Estás en: Inicio > Gestion y control de inventarios
 
General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Producto y marca
Concepto de producto
Clasificación de los productos
Diferenciación del producto
Calidad del producto
Finalidad de la marca
Tipología de marcas
El valor de la marca
Estrategia de marca  
La imagen
Utilidades
  Desarrollo del producto
  Planificación de nuevos productos
  Difusión del producto
  Vida del producto
  Venta de productos
   
 
 


Gestion y control de inventarios

La gestión y control de inventarios se encuentra íntimamente relacionada con la gestión de compras anteriormente descrita. Con ella puede determinarse, como se ha expuesto, la cantidad de producto a pedir, en base a los costes de procesar una orden de compra y de mantener el inventario.

El JIT es un sistema de organización de la producción y del control del inventario, coordinado con un procedimiento efectivo para realizar pedidos, que trata de mantener al mínimo la cantidad de productos almacenados y disponer de los mismo cuando se precisen. El incremento que pueden experimentar los costes de transporte, al tener que ser más frecuentes, se compensa con la reducción obtenida con la reducción obtenida en los costes de almacenaje y control de inventarios.

El MRP es una técnica de planificación de las necesidades de material para la producción. Permite controlar y coordinar los materiales en curso de fabricación para reducir al máximo los niveles de inventario. Es recomendable en situaciones de demanda dependiente, en las que un producto incorpora necesidades de otros subproductos, componentes y otros materiales auxiliares. La técnica asegura la disposición de materiales en cantidad, tiempo y lugar.

La finalidad principal de la gestión y control de inventarios es determinar el nivel de existencias adecuado para minimizar las roturas de stocks y poder atender en todo momento a la demanda. Las roturas de stock ocasionan pérdidas de beneficios por las ventas que dejan de realizarse o por la reducción de los márgenes de beneficio si la venta llega a realizarse, y, en este último caso, el producto suministrado ha tenido que obtenerse de forma urgente y con un coste adicional. Estos costes de oportunidad disminuyen evidentemente a medida que los niveles de stock aumentan.
Pero, al aumentar las existencias, se incrementan otros costes, como el de almacenamiento, los intereses de los capitales invertidos, etc.

El objetivo a conseguir, es minimizar la suma de los costes de oportunidad y los de mantenimiento, y no cada uno de ellos por separado.

©2004 Elergonomista.com