Estás en: Inicio > Modelo atómico de Bohr
 
General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estequiometría
Estructura atómica
Tabla periodica
Enlace ionico
Enlace covalente
Fuerzas intermoleculares
Teoría cinético molecular
Leyes de los gases
Líquidos  
Sólidos
Utilidades
  Disoluciones
  Presion osmótica
  Termodinámica
  Entalpía
  Leyes de la Termodinámica
  Calorimetria
  Termoquimica
  Entropia



Modelo atómico de Bohr

Cuando Bohr estableció su teoría ya se conocía el espectro del H2 y la teoría cuántica de Pkanck. Hablaremos de 3 postulados importantes:
           

  1. El e- se encuentra en orbitales circulares alrededor del núcleo.
  2. El e- solo tiene un conjunto fijo de órbitas permitidas llamadas estados estacionarios. Mientras un e- se encuentra en una órbita, la energía es Cte. y no emite energía.
  3. Un e- solo puede pasar de una órbita permitida a otra órbita permitida. En estas transiciones están implicadas cantidades discretas y fijas de energía.

El modelo atómico de H2 Basado en estas ideas habla de un átomo que posee un núcleo que está en el centro y un único electrón que se encuentra en una de las órbitas permitidas. Los estados permitidos del e- se nombran n = 1, n = 2, … y así sucesivamente. Estos números enteros reciben el nombre de nº cuántico. La situación del átomo de H2 hace que el e- pase a una orbita superior, cuando el e- vuelve a caer a una órbita menor emite una energía igual a la diferencia entre los dos niveles.
Normalmente el e- se encuentra en la órbita de menor energía que es la situada más próxima del núcleo, n = 1. Cuando se encuentra en esta órbita se dice que el e- está en estado fundamental. Cuando está en otras órbitas se dice que está excitado. Esta teoría permite descubrir el radio de la órbita, velocidad y energía del e.
El modelo atómico de Bohr solo permite explicar  átomos que poseen únicamente un e- como por ejemplo el hidrógeno, pero no permite explicar átomos de más electrones.
Para explicarlos Sommerfield introdujo pequeñas variaciones a este modelo:
           

  1. Las órbitas además de circulares pueden ser elípticas.
  2. Para cada órbita n puede haber n sub-órbitas. n es circular y n 1 elípticas.

Surge así la necesidad de otro nº cuántico que sirva para delimitar a la subórbita a la que pertenece el e-, el cual se denominó nº cuántico secundario L.
Si n = 1, una órbita circular y no hay una órbita elíptica.
A pesar de las modificaciones realizadas sobre el modelo atómico de Bohr no se podía explicar el espectro de un gran nº de átomos.

©2004 Elergonomista.com