Estás en: Inicio > Patología
 
General
Salud  
Enfermedad
La enfermedad
Contenido
Patología
Dolor
Fiebre
Genética médica
Inmunologia clínica
Enfermedades infecciosas
Enfermedades neoplásicas
Inmunopatología
Inflamación  
Tejido muscular
Aparato digestivo
  Disfagia
  Esofagitis
  Diverticulos esofagicos
  Secreción gastrica
  Ulcera peptica
  Tumor de estomago
  Diarrea
  Estreñimiento
  Ileo  
  Diverticulitis  
  Colon irritable  


Patología

 

Definición: Estudio de la enfermedad. Pathos: enfermedad o sufrimiento.

Enfermedad: Es la variación anormal en la estructura y/o función de cualquier parte del organismo. Conjunto de alteraciones morfológico-estructurales o funcionales producidas en un organismo.

La Patología la podemos definir la ciencia que se ocupa de las consecuencias estructurales y/o funcionales de los estímulos nocivos en las células, tejidos, órganos y finalmente las consecuencias en el organismo.

            Patología Molecular               Patología Sistémica
            (nivel celular)                         (nivel órganos y tejidos).

            La patología se auxilia de numerosas especialidades:

Citología e Histología: con lo que se examinan los cambios estructurales en los tejidos enfermos. Se examinan mediante inspección a simple vista (características macroscópicas) y/o mediante microscopia de luz y electrónica de cortes histológicos.

Química Clínica: en donde los trastornos metabólicos de la enfermedad se investiga por el examen de diversos compuestos normales y anormales en la sangre, orina, etc.

Microbiología: en donde los líquidos corporales, mucosas, tejidos extraídos, etc., se examinan por medio de técnicas microscópicas, de cultivo y serológicas para identificar los microorganismos causantes de la enfermedad.

Hematología: investigación de anormalidades presentes en las  células de la sangre y de sus precursores en el tejido hematopoyético y de la hemostasia incluido el mecanismo de coagulación.

Genética Clínica: en donde se investigan las anormalidades cromosómicas heredadas de las células germinales o las adquiridas en las células somáticas, utilizando la Biología Molecular para su investigación.

Existen cuatro aspectos de la enfermedad que forman el núcleo de la patología.

  1. Etiología (causa).
  2. Patogenia (mecanismo del desarrollo).
  3. Cambios morfológicos (alteraciones estructurales que se produce en las células y órganos).
  4. Alteraciones funcionales y su significación clínica (las consecuencias funcionales de los cambios morfológicos).

Etiología; es lo que va a causar la enfermedad.

Patogenia; se refiere a la secuencia de acontecimientos como respuesta de las células y tejidos o de todo el organismo ante el agente causal (desde el estímulo inicial hasta la última expresión de las manifestaciones de la enfermedad).

Cambios morfológicos; las alteraciones estructurales que son características de una enfermedad o diagnósticos de un proceso etiológico.

Alteraciones funcionales y su significación clínica; la naturaleza de los cambios morfológicos y su distribución en los distintos órganos y tejidos influyen sobre la función normal y determinan las características clínicas (signos y síntomas), curso y pronóstico de la enfermedad.

La célula normal está limitada a un estrecho rango de función y estructura, lo cual se debe a:

Su programa genético de diferenciación y especialización.

Por las limitaciones impuestas en las células que la rodean.

Por la disponibilidad de sustratos metabólicos.

Y, por las capacidades limitadas de sus vías metabólicas primarias y alternativas.

Se dice que la célula está en un estado homeostático (de equilibrio), que la capacita para contender con las demandas fisiológicas normales.

            Los estímulos fisiológicos y algunos estímulos patológicos, pueden dar lugar a ciertos números de adaptaciones celulares (modulando su medio externo e interno) alcanzando un nuevo equilibrio que preserva la viabilidad de la célula.

Adaptaciones celulares

Atrofia: disminución en el volumen celular, por lo tanto disminuye el volumen del órgano.

Hipertrófia: aumento en el volumen celular, por lo tanto aumento del tamaño del órgano.

Hiperplasia: aumento en el número y volumen de las células, por lo tanto aumento del tamaño del órgano.

Metaplasia: cambio de una célula madura (especializada) por otro tipo de célula madura (especializada).

Por ejemplo los músculos de los (as) fisicoculturistas que levantan pesas, sufren hipertrófia. El incremento de la masa muscular refleja el aumento de tamaño de las fibras musculares individuales. De ésta forma la sobrecarga es compartida por una mayor masa de componentes celulares y cada fibra individual es aliviada del excesivo trabajo, y preservada de resultar lesionada. La célula muscular agrandada alcanza un nuevo equilibrio que le permite sobrevivir a un nivel superior de actividad metabólica. Ésta respuesta adaptiva se denomina hipertrófia. Por el contrario, la atrófia es la disminución del tamaño y función celular.

            Si se sobrepasa el límite de la capacidad adaptiva o si no es posible la respuesta adaptiva, se produce una serie de acontecimientos denominados genéricamente lesión celular.

            La lesión celular puede ser reversible hasta cierto punto, pero si el estímulo persiste o es lo bastante intenso desde el principio la célula llega a un “punto de retorno” produciéndose una lesión celular irreversible y “muerte celular”.

            Por ejemplo; si se interrumpe la irrigación de un segmento del corazón durante 10 a 15 minutos y se restablece posteriormente las células miocárdicas sufren una lesión pero pueden recuperar su función normal. Sin embargo, si no se restablece el flujo hasta una hora después las fibras miocárdicas mueren.

            Por consiguiente la adaptación, lesión reversible y muerte celular, deben ser considerados “estados” de una serie continua de progresiva alteración de la función y estructura normal de las células.

            Hipoxia (falta de oxígeno); es una causa extremadamente importante y frecuente de lesión y muerte celular, afectando a la respiración oxidativa aerobia.

            La causa más frecuente de hipoxia es la Isquemia (falta de riego sanguíneo) que se produce cuando existe un obstáculo al flujo arterial, ya sea por arterioesclerosis o trombos.

            Otra causa es la inadecuada oxigenación de la sangre, debida a insuficiencia cardiorrespiratoria. La pérdida de la “capacidad” de transporte de oxígeno por la sangre, como ocurre en la anemia o en la intoxicación por monóxido de carbono (en  lo que se produce una monoxihemoglobina estable que bloquea el transporte de oxígeno) es una causa de falta de oxígeno.

            Según la gravedad de la hipoxia, las células pueden adaptarse, sufrir lesiones o morir.

            Por ejemplo; si se reduce la luz de la arteria femoral, las células musculares del miembro inferior disminuye de tamaño (atrófia). Esta reducción de la masa celular logra un equilibrio entre las necesidades metabólicas y la disponibilidad de oxígeno. La hipoxia más intensa da lugar a lesión (reversible) y muerte celular.

 

 

©2005 Elergonomista.com