Estás en: Inicio > Contrato de trabajo > Obligaciones y deberes del empresario
 
General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El trabajo y los riesgos profesionales
Clasificación de los riesgos profesionales
Disciplinas de la prevención
Medicina en el trabajo
Seguridad laboral
Higiene industrial
Psicosociologia industrial
Economia industrial
Ergonomía  
Normas del ordenamiento jurídico laboral
Utilidades
  Normas del ordenamiento jurídico no laboral
  De las primeras leyes laborales al franquismo
  La seguridad laboral como disciplina independiente de la normativa aseguradora
  Concepto legal de accidente de trabajo
  Supuestos legales de accidente de trabajo
  Supuestos jurisprudenciales de accidente de trabajo
  Modelo de los partes de accidentes de trabajo
  Costes de los accidentes de trabajo


La clasificación profesional

Esta materia básicamente se regula en el Art. 22 del ET. La expresión clasificación profesional puede significar 2 cosas: por un lado puede ser entendida como conjunto o cuadro objetivo de categorías y grupos profesionales en la organización empresarial; por otro lado puede ser entendida como un acto de inserción del trabajador en esos grupos o categorías.

Cuadro de categorías. Grupos profesionales o niveles:

Como decíamos, en su primera acepción, clasificación profesional significa el conjunto de categorías profesionales que en la empresa pueden existir.
Tales categorías se identifican en el convenio colectivo aplicable, para cada una de ellas los convenios colectivos señalan las tareas, funciones y responsabilidades laborales que les corresponden. Así, cada categoría profesional queda delimitada objetivamente por el contenido material de la prestación laboral exigible a quien la ostenta.
El conjunto de estas categorías es distinto para cada uno de los sectores productivos.

Los convenios colectivos con frecuencia contemplan grupos profesionales o niveles, comprendiendo cada uno de estos grupos un conjunto de categorías. Son habituales los siguientes grupos: grupo de técnicos, administrativos, subalternos y obreros. En la clasificación profesional actual, con el fin de lograr una mayor flexibilización en categorías (sistema clásico o tradicional), se tiende a una clasificación en grupos profesionales o niveles.

El mismo Art. 22 del ET se refiere a esta clasificación profesional por grupos, dice este artículo que se puede hacer por agrupación unitaria de aptitudes profesionales, titulaciones y contenido general de la prestación; y cada uno de esos grupos según dice dicho precepto, podrá incluir diversas categorías profesionales, lo que dota al concepto de grupo profesional o nivel de cierta elasticidad. La existencia de estos grupos profesionales se encuentra prevista también en otros artículos. Por ejemplo: el Art. 39 en materia de movilidad del trabajador dentro de la empresa, fijando el grupo profesional como límite para la movilidad funcional.

Encuadramiento profesional del trabajador.

La segunda acepción de la clasificación profesional como adscripción del trabajador a las categorías o grupos profesionales previstos, es utilizada por el Art. 22.5 del ET que dice que el contenido de la prestación laboral, objeto del contrato de trabajo se establecerá “por acuerdo entre el trabajador y el empresario”.

A partir de ese momento, el trabajador ostenta tal categoría o queda adscrito al grupo o nivel correspondiente, lo que delimita desde entonces el contenido de su prestación laboral, es decir, el trabajador queda clasificado por ejemplo como oficial de primera, programador, camarero, oficial administrativo, vigilante, analista, jefe de producción, etc.

El encuadramiento del trabajador en la correspondiente categoría es por tanto un acuerdo entre éste y el empresario. Lo normal es que se produzca por la oferta del empresario aceptada por el trabajador.

La adscripción del trabajador a alguna de las categorías profesionales implica la obligación profesional de respetarla, lo que significa que el empresario puede también exigir el cumplimiento de las funciones incluidas en la categoría, pero no de otras distintas. De esta forma, la clasificación profesional puede entenderse como un límite de naturaleza objetiva o material al poder directivo del empresario.

Ahora bien, dado que la descripción de categorías o grupos es en ocasiones muy amplia, el empresario puede especificar en cada momento las que el trabajador debe cumplir, que pueden ir cambiando a lo largo del tiempo, dentro de los límites del contenido funcional de la categoría de acuerdo con las necesidades de la organización, cambios tecnológicos u otras razones. Se trata en estos casos de modificaciones de la prestación, pero de naturaleza no sustancial, por lo que se someten al procedimiento regulado en el Art. 41 del ET.

Por otra parte, la invalidez de la función asignada de acuerdo con la categoría no es absoluta. Hay que admitir que en determinadas circunstancias excepcionales, tales como por ejemplo: casos de fuerza mayor o de urgencia, el empresario puede asignar al trabajador funciones no correspondientes a su categoría aunque limitadas al tiempo imprescindible.

Por último, según el principio de flexibilidad se admite por acuerdo la posibilidad de ocupar puestos de trabajo correspondientes a categorías profesionales distintas por exigencias del proceso productivo.

Esta situación se refleja en el Art. 22 del ET, el cual añade al respecto que cuando se acuerde la polivalencia funcional o la realización de funciones propias de dos o más categorías, grupos o niveles, la equiparación se realizará en virtud de las funciones que resulten prevalentes, es decir, la categoría o el grupo profesional, vendrán determinados por las funciones predominantes llevadas a cabo en la realización de su trabajo.

De los conflictos sobre clasificación profesional conoce la jurisdicción social. El Art. 137 de la Ley Procesal Laboral establece las características del procedimiento, concretamente se exige acompañar con la demanda, informe emitido por el comité de empresa o delegados de personal, así como informe de la inspección de trabajo que solicitará el juzgado de lo social una vez admitida la demanda a trámite.

©2004 Elergonomista.com