Estás en: Inicio > Tipos de dolor
 
General
Salud  
Enfermedad
La enfermedad
Contenido
Patología
Dolor
Fiebre
Genética médica
Inmunologia clínica
Enfermedades infecciosas
Enfermedades neoplásicas
Inmunopatología
Inflamación  
Tejido muscular
Aparato digestivo
  Disfagia
  Esofagitis
  Diverticulos esofagicos
  Secreción gastrica
  Ulcera peptica
  Tumor de estomago
  Diarrea
  Estreñimiento
  Ileo  
  Diverticulitis  
  Colon irritable  


Tipos de dolor

 

El dolor es una sensación molesta que refleja que algo va mal es decir que hay algún problema o alguna posible lesión. El sistema encargado de recibir la sensación de dolor es el sistema nociceptivo el cual va a analizar el foco, localizarlo, etc.

Los tipos de dolor los podemos clasificar atendiendo al tiempo y atendiendo al receptor estimulado:
            Atendiendo al tiempo:

  • Agudo: es más fino, más definible y suelen intervenir más señales y en ocasiones suele ir acompañado de fiebre.
  • Crónico: se define peor, tienen menos síntomas acompañantes siendo el más característico el malestar general.

            Atendiendo al tipo de receptor estimulado:

  • Somático: se estimulan receptores periféricos muy sensibles, situados en la piel o en articulaciones, aunque también se pueden encontrar en los músculos. Es un dolor muy bien definido y localizado por parte del enfermo.
  • Visceral: es un dolor peor definido, el enfermo lo suele señalar diciendo que se encuentra situado por la parte central del cuerpo. También se refiere a él como una sensación de peso. Este tipo de dolor es enviado por los receptores viscerales los cuales a diferencia de los somáticos son menos abundantes.
  • Neuropático: se produce por enfermedad del sistema nervioso y que generalmente afectan al periférico. Se refieren a él como un ardor, quemazón, etc. y suele ir acompañado de un trastorno de la sensibilidad en el tacto, en la percepción de la temperatura...

El sistema nociceptivo
Si damos un corte a un nervio periférico nos vamos a encontrar tres tipos de fibras:

  • Fibras A-b   son mielínicas y se van a ocupar de transmitir el tacto, la vibración y el dolor.
  • Fibras  A-d también son mielínicas y son las encargadas de la trasmisión del dolor somático.
  • Fibras C este tipo de fibras son amielínicas y se encargan de la transmisión del dolor de manera más inespecífica, más lenta. Este tipo de fibras inerva a las zonas viscerales.

            La zona final de una fibra sensitiva, es decir su parte axonal última, va a parar al soma de dicha neurona el cual se encuentra en los ganglios antes de la médula. A partir de ahí sale una rama que va a hacer una sinapsis a nivel del asta posterior de la médula con una segunda neurona sensitiva encargada de transmitir la sensación por las vías ascendentes hasta la corteza cerebral con el fin de hacer consciente dicha sensación. (Antes de llegar al cerebro se tienen que hacer también varias sinapsis, por ejemplo a nivel del bulbo raquídeo).
            En una misma fibra sensitiva se encuentran muchos axones o por lo menos varios, unos van a ser axones sensitivos otros van a ser acciones motores etc. (ver vías sens-mot.)

Modulación del dolor
Sistemas moduladores:

  • Se encuentra en el asta posterior, a nivel de la segunda neurona, de manera que estímulos repetidos a este nivel sobre el tipo de fibras A-b pueden generar la amortiguación de la señal. Este fenómeno se llama efecto masaje.
  • Es un sistema descendente desde la corteza hasta el asta posterior. Consiste en soltar mayor o menor cantidad de endorfinas que al ser sustancias con efecto analgésico calman el dolor.

No sólo hay sistemas que calman o disminuyen en dolor también hay otra clase de sistemas que lo amplifican.

Dolor referido: hay ocasiones donde el enfermo siente un dolor irradiado en zonas alejadas de donde se encuentra el foco problemático. Así por ejemplo esto ocurre en el infarto agudo de miocardio y se debe a que la zona de entrada de las fibras sensitivas por la columna es la misma para el brazo y para el corazón, a nivel de C-6  y C-7.

Tratamiento
Primero hay que intentar buscar la causa para tratarla a ella directamente. Esto no es sencillo cuando por ejemplo las causas son de tipo visceral. Por norma el dolor no se trata hasta que no se da un diagnóstico completo ya que puede ser un punto importante para descubrir el factor o enfermedad que sufre el paciente.

El dolor agudo se trata mediante analgésicos generalmente:

  • Paracetamol; se suele aplicar para dolores leves y a veces a dolores tipo osteoarticulares. Este medicamento se puede llegar a dar al día hasta seis veces aunque se recomienda no dar dosis máximas.
  • Pirazolonas: en España la más usada es el Metamizol que comercialmente se conoce como Nolotil. Suele tener efectos secundarios produciendo aplasia medular en tratamientos prolongados.
  • AAS y AINES: se suelen utilizar en dolores leves y moderados que se encuentren asociados a algún tipo de inflamación.
  • Opiáceos: son los más potentes, por ejemplo tenemos la morfina, pentanilo, ect. sus problemas son también más graves y se suelen producir a nivel de los receptores mu produciendo somnolencia, estreñimiento, náuseas, etc.

En muchas ocasiones a personas en las que no se le quiere dar un tratamiento solamente de opiáceos se le suele mezclar AAS o AINES para dar dosis más seguras y menos peligrosas.

El dolor crónico se trata mediante un tratamiento más complejo:

    • Antidepresivos y cíclicos: a dosis menores de las que se aplican en depresiones producen efecto analgésico rápido y bastante bueno. También se suelen utilizar mezclados con opiáceos.
    • Anti epilépticos: se utilizan para dolores del tipo neuropático por ejemplo en la neuralgia del trigémino se utiliza la carbamacepina.
    • Opiáceos de vida media-larga: para dolores intratables o enfermedades incurables. Por ejemplo parches cutáneos.

     

©2005 Elergonomista.com