Estás en: Inicio > Supuestos jurisprudenciales de accidente de trabajo
 
General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El trabajo y los riesgos profesionales
Clasificación de los riesgos profesionales
Disciplinas de la prevención
Medicina en el trabajo
Seguridad laboral
Higiene industrial
Psicosociologia industrial
Economia industrial
Ergonomía  
Normas del ordenamiento jurídico laboral
Utilidades
  Normas del ordenamiento jurídico no laboral
  De las primeras leyes laborales al franquismo
  La seguridad laboral como disciplina independiente de la normativa aseguradora
  Concepto legal de accidente de trabajo
  Supuestos legales de accidente de trabajo
  Supuestos jurisprudenciales de accidente de trabajo
  Modelo de los partes de accidentes de trabajo
  Costes de los accidentes de trabajo


Supuestos jurisprudenciales de accidente de trabajo

   Existen otros supuestos de AT que son de construcción jurisprudencial.  Son principalmente dos :

    1. Accidente de Trabajo por infarto de miocardio, trombosis cerebral y similares.

 

    1. El Accidente de Trabajo en misión.

   El accidente de trabajo como consecuencia del infarto de miocardio es una construcción jurisprudencial semejante al AT In Itinere.  En 1934, aparece, por parte del Tribunal Supremo, la primera sentencia que considera como accidente de trabajo el infarto de miocardio acaecido durante el horario laboral y en el centro de trabajo (presunción Iuris Tantum).  Pero tiene que existir una clara causalidad entre el infarto y el trabajo que se está realizando.  Éste es, hoy día, el requisito que la jurisprudencia considera imprescindible para hablar de AT en estos casos.  En los años ’70, existe un consenso total jurisprudencial en esta cuestión y son dos los requisitos que se exigen:

      1. Que el trabajador no tenga malos hábitos de vida (alcoholismo, mala alimentación, tabaquismo, etc).
      2. Que el padecimiento no tenga carácter congénito.

   En caso contrario, no se reconocerá el nexo de causalidad.  Hoy día, el Tribunal Supremo sólo ve imprescindible demostrar el nexo de causalidad entre el trabajo que se desempeña y el infarto sufrido.

   Por tanto, para hablar de AT como consecuencia del infarto de miocardio, ya de manera definitiva, la jurisprudencia habla de dos nexos :

      1. Realización de un esfuerzo físico considerable en el desempeño del trabajo.
      2. Debido a un Shock emocional, estrés, como consecuencia de un mal ambiente laboral, exceso de trabajo, etc.

   Estos son los dos factores de incidencia que tienen, hoy día, relevancia para la jurisprudencia, además de que éste se produzca en el centro de trabajo y en horas de trabajo.  También podría darse fuera del trabajo, pero el vínculo de causalidad no goza aquí de la presunción Iuris Tantum.  Entra en juego, la Probatio Diabólica: el AT sólo habrá de demostrarse, por parte del trabajador, cuando haya sido fuera del trabajo, con la excepción del accidente de trabajo en misión ).  En estos casos, el trabajo puede ser el elemento desencadenante del infarto o coadyuvante del mismo, a efectos de calificar el Accidente como Laboral.

   Como coadyuvante, se integraría dentro del supuesto que contempla el art. 115. f) LGSS.

   El accidente de trabajo en misión es otro supuesto de Accidente de Trabajo instituido por la jurisprudencia y la doctrina: una ficción legal que se basa en considerar todo siniestro ocurrido, fuera del centro de trabajo y del horario laboral, al realizar tareas encomendadas al trabajador, ya sea de forma habitual o excepcional.

   A todos los efectos, a la hora de calificar un accidente como de trabajo, horario de trabajo sería las horas necesarias para realizar la tarea encomendada fuera del centro de trabajo.  Como ya hemos apuntado, la habitualidad no es necesaria para considerar un accidente ocurrido durante la realización de la tarea encomendada al trabajador en misión, como Accidente de Trabajo.  La jurisprudencia es aquí flexible, bastando con que exista una conexión remota entre la tarea realizada y la causa del accidente, no es precisa una conexión próxima.

   De todas formas, este tipo de accidentes tiene unos límites, con el fin de acotar qué se puede considerar como Accidente de Trabajo en estos casos: ¿ Los Ratos de ocio, asueto y esparcimiento de los trabajadores en misión quedarían excluidos a la hora de calificar un accidente ocurrido en estas circunstancias como laboral?  No, ya que se considera como una consecuencia obligada derivada del desplazamiento, que el trabajador se ve obligado a realiza con ocasión de la tarea o actividad encomendada por el empresario.  Existe una conexión remota, pero la hay.

   El nexo de causalidad se rompería en el caso de que estos Ratos de ocio, asueto y esparcimiento, ya no fueran consecuencia derivada de la misión por la que el trabajador se ha desplazado.

   Aquí juega la presunción Iuris Tantum.

   Suicidio del trabajador en el lugar y horas de trabajo.

   Aquí, la jurisprudencia considera, de partida, el suicidio como un supuesto de AT, siempre que no se demuestre la ausencia de nexo de causalidad entre el hecho y la actividad que realizaba el trabajador (Iuris Tantum).  Si se demuestra esto, el nexo se rompería, pudiendo, incluso, considerarse como una actitud dolosa (art. 115. 4. b) LGSS), por parte del trabajador, en caso de que se probase que, en realidad, buscaba la obtención de prestaciones del sistema de seguridad social (mutua o entidad gestora) para terceros (viudedad, orfandad, etc).



©2004 Elergonomista.com