Estás en: Inicio > Maduracion de celulas hematopoyeticas
 
General
Salud  
Enfermedad
La enfermedad
Contenido
Patología
Dolor
Fiebre
Genética médica
Inmunologia clínica
Enfermedades infecciosas
Enfermedades neoplásicas
Inmunopatología
Inflamación  
Tejido muscular
Aparato digestivo
  Disfagia
  Esofagitis
  Diverticulos esofagicos
  Secreción gastrica
  Ulcera peptica
  Tumor de estomago
  Diarrea
  Estreñimiento
  Ileo  
  Diverticulitis  
  Colon irritable  


Maduracion de celulas hematopoyeticas

 

            Tradicionalmente se pensaba que los blastos eran las formas más inmaduras hematopoyéticas. Actualmente se sabe que los blastos son células con un grado de maduración intermedia. Los linfocitos pequeños, tradicionalmente considerados maduros, son aproximadamente equivalentes, en grado de maduración a las CFC mieloides.

            La característica funcional que marca la transición de CFC a blasto es el notable incremento en la síntesis proteíca; de hecho los blastos son las primeras células que poseen proteínas propias, de células maduras, que las identifican como pertenecientes a una linea celular determinada. Por ejemplo los “proeritroblastos” son las primeras células en la que se puede demostrar la presencia de cadenas de globinas , los megacarioblastos son las primeras células identificables que contienen diversos tipos de glicoproteínas plaquetarias; los mieloblastos son las primeras células que se identifica la enzima mieloperoxidasa; los monoblastos son los primeros elementos que muestran grandes cantidades de esterasas no específicas (por ejem.. alfa naftil-acetato esterasa).

            La característica morfológica mas importante  de los blastos es la cromatina fina (esto es la presencia de grumos finos o pequeños  de un material azurófilo en el interior del núcleo); esta característica está íntimamente relacionada con la síntesis de proteínas.

            La mayor parte de las células del organismo poseen en su núcleo 46 largas moléculas lineales de DNA. Durante la mitosis estas se desarrollan en forma muy compacta, las estructuras resultantes son los cromosomas. Después de la mitosis, durante la interfase, las moléculas quedan sola parcialmente enrolladas, estas zonas, más compactas, corresponden a la cromatina (las porciones desenrolladas son tan delgadas que no se observan con el microscopio de luz). Sin embargo las porciones desenrolladas son las partes con capacidad funcional ya que a partir de ellas se producen copias de RNAm que llevan al citoplasma la información para la síntesis de proteínas, los RNAt necesarios para la traducción genética, se copian también de éstas zonas.

            Otro componente necesario para la síntesis de proteinas son los ribosomas, partículas observables solo con microscopio electrónico y componentes de RNAr y varias proteínas. El RNAr se forma también al copiarse ciertas partes del DNA. Las moléculas de RNAr deben sufrir algunas transformaciones y unirse con varias proteínas para formar el ribosoma, y durante este proceso se acumulan alrededor  del DNA que les dio origen; estos cúmulos son los “nucleolos”.

            Cuando los ribosomas terminan su maduración salen al citoplasma en donde se lleva a cabo la síntesis proteíca. Si los ribosomas son abundantes producen “basofilia” citoplasmática, pues aunque cada uno de ellos no se observa con el microscopio de luz, cuando estan presentes en gran cantidad fijan colorantes básicos como azul de metileno de las coloraciones de Romanowsky.

Tinciones de Romanowsky

            Los colorantes de Romanowsky (Wrigth, Giemsa, Leishman, May Grünwald) son mezclas de 2 colorantes primarios, el Azul de metileno y la eosina. El azul de metileno (color azul), es un colorante básico, en las células se une a sustancias ácidas  que se tiñen de color azul. Para fines prácticos el único ácido que se encuentra en la suficiente cantidad para ser identificado por la tinción en el RNAr. El ADN y los mucopolisacáridos ácidos, también abundantes, tienen esta característica  tintorial.

            La eosina es un colorante ácido, en las células se unen a las proteínas básicas que se observan de color naranja, dos ejem.. son: la Hb y la proteína básica de los eosinófilos.

            Durante el proceso de maduración de los colorantes de Romanowsky, el azul de metileno se oxida dando lugar a colorantes secundarios. Los más importantes son los Azures de metileno, de color azul brillante, que son también colorantes metacromáticos. Cuando las moléculas de un colorante metacromático estan desordenados en una solución, el color observado es el natural (azul), sin embargo, cuando dichas moléculas se ordenan en el espacio muy juntas  unas de otras forman un color distinto (Rojo).

            Durante la tinción, si el Azur de metileno tiñe una sustancia cuyos sitios de unión con el colorante están ordenados en el espacio y muy cercanos unos a otros (sustancias metacromáticas), las moléculas quedan también ordenadas y se produce el fenómeno de metacromasia, es decir, la sustancia se tiñe de color violeta a rojo, dependiendo del grado de orden de las moléculas.

            Los 2 componentes más importantes que siendo ácidos poseen  esta cualidad metacromática, son el DNA y los mucopolisacáridos ácidos (glicosaminoglicanos), esta la razón por lo que la cromatina y las estructuras que poseen mucopolisacáridos se tiñen de color rojo a violeta. Si las moléculas de azur de metileno se fijan a estructuras ácidas cuyos sitios de unión para el colorante no se encuentran ordenadas (típicamente ribosomas) dichas sustancias se tiñen de color azul (no metacromático).

Serie Eritrocítica Normal.

Maduración:
                        Un proeritroblasto se divide formando 2 eritroblastos basófilos de 1ra. Generación que a su vez se divide formando 4 eritroblastos basófilos de 2ª. Generación ; estos a la vez dan origen a 8 eritroblastos policromatófilos de 1ª generación que forman 16 eritroblastos policromatófilos de 2ª. Generación . estos últimos ya no se dividen  sino que maduran hacia el mismo número de eritroblastos ortocromáticos, estos al perder el núcleo forman los reticulocitos que finalmente dan origen a los eritrocitos o glóbulos rojos maduros.

Tamaño:
                        El tamaño celular disminuye a medida que progresa la maduración debido a que, aunque las células aumentan su volumen por síntesis de proteínas, cuando se dividen forman células de la mitad de volumen de la original.

Características tintoriales:
                        Las células más inmaduras son más azules (basofilas) que las maduras, pues contienen mayor cantidad de ribosomas para síntesis de proteínas (sobre todo de globinas, en este caso). Los ribosomas, y por lo tanto la basofilia, disminuyen gradualmente hasta desaparecer por completo en el eritrocito maduro, que ya no sintetiza Hb.

            La eosinofilia está presente desde el proeritroblasto pues en este se inicia la síntesis de cadenas globínicas, la eosinofília va aumentando a medida que se acumula más Hb en la célula.

  1. En el proeritroblasto y en el eritroblasto basófilo el citoplasma es azul por la gran cantidad de ribosomas aculta la escasa cantidad de Hb esosinófila.
  2. En el eritroblasto policromátófilo (el término significa “avidez” por varios colores), las cantidades de Hb y ribosomas son más o menos equivalentes en términos de tinción y el citoplasma se tiñe de gris, una mezcla de azul y naranja.
  3. En el eritroblasto ortocromático (de color “correcto”, similar al del eritrocito), aunque todavía existen ribosomas, la tinción impartida por estos es ocultada por la eosinofilia que resulta de la gran cantidad de Hb presente, lo mismo sucede en el reticulocito.
  4. El eritrocito ya no contien ribosomas y su tinción eosinófila es consecuencia solo de su contenido de Hb.

 

Núcleo:
            El núcleo del proeritroblasto tiene cromatina fina y nucleolos, pues en esta etapa celular la necesidad de síntesis proteíca y por lo tanto de RNAm, RNAr y RNAr es máxima.

            A medida que procede la maduración la cromatina se va enrollando (condensando), es decir, los grumos que la componen se van haciendo más gruesos, la cromatina llega a un grado muy grande de compactación en el eritroblasto ortocromático, pues la necesidad de síntesis de RNAm, RNAt y RNAr ha disminuido.

NOTA: Una característica de los nucleos de los eritroblastos en condiciones normales, es que son casi perfectamente esféricos además la condensación de la cromatina es muy simétrica.

 

 

Características morfológicas de las células de la serie eritrocítica normal.

Proeritroblasto: son células grandes y poseen un  núcleo que ocupa la mayor parte del diámetro celular, la cromatina es fina, los nucleolos, aunque presentes, no son muy prominentes, y el contorno nuclear es circular y el citoplasma es muy basófilo.

Eritroblasto basófilo: tienen características similares al proeritroblasto pero la cromatina se empieza a condensar simétricamente y ya no hay nucleolos.

Eritroblasto policromatófilo: la cromatina más condensada y citoplasma de color gris.

Eritroblasto ortocromático: de cromatina muy condensada y citoplasma color naranja.

Reticulocito: en el citoplasma del eritroblasto ortocromático se forma un anillo de contracción que empuja al núcleo hacia un lado, dividiéndose posteriormente la célula de manera asimétrica, por un lado queda la mayor parte del citoplasma, el nuevo reticulocito, y por el otro el núcleo con un pequeño anillo citoplasmático.

            El reticulocito todavía posee algunos ribosomas distribuidos difusamente en su citoplasma; sin embargo la gran cantidad de Hb presente, que se tiñe con eosina, impide visualizar la escasa basofilia producida por los ribosomas.

            El azul de cresilo brillante  o el nuevo azul de metileno, son colorantes que simultáneamente tiñen y aglutinan a los ribosomas, aunque los ribosomas tienen un tamaño muy pequeño, los cúmulos de cientos o miles de ellos se observan como pequeños puntos o fibrillas basófilos. El retículo que da su nombre a la célula no existe en realidad, es un artificio útil que permite distinguir a los reticulocitos de los eritrocitos maduros.

 

©2005 Elergonomista.com