Lider mundial en español
 
Crisis en España
Crisis economica en España
Empleo - trabajo - tendencias - mercado laboral - formación - persona - empresa -
Trabajo, contrato, empresario, contrato temporal
Peso mochilas
El peso de las mochilas que día a día nuestros hijos tienen que soportar cada vez que van clase, en ocasiones es exagerado
Infarto: Accidente de trabajo
Opiniones sobre la declaración del infarto de miocardio como accidente de trabajo
 
 
 

 

 

General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria  
Formación
Utilidades
  Ourense
  Enlaces
  Galería multimedia
  Suscripciones
  Jurisprudencia
  Servicios de Prevención
  Biografías
  Software
Derecho sindical
Derecho sindical
Seguridad Social
Asociaciones Ergonomía

EMPLEO - TRABAJOTrabajo

Necesidades humanas. Abraham Maslow

Teoría de los dos factores. Frederick Herzberg

Antropometría
Producción y productividad
Métodos de trabajo
Liderazgo. Entrar
Modelos de organización de trabajo y producción
Producción en masa
La seguridad social en España
Selectividad

Estás en: Inicio > Primeros auxilios > Accidentes por inmersión

Cuando tras una inmersión sobreviene la muerte, hablamos de ahogamiento. Se debe a un déficit (hipoxia) o incluso ausencia de oxígeno (anoxia), ya sea por la aspiración de agua y tal vez otras sustancias por la vía aérea (ahogamiento húmedo), o, más raramente, por la obstrucción de la vía aérea por un espasmo de la laringe desencadenado por una reacción de pánico y tal vez otros estímulos (ahogamiento seco).
Cuando se sobrevive tras una inmersión, con o sin aspiración de agua y/o otras materias, hablamos de preahogamiento.
Es diferente el caso de la hidrocución, que es una muerte súbita al entrar en contacto con el agua o al cabo de un cierto tiempo, y que se atribuye a un supuesto “shock termodiferencial”.
Aunque un pequeño porcentaje de ahogados son suicidios u homicidios, la gran mayoría son accidentes. La población de riesgo, compuesta fundamentalmente por jóvenes, es muy elevada, sobre todo en verano, debido a la gran afluencia a las playas y al aumento en el número de practicantes de deportes subacuáticos.
Las caídas accidentales, la disminución en la capacidad de nadar por enfermedad, cansancio o intoxicación alcohólica, y la falta de preparación o de equipos adecuados para el buceo son otros factores responsables.
Por otra parte, cualquier causa de lipotimia o síncope, intranscendente en tierra, puede ser responsable de un ahogamiento en un bañista o buceador. Además, cualquier causa de muerte súbita en tierra, puede ocurrir también al bañarse.
El ahogamiento es la causa más frecuente de muerte en buceadores, y una de las 3 causas más importantes de muerte accidental, afectando con preferencia a varones menores de 25 años.
Se puede esperar que sobrevivan el 90% de los que llegan vivos al hospital, pero si llegan en coma o en parada cardiorrespiratoria la mortalidad es elevada, y el porcentaje de secuelas en los que sobreviven es alto.
Por ello, casi siempre habrá que efectuar maniobras de reanimación respiratoria o cardiorrespiratoria de forma inmediata en el lugar del accidente.

 NO SE DEBE PERDER EL TIEMPO TRATANDO DE DRENAR AGUA DE LOS PULMONES.

La supervivencia de un preahogado dependerá en gran medida de la eficacia de las medidas de reanimación aplicadas en el lugar del accidente.
Además, la hipotermia (disminución de la temperatura corporal) que generalmente se produce – en función de la temperatura del agua y de la duración de la inmersión -, puede ejercer un efecto relativamente protector ante la hipoxia (por disminución del metabolismo celular, lo que reduce las necesidades energéticas y de oxígeno, sobre todo a nivel cerebral), por lo que en todos los ahogados hay que intentar maniobras de reanimación.
Ante la posibilidad de que el ahogamiento se haya debido a una situación traumática (golpearse tras resbalar sobre las rocas, golpear la cabeza contra la arena o las rocas del fondo ...), habrá que sospechar una posible lesión de columna cervical, movilizar con cuidado al accidentado,  y colocarle un collarín cervical en cuanto sea posible.
En todos los casos se llevará al accidentado al hospital, y durante el traslado es aconsejable administrar oxígeno a elevada concentración, incluso en pacientes conscientes y sin problemas respiratorios aparentes.

ACCIDENTES HIPERBÁRICOS.

Se deben a los efectos del aumento de la presión ambiental sobre el organismo humano. El cuerpo humano está sometido a una presión de 1 atmósfera a nivel del mar. Dado que el agua es prácticamente incompresible, la presión del agua contra el cuerpo de un buceador aumenta directamente con la profundidad. Aproximadamente una columna de agua de 10 metros ejerce la presión de 1 atmósfera.
El organismo humano está principalmente compuesto por agua y es por lo tanto prácticamente incompresible, pero existen cavidades ocupadas por aire que sí son compresibles. Así, un volumen pulmonar de 6 litros a nivel del mar, a 30 metros de profundidad se reduciría a 1,5 litros, con las consecuencias que esta reducción de volumen y la alteración de la composición del aire que contiene tendrá sobre el organismo.
Durante el ascenso se debe expulsar gran cantidad del aire inspirado ya que éste aumenta de volumen, y de no ser así se producirían graves lesiones a nivel pulmonar. Un volumen de 5 litros a 20 metros de profundidad se convertirían en 15 litros en la superficie, cantidad imposible de albergar en los pulmones produciéndose una sobreexpansión pulmonar que determina la rotura de las pare- des alveolares y capilares y la inyección de aire en el tejido celular subcutáneo, en el mediastino, en la cavidad pleural y en los vasos, originando así la aparición de neumotórax, enfisemas mediastínico y subcutáneo y embolias aéreas.
El ascenso debe ser gradual, lento, dando tiempo a que se expulse volumen de aire y a que se estabilicen los cambios en la mezcla de aire y en la bioquímica de la sangre.
Al igual que se comprime el aire en el aumento de presión, se comprimen las sustancias inertes en él como el oxígeno y el nitrógeno, que de alcanzar ciertas presiones se convertirían en tóxicos para el organismo humano. Los efectos que producen estos gases son muy variados y van desde un simple dolor muscular o articular hasta grandes alteraciones a nivel cardíaco o nervioso (temblores, mareos, euforia, inconsciencia...) que pueden llegar en ocasiones a causar la muerte.
Ante un buceador con patología por mala descompresión, hay que tratar de llegar a la cámara de descompresión más cercana.

MEDIDAS A TOMAR

    • Mantener acostado al paciente en decúbito supino. Si estuviera inconsciente, colocarlo en decúbito lateral izquierdo.
    • Retirar las ropas húmedas y los trajes de goma que opriman, y se le mantendrá abrigado para evitar que pierda calor.
    • Controlar constantemente el estado cardiorrespiratorio, para detectar obstrucción de vías respiratorias, paro cardíaco, paro respiratorio o shock, teniendo en cuenta que pueden presentarse todas estas anomalías al mismo tiempo, ya que el paciente puede tener también graves heridas internas.
    • Durante el transporte debe mantenerse al paciente respirando oxígeno siempre que sea posible.
    • Asegurar en todo momento, que el paciente está adecuadamente hidratado. Administrarle agua por vía oral si está consciente y lo tolera.
    • Si el paciente es trasladado en helicóptero u otro medio aéreo despresurizado, se debe volar lo más bajo posible, preferentemente amenos de 300 metros. De ser posible recomienda siempre utilizar un medio aéreo presurizado a una atmósfera.
    • Contactar a la mayor brevedad posible con la cámara hiperbárica para que ésta sea preparada y el personal médico cualificado permanezca en espera.

Ibermutuamur

Documentación de prevención de riesgos laborales elaborada por Ibermutuamur Corporación mutua


 

 
2009 Comunidades de divulgación científico técnica. Elergonomista.com - Administración de empresas - Alimentación - Biofísica - Biología - Botánica - Biology - Cardiología - Denominación de origen - Ecología - Derecho romano - Enfermería - Farmacología - Fisiología animal - Fisiología vegetal - Fisioterapia - Fitoterapia - Historia - Marketing - Microbiología - Galénica - Geriatría - Paris - Patología - Psicología - Química - Relaciones Laborales - Salud Pública - Técnicas instrumentales - Traumatología  
Elergonomista.com, recursos sobre Seguridad y Salud Laboral en internet