Estás en: Inicio > El derecho de resistencia
 
General
Top descargas  
Elergonomista
Objetivos
Contenido
El trabajo y los riesgos profesionales
Clasificación de los riesgos profesionales
Disciplinas de la prevención
Medicina en el trabajo
Seguridad laboral
Higiene industrial
Psicosociologia industrial
Economia industrial
Ergonomía  
Normas del ordenamiento jurídico laboral
Utilidades
  Normas del ordenamiento jurídico no laboral
  De las primeras leyes laborales al franquismo
  La seguridad laboral como disciplina independiente de la normativa aseguradora
  Concepto legal de accidente de trabajo
  Supuestos legales de accidente de trabajo
  Supuestos jurisprudenciales de accidente de trabajo
  Modelo de los partes de accidentes de trabajo
  Costes de los accidentes de trabajo


El derecho de resistencia

   No se puede incluir exclusivamente ni dentro de las obligaciones empresariales, ni dentro de las obligaciones propias de los trabajadores: se trata de un híbrido.

   En el artículo 21 de la LPRL, en su primera parte, se hace referencia a las obligaciones del empresario en caso de Riesgo grave e inminente, mientras que, en una segunda parte del artículo, se disponen los derechos de los trabajadores en dicha situación.

   El Ius Resistentiae o Ius Resistendi (derecho de resistencia) tiene su regulación en el Estatuto de los Trabajadores.  Se le reconoce al trabajador, tanto individual como colectivamente, el derecho a paralizar la actividad, incluso abandonar el centro de trabajo, en caso de un riesgo grave e inminente, cuando el empresario no adopte o no permita la adopción de las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores. 

   Este derecho se encuentra, incluso, por encima de la obligación de obediencia al empresario ( solve et repete cumple y luego redime ).  Esta es la excepción, pero sólo en estas situaciones, que será determinada por el Juez correspondiente.

   Según el Legislador, una situación de Riesgo grave e inminente sería aquella que es probable que se materialice en un futuro inmediato, pudiendo suponer un daño grave para la salud de los trabajadores.  Sin embargo, se han de dar tres requisitos de forma simultánea:

      1. certeza de que se va a producir un daño.
      2. gravedad del daño.

Inmediatez de la situación de riesgo.

   Las funciones del empresario en situación de Riesgo grave e inminente serían :

Informar a los trabajadores de dicha situación y establecer medidas ante ella.

Facilitarles la interrupción de su actividad laboral.

Disponer lo necesario con el fin de que, aquellos trabajadores que no puedan contactar con su superior jerárquico directo, puedan adoptar las medidas adecuadas para evitar las consecuencias de los riesgos de este tipo, habida cuenta de sus conocimientos y de los medios técnicos puestos a su disposición.

   El derecho de resistencia individual del trabajador consistiría en poder interrumpir su actividad, abandonando incluso el centro de trabajo, cuando considere que su actividad laboral supone un riesgo grave e inminente para su seguridad y salud. 

   Artículo 19. 5. ET – riesgo grave y riesgo grave e inminente.

   El derecho de resistencia no tiene cabida si la situación de riesgo es sólo grave, sino que también ha de ser inminente.

   Art. 19. Seguridad e higiene. – 1. (...)

   5. Los órganos internos de la empresa competentes en materia de seguridad y, en su defecto, los representantes legales de los trabajadores en el centro de trabajo, que aprecien una probabilidad seria y grave de accidente por la inobservancia de la legislación aplicable en la materia, requerirán al empresario por escrito para que adopte las medidas oportunas que hagan desaparecer el estado de riesgo; si la petición no fuese atendida en un plazo de cuatro días, se dirigirán a la autoridad competente; ésta, si apreciase las circunstancias alegadas, mediante resolución fundada, requerirá al empresario para que adopte las medidas de seguridad apropiadas o que suspenda sus actividades en la zona o local de trabajo o con el material en peligro.  También podrá ordenar, con los informes técnicos precisos, la paralización inmediata del trabajo si se estima un riesgo grave de accidente.

   Si el riesgo de accidente fuera inminente, la paralización de las actividades podrá ser acordada por decisión de los órganos competentes de la empresa en materia de seguridad o por el 75 por 100 de los representantes de los trabajadores en empresas con procesos discontinuos y de la totalidad de los mismos en aquéllas cuyo proceso sea continuo (derecho de resistencia colectivo); tal acuerdo será comunicado de inmediato a la empresa y a la Autoridad Laboral, la cual, en veinticuatro horas, anulará o ratificará la paralización acordada.



©2004 Elergonomista.com