la situación, Sexto Pompeyo, que había quedado en Hispania después de Munda, y que en un momento dado se refugió en la flota. Este hombre es, ante todo, el dueño de la flota del Mediterráneo, que anteriormente había sido de su padre Pompeyo, que no había sido destruida. Antonio también tiene flota, pero Octavio no. Y Sexto, situado en Sicilia, comienza a interferir las líneas de abastecimiento de grano en Italia y demandando su participación política en el reparto de la situación.
En esta situación, se produce otro acontecimiento que complica más la situación. En el 41 se desarrolla la guerra de Perusia, otro enfrentamiento entre los intereses de Octavio y Antonio.
En principio, cuando Antonio está en Oriente, Octavio empieza a primar a los veteranos en las concesiones de tierra frente a los intereses de la plebe. Esto afecta los intereses de las ciudades itálicas que ven en esto, un elemento que les perjudica.
En este contexto, Lucio Antonio, hermano de Marco Antonio, realiza maniobras políticas para aglutinar en torno a él los intereses contrarios a Octavio. Cuando se siente lo suficiente fuerte ataca Roma, donde está Octavio, pero es rechazado y se refugia en Perusia, ciudad donde Octavio pone su mirada para acabar con él.
Marco Antonio reacciona y comienza una marcha desde Oriente hacia Roma con un ejército considerable y manda a Lucio Antonio varios legados que Marco Antonio tenía en la Galia. Esta situación perjudica a Octavio porque está en inferioridad numérica. Sexto Pompeyo también perjudica la situación porque está bloqueando las comunicaciones de Italia.
En este contexto surge con fuerza la figura de Mecenas, consejero de Octavio, que en un alarde de estrategia política consigue un acuerdo entre las propias tropas. Estos acuerdos son la Paz de Brindisi en el año 40, que conlleva un nuevo reparto de territorios: a Lépido se le envía a África, Antonio recibe la mitad oriental de la República y Octavio la occidental. Este reparto de fuerzas deja clara la situación. Esta paz, se va a ver refrendada con el casamiento de la hermana de Octavio, Octavia con Marco Antonio.
En esta tesitura, se firma la paz de Miseno en Julio del 39 con Sexto Pompeyo, conseguida sobre todo por Octavio, que hace que se reconozca a Sexto como un poder de hecho en la República y entre las medidas más importantes está el hecho de que Sexto reconoce lo acordado en Brindisi, pero se le concede el gobierno sobre Córcega, Cerdeña, Sicilia y el Peloponeso, más el dominio de la flota. Era evidente que se estaba convirtiendo en un poder paralelo al de los triunviros y a veces intentó su inclusión en el triunvirato.
A inicios del 38, Sexto rompe el pacto e inicia la guerra contra Octavio, pro parece que son los octavianos son realmente los que la inician. Pero ante el empuje de Sexto, Octavio no puede derrotarlo sólo y pide ayuda a Marco Antonio quien se encontraba luchando contra los partos. Así se establece en el 37 entre ambos un tratado militar y de asistencia, que se conoce como el tratado de Tarento.
Este tratado entrega a Octavio 120 naves de Antonio, que serán fundamentales para la posterior derrota de Sexto. El cinismo de Octavio y de sus consejeros lo veremos pasados unos años, cuando amparándose en este pacto, Antonio le pida ayuda y Octavio no se la conceda.
Antonio como triunviro, desde los primeros momentos era consciente de que la gloria militar que le faltaba la iba a conseguir en Oriente y por eso va allí. En el 41 se entrevista con Cleopatra en Thapsos, donde se celebra una fiesta donde Cleopatra aparece como Isis y Marco Antonio como Dioniso, es una imagen sagrada que para la vida de oriente tiene un potencial increíble, pero para los romanos era algo escandaloso. Las ceremonias que se realizan allí marcan una acción por parte de Cleopatra de inmiscuir a Antonio en acciones políticas importantes. En ese mismo año, Cleopatra vuelve a Egipto con Marco Antonio y es cuando estalla la guerra de Perusia.
Entre los años 40 y 38, los partos, aprovechando esta situación política de inestabilidad, invaden territorio romano. En principio los legados de Marco Antonio en Oriente consiguen rechazar a los partos. En este contexto de inestabilidad es cuando se fírmale tratado de Tarento.
Una vez llegado al acuerdo de Tarento, Marco Antonio invade Armenia en el 36 y se inician las campañas de Antonio en Oriente que dirige personalmente, para tener gloria como los anteriores caudillos.
La campaña de Armenia es mala, es cuando Octavio comienza una campaña para desprestigiar a Antonio, ya que está siendo derrotado en Armenia, sobre todo por el invierno. También, en este momento, Agripa, general de Octavio, consigue derrotar a Sexto en la batalla de Naulocos en el 36 en Sicilia, lo que lleva a Octavio a no tener más rival que Antonio.
En esta tesitura, es cuando Antonio pide ayuda militar a Octavio (20.000 soldados) que en un alarde de visión política de Octavio se los niega y deja a Antonio atascado en Siria con un ejército a punto de rebelarse y con una política en Roma que lo desprestigia.
Ahora Octavio obliga a Lépido a retirarse de la política y le obliga a residir en Circei y a dedicarse sólo a sus labores religiosas. Esto significa que ahora sólo hay dos rivales.
A partir de ahora se suceden los acontecimientos:
En el año 35, Octavio empieza a recomponer filas, se va cada vez fortaleciendo más y también Antonio intenta fortalecerse a costa de los reyes vasallos. Esto le lleva, a inicios del 34, a lanzar una nueva campaña contra Armenia, esta si es exitosa, controla Armenia y fortalece su posición enormemente, esto lava su imagen en Roma. Ante esto, Octavio se ve en la necesidad de presentar al Senado y al pueblo de Roma nuevos horizontes de grandeza, y es cuando anuncia que va a invadir Britania, pero no se puede llevar a cabo finalmente porque se producen revueltas en Dalmacia, zona que corresponde a Octavio.
A partir de ahora los intereses de Octavio se centran en el desprestigio político de Antonio, que ve como la única manera de derrotarlo, porque Marco Antonio se recupera militarmente. Es cuando se presenta a Antonio como enemigo público de Roma, traidor de la República, y convierte la guerra civil en una guerra nacional, ya no es Octavio contra Antonio, sino el Senado y el pueblo de Roma contra Oriente. Esta campaña de desprestigio es bien llevada por Agripa y Mecenas.
Es un momento dado se produce lo que se conoce como la Donación de Alejandría, que consiste en que Marco Antonio entrega a los hijos que tuvo con Cleopatra territorios pertenecientes a Roma y esto es visto como un acto de alta traición, a lo que se suma el repudio de Octavia. A Alejandro Helios le entrega Armenia y Media, a Tolomeo Philadelphos la provincia de Cilicia y Siria, y a Cleopatra Selene la Cirenaica. Son estados que prácticamente rodean a Egipto. A Octavio le vino muy bien para su campaña de desprestigio.
Durante el 34 y el 33, la ruptura es abierta. Llegará un momento en el 32 en que la situación se tense más, incluso hay movimientos en Roma que intentan eliminar físicamente a Octavio, llevados a cabo por los cónsules del 32 agentes de Antonio. Octavio debe de refugiarse con su ejército.
Ante esta situación de ilegalidad de Octavio, que había acabado de ejercer como triunviro, no tenía ninguna magistratura en ejercicio y que por lo tanto era un privado, es aconsejado por Agripa y lleva adelante un juramento que obliga a los itálicos a que le juren fidelidad, una institución antigua en Roma, lo que le propicia para que Octavio sea reconocido legalmente. Esto le concede el total respaldo del Senado y el pueblo de Roma.
Una vez conseguido esto, marcha a Oriente y cerca de Lepanto se produce la batalla de Actium el 2 de Septiembre del 31, donde la flota egipcia se retiró, y Agripa derrota a las tropas de Antonio. Tampoco el ejército de tierra entra en combate ya que se pasa en bloque al bando de Octavio.
Antonio se refugia con Cleopatra en Alejandría, donde llega a principios de Agosto del 31 Octavio con sus ejércitos. Ante esta situación, primero se suicidará Marco Antonio y luego Cleopatra junto con su hijo Cesarión. Los hijos de ambos serán asesinados, pero Selene conseguirá escapar y se casará con el rey Juba II.
Octavio cuando llega a Alejandría se proclama faraón y es el momento en que Egipto se convierte en una propiedad personal del emperador (no era no una provincia senatorial no imperial), por eso siempre quedará al margen de repartos de Senado. El prefecto de Egipto es el que gobernará allí, que era un miembro del orden ecuestre.
Al poco tiempo Octavio volverá a Roma, y será el final de las guerras civiles que se habían desarrollado durante los últimos 50 años. También es el final de la República ya que Octavio se convertirá en emperador y comenzará lo que se conoce como Principado o Imperio romano.

 

Contenido
» Revolución de 1820

» Revolución de 1830

» Revolución de 1848

» 1872-1878. Alianza Alemania, Rusia y Austria-Hungría

» 1879-1887. Alianza Alemania y Austria-Hungría

» 1887-1888. Alianza Alemania y Rusia
» Guillermo II

» El asesinato de Sarajevo

» Congreso de Viena

» Congreso de Aquisgran




 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Biología en internet